¡Por una lucha unida por defender la educación pública en California y más allá!

por el Boletín de Maestros del WSWS
14 enero 2019

Más de 33,000 trabajadores escolares en Los Ángeles están listos para salir en huelga el lunes en el segundo distrito más grande del país. Al emprender una lucha contra la privatización escolar y los ataques a la educación pública, los maestros se unen a un creciente movimiento de trabajadores en los Estados Unidos y en todo el mundo.

Existe un amplio apoyo en toda California y más allá para una lucha unida. La semana pasada, cientos de padres y estudiantes se reunieron en una junta escolar en Oakland, California, para oponerse a los planes de cerrar casi un tercio de las escuelas del distrito. Después de ser forzados a trabajar sin un nuevo contrato desde julio de 2017, aproximadamente 100 maestros en Oakland llevaron a cabo una huelga donde no asistieron a clases en diciembre, exigiendo una huelga estatal y nacional.

Una huelga decisiva por parte de los maestros de Los Ángeles sería apoyada con entusiasmo por educadores a nivel nacional y por trabajadores de todo el mundo, desde las luchas de los “chalecos amarillos” en Francia (acompañadas de maestros en protesta este fin de semana) y trabajadores en huelga en la India, hasta maestros holandeses que preparan su propia huelga y de los trabajadores federales no remunerados en los Estados Unidos.

Sin embargo, a medida que se acerca la fecha límite del lunes, se debe hacer una advertencia urgente. El sindicato Maestros Unidos Los Ángeles (UTLA, todas las siglas en inglés), en alianza con la Federación Estadounidense de Maestros (AFT) y la Asociación Nacional de la Educación (NEA), no tiene intención de librar una lucha genuina. Todo lo contrario: buscan prevenir o aislar una huelga.

Los maestros deben prepararse para realizar el paro, independientemente de las tácticas de demora de último momento de la UTLA. Deben luchar por una huelga inmediata de todos los trabajadores escolares y maestros de las escuelas concertadas junto con los del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD). Se debe emitir una apelación a los maestros en Oakland y en todo el estado.

Para librar una lucha se requiere la formación de comités de base en cada escuela y vecindario para formular demandas y movilizar el apoyo total de todos los trabajadores para una huelga de maestros en todo el estado.

Es esencial que los maestros hagan un balance del historial de la UTLA. El sindicato mantuvo a los maestros en el trabajo durante 19 meses, arrastrándolos por una serie interminable de obstáculos legalistas solo para abandonar las demandas más críticas que se oponen a la expansión de las escuelas concertadas, las pruebas estandarizadas ilimitadas y otras políticas de privatización. Luego, la fecha de la huelga se pospuso repentinamente, todo esto a pesar de un voto a favor de una huelga de casi el 100 por ciento de las bases hace muchos meses.

La presidenta de la AFT, Randi Weingarten (salario anual de $514,000) y el presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl, junto con el resto de la jerarquía sindical, están trabajando frenéticamente en una conspiración para evitar una huelga y, en caso de que no puedan, limitar su alcance y prevenir que conduzca a una lucha más amplia.

Weingarten admitió por lo menos esto, tuiteando esta semana: "Esto no se trata de una ola de huelgas, esta es una lucha específica para los niños y las escuelas públicas de Los Ángeles". Weingarten ha hecho una lucrativa carrera a raíz de sus traiciones y es altamente sensible al cada vez más débil asimiento de los sindicatos sobre los docentes.

Los maestros deben recordar que la huelga en West Virginia solo se produjo porque las bases docentes se organizaron a través de las redes sociales e independientemente de los sindicatos. Para continuar con sus luchas, los educadores de West Virginia desafiaron la orden judicial de los sindicatos que les exigía volver al trabajo bajo la excusa de un acuerdo podrido con el gobernador multimillonario.

La respuesta de los sindicatos fue redoblar sus esfuerzos para imponer un acuerdo, una operación repetida en Oklahoma, Arizona y otros estados. La tragedia fue el hecho de que los maestros en estos estados aún no tenían organizaciones independientes para llevar adelante su lucha.

