Google establece una “iniciativa noticiosa” para censurar la oposición política y promover los principales medios de comunicación

por Andre Damon
23 marzo 2018

Google anunció el miércoles que se está asociando con el New York Times, el Washington Post, el Financial Times y otros medios de noticias importantes para reforzar su monopolio sobre la cobertura de noticias mediante el bloqueo de las organizaciones de noticias independientes.

El New York Times, el precio de cuyas acciones subió después del anuncio, dijo que la iniciativa de Google estaba dirigida a combatir “la epidemia de información falsa y poco confiable en Internet”, prometiendo gastar $300 millones en los próximos tres años para apoyar el periodismo acreditado”.

En realidad, la acción de Google es el último paso en una campaña prolongada por parte de las principales compañías de la tecnología, que trabajan con el Partido Demócrata y las agencias de inteligencia de los EUA, para censurar Internet.

La campaña de censura de Internet ha sido encabezada por los principales medios de comunicación, incluidos el Times y el Post, que han visto erosionada su base de suscripciones por el crecimiento de los medios de comunicación opositores y el “periodismo ciudadano”.

Trabajando con gigantes tecnológicos y agencias de inteligencia para censurar a los medios de comunicación más pequeños, los gigantes de los medios esperan recuperar el monopolio sobre la distribución de las noticias que tenían antes del surgimiento de Internet.

En abril del año pasado, Google anunció medidas para promover “contenido acreditado” sobre “puntos de vista alternativos”, lo que llevó el tráfico de búsqueda a sitios web de izquierda, antiguerra y socialistas a disminuir más del 50 por ciento.

Después del anuncio de Google el año pasado, otras grandes compañías tecnológicas siguieron su ejemplo al implementar sus propias medidas para censurar Internet. Este año, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció que promovería fuentes de noticias “de confianza”, como el New York Times, sobre publicaciones públicas de individuos y agencias de noticias independientes. En una audiencia en el Congreso este año, Facebook dijo que había contratado a unos 10.000 moderadores de contenido, y que duplicaría ese número para fin de año.

Pero a pesar de las acciones de Facebook para implementar rápidamente las demandas de las agencias de inteligencia para la censura de Internet, los principales demócratas, incluido el senador Mark Warner, le han pedido que haga más para acabar con la oposición social.

En medio de una creciente ola de huelgas de trabajadores de todo el mundo, incluyendo las luchas de este mes por parte de los profesores en West Virginia y Oklahoma, profesores universitarios en el Reino Unido y los trabajadores de los almacenes de Amazon en España, los principales medios de comunicación han advertido en repetidas ocasiones que Facebook se estaba utilizando para movilizar la oposición social fuera del marco del establishment sindical.

En este contexto, los principales medios de comunicación, aprovechando sus propios objetivos, aprovecharon las revelaciones de que la empresa de datos electorales Cambridge Analytica recolectó información personal de unos 50 millones de usuarios de Facebook sin su conocimiento en 2014. En ese momento, la empresa era propiedad de Robert Mercer, un multimillonario que más tarde respaldaría la campaña de Trump, y estaba encabezado por Steve Bannon, quien más tarde se desempeñaría como gerente de campaña de Trump.

Si bien el tipo de recolección de datos realizado por Cambridge Analytica plantea serias preocupaciones de privacidad, la tormenta de medios que ha seguido a las revelaciones es muy selectiva.

Cambridge Analytica solo tenía acceso a una fracción de los datos que Facebook recopila y usa, a menudo en secreto, con fines políticos. Las acciones de la compañía, además, son parte del rumbo de las campañas electorales burguesas, que cada vez dependen más del análisis de datos y la inteligencia artificial para evaluar e impactar las opiniones políticas de los votantes.

Un informe reciente del Investor's Business Daily señaló: “En 2012, la campaña de Obama alentó a los seguidores a descargar una aplicación de Facebook de Obama 2012 que, cuando se activa, permite que la campaña recopile datos de Facebook tanto de los usuarios como de sus amigos”. Según el informe, hasta es posible que 190 millones de personas “hayan tenido al menos algunos de sus datos de Facebook filtrados por la campaña de Obama, sin su conocimiento o consentimiento”.

