El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Pompeo, presenta un ultimátum de guerra a Irán

por Bill Van Auken
23 mayo 2018

El lunes, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, presentó lo que se llamó el “Plan B” de Washington después del abandono por parte de la administración Trump del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y el llamado P5+1 —los EUA, el Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia.

El discurso belicoso, titulado “Después del acuerdo: una nueva estrategia respecto a Irán”, fue pronunciado en la derechista Heritage Foundation en Washington. Fue prácticamente un ultimátum de guerra a Teherán, que exigió la completa capitulación del gobierno iraní frente a lo que Pompeo prometió que serían “las sanciones más fuertes de la historia”, así como la presión militar en todos los frentes en el Medio Oriente.

El discurso fue el primero pronunciado por Pompeo desde que dejó su cargo como director de la CIA. Ese puesto fue ocupado por Gina Haspel, la exdirectora de un sitio de tortura de la CIA a quien Trump tomó juramento el lunes después de que su nominación fuera ratificada con el apoyo clave de los senadores demócratas. Junto con el ascenso de John Bolton —un fanático derechista que ha pedido reiteradamente el bombardeo de Irán— al cargo de asesor de seguridad nacional, Trump ha reunido lo que equivale a un gabinete de guerra antiiraní.

El discurso del secretario de Estado constituyó una larga lista de mentiras y falsas acusaciones contra Irán, comenzando con elogios por “la notable operación de inteligencia de Israel”. Esto se refería a la absurda representación teatral del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu presentada en vísperas de la decisión de Trump del 8 de mayo de derogar el acuerdo nuclear. Netanyahu no presentó ninguna evidencia de que Irán haya violado los términos del acuerdo nuclear.

Pompeo atribuyó toda la culpa de la crisis en Medio Oriente a Irán. En realidad, la región ha sido devastada por una sucesión de guerras de Estados Unidos por el cambio de régimen: de Irak a Libia y Siria. Colocó la responsabilidad de la guerra que llevó a Yemen al borde del hambre en Teherán, incluso cuando Estados Unidos suministra las bombas y el apoyo militar que le permite a su aliado regional clave, Arabia Saudita, diezmar el país.

Agregó una lista de cargos basados en la fantasía y la fabricación, afirmando que Teherán está proporcionando refugio a los líderes de Al Qaeda —un movimiento basado en elementos fanáticos antichiítas— e intentó culpar por la situación catastrófica en Afganistán, donde el ejército de los EUA lleva 17 años librando la guerra, al supuesto apoyo iraní a los talibanes, algo para lo cual no se ha presentado ninguna prueba.

Haciendo un llamamiento falso y cínico al pueblo iraní, acusó al gobierno iraní de “corrupción” y de desviar “cientos de millones de dólares a operaciones militares”. Esto proviene de un gobierno en Washington que está plagado de innumerables escándalos de corrupción, y que desvía aproximadamente un billón de dólares anuales en gastos militares.

Pompeo luego entregó una lista de 12 demandas sobre lo que Irán “debe hacer”. Estas implican cerrar el programa nuclear del país y detener su desarrollo de misiles. Incluyen la retirada de todas las fuerzas militares de Siria, el final del apoyo a Hezbolá en el Líbano y la cesión de cualquier influencia en Irak. Jurando “aplastar” a los “operativos” de Irán en todo el mundo, el secretario de Estado de EUA declaró: “Irán nunca más tendrá carta blanca para dominar el Medio Oriente”.

Las demandas equivalen a un ultimátum que requiere que Irán cese cualquier rol como potencia regional y se someta a la dominación neocolonial sin trabas de Washington.

El gobierno iraní emitió un rechazo inmediato a las demandas de Pompeo. “El mundo de hoy no acepta que Estados Unidos decida por el mundo. Los países tienen su independencia”, dijo el presidente Hassan Rohani en un comunicado emitido por los medios iraníes. “¿Quiénes son ustedes para decidir por Irán y el mundo?”, agregó.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Bahram Qassemi, dijo en una conferencia de prensa en Teherán: “Nadie puede obligar a Irán a hacer nada e Irán permanecerá en Siria mientras haya grupos terroristas allí y mientras el gobierno sirio lo desee”. Agregó: “Quienes hayan ingresado a Siria sin el permiso del gobierno sirio deberían abandonar el país”, en referencia a los más de 2.000 soldados estadounidenses que han sido enviados a ocupar el este del país y sus campos petrolíferos.

Pompeo tampoco dejó dudas de que Washington tiene la intención de seguir su política de agresión contra Irán a expensas de sus aliados nominales en Europa occidental mediante la imposición de sanciones extraterritoriales o “secundarias”. Esto penalizará a cualquier compañía en Europa o en cualquier otro lugar del mundo que busque hacer negocios en Irán.

