La primer ministra del Reino Unido, May, silenciósa con las amenazas de guerra contra España sobre Gibraltar

por Julie Hyland
7 abril 2017

La primera ministra conservadora, Theresa May, se ha negado a condenar los comentarios de Michael Howard de que su gobierno estaría dispuesto a ir a la guerra con España sobre Gibraltar.

Howard, un ex líder del Partido Conservador, estaba respondiendo a la estipulación de la Unión Europea (UE) de que cualquier acuerdo alcanzado por el gobierno británico sobre los términos de su retirada de la UE, no se aplicaría a Gibraltar -un territorio de ultramar británico- sin el acuerdo de España.

Invocando la guerra de Margaret Thatcher en 1982 que era contra Argentina sobre las Islas Malvinas -otro Territorio Británico de Ultramar- Howard dijo: “Hace treinta y cinco años esta semana otra mujer Primer Ministra envió un grupo de trabajo a mitad del mundo para defender la libertad de otro pequeño grupo de los británicos contra otro país de habla hispana, y estoy absolutamente seguro de que nuestro actual primer ministra mostrará la misma determinación de estar al lado del pueblo de Gibraltar”.

Su declaración fue hecha apenas cuatro días después de que May, provocó el Artículo 50, iniciando oficialmente los dos años de negociaciones con Gran Bretaña sobre los términos de su retirada de la UE. Al preguntársele si estaba “sugiriendo seriamente” que iba a la guerra con España, Howard dijo: “Por supuesto que no”, pero añadió: “No veo ningún daño al recordarles qué clase de gente somos”.

El contraalmirante Chris Parry, un ex director de la capacidad operativa del Ministerio de Defensa, amenazó: “Podríamos amenazar a España en el plazo mediano y creo que los estadounidenses probablemente nos apoyarán también”.

“España debe aprender de la historia que nunca vale la pena enfrentarnos y que todavía podríamos afeitar la barba del Rey de España".

Gibraltar, un territorio de 6,7 kilómetros cuadrados en el extremo sur de España, fue capturado por Gran Bretaña en 1704. Con sólo 30.000 habitantes, es una importante base militar que controla la entrada y salida al Mediterráneo y es un paraíso fiscal que alberga a 500 empresas de servicios.

En una conferencia de prensa el lunes por la mañana, un portavoz de May -que estaba en camino a Jordania para conversaciones comerciales- dijo que mientras el envío de un grupo de trabajo británico a Gibraltar “no vaya a suceder”, Howard había estado tratando de probar “resolver” el problema. Hablando a los periodistas más adelante, ella misma intentó reírse de preguntas sobre si el Reino Unido estaba preparado para declarar la guerra a España. El Reino Unido estaba “sentándose y hablando” con la UE sobre el “mejor acuerdo posible” sobre Brexit que se aplicaría a sus territorios de ultramar.

En la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de la UE en Luxemburgo, el secretario de Relaciones Exteriores Boris Johnson -que había afirmado que el Reino Unido estaría a favor de Gibraltar “como una piedra” - hizo hincapié en el compromiso británico con su “soberanía”.

Las declaraciones del primer ministro de Gibraltar, Fabián Picardo, dejo en claro que no es la soberanía la que está en cuestión, sino la exigencia del territorio que no se debe excluir de ninguna de las condiciones finalmente acordadas entre la UE y el Reino Unido. Picardo expresó que la decisión de la UE de otorgar a España un veto sobre la “participación de Gibraltar en cualquier futuro acuerdo comercial entre el Reino Unido y la UE es una traición de proporciones históricas ...”

El ministro de Asuntos Exteriores en España, Alfonso Dastis, dijo que el gobierno conservador minoritario del Partido Popular estaba “un poco sorprendido por el tono de los comentarios que salen de Gran Bretaña, un país conocido por su compostura”, y que “alguien en el Reino Unido está perdiendo la calma y no hay necesidad de ello”.

La frontera de Gibraltar con España no se cerraría después de que Gran Bretaña dejara la UE, dijo. El gobierno de España sólo buscaba “un acuerdo equilibrado, razonable y completo” en relación con los derechos de los trabajadores y la inmigración. Londres está exigiendo el fin de la libre circulación como uno de los términos de su divorcio, en condiciones en las que más de 13.000 españoles cruzan la frontera de Gibraltar para trabajar cada día, representando el 40 por ciento de la fuerza de trabajo.

