Los trabajadores públicos franceses protestan contra la austeridad y los ataques a sus condiciones

por Kumaran Ira
24 mayo 2018

Ayer estalló una huelga del sector público en Francia, y miles de trabajadores marcharon contra la reforma planificada del presidente Emmanuel Macron de recortes de empleos y congelaciones salariales.

Alrededor de 5,4 millones de personas trabajan en el sector público en Francia. Mientras los ferroviarios lanzan una huelga contra la reforma de los Ferrocarriles Nacionales Franceses (SNCF) de Macron, la ira crece entre los trabajadores del sector público, ya que Macron planea eliminar el estatuto que rige su empleo, establecido en 1946 después de la liberación de la ocupación nazi. También marcharon para defender los salarios y protestar por la eliminación prevista de 120.000 empleos para el año 2022.

La destrucción de Macron del estatuto de 1946 significaría el final del empleo de por vida, recortes a días de enfermedad y el uso intensificado por parte del Estado francés de trabajadores temporales como contratistas, que ya constituyen el 20 por ciento de la fuerza de trabajo.

Ayer, 130 protestas tuvieron lugar en Francia. En París, 50.000 personas protestaron, según los sindicatos (16.400 según la agencia Occurence vinculada a la policía). En Marsella, 45.000 carteros, maestros y jubilados protestaron (4.500 segun Occurence). Cuando los ferroviarios se unieron a los huelguistas trabajadores del sector público, 4.300 trabajadores protestaron en Nantes, 2.500 en Grenoble, 2.700 en Caen, 2.000 en Limoges, 2.200 en Périgueux, 2.800 en Rennes y 1.600 en Perpiñán y Saint-Etienne, según cifras de la policía.

En muchas ciudades, estudiantes universitarios y de secundaria que protestaban por la reforma Parcoursup del acceso a la educación superior de Macron se unieron a los manifestantes en solidaridad con los trabajadores públicos.

La huelga afectó a las guarderías y las escuelas, las agencias de desempleo, los aeropuertos, la energía y la atención médica. Las guarderías municipales fueron afectadas por cierres parciales o incluso totales. Según el Ministerio de Educación, el 15,5 y el 10 por ciento de los maestros en las escuelas primarias y en las escuelas secundarias fueron a huelga, respectivamente.

El tráfico ferroviario fue afectado por una huelga del sindicato Solidaridad-Unión-Democracia (SUD), mientras los trabajadores ferroviarios se preparaban para ir a la huelga por dos días más a partir de hoy. Los aviones también se pararon debido a que los controladores del tráfico aéreo se declararon en huelga contra los recortes de personal a pesar de los crecientes niveles de tráfico aéreo y las demandas de salarios y condiciones de trabajo. Algunos camioneros también protestaron y e hicieron paros.

Los trabajadores de la electricidad y el gas natural también se unieron a la huelga, ya que su estatuto también está amenazado por la reforma de Macron. El personal hospitalario y de servicios sociales en general tomó medidas de huelga y protestó por exigir mejores condiciones de trabajo y mayores niveles de personal. La oficina de desempleo de Jobs Pole y el servicio meteorológico de Météo France también se opusieron a los recortes de empleos.

La huelga subraya la profunda oposición en Francia y en toda Europa a las políticas militaristas y de austeridad de Macron y la Unión Europea. Tiene lugar 50 años después de la huelga general de mayo-junio de 1968, que paralizó a Francia cuando 10 millones de trabajadores se pusieron en huelga.

La huelga de ayer muestra que existe un nivel similar de oposición de la clase trabajadora en la actualidad. Pero a pesar de la gran indignación de los trabajadores contra Macron, los trabajadores de los sectores público y privado no pueden llevar adelante una lucha seria en el contexto de una manifestación convocada por las burocracias sindicales y sus aliados políticos, como el movimiento Francia Insumisa (LFI) de Jean-Luc Mélenchon y el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA). Estas organizaciones son hostiles a la lucha de la clase trabajadora para derrocar al gobierno de Macron y están haciendo todo lo posible para permitirle imponer la austeridad.

Los sindicatos no han convocado huelgas continuas en el sector público, aislando en los hechos la actual huelga ferroviaria. La Confederación de Trabajadores Democráticos de Francia ya ha aceptado contratos que violan la ley nacional de salario mínimo en la industria química.

Las fuerzas en torno a Mélenchon y el NPA afirman, en palabras del NPA, que están construyendo un “punto de apoyo” para una huelga general. Esta es una mentira política. Como en 1968, el único camino a seguir es rebelarse contra el marco impuesto por los sindicatos que están negociando la austeridad con Macron, utilizando la ley laboral reaccionaria del Partido Socialista. Los sindicatos y sus aliados políticos están tratando de canalizar este creciente sentimiento de oposición detrás de una perspectiva estéril de negociar algún tipo de acuerdo de austeridad con Macron.

Los reporteros del WSWS entrevistaron a los manifestantes en la marcha en París, quienes denunciaron la austeridad y las políticas imperialistas en Medio Oriente.

Un estudiante de posgrado criticó el Parcoursup, diciendo: “Estoy aquí simplemente porque están haciendo lo que les da la gana con las universidades, en términos de financiamiento, lo que nos golpea directamente, a mí o a mis colegas. Me parece repugnante evitar que los estudiantes lleguen a la universidad, porque conozco a muchas personas, incluidas personas que ya están haciendo su doctorado, que solo pudieron ir a la universidad porque estaba abierta para todos”.

Él agregó, “El capitalismo quiere dar dinero a los ricos y que todos los demás obtengan menos dinero. Y también quieren una población menos educada, que se rebelaría menos y sería menos consciente de lo que se le está haciendo”.

También denunció las guerras imperialistas en Medio Oriente y la masacre de palestinos de la semana pasada por los soldados israelíes en Gaza. “Los Estados Unidos estaban mudando su embajada en Israel (a Jerusalén), ese es un regalo que Trump se está haciendo a sí mismo. ... Y el hecho es que ningún gobierno lo condena porque es en interés de todos ellos, de hecho, incluido Macron”.

Un estudiante de secundaria dijo al WSWS que está “en contra de las admisiones selectivas a las universidades. Primero que nada luchar contra eso y lo que él está haciendo a nivel de los hospitales y de todos nuestros derechos sociales, particularmente en los servicios públicos”.

Un trabajador ferroviario que lleva en huelga desde el 3 de abril le dijo al WSWS: “Es importante que nosotros participemos en este paro. Porque el servicio ferroviario y los trenes son parte del sector público y no podíamos perder esta protesta”.

Agregó que si la SNCF y el servicio ferroviario caen totalmente bajo el control del mercado, “Nada garantiza que yo siga teniendo las condiciones de trabajo que tengo hoy. Soy parte de la fuerza de trabajo de la reserva, pueden modificar mi horario de trabajo con 24 horas de anticipación, trabajo en turnos divididos y, como mucho, gano 1.700 euros al mes. Pero mañana ni siquiera eso estaría garantizado, a pesar de que llevo 12 años trabajando para la SNCF”.

Si la SNCF se convierte en una empresa privada, agregó: “Mañana las cosas serán aún peores. Y ya hemos visto en otro lugar que la privatización de hecho conduce a un aumento en los accidentes debido a la pérdida del tipo de capacitación que recibimos en la SNCF”.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de mayo de 2018)