Festival de Cine Latino de San Diego —Parte 2

Las condiciones en América Latina, tratadas concretamente...y más abstractamente

por Kevin Martinez y Toby Reese
17 abril 2017

Sin Muertos No Hay Carnaval (Such Is Life in the Tropics)

Desde Ecuador viene el Sin Muertos No Hay Carnaval de Sebastian Cordero. El título en inglés es Such Is Life in the Tropics, pero el original en español proviene de un fragmento del diálogo de la película, y se traduce aproximadamente como “ No se puede tener un carnaval sin algunas muertes”.

Sin Muertos No Hay Carnaval (Such is Life in the Tropics)

La película se abre con tomas de la selva ecuatoriana como un grupo de turistas se dedica a la observación de aves. El lugar aparentemente idílico se rompe violentamente cuando un disparo suena y un joven alemán cae muerto ante los ojos de su padre. El disparo provino de un grupo de cazadores, ricos terratenientes, que huyen, pero no antes de ser identificados por un testigo.

Así comienza Sin Muertos No Hay Carnaval, pero el principal hilo de la trama concierne al plan de los terratenientes de desalojar a una comunidad de ocupantes ilegales de una chabola de su propiedad. Talia, la comunidad improvisada, está en las afueras de la capital, Guayaquil, y será vendida por el rico Emilio Baquerizo (Daniel Adum Gilbert) una vez que los ocupantes se despejan.

Emilio y su familia burguesa confían en los servicios de un abogado corrupto, Lisandro Terán (Andrés Crespo Arosemena), la autodenominada autoridad de Talia. Teran recoge dinero de la ciudad, prometiendo mejorar las condiciones con la iluminación, pero en realidad va a vender a todo el mundo después de recibir su corte de la venta de la tierra. Arosemena hace un trabajo excelente, como todos los actores de la película, al retratar un cierto tipo social.

Algunos de los residentes de la ciudad sospechan de Terán y se niegan a pagar hasta que él explique lo que realmente está sucediendo. Celio Montero (Diego Catano Elizondo), uno de los residentes de Talia y el novio de la hijastra de Teran, Samanta (Antonella Valeriano), se enfrenta públicamente a Terán en “día de pago” y gana la ira del abogado y sus matones.

Terán negocia con Emilio y su familia. El patriarca Don Gustavo Miranda (Erando González) se refiere a los pobres como “conejos” y le pregunta a Terán cuántos morirán si comienzan los desalojos forzosos. Terán responde dos o tres, haciendo que don Gustavo comente con ligereza: “No puedes tener un carnaval sin pocas muertes”.

Emilio es finalmente arrestado por la muerte del niño alemán, aunque se hace evidente que está tomando la caída por el verdadero autor. Don Gustavo contrata a Terán para defender a Emilio. Cuando este último es llevado en esposas, Terán ruega a los policías: “"¿Son realmente necesarias las esposas? Después de todo, él es una figura pública. La escena suena verdadera.

Don Gustavo es también el dueño del equipo de fútbol de Guayaquil (fútbol) y ataca en el club por perder un partido. En esa secuencia y otros, vemos cómo los burgueses realmente funcionan a puertas cerradas; Vemos su tosquedad, vulgaridad, alcoholismo y consumo de drogas. Todo su universo moral gira en torno al dinero. Don Gustavo habla a sus hijos, “Necesita plata para tener plata”, o “Necesitas dinero para ganar dinero”.

Mucha de la riqueza de la lengua, por desgracia, se pierde en la traducción.

Cordero sostiene que mantener el alto nivel de desigualdad social sólo es posible a través de grandes cantidades de violencia, llevada a cabo por el Estado en colusión con elementos de gángsters.

Si hay una crítica que hacer, entonces tal vez Sin Muertos termina su historia un poco demasiado ordenadamente. Además, una serie de secuencias recuerdan a otras películas. El disparo accidental, por ejemplo, trae a la mente un dispositivo de trama en Babel de Alejandro González Iñárritu (2006).

Sin embargo, estos son puntos menores. La fuerza considerable de la película es la manera en que honestamente explora varios segmentos de la sociedad ecuatoriana. Que la honestidad social, combinada con su cinematografía, edición y emocionante ritmo, hacen Sin Muertos no sólo una de las mejores películas mostradas en el festival, sino también una de las mejores películas que se muestran en los EE.UU. este año.

Oscuro Animal (Bestia Oscura)

Oscuro Animal ( Dark Beast ) del director Felipe Guerrero cuenta la historia de tres mujeres que intentaron escapar de la violencia en el campo colombiano desgarrado por la guerra al encontrar refugio en Bogotá. La película es sin diálogo (muda), y que probablemente no es lo mejor.

