Festival de Cine Latino de San Diego —Parte 1

Películas sobre la vida social, pasado y presente, en México, los EE.UU y Perú

por Kevin Martinez y Toby Reese
12 abril 2017

Luego de 10 días de proyección, la 24ª edición anual del Festival de Cine Latino en San Diego llegó a su cierre el 26 de marzo. Las películas de México, Cuba, España, Venezuela, Colombia, Canadá, Argentina, Chile, Ecuador, Puerto Rico, Perú, Honduras, Brasil, Estados Unidos y otros países fueron mostradas.

Quizá más que nunca, los lazos internacionales -y las fronteras- encuentran su camino en varias películas. Las conexiones son ocasionalmente explícitamente dibujadas, y en otros casos, las realidades de nuestro mundo actual permean en el arte sin embargo no encuentran su expresión más plena.

Muchas de las obras están limitadas en su capacidad de explicar lo que está detrás de los dolores o las inspiraciones de sus súbditos. Con muchos artistas, hay una timidez, una evasión o simplemente la imposibilidad de captar lo natural de las contradicciones en las que se encuentran las personas.

¿Qué ha sucedido en el mundo desde el festival hace un año? En muchos países el establishment político se ha desplazado hacia la derecha. Donald Trump ha desatado un reinado de terror en las comunidades de inmigrantes, secuestrando y robando a los hijos de sus padres en plena luz del día. El objetivo es conseguir que las comunidades de la clase obrera estén acostumbradas a ver a la policía fuertemente armada llevarse a todos a su antojo. Lo que está siendo probado en los inmigrantes y los refugiados hoy en día es una muestra de lo que toda la clase trabajadora enfrentará mañana.

La oposición a Trump ya su administración es sin duda viva y sincera en el medio artístico. Sin embargo, los artistas y los intelectuales deben darse cuenta de que la oposición a Trump significa oposición al sistema social que lo produjo -el capitalismo. No debe olvidarse que la administración de Obama deportó a más inmigrantes que cualquier otra administración en la historia de Estados Unidos y expandió todas las guerras de George W. Bush en Medio Oriente y lanzó nuevas guerras en Libia y Siria, matando a cientos de miles de personas.

Las condiciones actuales en América Latina, especialmente la brecha extrema entre ricos y pobres, apuntan a la responsabilidad central del imperialismo estadounidense de causar estragos en la región durante el último siglo. La difícil situación de sus víctimas políticas y económicas, los refugiados y los indocumentados, es el resultado, ante todo, del capitalismo americano. ¿Alguno de eso encontró reflejo en el festival? ¿Se nombraron nombres, por así decirlo? Sí y no.

A medida que los artistas son capaces de levantar el velo en esta realidad, lo hacen de manera limitada. Las cuestiones de raza, género e identidad sexual siguen predominando.

El arte en su sentido más significativo tiene la capacidad de conectar a los seres humanos de una manera profunda. En un momento de crisis sin precedentes, con las clases dominantes de las grandes potencias, sobre todo los Estados Unidos, amenazando a la humanidad con el desastre de la guerra y la dictadura, existe una necesidad objetiva del arte que afecta a millones y millones, necesitar.

Estamos seguros de que el mismo impulso que da lugar a los muros ya la guerra está produciendo un movimiento hacia la abolición de todos los muros y fronteras, es decir, la revolución mundial.

Farewell Ferris Wheel

Farewell Ferris Wheel

El documental estadounidense, Farewell Ferris Wheel, de los directores Miguel Martínez y Jamie Sisley, es una mirada humanitaria y matizada a la industria del carnaval moribundo y sus esfuerzos para mantenerse en el negocio mediante el empleo de trabajadores migrantes usando el programa de visas de trabajadores huéspedes H-2B.

Evidentemente, la película tardó seis años en hacer y seguir a un grupo de trabajadores temporales mexicanos que viajan desde el sur de México a Texas, Louisiana, Maryland y Virginia. Dadas las economías deprimidas en ambos lados de la frontera, los trabajadores estacionales son una opción ideal para los patrones del carnaval.

El trabajo de cámara en la película es inteligente e íntimo con respecto a sus temas. Tenemos un sentido del ritmo de la vida de los trabajadores y la complejidad de los asuntos políticos y económicos simplemente a través de la edición de las vistas y sonidos. La rueda de la rueda de despedida es en parte un documental típico de los “jefes que hablan”, en el cual numerosos expertos dirigen la cámara. También, sin embargo, incluye más porciones espontáneas, donde la realidad que se despliega forma el drama.

Los trabajadores mexicanos trabajan duro y se quejan poco, ya que no hay nadie a quien quejarse. Se les da trabajo para la temporada de verano, montar y derribar gigantescos paseos de carnaval, y luego le proporcionó transporte de regreso a México. Las condiciones en que se ven obligados a vivir son pobres, duermen en remolques destartalados y tienen que prescindir de electricidad y agua durante días a la vez. La razón de los trabajadores que tan malo como son las cosas, supera el desempleo en casa.

