Perú: Fujimori y otros políticos de derecha detenidos por vínculos con el escándalo de Odebrecht

por Cesar Uco y Armando Cruz
19 octubre 2018

Si bien Perú aún no se ha visto afectado por cifras de dos dígitos en tasa de interés, inflación y devaluaciones de la moneda, como en Venezuela, Argentina y Brasil, la crisis capitalista mundial se está manifestando en el país latinoamericano a través de una escalada continua de la guerra interna dentro del establecimiento político.

La líder del partido de oposición de derecha Fuerza Popular (FP), Keiko Fujimori, fue arrestada el pasado miércoles 10 de octubre, junto con otros 19 miembros de FP, bajo la orden del juez Richard Concepción Carhuancho. Se los mantiene bajo una “detención preventiva” de 10 días, es decir, para evitar el riesgo de que huyan del país y evadir de los cargos relacionados con su presunta participación en el escándalo de fraude masivo que involucra al gigante de la construcción brasileño Odebrecht.

Todos los detenidos están acusados de ser parte de una "organización criminal", con Fujimori identificado como su líder, que lavó el dinero provisto por Odebrecht para la campaña del FP en las elecciones de 2011. Esto fue parte de la compra de Odebrecht de todo el establecimiento político peruano para que pudiera obtener inmensas ganancias a través del sobreprecio de sus proyectos de construcción masiva en Perú.

Tras el arresto, los seguidores de FP salieron a las calles en protesta. A ellos se unieron varios congresistas de FP y ex líderes senior como Martha Chávez, Miguel Torres, Héctor Becerril y Luis Galarreta. Muchos de ellos también están acusados de estar involucrados en escándalos de corrupción. Según los cargos presentados por la fiscalía, la supuesta organización criminal de Fujimori incluía al menos a 114 personas.

Según los jueces y los fiscales, el modus operandi de FP en el lavado del dinero (según Concepción, US $649,573.64) lo presentaba como dinero obtenido a través de eventos sociales y loterías, organizado para recaudar fondos para la campaña, así como de las contribuciones individuales de miembros de FP. El hecho de que la mayoría de las contribuciones individuales, que se registraron como un total de US $731,388.80, supuestamente proviniera de personas en Tarapoto, una ciudad pobre y descuidada en la selva peruana, llevó a la investigación y las detenciones posteriores.

La detención de Fujimori es significativa porque hasta ahora, con los extensos tentáculos de FP en el poder judicial y sus conexiones con poderosos intereses comerciales, había sido considerada como una "intocable".

Luego de su arresto, El Comercio informó que el 75 por ciento de los peruanos la consideran culpable del delito de lavado de activos así como de encabezar la agrupación criminal; 71 por ciento de la ciudadanía aprueba su detención; y, 38 por ciento declaró haber votado por la excandidata presidencial en la campaña del 2016 así como en la segunda vuelta electoral de ese año, un hecho significativo que indica la pérdida de popularidad de Keiko.

Durante más de 12 años, Odebrecht, a través de su principal representante en Perú, Jorge Barata, ganó contratos y proyectos entre 2001 y 2016, supuestamente mediante el pago a funcionarios y empresarios peruanos. En enero, Barata se convirtió en un “colaborador efectivo” con la fiscalía, junto con otros 77 exdirectores en Brasil.

Desde entonces, prácticamente todos los expresidentes peruanos en el transcurso de las últimas dos décadas han sido nombrados por Barata y otros oficiales de Odebrecht como cómplices en sus corruptos esquemas de soborno y sobornos.

El mismo juez Concepción ordenó la “detención preventiva” de los expresidentes Alejandro Toledo (2001-2006), quien huyó a los Estados Unidos y vive bajo la aparente protección de las autoridades estadounidenses, y Ollanta Humala (2011-2016), junto con su esposa y cómplice Nadine Heredia. Los mismos miembros de FP y congresistas que denuncian los arrestos de Fujimori y compañía como "persecución política" habían aplaudido a Concepción cuando envió a Humala a la cárcel durante meses mientras estaba siendo investigado.

La detención de Keiko Fujimori se produjo apenas una semana después de que la Corte Suprema dictara una sentencia anulando el indulto otorgado a su padre, el expresidente Alberto Fujimori, en diciembre pasado. El padre de Fujimori estaba cumpliendo una condena de 25 años de prisión luego de un juicio histórico que lo condenó en 2009 por abusos contra los derechos humanos, entre ellos masacres de escuadrones de la muerte, y corrupción cometida durante su gobierno autoritario (1990-2000). Fue perdonado por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski en un asqueroso quid pro quo en el que Kuczynski intercambió la libertad de Fujimori por los votos de una disidencia fujimorista en el Congreso encabezada por el hermano de Keiko, Kenji, para evitar el juicio político por su propia corrupción con Odebrecht, cuando formaba parte del gabinete del expresidente toledano.

