Sanders apoya la campaña de propaganda de Estados Unidos sobre Venezuela

por Genevieve Leigh
27 febrero 2019

El senador de Vermont y candidato presidencial demócrata Bernie Sanders se lanzó a Twitter el sábado para expresar su apoyo a la provocación de "ayuda humanitaria" en Venezuela.

"El pueblo de Venezuela está sufriendo una grave crisis humanitaria", escribió Sanders el sábado. "El gobierno de Maduro debe anteponer las necesidades de su gente, permitir la ayuda humanitaria en el país y abstenerse de la violencia contra los manifestantes".

El tuit hace referencia al de Estados Unidos de este fin de semana de entregar "ayuda humanitaria" a Venezuela. Operando bajo la dirección de la administración Trump, los gobiernos de derecha colombianos y brasileños intentaron mover camiones a Venezuela que aparentemente transportaban alimentos y suministros médicos. Los Estados Unidos y sus aliados en la región aprovecharon la ocasión para organizar enfrentamientos orquestados entre simpatizantes del autoproclamado “presidente interino” venezolano Juan Guaidó y el gobierno venezolano.

El incidente se está utilizando para estimular el apoyo al cambio de régimen y preparar una posible intervención militar de los Estados Unidos por parte de Guaidó y su partido de extrema derecha Voluntad Popular.

El tuit de Sanders acepta completamente los pretextos "humanitarios" de la acción llevada a cabo por la administración Trump contra el gobierno de Maduro, lo que se considera un obstáculo para la dominación de los recursos petroleros venezolanos y la dominación general del continente por parte de Estados Unidos. No se hace referencia al hecho de que la "crisis humanitaria" a la que se refiere Sanders se ha visto gravemente agravada por las políticas de los EUA que incluyen sanciones económicas paralizantes, combinadas con las políticas procapitalistas del régimen de Maduro.

En cuanto a "permitir la ayuda humanitaria", vale la pena señalar que la Cruz Roja se opuso a la operación de "ayuda" de los EUA. Debido a su propósito político transparente.

Sanders se está alineando rápidamente detrás del Partido Demócrata, que respalda la operación de la administración Trump en Venezuela. Sanders fue criticado la semana pasada luego de comentarios en una entrevista con Univision, en la que no dijo que reconoció a Guaidó como el presidente legítimo del país. Cuando se le preguntó si consideraba a Maduro como un dictador, Sanders se negó a decir sí o no.

Los comentarios anteriores de Sanders desataron una serie de denuncias de los principales demócratas. Politico publicó un artículo el jueves titulado: "'Él no va a ser el candidato': Los demócratas derrotan a Sanders por su postura hacia Maduro". El artículo señaló a demócratas de alto perfil como Kirsten Gillibrand de Nueva York y al exvicepresidente Joe Biden, quienes han declarado su apoyo a Guaidó.

La cobertura del Washington Post citó a Christian Ulvert, un estratega demócrata de la Florida, y dijo: "Son comentarios claramente ignorantes, y alguien que se postula para presidente de los Estados Unidos debería estar mejor informado y tener conocimiento sobre esta crisis en Venezuela y cómo afecta al panorama político de la Florida”.

El tuit de Sanders el sábado fue un mensaje para los líderes del Partido Demócrata de que el seguirá su línea.

Luego de los comentarios de Sanders, Alexandria Ocasio-Cortez, congresista de Nueva York y miembro de los Socialistas Demócratas de América (DSA), también intervino, y declaró en un video transmitido en Twitter que "la gente quiere que esto sea sobre una ideología. Oh, esto es sobre el socialismo, sobre el capitalismo, sobre esto y el otro. Y lo que la gente no entiende es que este es realmente un problema de autoritarismo contra democracia ", es decir, que Maduro representa al autoritarismo y Guaidó “la democracia".

Yendo más lejos para distanciarse del socialismo, agregó: "La gente quiere decir que mi ideología es esta o mi ideología es aquella, en lo que más sobre todo es una verdadera democracia".