Al comentar sobre la operación de extracción de datos de la campaña de Obama, la ex directora de campaña Carol Davidsen tuiteó: “Facebook se sorprendió de que pudiéramos sacar todo el gráfico social, pero no nos detuvieron una vez que se dieron cuenta de que eso era lo que estábamos haciendo”.

En correos electrónicos filtrados publicados por WikiLeaks en 2016, la directora general de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, dijo a las autoridades de la campaña de Clinton que ella “mal” quería que Clinton ganara, y que se había reunido con la candidata y los funcionarios de la campaña en múltiples ocasiones.

Si bien las medidas tomadas por Cambridge Analytica apuntan a una violación sustancial de la privacidad de los usuarios, palidecen en comparación con la operación masiva de vigilancia y recolección de contenido llevada a cabo por Facebook, con la asistencia de las principales agencias de inteligencia estadounidenses y el Partido Demócrata, que en nombre de la lucha contra las “noticias falsas” y el contenido extremista, pretenden revisar y censurar todo lo publicado en la plataforma de las redes sociales.

Aún más importante, la indignación altamente selectiva de los demócratas por el escándalo de Cambridge Analytica se usa para mantener a Facebook al borde del fuego, con el objetivo de obligarlo a censurar más agresivamente a la oposición social en nombre de tomar medidas enérgicas contra los “bots y trolls” rusos. “Mark Warner, el demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia del Senado y un destacado defensor de la censura en Internet, aprovechó el escándalo para presionar aún más a Facebook y declarar que fue “mal usado” por los “rusos” en la campaña electoral de 2016.

Warner le dijo a ABC, “Facebook, desde los comienzos de esta investigación, se ha mostrado reacio, por decir poco, a ser plenamente comunicativo. Creo que es hora de que el director ejecutivo, el Sr. Zuckerberg, y otros altos funcionarios, vengan y testifiquen, y no cuenten parte de la historia, sino que cuenten toda la historia de su participación, no solo con la campaña de Trump, sino también con su capacidad para tener su plataforma mal utilizada por los rusos”.

En un artículo de opinión titulado “Facebook does not get it” [Facebook no lo capta], el columnista del New York Times David Leonhardt afirmó que, “al difundir noticias falsas y dar un megáfono a los trolls rusos, Facebook —una red social mucho más grande que Twitter— jugó un papel significativo en la campaña presidencial”.

De hecho, las operaciones masivas de extracción de datos llevadas a cabo tanto por el partido demócrata como por los republicanos hacen absurdo el argumento de que unos cientos de miles de dólares de anuncios de Facebook supuestamente comprados por “rusos” influyeron en las elecciones de 2016. Ambas partes gastaron cientos de millones de dólares en el tipo de operaciones de datos llevadas a cabo por Cambridge Analytica, buscando analizar, cuantificar y afectar los puntos de vista políticos de cientos de millones de personas.

De hecho, socavando su propio argumento, Leonhardt calificó a la presunta interferencia rusa de “chivo expiatorio” para la elección de Donald Trump y la derrota electoral de Hillary Clinton. De todos modos, el “chivo expiatorio” de la “intromisión rusa” se está utilizando para impulsar una represión aún mayor en Internet, en nombre del bloqueo de “noticias falsas” y “contenido divisivo”.

En solo un ejemplo de la creciente represión de la libertad de expresión en Internet, en las últimas 48 horas, Facebook eliminó un enlace publicado por el World Socialist Web Site para su reciente revisión del documental de Ken Burns sobre la Guerra de Vietnam, supuestamente porque la publicación contenía “desnudez”. De hecho, el artículo contenía imágenes bien conocidas de civiles vietnamitas que huían de las atrocidades de los Estados Unidos y sus fuerzas indirectas vietnamitas; fotos que han sido publicadas en docenas de los principales periódicos de todo el mundo.

Con la lucha de clases en aumento en todo el mundo, la élite gobernante de Estados Unidos está trabajando con mayor velocidad para bloquear la expresión de la oposición social en Internet. Instamos a los trabajadores y los jóvenes que buscan defender la libertad de expresión a que se contacten con el World Socialist Web Site y se unan a su campaña contra la censura de Internet.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de marzo de 2018)