Tradicionalmente, la Comisión Europea ha mantenido una posición neutral en relación con las reclamaciones españolas/británicas en conflictos sobre Gibraltar. Sin embargo, con Gran Bretaña dejando la UE, un diplomático le dijo al Guardian: “Ahora vamos a apoyar al Estado miembro”.

Varios tories, incluyendo partidarios prominentes de la campaña de licencia durante el referéndum han pedido la calma. Daniel Hannan, miembro conservador del Parlamento Europeo, escribió en Twitter: “España es un aliado de la OTAN, por el amor de Dios”. Pero una facción de la campaña pro-Brexit está presionando por una línea aún más dura de May en las negociaciones de la UE, usando el militarismo y las capacidades inteligentes como armas. La carta de May que desencadenó el artículo 50 advirtió que si el Reino Unido no obtuvo sus demandas, “significaría que nuestra cooperación en la lucha contra el crimen y el terrorismo se debilitaría”.

Si esto falla, insisten en que Gran Bretaña debe poner fin a todas las negociaciones con la UE. Como lo explican las declaraciones de Parry, calculan que, al hacerlo, tendrían el apoyo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que apoyó a Brexit y ha hablado a favor de la ruptura de la UE como competidor económico dominado por Alemania.

Breitbart London publicó un artículo de opinión por Ted Malloch bajo el título “Brexit is a Fait Accompli y la actitud acrimoniosa de Europa debe ser atenuada”. Malloch, promocionado como candidato principal para ser el embajador de Trump en la UE, respaldado por Brexit, ha apoyado Referéndums en otros países de la UE para abandonar, ha dicho que el euro se derrumbará y, comparando al bloque con la Unión Soviética, lo describió como “otro sindicato que necesita un poco de domesticación”.

Brexit “ya no está en la discusión”, escribió, y, como Gran Bretaña es un “país soberano y democrático”, solo debe decidir su futuro. En cambio, “la Unión Europea no es un Estado soberano cohesivo. Estos son asuntos de dato, no de política.

“Transformar la actual organización internacional conocida como Unión Europea en una entidad soberana propia es el objetivo declarado por muchas figuras de las instituciones europeas ... queda por ver si puede recabar apoyo democrático como una idea entre los países que desean convertirse en entidades sub-soberanas”.

Escribiéndo en el Telegraph, Norman Tebbit, un arco thatcherista, advirtió que Gibraltar es un “vital interés estratégico occidental” y dudaba que “el Presidente Trump lo vería como para los interéses de los Estados Unidos para que la roca caega de manos británicas. La administración de Trump ya está preguntando cuánto tiempo puede mantener su compromiso con la garantía de la OTAN de que un ataque contra cualquier estado miembro sería considerado como un ataque a todos, mientras que sólo los estadounidenses y británicos están dispuestos a cumplir su compromiso de gastar el 2 por ciento del PIB en defensa. Por lo tanto, no podríamos estar sin aliados en este asunto”.

En respuesta a la sugerencia de España de que no bloquearía la solicitud de Escocia para la afiliación con la UE, si un segundo referéndum sobre su independencia del Reino Unido resultara exitoso, Tebbit sugirió “invitando a líderes del movimiento catalan independiente a Londres, o ni siquiera mencione el deseo de Independencia en las Naciones Unidas”. Los "catalanes son diferentes a los españoles", escribió, ya que “son un pueblo atlántico de aspecto exterior ... ”.

Hace dos años, España firmó un acuerdo con Estados Unidos para hacer permanente su base militar en el suroeste del país. La base aérea y naval se considera un centro estratégico para la OTAN, y está desempeñando un papel clave en la guerra declarada por Trump contra el Estado islámico, especialmente en Irak y Libia.

A principios de este mes, la ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal, se comprometió a satisfacer las demandas de Trump en que todos los países europeos contribuyan a gastar el 2% de su PIB en defensa. Sin embargo, esto no sería hasta 2024. Un factor posible en las declaraciones belicosas que emanan desde Londres es estorbar cualquier posibilidad de España, siguiendo Brexit, siguiendo al Brexit como un aliado clave de los EE.UU. en Europa.