Ocasio-Cortez está tomando claramente sus puntos de conversación del mismo libro político de jugadas que Sanders. El senador de Vermont tiene una larga historia de enmarcar las cuestiones de política exterior, en la medida en que se abordan, en torno a la lucha de "democracia frente a autoritarismo", en la que Estados Unidos representa aparentemente la democracia, y se remonta a su respaldo a la OTAN a la guerra en los Balcanes en los años noventa.

Más recientemente, ha apoyado la guerra civil orquestada por Estados Unidos en Siria, denunciando el "apoyo ruso e iraní a la masacre de Bashar al-Assad en Siria", mientras criticaba a la ONU por ser "demasiado lenta o poco dispuesta a actuar".

Sanders votó a favor de la resolución Autorización para el Uso de la Fuerza Militar en 2001, que se utilizó como base para la invasión de Afganistán y desde entonces se ha citado como la base legal para los ataques militares, los asesinatos por aviones no tripulados, la tortura y otros delitos en el extranjero.

La aceptación acrítica de la campaña de propaganda de Sanders y Ocasio-Cortez no es sorprendente. Se deriva del carácter de la política del Partido Demócrata y su propio papel en proporcionar al Partido Democrático de la derecha una apariencia pseudoizquierda.

Lo que hace que estos desarrollos sean tanto más significativos es el contexto político en el que tienen lugar.

El presidente Donald Trump ha pasado el último mes lanzando una cruzada global contra el socialismo, que comenzó en el discurso del Estado de la Unión en el que se comprometió a "renovar nuestra determinación de que Estados Unidos nunca será un país socialista". Estas denuncias se unieron al llamamiento al nacionalismo y el racismo antiinmigrante.

Poco después del Estado de la Unión, la administración de Trump declaró un estado de emergencia en un intento de usurpar la prerrogativa del Congreso para decidir cómo se gastarán los fondos públicos para construir su muro fronterizo. Luego, el 18 de febrero en Miami, Trump duplicó su cruzada antisocialista y pronunció un discurso fascista: "El ocaso del socialismo ha llegado a nuestro hemisferio".

Las diatribas de Trump tienen un doble propósito. Están dirigidos a crear el marco para la agresión contra el gobierno venezolano, que se identifica falsamente como socialista, y subyugar a todos los latinoamericanos a los dictados de las corporaciones estadounidenses. También están dirigidos a la clase trabajadora en los Estados Unidos y crean el marco para la represión masiva en el hogar. La respuesta del Partido Demócrata a las diatribas cada vez más fascistas de Trump es adaptarse a ellas.

Los demócratas se están preparando para una campaña de extrema derecha en las elecciones de 2020. En el transcurso de los últimos dos años, los demócratas han concentrado su oposición a Trump en la campaña contra Rusia y en la caza de brujas #MeToo del estilo macartista.

Figuras como Sanders y Ocasio-Cortez juegan un papel importante. Aunque ocasionalmente escupen fraseología izquierdista y socialista, ambos se han adherido a las políticas y campañas de derecha de los demócratas. Ambos han prometido su apoyo a la "seguridad fronteriza". Semanas después de ser electos, Ocasio-Cortez se colocó junto a Bernie Sanders, asintiendo, mientras el senador de Vermont respaldaba la campaña antirrusia de los demócratas.

Unas semanas más tarde, Ocasio-Cortez se unió a Sanders en el coro de elogios del senador John McCain, utilizando la muerte de McCain como una oportunidad para cambiar la opinión pública a favor de la guerra y la reacción política.

Ahora, tanto Sanders como Ocasio-Cortez están prestando su apoyo a la operación en Venezuela.

Todo esto prueba una vez más que no puede haber lucha contra la guerra, excepto en la lucha contra el capitalismo, y que no puede haber lucha contra el capitalismo sin una lucha contra la guerra. En el caso de Sanders, Ocasio-Cortez y todas las organizaciones que los promueven, no se oponen ni a la guerra ni al capitalismo.

(Publicaod originalmente en inglés el 26 de febrero de 2019)