Una carta abierta a Google: ¡Detengan la censura del Internet! ¡Dejen de poner al World Socialist Web Site en su lista negra política!

25 agosto 2017

24 de agosto del 2017

Sundar Pichai
CEO
Google, Inc.

Lawrence Page
CEO/director
Alphabet, Inc.

Sergey Brin
Presidente/director
Alphabet, Inc.

Eric Schmidt
Director ejecutivo de la Junta Directiva
Alphabet, Inc.

Re: Carta abierta respecto a la censura política de Google

Señores:

La misión declarada de Google fue desde un principio, “organizar la información del mundo y hacerla accesible y útil universalmente”. Su código de conducta oficial fue proclamado por su famoso lema: “No seas malo”. En años recientes, han perdido seriamente el rumbo. Se han encargado de esconder la información del mundo y, en esto, han hecho un gran mal.

Cuando Google descontinuó su motor de búsqueda en China debido a la censura por parte del Gobierno Chino de las críticas políticas en los resultados de búsqueda, el Sr. Brin indicó públicamente que, para Google, “siempre ha sido una discusión sobre cómo luchar por mayor apertura en el Internet. Creemos que esto es lo mejor que podemos hacer para preservar los principios de la apertura y libertad de la información en el Internet”.

En el 2013, cuando el Sr. Schmidt viajó a Birmania, se pronunció a favor de un Internet libre y abierto en el país. Ante las acciones recientes de Google, estas declaraciones del Sr. Brin y el Sr. Schmidt parecen ser plenamente hipócritas.

Google y, por implicación, su empresa matriz, Alphabet, Inc., están involucradas en la censura política del Internet. Están haciendo lo que habían denunciado públicamente.

A fin de restringir el acceso y la difusión pública de sitios web socialistas, antibélicos y de izquierda, Google está manipulando sus resultados de las búsquedas en línea. El World Socialist Web Site (www.wsws.org) ha sido el blanco más afectado por sus protocolos de censura. Las referencias al WSWS de Google han caído casi un 70 por ciento desde abril de este año.

Una censura de esta magnitud equivale a construir una lista negra política. La obvia intensión del algoritmo empleado por Google es bloquear las noticias que la compañía no quiere reportadas y suprimir las opiniones con las que no concuerda. El manejo de listas negras políticas no es una práctica legítima dentro de las prerrogativas de Google como una empresa comercial. Es además un abuso flagrante de un poder monopólico y un ataque contra el derecho a la libre expresión.

Les demandamos a ustedes y a Google a que eliminen al WSWS de su lista negra y que cesen enteramente su censura de sitios de izquierda, socialistas, antibélicos y progresistas que también se han visto afectados gravemente por sus nuevas políticas discriminatorias de búsqueda.

El WSWS es el diario en línea del movimiento trotskista internacional. Es la publicación socialista más leída en el Internet. Desde su lanzamiento en 1998, el WSWS ha publicado más de 60 000 artículos sobre política, historia, ciencia y cultura en más de una docena de idiomas. Es un recurso intelectual único y de gran importancia.

Los artículos del WSWS son republicados en innumerables páginas web y son impresos en periódicos por todo el mundo. El material que publica el WSWS es referenciado frecuentemente por artículos de investigación universitarios e incluido en planes de estudio. Varios académicos estadounidenses destacados, como los historiadores James McPherson y Allen Guelzo, y el experto en Shakespeare, James Shapiro, le han concedido entrevistas al WSWS. Sus críticas de filme y teatro han atraído a muchos seguidores internacionalmente. Cineastas reconocidos mundialmente, como Wim Wenders, Mike Leigh, Richard Linklater, Bertrand Tavernier y Abbas Kiarostami, para nombrar a algunos pocos, han discutido sus obras con el World Socialist Web Site. Varias casas de publicación sin conexión alguna al WSWS han incluido ensayos y conferencias del sitio en sus antologías.

El WSWS también cubre luchas obreras y problemáticas sociales que recibieron un reportaje inadecuado o fueron ignoradas por completo en la prensa corporativa.

