Entra en vigor la “Ley de aplicación de la red” en Alemania: una medida para censurar el Internet

por Johannes Stern
5 enero 2018

La Ley de Aplicación de la Red alemana (NetzDG) entró en vigor el 1 de enero. La ley, redactada por el Ministro de Justicia socialdemócrata Heiko Maas y aprobada por la Gran Coalición saliente con los Demócratas Cristianos, es un ataque masivo a la libertad de expresión. Con el pretexto de luchar contra las “noticias falsas” y el “discurso de odio”, permite al Estado regular y censurar el Internet.

La ley exige que los operadores de plataformas de Internet con más de dos millones de usuarios eliminen o bloqueen el acceso a “contenido obviamente ilegal dentro de las 24 horas de recibir la queja”. Para el “contenido ilegal”, se aplica un período de siete días. Si las plataformas como Facebook, YouTube, Instagram, Twitter y Snapchat violan las reglas, se enfrentarán a multas de hasta 50 millones de euros.

La ley abre la puerta a la censura de Internet por parte de corporaciones multimillonarias, que ya colaboran estrechamente con el Estado. Utiliza 21 normas legales específicas —incluyendo difamación, blasfemia, sedición, imágenes violentas, uso de símbolos de organizaciones inconstitucionales y violaciones de la privacidad a través de la captura de imágenes— como la base para determinar si el contenido puede ser denunciado y su eliminación inmediata es exigida.

La ley ya tuvo consecuencias de largo alcance. De acuerdo con sus propios datos, incluso antes de que el NetzDG entrara plenamente en vigor, Facebook eliminó 15.000 llamados “comentarios de odio” al mes. Las corporaciones ahora tomarán medidas aún más agresivas para evitar posibles multas. Para hacer frente a la ley, Facebook estableció un segundo “centro de eliminación” con 500 empleados en Essen en noviembre, y amplió aún más el centro ya existente en Berlín.

Incluso aquellos que aparecieron como expertos en las audiencias en el Bundestag (parlamento) dijeron que el NetzDG es inconstitucional. “Con la ley de redes, el Estado está violando su deber de neutralidad en el intercambio de opiniones. Esto afecta una base muy fundamental de nuestra democracia”, dijo el abogado Simon Assion, del Colegio de Abogados de Alemania. “Es muy posible que las principales figuras del Estado ejerzan una influencia directa. El Ministerio Federal de Justicia tiene acceso a cómo las redes sociales implementan sus mecanismos de eliminación

La ley es parte de una campaña internacional para censurar Internet. A mediados de diciembre, la administración de Trump abolió la neutralidad de la red en los Estados Unidos, dando a los proveedores de servicios de Internet de los EUA la capacidad de ahogar y bloquear el contenido. Al mismo tiempo, la Unión Europea se está preparando para crear una agencia anti-“noticias falsas” para censurar el Internet. Estas medidas sirven sobre todo para “suprimir y censurar las noticias y puntos de vista izquierdistas que contradicen la línea política oficial del gobierno y los medios de comunicación establecidos”.

En el último debate en el Bundestag sobre NetzDG en diciembre, Tabea Rößner, la portavoz de los Verdes, justificó la regulación de Internet al declarar: “El periodismo de calidad es uno de los baluartes contra la irracionalidad y el embrutecimiento del discurso público. Merece nuestra supervisión crítica pero constructiva”. Así como el Estado debe “garantizar el cumplimiento de la función de la radiodifusión de servicio público”, está “obligado a integrar las redes sociales en el sistema legal de un estado constitucional libre”.

La expansión de la censura de Internet también cuenta con el apoyo del partido La Izquierda ( Die Lin ke ), que presentó su propio proyecto de ley en el Bundestag. En el debate, la diputada de La Izquierda Anke Domscheidt-Berg describió la versión actual de NetzDG como “ineficaz”, ya que no se aplicaba a la plataforma rusa Vkontakte “y otras plataformas”. También encontró “falta de una iniciativa del gobierno federal para aumentar y capacitar al personal de las autoridades investigadoras”.

El partido de la extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), que ahora se opone a que Twitter haya bloqueado un tuit anti-refugiados de la vicepresidenta Beatrix von Storch, no está en contra de la censura de Internet. En el debate parlamentario, el diputado de extrema derecha Markus Frohmaier dijo con enojo: “Una y otra vez se repite aquí que la AfD quiere áreas libres de leyes en Internet. Eso no es cierto. Si nos hubieras escuchado, entonces te hubieras dado cuenta de que simplemente estamos diciendo ... algo así debe ser escuchado en los tribunales y no transferido a compañías privadas”.

La agenda de los extremistas de derecha es bien conocida. Mientras difunden su retórica reaccionaria usando el argumento cínico de la libertad de expresión, trabajan en estrecha colaboración con los partidos del establishment y el Estado para reprimir los puntos de vista izquierdistas y antimilitaristas.

Cuando el gobierno alemán prohibió la plataforma de Internet “linksunten.indymedia” en agosto del año pasado, el presidente de AfD, Jörg Meuthen, aplaudió: “La medida contra la plataforma extremista de izquierda linksunten.indymedia tenía que haberse tomado hace mucho tiempo ... llevo más de un año exigiéndola. Ahora que se acerca la fecha de las elecciones, finalmente se están tomando medidas. Muy tarde y muy predecible, pero al menos muestra: la AfD es efectiva”.

Mientras que la clase dominante está adoptando las políticas de extrema derecha de la AfD, se opone agresivamente a las plataformas que exponen los crímenes del capitalismo y el regreso del militarismo alemán y que discuten las perspectivas izquierdistas y socialistas. En estrecha coordinación con los círculos del gobierno alemán, Google ha estado censurando los sitios web progresistas y de izquierda desde el pasado mes de abril, en particular el World Socialist Web Site.

El NetzDG se usará principalmente para suprimir la oposición de izquierdas y socialista. Maas, que es el responsable de la ley, ya había pedido el establecimiento de una base de datos europea de radicales de izquierda y un concierto de “rock contra la izquierda” después de las manifestaciones contra la cumbre del G20 en Hamburgo. Ahora está utilizando los supuestos ataques contra las fuerzas de seguridad en la víspera de Año Nuevo para pedir un aumento masivo de los poderes de la policía.

En el año del 200º aniversario del nacimiento de Karl Marx, la clase dominante en Alemania y en todo el mundo se enfrenta una vez más con el espectro de la revolución. Un comentario reciente en la plataforma de noticias Spiegel Online titulado “¡Bienvenido, año de trastornos!” Advierte: “Los pobres se están empobreciendo y los ricos se están haciendo más ricos: la sociedad tiene que cambiar para que la desigualdad no la desgarre, y entonces tenemos un año turbulento delante de nosotros”. Y más: “Ahora hay suficientes personas que entienden que esto no continuará para siempre, que la desigualdad desgarra a todas las sociedades y a la larga lleva a luchas y revoluciones”. Los esfuerzos de las clases dominantes a nivel internacional para controlar la expresión de las ideas en línea tienen como objetivo suprimir y bloquear el crecimiento de dicho movimiento.

(Artículo publicado en inglés el 4 de enero 2017)