Una de las cosas sorprendentes del documental no es sólo el hecho de que humaniza a los trabajadores, lo cual es casi un hecho, sino también a los jefes.

Uno de los jefes del carnaval, Jim, viaja a Washington, DC para presionar a los congresistas y mujeres en nombre de la pequeña empresa. Le dice a la cámara que las regulaciones adicionales y los aumentos de los salarios lo arruinarían, y dada la naturaleza del capital global, él está probablemente correcto. Él y los propietarios de pequeños negocios reunidos son tan pequeños alevines en comparación con los verdaderos gobernantes de Washington, la oligarquía financiera.

Como uno de los defensores de los derechos de los inmigrantes dice a los cineastas con bastante acierto, no hay nadie para presionar en nombre de los inmigrantes indocumentados. Magníficamente rodada y editada, la rueda de la rueda de adiós demuestra ser una película encomiable y la visión esencial para cualquier persona que todavía piense que los inmigrantes “están robando” trabajos y destruyendo el país.

La Casa Rosada (The Pink House)

La Casa Rosada

Perú ha estado involucrado en una guerra civil en curso desde 1980, costando la vida a unas 70.000 personas. Los principales beligerantes han sido el Estado peruano, respaldado por el imperialismo norteamericano y el Sendero Luminoso, una rama maoísta del Partido Comunista Peruano. Pocos restos del grupo guerrillero, que abogaba por la “lucha armada” y el terrorismo contra el Estado. El gobierno respondió con masacres al por mayor de civiles inocentes y la suspensión de los derechos democráticos.

La aparición de la película, La Casa Rosada, es bienvenida. Está inspirado en eventos verdaderos y, a pesar de su modesto presupuesto, dramatiza de manera efectiva un período horrible en la historia latinoamericana.

La película se estrena en 1982 en la ciudad de Ayacucho. La ley marcial ha sido declarada y las tropas del gobierno son capaces de detenerse y registrar a cualquier persona sospechosa de ser un “terrorista comunista”. Cuando Adrián (José Luis Adrianzen), un profesor, deja su trabajo en la universidad, vemos soldados marchando cantando sobre cómo están a punto de matar a los comunistas por diversión. Varios lemas de Sendero Brillante con martillos y hoces adornan la arquitectura de estilo colonial.

Adrián tiene que cuidar a sus dos hijos, Juan (Ricardo Bromley López) y María (Shantall Lozano Rodríguez). Adrián es detenido por soldados del gobierno que lo acusan de escuchar una emisión de radio clandestina de Sendero Luminoso. Es “desaparecido” y brutalmente torturado en un sitio llamado La Casa Rosada.

Sus torturadores le instan a confesar que es un miembro de Sendero Luminoso, o por lo menos a desvirtuar a los que lo son. Los hijos de Adrian se ven obligados a esconderse con una tía.

Las escenas en las que Adrian es torturado por la policía y el ejército están bien hechas sin ser excesivas. Vemos a los matones que forman la columna vertebral del fascismo. Incluso si un preso confiesa, como lo hace un artesano campesino, no le impide la ejecución.

Como película de suspenso, La Casa Rosada está en el punto, pero la imagen social es un poco carente. Nunca encontramos lo que motiva a Adrián, aparte del amor por su familia. ¿Por qué se sintió atraído por Sendero Luminoso? La película no dice.

Otras escenas se sienten un poco trilladas, como cuando Adrián y su familia son salvados por conexiones familiares en momentos cruciales. El componente religioso de la película, incluida la visión de Adrián de su difunta esposa en el cielo, tampoco ayuda.

A su favor, La Casa Rosada no traza un signo igual entre Sendero Luminoso y las Fuerzas Armadas del Perú, pero tampoco hay una explicación de lo que cada lado realmente representa. En el caso de Sendero Luminoso, debe decirse enfáticamente que este no era un partido marxista y no tenía nada que ver con la lucha por el socialismo.

Sendero Luminoso era un movimiento nacionalista pequeñoburgués que utilizaba el terrorismo individual. El grupo despreciaba la movilización masiva de obreros y campesinos. El resultado fue un baño de sangre para la clase trabajadora peruana, como atestigua la película.

Al final de la proyección pública en San Diego, el director Palito Ortega Matute explicó que las autoridades peruanas no querían que La Casa Rosada se hiciera porque apuntaba a la policía y al ejército. A pesar de una "”omisión de la Verdad y la Reconciliación” en 2000, que culpó a los militares por numerosas masacres y desapariciones, las mismas cifras siguen vigentes.

Los Jinetes del Tiempo (Time Riders)

Time Riders

Desde México viene un intrigante documental del director José Ramón Pedroza sobre un grupo de actores rurales que quieren recrear el encuentro entre Emiliano Zapata y Pancho Villa en la Ciudad de México el 6 de diciembre de 2014, el centenario de la Revolución Mexicana.