Rocio (Marleyda Soto) es una aldeana que huye de su hogar después de encontrarla saqueada por las tropas, aunque el partido culpable nunca se aclara: el gobierno, las fuerzas paramilitares o las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el movimiento guerrillero). Ella huye a la naturaleza antes de que lo descubrimos.

La Mona (Jocelyn Meneses) es abusada y violada por su novio, un miembro paramilitar. Después de un aborto involuntario, lo apuñala hasta que muere y duerme antes de que sus camaradas se vengen.

El personaje final es Nelsa (Luisa Vides Galiano), una combatiente paramilitar que se desilusiona después de matar a un grupo de campesinos. Proporciona favores sexuales a su comandante, antes de que ella también se escape a la ciudad.

Eso es más o menos la trama de Oscuro Animal. Las largas tomas son tediosas, e incluso agonizantes. La película nunca deja claro en qué consiste la guerra civil en Colombia. Para ello, se necesitaría un diálogo y una historia real con personajes que tengan cierta vida interior. En este caso, la audiencia se deja para adivinar cualquier cosa y todo.

Oscuro Animal (Dark Beast)

Las imágenes impactantes, por sí mismas, no se suman al arte significativo. Tienen que ser cargadas de significado y transmitir un contexto más amplio del mundo. Cine, en general, no es sólo la vista, sino el sonido también. ¿Qué nos queda hacer de las secuencias aquí, aparte de “todas las mujeres sufren”?

Pero, ¿cuál es la fuente de este sufrimiento? ¿Quién es el responsable de la sangrienta guerra en Colombia, el conflicto más largo de América Latina? Nada de esto puede ni siquiera comenzar a ser contestado por el enfoque de Oscuro Animal. Tiene algunos momentos visuales notables aquí y allá, pero son pocos y distantes entre ellos.

Tempestad (Tormenta)

El documental mexicano Tempestad (Tormenta) es una mirada poética sobre la violencia estatal contra dos mujeres por la directora Tatiana Huezo. Una de las mujeres, Miriam, nunca se muestra, pero ella narra su historia en un contexto de imágenes del México contemporáneo.

El trabajo de cámara es lento y paciente mientras viajamos por el campo, viendo autobuses y terminales, y la policía siempre presente y sus puestos de control. Equipados con equipo militar suministrado por Estados Unidos y ocultos con máscaras de esquí, se parecen a escuadrones de la muerte. Estas imágenes, junto con la lluvia continua, hacen un viaje melancólico, pero hay una calidad casi catártica a los procedimientos.

El director era sabio no mostrar el rostro de Miriam y, en cambio, películas imágenes de jóvenes, mujeres viajando. Cualquiera de ellos podría ser secuestrado (o peor) por bandas criminales, o por la policía, la película parece sugerir. Mientras que la “toma larga” se ha convertido en algo de un cliché en la película “independiente”, aquí el resultado es bastante emocionante e impresionante, aunque un poco sorprendente al principio.

Miriam explica cómo trabajaba como oficial de aduanas en un aeropuerto, hasta que fue acusada de traficar narcóticos. Ella mantuvo su inocencia, pero fue lanzada en una cárcel “autónoma” dirigida por prisioneros y pandillas. Ella cuenta cómo se vio obligada a pagar sobornos a pagadores (pagadores) para asegurar su seguridad recolectando dinero de sus familiares. Ella cuenta la tortura y la corrupción por parte de la policía, que ellos mismos funcionan como pandillas.

La segunda historia, intercut con la primera, cuenta con Adele, un artista de circo, cuya hija adolescente fue secuestrada una década antes. Las escenas de la vida del carnaval y los niños pequeños que juegan como acróbatas proporcionan el alivio muy necesario. La historia de Adele es tal vez más desgarradora. Ella cuenta cómo su investigación la llevó a creer que los secuestradores de su hija eran traficantes de personas que trabajaban con la policía.t

Tempestad (Storm)

La película es difícil de ver e incluso escribir sobre, en gran parte porque la violencia aquí se sugiere, haciendo que el espectador de una pausa y considerar lo que están escuchando. Son historias de sufrimientos inimaginables que merecen ser contadas. Sin embargo, ¿hasta qué punto este enfoque “lírico” añade a nuestra comprensión de la guerra contra las drogas en México? ¿Existe el peligro de simplemente amontonar el horror después del horror, sin proporcionar un análisis más profundo de lo que está pasando?

