Directamente de la fuente

Bernie Sanders en Town Hall de CNN: mi propósito es promover el Partido Demócrata

por Genevieve Leigh
4 marzo 2019

El lunes por la noche, el senador de Vermont y candidato presidencial demócrata Bernie Sanders apareció en un episodio del Town Hall [Ayuntamiento] de CNN, una serie de entrevistas de aspirantes a la presidencia de 2020. El segmento de una hora fue moderado por Wolf Blitzer y consistió en preguntas para Sanders de miembros de la audiencia en vivo, preseleccionados por CNN.

El desempeño de Sanders fue más o menos lo que uno esperaría. Denunció a las industrias de combustibles fósiles, petróleo y gas, a las grandes empresas farmacéuticas y multimillonarias, e hizo un llamamiento a los trabajadores y jóvenes con pedidos de atención médica, educación universitaria gratuita y votos para hacer "una economía que funcione para todos".

Es el tipo de retórica que ha atraído una base de apoyo para Sanders entre los jóvenes y los trabajadores, quienes están motivados por la preocupación sobre la desigualdad social. En las primeras 24 horas de su campaña, Sanders recaudó $6 millones de 250,000 donantes individuales, mucho más que otros candidatos anunciados del Partido Demócrata.

Mucho más significativo que tales comentarios, sin embargo, es lo que Sanders tuvo que decir sobre su relación con el Partido Demócrata. Una persona que participó en el foro le preguntó: "¿Por qué ha decidido buscar la nominación del Partido Demócrata a pesar del hecho de que siempre se ha presentado como un partido independiente o de otro tipo durante los últimos 50 años? ¿Y crees que puedes obtener un trato justo en proceso democrático a la luz de tu historial electoral?”

Sanders respondió: "Vamos a poner las cosas en claro. Soy miembro de la dirección demócrata del Senado de los Estados Unidos. He sido miembro del grupo demócrata en el Senado durante los últimos 13 años y en la Cámara de Representantes durante 16 años antes y gané la nominación demócrata en mi estado. Pero en Vermont, he elegido postularme como independiente, lo que va muy lejos”.

Después de pulir las credenciales de su Partido Demócrata, Sanders fue a explicar por qué se postuló como independiente: “Saben, la verdad es que cada vez más personas están desencantadas con la plataforma de ambos los demócratas y los republicanos. Y sobre todo los jóvenes. Se están registrando como independientes, o personas no afiliadas. Y creo que, como alguien que era independiente, podemos traerlos al Partido Demócrata”.

El papel de Sanders no podía ser más claro. El Partido Demócrata, como resultado de sus políticas de derecha, ha perdido un apoyo significativo entre los trabajadores, y particularmente entre los jóvenes. El objetivo de Sanders, al utilizar su reputación de "independiente", es convencerlos de que no busquen una alternativa.

Sin embargo, ¿qué es la naturaleza del partido que está tratando de promover? En los últimos dos años, los demócratas han centrado su oposición a la administración Trump en la base más derechista posible. Han facilitado la aprobación de un recorte de impuestos histórico que proporcionará billones de dólares a las capas más ricas de la sociedad. También aseguraron la aprobación de un presupuesto de guerra de $717 mil millones.

En el centro de las maniobras de los demócratas contra Trump se encuentra la campaña contra Rusia, dirigida a imponer una línea más agresiva contra Rusia y una campaña intensificada de guerra en el Medio Oriente. Han hecho campaña por acciones agresivas para censurar internet, bajo el pretexto de combatir las "noticias falsas" y la "interferencia de Rusia". En las elecciones de 2018, los demócratas presentaron un número sin precedentes de excandidatos de la CIA y militares, parte de su promoción de las agencias militares y de inteligencia en su campaña contra Trump.

Sanders, debe notarse, dobló su apoyo a la campaña contra Rusia durante la entrevista, declarando que el mundo le dirá a Putin que "el intento de destruir la democracia estadounidense es un delito muy, muy grave que no será tomado a la ligera”. ¡Cómo si la amenaza a la democracia estadounidense viniera de Rusia y no de la clase dominante estadounidense!

Sanders entiende, tal vez más que cualquier otro candidato, las profundidades del "desencanto" de las grandes masas de trabajadores y jóvenes que recuerdan los dos mandatos de la presidencia de Obama después de la crisis financiera de 2008. La recuerdan por su papel en deportar a más inmigrantes que cualquier otro presidente en la historia, sentando las bases de las políticas antiinmigrantes de Trump. También cómo el candidato de "esperanza y cambio" supervisó la mayor transferencia de riqueza en la historia al uno por ciento más rico cuando se rescató a los bancos.

El producto de ocho años de la administración de Obama fue una catástrofe social para toda la clase obrera. Fue en este contexto político que Sanders se convirtió en uno de los políticos más populares en 2016, al hacerse pasar por un socialista que pide una "revolución política". Después de su derrota en las primarias del Partido Demócrata –ayudado por las maquinaciones del Comité Nacional Demócrata– Sanders respondió dando su apoyo a Hillary Clinton, la candidata de Wall Street y los militares.

Como lo proclamó indignado en el evento del ayuntamiento: “Me rompí” haciendo campaña para Clinton. "Fui de estado a estado, creo que tuvimos 35-40 mítines en todos “los estados campo de batalla”. Así que no acepto ni por un momento que no hice todo lo que pude [para hacer campaña por Hillary Clinton]”. Agregó su compromiso de apoyar al candidato que el Partido Demócrata termine nominando en 2020.

Es en este marco político que uno debe entender las conversaciones ocasionales de Sanders sobre el "socialismo" y su retórica sobre la desigualdad social. Su presentación del socialismo como un conjunto moderado de reformas que se pueden lograr a través del Partido Demócrata y sin ningún desafío para las relaciones de propiedad capitalista es parte integral de su estrategia política completa: atraer a jóvenes desilusionados y trabajadores que se están interesando cada vez más en el socialismo, pero no tenga una idea clara de qué es y cómo se puede lograr.

El presidente Trump ha lanzado recientemente una campaña global contra el socialismo porque entiende que la movilización de grandes masas de personas detrás de un programa socialista representa el mayor peligro para los intereses de la clase dominante. En medio del crecimiento de la lucha de clases que caracterizó el año pasado, la clase dominante está aterrorizada de que este movimiento adquiera una orientación y un programa socialistas.

Sin embargo, nada se puede lograr, excepto a través de un ataque frontal a la fuente del poder de la élite corporativa y financiera: su control de la vida económica, y con eso, todo el sistema capitalista. Esto requiere una movilización política de la clase obrera contra los republicanos y los demócratas, sobre la base de un programa revolucionario y socialista. Todas aquellas organizaciones que promueven a Sanders, y a través de él, el Partido Demócrata, lo hacen para prevenir tal desarrollo y, por lo tanto, realizar un servicio esencial para la clase dominante.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de marzo de 2019)