Los actores no son campesinos, sino sus descendientes, trabajadores agrícolas. La mayor fuerza de la película no es tanto su énfasis en el pasado, inspirador como es, sino en los problemas del presente. Muchas cosas en México han cambiado, pero la misma estructura explotadora de clases que existía hace 100 años permanece.

Los propios actores son conscientes de esta contradicción. Afirman que el TLCAN ha reemplazado al sistema de haciendas de la antigüedad. Vemos las señales de Dow Chemical salpicando el campo y hay jabs en Carlos Slim, el jefe de telecomunicaciones y el hombre más rico de México.

A medida que la compañía de actores hace su camino a caballo por el sur de México hacia la capital, se les da una escolta oficial de la policía a lo largo del camino. Vestidos con trajes de combate suministrados por Estados Unidos, también vemos que los militares mexicanos hacen su mejor personificación de un ejército revolucionario.

Tienen mucho más en común con Porfirio Díaz (el último dictador militar de México antes de la revolución de 1911) que con Villa y Zapata.

Cuando la caravana llega finalmente a la Ciudad de México, hay miles de manifestantes en la calle manifestando contra el gobierno de Enrique Peña Nieto, un evento apropiado para conmemorar el aniversario de la Revolución Mexicana. Muchos jóvenes están presentes con carteles que exigen justicia para los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

En este punto, permitir que una caravana de actores para recrear la reunión de Zapata y Villa sea aparentemente demasiado para los funcionarios de la ciudad y el grupo se le niega el acceso al Palacio Presidencial. La burguesía mexicana saluda su propia herencia revolucionaria como si fuera un fantasma no invitado desde el más allá. El grupo finalmente se le permite tomar fotos meses después, pero sólo en los muertos de la noche, sin fanfarria.

Estas escenas son las más poderosas, pero no son exploradas adecuadamente. Además, en la medida en que los creadores de la película abordan las fuentes de los males sociales de México, estos últimos son culpados casi exclusivamente de los “gringos” del norte. Aquí hay más que una pizca de nacionalismo mexicano.

La pregunta sigue siendo: ¿por qué México sigue dominado por la explotación y la opresión más de cien años después de que Zapata y Villa se conocieron en la Ciudad de México?

La fuerza de Los Jinetes Del Tiempo es que combina la historia con lo personal y lo dramático de una manera que nos recuerda que el pasado nunca ha pasado. Uno se siente seguro de que México está maduro para una revolución mucho mayor. (Véase también: “Cien años después de que Zapata y Villa tomaron Ciudad de México-Parte 1” de Eric Londres).

El Castillo de la Pureza (Castle of Purity)

Castle of Purity

Tomando su título de un ensayo del poeta mexicano Octavio Paz sobre el artista Marcel Duchamp, El Castillo de la Pureza (1972) fue el debut cinematográfico del director mexicano Arturo Ripstein. Un discípulo del surrealista español Luis Buñuel, Ripstein (nacido en 1943) ha sido uno de los cineastas más conocidos de México por varias décadas y aún está trabajando. El festival le rindió un homenaje especial y proyectó varias de sus películas.

En El Castillo de la Pureza, Claudio Brook (Viridiana, El Ángel Exterminador, Simón del Desierto) y Rita Macedo protagonizan como Gabriel Lima y su esposa Beatriz. Viven en una casa en ruinas presumiblemente en la Ciudad de México. Tienen un hijo y dos hijas. El patriarca aísla a su familia del resto del mundo con la esperanza de que sean protegidos de “la naturaleza maligna de los seres humanos”. Tiraniza a su familia a través de una dieta estricta, ejercicio y estudio. El negocio familiar está haciendo veneno de rata casero.

Gabriel va al mercado para vender su veneno a los vendedores que están cambiando, sin embargo, a una marca industrial más barata de pesticida. El resto de la familia está encerrado en casa y la madre hace todo lo posible para consolar a sus hijos con juegos.

Cada vez que su esposa o sus hijos salen de la fila, Gabriel los golpea sin piedad y bloquea a la parte ofensiva en una jaula. Gabriel golpea a Beatriz por no ser más solidario y visita a las prostitutas cuando sale de la casa. Eventualmente, los niños, junto con su madre, tratan de escapar.

Aunque pretendía ser una mirada “subversiva” a la institución de la familia, El Castillo de la Pureza dejó a este revisor frío e impasible. Hay una misantropía seria en todo el trabajo, con la comparación de Gabriel de la humanidad a ratas subrayando el punto. El trabajo se vuelve pesado después de un tiempo. El director casi parece deleitarse con la violencia y el atraso que busca criticar. La película explica poco sobre la sociedad mexicana, y mucho menos sobre el mundo en general.

Si El Castillo de la Pureza es realmente pretende ser un ataque a la sociedad conservadora, burguesa, ¿por qué son la policía los salvadores en el final? Este revisor sólo ha visto esta película de Ripstein, pero si esto es lo que estaba haciendo en 1972, uno tiene razones para ser escéptico sobre su desarrollo posterior.

Continuará