A veces, Tempestad se sentía un poco largo, abstracto y pasivo. Y, sin embargo, había algo en el plano final de la película, una escena submarina apuntando a la luz del sol que se rompía por encima de la superficie del agua. ¿Significa esto algún tipo de luz al final del túnel?

Para estos momentos solos, Tempestad es una película que se puede recomendar, pero no sin algunas reservas. Una vez más, la información histórica y social concreta es lo que falta aquí. La clase obrera no es sólo una víctima, también puede luchar.

Muerto por mil cortadas

Death by a Thousand Cuts, dirigida por Juan Mejía Botero y Jake Kheel, es un documental sobre la muerte de un guardabosques dominicano. Pero su tema más amplio es el comercio ilícito de carbón en los países vecinos de Haití y la República Dominicana. Lo que viene a la luz, sobre todo, son la irracionalidad de las fronteras nacionales y la terrible desigualdad social que prevalece en ambos países.

Las primeras entrevistas se refieren a la muerte de Eligio Eloy Varga, el guardabosque que trabaja en un parque nacional en la República Dominicana directamente en la frontera de Haití, que fue asesinado a muerte con un machete.

El principal trabajo de Varga era buscar “hornos de carbón” y destruirlos. La devastación social en Haití (el país más pobre del hemisferio occidental) obliga a muchos a cruzar la frontera ya cortar árboles para producir carbón. La mayor parte de la tierra en el lado haitiano es deforestada o desértica.

Aprendemos que el ataque con machete fue cometido probablemente por haitianos que estaban intentando cosechar madera para la producción de carbón en el parque nacional justo al otro lado de la frontera.

Muchos de los empleados en el parque nacional dominicano son haitianos, y proporcionan entrevistas fascinantes. Uno de los trabajadores explica cómo tiene dificultades para cerrar los hornos de carbón ilegal. En otra discusión, los trabajadores explican: “Las circunstancias obligan a las personas a hacer carbón”, y hablan de cómo los haitianos no lo hacen Tener dinero para las necesidades básicas de la vida.

La muerte por mil cortes ilustra los diferentes aspectos del comercio del carbón. Algunos empobrecidos haitianos realizan pequeñas operaciones ilegales, pero también hay empresas más grandes encabezadas por propietarios dominicanos que cosechan la mayor parte del beneficio. Se hace una comparación con los cárteles de la droga y cómo uno debe ser cuidadoso al descubrir demasiado sobre la operación. La desigualdad en el negocio refleja la crisis social más amplia y la corrupción en la isla.

Después de cargar el carbón en los bosques, se carga en mulas o camiones, se lleva a un puerto o a través de la frontera, y finalmente termina en la capital haitiana de Puerto Príncipe, donde se vende en los mercados. Aquí, descubrimos que la gente utiliza el carbón de leña como prácticamente la única fuente de energía para cocinar sus alimentos, el propano es demasiado caro o no está disponible.

Death by a Thousand Cuts (Muerto por mil cortadas)

En una entrevista con el Guardian, el co-director Kheel menciona cómo los dos pueblos empobrecidos son explotados y enfrentados entre sí. “La ironía trágica, por supuesto, es que a lo largo de la frontera, los haitianos de clase trabajadora y los dominicanos trabajan uno al lado del otro y tienen una mezcla rica y compleja de lenguaje, costumbres culturales y tradiciones”, explica.

De hecho, se escucha la misma retórica xenófoba del establishment dominicano en la película, que, cambiando lo que necesita ser cambiado, se encuentra en Estados Unidos en los medios derechistas y en los pronunciamientos de la administración Trump.

El chauvinismo anti-inmigrante azotado en la República Dominicana se expresa en varios crímenes de odio perpetrados contra inmigrantes haitianos tras la muerte de Varga. Una comunidad de inmigrantes es quemada y dos haitianos, parientes del presunto asesino, son asesinados en un embalse.

Junto con los padres de Varga, los documentalistas entrevistan a su compañero haitiano ya la madre de los hijos de la pareja. Aunque los niños deben quedarse con sus padres en la República Dominicana, descubrimos que la familia puede ser desgarrada, ya que Varga corre el riesgo de ser deportada a Haití junto con su hijo mayor. También nos dice que no puede reclamar la pensión de su pareja porque es haitiana. La brutalidad de las políticas de inmigración documentadas se hace eco de las de los Estados Unidos y Europa.

Un título al final de la película señala la violencia en todo el mundo y cómo es alimentada por la desigualdad desenfrenada. El tema de la película es fascinante, y Death by a Thousand Cuts merece una amplia audiencia.

Continuará...