“Entendemos que nuestra reimposición de sanciones y la próxima campaña de presión sobre el régimen iraní plantearán dificultades financieras y económicas para algunos de nuestros amigos”, dijo. “De hecho, también impone desafíos económicos a Estados Unidos. Estos son mercados en los que a nuestras empresas les encantaría vender también”.

Esto no tiene sentido. El comercio de los EUA con Irán en 2017 ascendió a solo $170 millones. El comercio entre la Unión Europea e Irán, por otro lado, ascendió a alrededor de $25 mil millones, con una gran cantidad de grandes empresas europeas que llegaron a acuerdos comerciales y de inversión a raíz del acuerdo nuclear de 2015.

Mientras que Reino Unido, Francia y Alemania se opusieron a la decisión de Trump de derogar el acuerdo nuclear y prometieron apoyar el acuerdo sin los EUA, Irán ha exigido que la Unión Europea tome medidas concretas para garantizar que se mantenga la sustancia del acuerdo —liberar la economía de Irán de los efectos de las sanciones devastadoras a cambio de límites estrictos al programa nuclear del país.

“Con la retirada de Estados Unidos (...) el apoyo político europeo para el acuerdo no es suficiente”, dijo el domingo el ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, al comisario de energía de la UE, Miguel Arias Cañete.

“El anuncio de la posible retirada de importantes empresas europeas de su cooperación con Irán no es coherente con el compromiso de la Unión Europea de implementar” el acuerdo, dijo Zarif.

La UE y las principales potencias europeas están ansiosas por evitar que las políticas de Washington las priven de la capacidad de explotar el potencialmente lucrativo mercado iraní. Al mismo tiempo, los gobiernos europeos, mientras están profundamente involucrados en las operaciones imperialistas en Medio Oriente y se dedican a presionar a Irán, temen que el precipitado avance hacia la guerra con Irán tenga efectos devastadores, incluyendo el aumento de los costos de la energía, la desestabilización de toda la región y el resurgimiento del flujo de refugiados.

El gigante energético francés Total ya anunció que se retiraría de un acuerdo de $5 mil millones para desarrollar el campo de gas South Pars en el Golfo Pérsico a menos que las autoridades estadounidenses le otorguen una exención de sanciones. El gigante naviero danés Maersk Tankers dijo el jueves que cesaría sus actividades en Irán, mientras que la aseguradora alemana Allianz y la corporación Siemens, que ha vendido turbinas de gas a Irán, también han anunciado que están cerrando sus operaciones allí. Airbus, que ya ha proporcionado aviones a Irán en virtud de un contrato multimillonario, ha indicado que está considerando el cumplimiento de las sanciones de Estados Unidos.

Mientras tanto, la petrolera estatal china, CNPC, anunció que está preparada para hacerse cargo del contrato para el campo de gas iraní si Total se retira. China es el principal socio comercial de Irán. El gobierno ruso ha señalado que está preparado para incorporar a Irán a una zona de libre comercio.

Si bien la acción unilateral de Estados Unidos ha llevado las relaciones entre Europa y América a su punto más bajo en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, con llamadas de funcionarios europeos para una política independiente y una defensa de la “soberanía económica”, la UE y sus Estados miembros aún tienen que acordar cualquier política concreta para desafiar a Washington.

Según se informa, las propuestas que salgan de Bruselas incluyen la continuación de las importaciones de petróleo iraní mediante pagos directos denominados en euros al banco central de Irán, sin pasar por el sistema financiero estadounidense; pagar indemnizaciones a las compañías afectadas por las sanciones de los Estados Unidos; y la reorganización del “estatuto de bloqueo” de 1996 redactado en respuesta a las sanciones de Estados Unidos contra Irán, Libia y Cuba, lo que hace que sea ilegal que las empresas europeas cumplan con sanciones extraterritoriales. En ese momento, la administración Clinton proporcionó alivio a las corporaciones europeas que realizaban negocios en esos países, lo que hacía que el estatuto fuera discutible.

No hay indicios de que la administración Trump tenga la intención de proporcionar tales exenciones. Esto significa que, sean cuales sean las divisiones entre las potencias europeas, la guerra comercial y las tensiones políticas continuarán intensificándose a medida que se avecina la amenaza de una nueva guerra importante en Medio Oriente.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de mayo de 2018)

 

El autor también recomienda:

¡Por una estrategia de la clase obrera contra el reparto imperialista de Oriente Próximo!
[12 mayo 2018]