Los sindicatos no son organizaciones obreras, sino organizaciones proempresariales. No se dedican a unificar a los trabajadores, sino aislarlos. Están controlados por ejecutivos adinerados que viven en un mundo diferente y tienen intereses completamente diferentes a los trabajadores que afirman representar.

La organización de comités de base independientes debe combinarse con una nueva estrategia política para movilizar a la clase trabajadora contra el sistema capitalista y los dos grandes partidos de la gran patronal.

Las operaciones de los sindicatos están ligadas a su alianza política con el Partido Demócrata, que como los republicanos y la Administración de Trump están controlados por los ricos. Son los demócratas los que han encabezado el ataque a la educación pública en California, tal como la Administración de Obama le allanó el camino a Trump.

Bajo los demócratas, el sistema educativo de California, el cual era reconocido como uno de los mejores, ha sido objeto de años de recortes presupuestarios que han dejado a las escuelas sin recursos y ahora el estado está en el puesto 43 de 50 en el gasto por alumno. El recién elegido gobernador Gavin Newsom, en su propuesta presupuestaria, previsiblemente no agregó nuevos fondos para los grados de kínder a doceavo aparte de lo consagrado constitucionalmente.

El interminable apoyo de la UTLA a los demócratas ha envalentonado al superintendente del LAUSD, Austin Beutner, un exbanquero de inversiones de Wall Street. Beutner y los multimillonarios privatizadores están trabajando para desmantelar las escuelas de Los Ángeles y convertirlas en “escuelas de cartera,” refiriéndose a las carteras de acciones bursátiles. La UTLA ha dado crédito a las mentiras de Beutner de que “no hay dinero”, con Caputo-Pearl promoviendo una iniciativa de referéndum para el 2020. Suplicó: "Hay un movimiento para abordar la financiación estatal en California y necesitamos que Austin Beutner sea parte de éste".

La huelga de 2018 en Arizona fue acabada por los sindicatos por medio de promesas similares de obtener fondos para la educación en una propuesta de referéndum, "Invertir en educación", que fue eliminada de la papeleta en las elecciones de medio término de noviembre debido a la presión de las grandes empresas en el estado. El mismo Caputo-Pearl se ha declarado a favor de mayores impuestos a la propiedad, tratando de imponer la carga a la clase trabajadora.

No hay falta de recursos. Tres personas en los Estados Unidos ahora poseen más riqueza que la mitad de la población. Si incluso una fracción de la fortuna privada de $71 mil millones de Mark Zuckerberg en Facebook, el más rico de los 144 multimillonarios de California, fuera confiscada y utilizada para las necesidades públicas, la cantidad de maestros de escuelas públicas en California podría duplicarse de la noche a la mañana, aumentando sus salarios anuales a $100,000.

Esto es el capitalismo, un sistema social y económico que sacrifica todas las necesidades sociales, incluyendo el derecho a la educación pública, en beneficio de los intereses de los ricos. Se canalizan billones de dólares a Wall Street en un abrir y cerrar de ojos y se gastan cientos de miles de millones en guerras, con el apoyo de los demócratas y los republicanos. Y la clase dominante exige recortes interminables a los niveles de vida de los trabajadores y a los servicios sociales de los que dependen millones.

Los maestros deben declarar que la financiación total de la educación no es negociable. Las clases no deben ser mayores a 20. Todas las escuelas requieren personal de apoyo de tiempo completo, consejeros y enfermeras adecuados. Los maestros deben tener un aumento salarial del 30 por ciento y beneficios de salud y jubilación totalmente pagados.

Nada de esto se puede lograr sin un ataque frontal a la riqueza de la élite corporativa y financiera y la reorganización de la vida económica basada en el principio de la necesidad social, no en el beneficio privado.

El Boletín de Maestros del World Socialist Web Site invita a los maestros a ponerse en contacto con nosotros hoy al teachers@wsws.org y a comenzar esta lucha.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de enero de 2019)