Refugiados que huyen de la crisis en Venezuela enfrentan pobreza en Perú

por nuestros reporteros
25 septiembre 2018

Sudamérica es testigo de una de las mayores migraciones en la historia reciente, con un número creciente de venezolanos que huyen de su país debido al colapso de su economía. Muchos carecen de trabajo, padecen hambre y se ven obligados a esperar en la fila durante horas para para recibir alimentos y otras necesidades básicas.

Bajo el presidente Nicolás Maduro, la caída mundial de los precios del petróleo ha resultado en una catástrofe económica, exacerbada por las crecientes sanciones y presiones ejercidas por el imperialismo estadounidense, que con el presidente Donald Trump ha dejado en claro que no descarta una invasión militar de Venezuela.

La terapia de choque aplicada por el presidente Maduro ha provocado la inflación más alta del mundo, la mayor devaluación de cualquier moneda, un aumento de los impuestos, el desempleo masivo y la brutal reducción en los subsidios sociales otorgados bajo las "misiones" establecidas bajo el ex presidente Hugo Chávez.

Se estima que desde 2014 casi dos millones y medio de venezolanos han abandonado el país.

En Brasil han sido víctimas de ataques xenófobos tan violentos que muchos venezolanos han decidido regresar a su tierra natal. En el límite con Colombia, son maltratadas por las autoridades venezolanas, quienes las acosan e incluso roban sus pertenencias. Los sentimientos anti venezolanos van en aumento en Colombia.

Venezolanos en el refugio "Sin Fronteras" de San Juan de Lurigancho, Lima

La ruta principal, o "corredor" de emigración, comienza en Cucutá, Colombia, y termina en Chile. Se estima que hay alrededor de un millón de venezolanos en Colombia, 150.000 en Ecuador, casi 450.000 en Perú y cerca de 150.000 en Chile. A los venezolanos se les permitió cruzar las fronteras nacionales mostrando solo una tarjeta de identidad. En la frontera entre Ecuador y Perú, el número de cruces venezolanos llegó a 4.500 por día.

En los últimos meses se ha incrementado el acoso a lo largo del "corredor" Venezuela-Chile. Primero, Colombia y Ecuador comenzaron a exigir pasaportes y luego Perú hizo lo mismo. En la frontera entre Ecuador y Perú, el flujo de inmigrantes disminuyó considerablemente a menos de 500 por día.

Reporteros del WSWS visitaron recientemente el refugio "Sin Fronteras" ubicado en el distrito de Lima de San Juan de Lurigancho. Este distrito obrero es uno de los más poblados de la capital y es donde se concentra la mayoría de los inmigrantes venezolanos.

El refugio alberga a unos 170 refugiados. Se mantiene a través de donaciones y proporciona una cama por familia o una cama para parejas de hombres o mujeres. Durante el día, debido a que no hay habitaciones como tales, los colchones se apilan contra la pared, y al acostarse se distribuyen en el piso de las instalaciones. En "Sin Fronteras" los venezolanos reciben además de un colchón, comida y atención médica limitada.

El WSWS entrevistó a varios refugiados que pidieron permanecer en el anonimato. Una joven de 22 años habló de su viaje, comenzando en el largo puente que conecta a Venezuela con Colombia, hasta llegar a Lima:

"Mi esposo y yo vinimos como mochileros. La mayoría de los que emigran son jóvenes porque no hay oportunidades de trabajo. Reunir el dinero para el viaje fue muy complicado.

"Lamento no haber podido disfrutar de mi país como mis padres que vivieron años cuando la economía era mejor. Yo, por otro lado, tenía que esperar en línea hasta 12 horas para obtener champú, acondicionador y otros artículos personales. En Caracas, no puedes estar en la calle después de las 7 pm, porque te arriesgas a ser asaltado”.

Ella habló de la violencia que había presenciado en su país: "Cinco personas salieron de una camioneta para robarnos. No me resistí. Pero una dama lo hizo. Luego, el ladrón sacó un arma y le disparó en la cabeza”.

Bajo el gobierno del fallecido presidente Chávez, ella dijo: "Hubo muchos trabajos públicos. Estos trabajos todavía están ahí, pero han reducido los beneficios. A veces pasan tres meses sin paga”.

Cuando se le preguntó qué pensaba sobre la posibilidad de una invasión militar a Venezuela dirigida por el presidente estadounidense Trump, ella enfáticamente respondió: "¡De ninguna manera! Podrían matar a cualquiera. Sería una violación de los derechos humanos”.

Una joven madre, Yesli, dijo: "Somos explotadas en la frontera". Había hecho el viaje con toda su familia, incluidos padres, hermanos y un hijo de dos años.

"Cuando llegamos a la frontera nos dijeron que no había autobuses", dijo. "Éramos más de 100 venezolanos en el grupo y tuvimos que esperar hasta las 3 a.m. cuando llegó el autobús. En la frontera, la policía pidió pasaportes, y si no tenías uno, te enviaban de vuelta. Había tanta gente cruzando el puente fronterizo Venezuela-Colombia que solo había espacio para las personas y nos empujaron. Nos tomó medio día cruzar el puente”.

Ella contó cómo presenció el abuso de sus compatriotas: "Los subieron al autobús y las maletas abajo. Cuando llegaron al destino, vieron que sus maletas habían sido robadas. En Colombia nos trataron mal. Si un venezolano estaba en el hospital, el médico lo dejaría pasar sin prestar atención”.

Ella dijo "los ecuatorianos nos engañaron. Nos dijeron que teníamos que cambiar nuestros dólares por soles antes de abordar un taxi a las 5:30 a.m. Mi hermano se dio cuenta de que nos habían robado porque el dinero era suficiente para llegar a la frontera con Tumbes y desde allí en taxi a Lima”.

"Le costó a mi familia $150 por persona llegar de Venezuela a Lima", agregó.

"Para viajar, las familias venden todo, casa, cocina, camas y ropa. Mi madre vendió su casa de tres habitaciones, su baño y un patio al aire libre, todo por $1.500.

Los venezolanos dijeron que en su país la gente hablaba de Perú como si fuera un paraíso. Pero tales ilusiones se disiparon rápidamente a su llegada. "Cuando estás en el refugio, recibes comida y no pagas el alquiler", dijo una. "Pero cuando sales, el pago semanal de 240 soles (alrededor de US $75) que gané no fue suficiente para comprar comida y pagar el alquiler. A uno le dicen que en Perú podrá comprar un televisor, etc. Todo fue una mentira”.

El refugio da la bienvenida a los venezolanos por un período de 15 a 30 días. En ese momento tienen que buscar trabajo y luego irse para que alguien más pueda tomar su lugar. Allí termina el sueño de una vida mejor en Perú.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de septiembre de 2018)