Como resultado de nuestra oposición de principios, a la guerra nuestro enfoque en la desigualdad social, y nuestro alto estándar de integridad política y periodística, el WSWS es indisputablemente una publicación de gran autoridad en los eventos políticos mundiales, la economía global, el socialismo internacional, la historia del siglo XX, la Revolución Rusa y sus repercusiones y el marxismo contemporáneo. Es una voz líder a nivel internacional en la lucha contra el resurgimiento del racismo, la xenofobia y el fascismo.

Para principios de este año, el WSWS había alcanzado un ranking global Alexa de 36 525 y, en EE. UU., de 16 679. En esta primavera septentrional, el número de visitantes por mes sobrepasaba los 900 000. En abril del 2017, según nuestros datos, 422 460 visitas al WSWS provenían de Google.

Comenzando en abril de este año, Google comenzó a manipular sus resultados de búsqueda para alejar a los usuarios de las publicaciones socialistas, antibélicas y de izquierda y dirigirlos en cambio a las publicaciones predominantes que expresan directamente las opiniones oficiales del gobierno y de la élite corporativa y mediática (New York Times, Washington Post, etc.) y a unas cuantas páginas “confiables” y ligeramente de izquierda cuyas críticas consideran inocuas (como la revista Jacobin y el sitio web de los Socialistas Democráticos de América , que funciona como una facción del Partido Demócrata).

Como un pretexto para sus acciones, Google anunció que los cambios a su algoritmo iban a “anteponer contenidos de mayor autoridad”, un término que evoca los esfuerzos de regímenes autoritarios para censurar el Internet y, específicamente, los puntos de vista no consensuados en cuanto se refiere a las organizaciones mediáticas establecidas.

Ben Gomes, el vicepresidente de ingeniería de Google, buscó justificar la imposición de censura política en un blog post el 25 de abril, manifestando que los cambios al algoritmo eran una respuesta al “fenómeno de las ‘noticias falsas’ en el que el contenido de la web ha contribuido a la difusión de información patentemente falaz, de baja calidad, ofensiva y totalmente falsa”.

Google, según Gomes, ha contratado a alrededor de 10 0000 “evaluadores”, para valorar la “calidad” de los sitios en el Internet. Estos evaluadores son entrenados para “marcar” páginas que consideren que “tengan información engañosa” y “teorías conspiratorias infundadas”. Gomes explicó que las listas negras que compongan serán utilizadas, en combinación con los últimos avances tecnológicos, para desarrollar un algoritmo que censure automáticamente y en el momento cualquier búsqueda.

Sean cuales fueren los cambios técnicos que ha implementado Google a sus algoritmos de búsqueda, el sesgo antiizquierdista es incuestionable. La consecuencia más impactante de los procedimientos de censura es que los usuarios de Google, cuyas búsquedas indiquen un interés particular en el socialismo, el marxismo o el trotskismo, ya no serán dirigidos al World Socialist Web Site. Google está “haciendo desaparecer” al WSWS de sus resultados de búsqueda. Por ejemplo, en el mes de mayo de este año, el WSWS obtuvo 5893 impresiones de “Leon Trotsky” (con su ortografía en inglés) en Google, que equivale a las veces que el WSWS apareció en los resultados para dicho término. En julio, la misma búsqueda produjo exactamente cero impresiones para el WSWS, la publicación en línea del movimiento internacional fundado por León Trotsky en 1938.

Otras palabras y términos que ya no presentan al WSWS entre sus resultados en Google incluyen: socialism, class struggle, class conflict, socialist movement, social inequality in the world, poverty and social inequality, antiwar literature y the Russian revolution (respectivamente del inglés: socialismo, lucha de clases, conflicto de clases, movimiento socialista, desigualdad social en el mundo, pobreza y desigualdad social, literatura antibélica y la Revolución Rusa).

Una búsqueda en Google de socialism vs. capitalism (socialismo contra capitalismo), que en abril colocaba al World Socialist Web Site en la octava posición de la primera página de búsqueda, ya no muestra al WSWS en lo absoluto. De los 150 términos de búsqueda que más le daban resultados al WSWS en abril, 145 ya no lo hacen del todo.

Todos los términos de búsqueda mencionados arriba son empleados frecuentemente por usuarios que buscan un punto de vista de izquierda, socialista o marxista de los acontecimientos. Lejos de estar protegiendo a los lectores de resultados “inesperados”, Google está manipulando su algoritmo para asegurar que sus usuarios de izquierda y progresistas que pueden llegar a ser los más interesados en el World Socialist Web Site, no lo encuentren. Más allá, la magnitud y precisión de la exclusión del WSWS indica firmemente que el sesgo antisocialista del nuevo algoritmo está siendo complementado por una intervención activa por parte del personal de Google, ejecutando en un estilo autoritario, deliberado y directo una lista negra.

