La alianza de Google con los militares: la burguesía responde al descontento social en EUA

12 marzo 2018

La semana pasada, Google confirmó haber provisto programas de inteligencia artificial (IA) para asistir al aparato militar y de inteligencia de Estados Unidos en la recolección de datos como parte de su guerra de drones y programa de asesinatos en Oriente Próximo y más allá.

La página web Gizmodo, la primera en reportarlo, indicó que el programa militar que está utilizando a Google se llama el proyecto Maven. Un informe militar anunciando el proyecto el año pasado explicó que, “se enfoca en la visión computarizada —un aspecto de aprendizaje automático y aprendizaje profundo— que extrae de forma autónoma los objetos e interés de imágenes en movimiento o quietas”.

El coronel del Cuerpo de Marines, Drew Cukor, identificado como el “jefe del Equipo de trabajo transversal de guerras algorítmicas en la Directriz de operaciones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento y apoyo de guerra”, declaró en ese momento que EUA estaba en una “carrera armamentista de IA” y señaló que “Eric Schmidt [el presidente ejecutivo de la compañía matriz de Google, Alphabet], está llamando a Google una compañía de IA”.

Las revelaciones implican directamente a Google en las actividades criminales del Gobierno estadounidense por todo el mundo. Al mismo tiempo, exponen la relación íntima entre el gigante del internet junto con las compañías de telecomunicaciones y el aparato represivo del Estado.

Se ha establecido una puerta giratoria entre el personal de los monopolios tecnológicos y las agencias militares y de inteligencia. Durante una audiencia en enero, un vocero de Facebook presumió que, al duplicar su ejército de censores a 20.000 efectivos para fines de este año, la compañía estaba priorizando la contratación de “exoficiales de inteligencia y la policía” con experiencia en “el área de contraterrorismo”.

Schmidt se ha convertido en asesor del Pentágono y presidente del Consejo Asesor de Innovación en Defensa. La asociación entre el sector privado y el ejército llamada Unidad Experimental de Innovación en Defensa (DIUx, por sus siglas en inglés) se construyó a pocos minutos de distancia de la sede principal de Google.

Estos acontecimientos conllevan implicaciones de gran alcance y siniestras para los derechos democráticos dentro de EUA. Las guerras imperialistas y la represión interna son dos lados de la misma política burguesa.

Durante los últimos dos años, Google, Facebook, Twitter y otras compañías tecnológicas han coordinado estrechamente con el Gobierno y actuado con extrema rapidez para censurar el contenido en línea por medio de la manipulación de resultados de búsqueda y el muro de noticias. Como parte de la misma trama de la CIA y el Partido Demócrata sobre “noticias falsas” e “injerencia rusa”, el propósito de estas medidas es silenciar, suprimir y criminalizar la oposición interna.

La censura de Google con sus algoritmos de búsqueda, algo anunciado por primera vez en abril, fue seguido por alternaciones en el muro de noticias de Facebook para promover noticieros “fiables” —como el New York Times — por encima de las organizaciones de noticias que avancen “puntos de vista alternativos”. Están además planeando e implementando medidas más agresivas.

El World Socialist Web Site ha sido un blanco en particular de esta campaña, la cual ha afectado a una amplia gama de sitios web izquierdistas, antiguerra y progresistas.

La élite corporativa y financiera está aterrada ante el crecimiento de la lucha de clases, que consiste en la mayor amenaza a sus esfuerzos para controlar el mundo y sus preparativos para un conflicto global con otras potencias, incluyendo a Rusia y China.

Esta amenaza mortal es clara en la ola expansiva de descontento social en Estados Unidos, la cual está comenzando a romper con las instituciones del Estado capitalista, incluyendo los sindicatos. La huelga de los maestros de West Virginia, que tomó forma de una incipiente rebelión contra los sindicatos, precedió una serie de demandas de huelga entre maestros y otros sectores de la clase obrera por todo el país.

Las redes sociales están siendo un recurso crítico en permitir que los trabajadores se comuniquen unos con otros dentro y fuera de EUA. La prensa corporativa tomó nota al respecto. A principios de la semana, el New York Times, comentó preocupado que “Los docentes de West Virginia encontraron formas para organizarse y actuar fuera de los parámetros usuales del sindicalismo tradicional. Los maestros y los trabajadores de servicios en todo el estado manifestaron sus frustraciones en un enorme grupo en Facebook”.

El diario Los Angeles Times advirtió sobre “la influencia de las redes sociales en el malestar social”, subrayando el hecho de que docentes de todo el país, incluyendo West Virginia y Oklahoma, estaban utilizando Facebook para coordinar sus luchas.

Lo que teme más la élite dominante es la aparición de un movimiento socialista revolucionario que desafíe al sistema bipartidista y a la oligarquía financiera que representa. Es altamente consciente del papel el WSWS, el cual está percibiendo un rápido crecimiento de su audiencia, a medida que se intensifica la lucha de clases. La burguesía ya tuvo la experiencia en el 2015 de una rebelión entre los trabajadores automotores contra el sindicato gremial UAW, con decenas de miles de trabajadores leyendo y compartiendo artículos del WSWS en las redes sociales.

Estando encima de un polvorín social, la clase gobernante está buscando desesperadamente tomar control del flujo de información. Más allá, sean cuales fueren las herramientas que el ejército desarrolle para uso en el extranjero, serán expandidas al “ejército total” que incluye a la policía y a las agencias de inteligencia dentro de EUA. Las élites gobernantes capitalistas están recurriendo a medidas similares.

¡Hay que sonar la alarma! La oposición a la censura tiene que ser conectada con la lucha contra las guerras imperialistas y con la movilización de la clase obrera en EUA e internacionalmente contra la desigualdad y la explotación. La batalla en defensa de la libertad de expresión y de un internet libre es también la batalla para acabar con el sistema capitalista, aboliendo a las agencias militares y de inteligencia y transformando a las gigantescas empresas de telecomunicaciones y a las otras principales corporaciones en utilidades bajo propiedad pública y un control democrático.

A fin de exponer la marcha cada vez más extensa hacia la censura y organizar la resistencia, el World Socialist Web Site, los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social, y el Partido Socialista por la Igualdad están llevando a cabo una serie de reuniones por todo EUA bajo el tema “Organizando la Resistencia a la Censura del Internet”. Urgimos a todos nuestros lectores a participar en estas reuniones, a divulgarlas lo más ampliamente posible y a contactar al WSWS para formar parte de la lucha contra la guerra, la desigualdad y la censura del Internet.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de marzo de 2018)

Andre Damon