Alberto Fujimori, de 80 años de edad, se negó a entregarse a las autoridades y en su lugar acudió de inmediato a una clínica privada, argumentando que la noticia de que lo enviarían de vuelta a la cárcel le había asestado un terrible golpe de salud. "Si vuelvo a la cárcel, mi corazón no lo tomará. Es demasiado débil para pasar por esto otra vez. Por favor, no me condenen a morir", declaró el expresidente en un video improvisado filmado mientras yacía en la cama, en aparente agonía. Apeló al presidente y al Tribunal Supremo por "misericordia". Ha permanecido en la clínica desde entonces, protegido por sus seguidores y médicos privados.

Si bien la noticia de que regresaría a la cárcel puede haber impactado a Fujimori, ya había fingido problemas de salud antes de evadir el castigo. El juez que ordenó anular el perdón declaró que el motivo principal de su decisión fue la duda del informe inicial sobre la supuesta salud de Fujimori, que fue elaborado por un equipo forense que incluía al propio médico de Fujimori (en Perú, se permiten indultos bajo la ley por razones de salud).

Por su parte, Kuczynski, quien renunció a la presidencia en marzo pasado en medio de otro escándalo por la compra de votos para evitar un segundo juicio político, no puede abandonar el país porque todavía está siendo investigado. Ha declarado que no se arrepiente de haber concedido el perdón a Fujimori.

Estos desarrollos han asestado un gran golpe al movimiento fujimorista en Perú. Se llevan a cabo en medio de una fuerte disminución del apoyo popular para FP: el índice de aprobación de Keiko Fujimori se ha desplomado a 15 por ciento, mientras que su índice de desaprobación se ha disparado hasta el 80 por ciento.

Se le considera culpable por el 89 por ciento en el sector A (la categoría de ingresos más alta), el 81 por ciento en B, el 78 por ciento en C y el 70 y el 75 por ciento en los sectores D y E (aquellos con los ingresos más bajos). Durante las últimas elecciones presidenciales, Keiko obtuvo un mayor índice de aprobación en los bajos sectores de ingresos.

La probabilidad de que Keiko pueda presentarse como un candidato creíble para la presidencia en las próximas elecciones generales en 2021 ha desaparecido gracias a su detención.

La principal razón para el repentino rechazo de la política una vez popular ha sido el desempeño del comité de FP en el Congreso. Desde el comienzo del gobierno de Kuczynski, FP, que goza de una mayoría absoluta en el Congreso, se convirtió en un rival incondicional del presidente y el poder ejecutivo y lo obstruyó y aisló hasta el punto de que la capacidad del gobierno del exbanquero de Wall Street para La regla fue cuestionada.

Millones de peruanos, incluidos muchos fujimoristas, se disgustaron no solo con la actitud obstruccionista del Congreso, aparentemente alimentada por la propia actitud revanchista de Keiko por perder las elecciones de Kuczynski por un pequeño margen, sino también por la interminable serie de escándalos de corrupción que involucran a miembros del Congreso de FP, muchos de ellos exoficiales y beneficiarios del gobierno corrupto de Fujimori en los años noventa.

En respuesta a la rescisión del perdón de Fujimori, el comité de FP en el Congreso, con la ayuda de los otros grupos de partido de APRA y APP de derecha, se aprobó en una legislación en tiempo récord que estipula la libertad bajo vigilancia electrónica para los hombres encarcelados mayores de 60 años. La ley fue ampliamente criticada por haber sido diseñada específicamente para que Alberto Fujimori pueda pasar el resto de su sentencia en su cómodo hogar en Lima. Este es exactamente el tipo de acciones políticas matonescas que han costado a FP su popularidad entre la mayoría de sus seguidores y la sociedad peruana en general.

Los analistas políticos han señalado que, con la desaparición de la FP del mapa político en Perú, ahora hay un vacío político que se debe llenar entre las capas sociales que proporcionaron una base de apoyo para la FP, particularmente entre los sectores más pobres de la sociedad peruana, donde el mensaje populista y la postura dura sobre el crimen de FP obtuvieron una audiencia. Ellos argumentan que estas capas podrían volverse una vez más a políticos "de izquierda" como Veronika Mendoza o Marco Arana.

Para Mendoza, líder del partido burgués de izquierda Nuevo Perú, el arresto de Keiko representa un avance para la democracia. Ella ha emitido lo que equivale a un segundo respaldo al actual gobierno capitalista del presidente Martin Vizcarra, a quien había apoyado para pedir un referéndum popular destinado a prevenir el colapso del Estado burgués peruano:

“En el Perú siempre hubo poderosos intocables que nunca respondían por sus delitos. ¿Será que por fin la justicia empieza a medir a todos con la misma vara sin importar el cargo, la billetera o el apellido? Ojalá”, dijo ante América Noticias.

Mendoza, que actualmente ocupa el segundo lugar en las encuestas para las elecciones presidenciales de 2021, con Keiko Fujimori en el tercer lugar, ve al líder de la FP como su principal rival.

Esta semana se cumplió el plazo para inscribir a los partidos políticos para las próximas elecciones presidenciales. Nuevo Perú reunió solo el 10 por ciento de las firmas requeridas (cerca de 750,000), lo que significa que tendrá que buscar alianzas con otras organizaciones políticas establecidas para que Mendoza lance una candidatura a la presidencia en 2021. Esos pactos sin duda le implicarán virar más hacia la derecha.

(Publicado originalmente en inglés el 18 de octubre de 2018)