Como fue indicado arriba, desde abril, otras publicaciones de izquierda que se presentan como progresistas, socialistas y antibélicas también han sufrido fuertes deslices en los resultados de búsqueda de Google:

Google justifica su censura política por medio del insidioso término de “noticias falsas”. Su significado, de ser empleado correctamente, es la creación de noticias basadas en un evento artificial que nunca ocurrió o está siendo exagerado burdamente. El furor actual sobre las “noticias falsas” es en sí un ejemplo de un evento inventado y de una narrativa artificialmente fabricada. Constituye un término “falso” usado para descreditar la información fáctica y los análisis bien fundamentados que desafíen o desacrediten la política oficial o los intereses de las corporaciones. Cualquier invocación del término “noticias falsas”, en lo que concierne al WSWS, carece de solidez y credibilidad. De hecho, nuestros esfuerzos por combatir las falsificaciones históricas son reconocidos, incluso por la revista American Historical Review.

Los hechos prueban que Google está amañando los resultados de búsqueda para censurar y mantener marginado al WSWS y otras publicaciones de izquierda. Esta situación plantea una pregunta sumamente importante, con implicaciones constitucionales de amplio alcance. ¿Está coordinando Google su programa de censura con el Gobierno de Estados Unidos, o con secciones de su aparato militar y de inteligencia?

Google probablemente descartará la pregunta como un ejemplo de una teoría conspiratoria. Sin embargo, es legítima tomando en cuenta la amplia evidencia de que Google mantiene lazos estrechos con el Estado. En el 2016, el secretario de Defensa bajo el presidente Barack Obama, Ashton Carter, lo nombró a usted, Sr. Schmidt, como presidente del Consejo Asesor de Innovación del Departamento de Defensa. Este mismo mes, el secretario de Defensa actual, James Mattis, visitó la sede central de Google para discutir su continua y estrecha colaboración entre su compañía y el Pentágono. De forma más general, según un reportaje de The Intercept, representantes de Google participaron en reuniones en la Casa Blanca un promedio de una vez por semana entre enero del 2009 y octubre del 2015.

Google se caracteriza como una corporación privada, pero está profundamente involucrado en la formulación e implementación de las políticas gubernamentales. La diferencia entre intereses comerciales y objetivos estatales es cada vez más difícil de detectar. Al obstruir el libre intercambio y acceso a la información, el programa de censura de Google tiene como fin ejecutar una versión del siglo XXI del orwelliano “Pensamiento-Correcto”. De esta manera, socava el desarrollo de una oposición política progresista y protegida constitucionalmente, y beneficia a los promotores de la guerra, la desigualdad, la injusticia y la reacción.

La censura de sitios web de izquierda, particularmente del WSWS, refleja un temor a que una perspectiva auténticamente socialista, de permitirle una audiencia justa, encuentre un seguimiento de masas en EE. UU. e internacionalmente.

Existe una oposición popular generalizada a sus esfuerzos para suprimir las libertades de expresión y pensamiento. Es por eso que Google se siente obligado a maquillar sus medidas antidemocráticas con argumentos confusos si no mentiras. Una petición en línea que circuló el WSWS exigiendo un alto a la censura impuesta por Google ha acumulado miles de firmas de lectores de setenta países diferentes en cinco continentes. Estamos determinados a luchar contra los esfuerzos de Google para censurar nuestra publicación, y a continuar dando a conocer internacionalmente su programa de censura. Mientras esta política siga siendo implementada, Google pagará caro por su pérdida de credibilidad pública.

El Consejo Editorial Internacional del World Socialist Web Site demanda que los cambios antidemocráticos realizados desde abril al posicionamiento en los resultados de búsqueda de Google y a su algoritmo sean revertidos, y que Google cese sus esfuerzos para bloquear el acceso al WSWS y a las otras páginas web de izquierda, socialistas, antibélicas y progresistas afectadas.

Sinceramente,

David North
Presidente
Consejo Editorial Internacional del World Socialist Web Site