La denunciante Chelsea Manning encarcelada por negarse a declarar contra Julian Assange

por Mike Head
9 marzo 2019

Un juez federal ordenó que la informante Chelsea Manning fuera a prisión el viernes por negarse a responder las preguntas de un gran jurado convocado para llevar los cargos contra WikiLeaks y su editor Julian Assange.

Chelsea Manning

El juez Claude H. Hilton de la Corte del Distrito Federal en el Distrito Este de Virginia dictaminó que Manning debe permanecer en prisión hasta que ella testifique, y ordenó que se la confinara en el ala de mujeres del centro de detención federal en Alexandria, Virginia.

Manning se mantuvo firme y se negó a incriminar a WikiLeaks y Assange, o a cualquier otra organización de medios e individuo, por su valiente divulgación en el 2010 de cientos de miles de documentos que expusieron crímenes de guerra en Estados Unidos, incluido el infame ataque de un helicóptero estadounidense que mató a periodistas de Reuters y varios civiles desarmados.

La abogada de Manning, Moira Meltzer-Cohen, le dijo al WSWS después de la decisión: "Las acciones de Chelsea hablan por sí mismas. Ella es una persona de tremendo honor y valor, y esta última lucha es simplemente la más reciente en una larga serie de principios que ha tomado”.

Cuando le preguntaron si estaba preocupada por las condiciones que enfrentará Chelsea en la cárcel, Meltzer-Cohen dijo que el gobierno ha asegurado que sus necesidades de salud serán atendidas, pero que "todos debemos estar atentos a que esas garantías se cumplan".

"El Partido Socialista por la Igualdad (PSI) condena inequívocamente la persecución vengativa y criminal del gobierno de los Estados Unidos contra Chelsea Manning", dijo Joseph Kishore, secretario nacional del PSI en los Estados Unidos.

“Chelsea sufrió aislamiento, abuso y tortura, y más de seis años de prisión por permitir que la población estadounidense y mundial supiera la verdad. Ayer, una vez más se mantuvo firme en el principio democrático fundamental y se negó a ayudar a la administración de Trump en su vendetta para incriminar falsamente a WikiLeaks y Julian Assange. Es una figura heroica y debe ser defendida.

"La gente trabajadora de todo el mundo nunca olvidará la valiente exposición de Chelsea, a un gran costo personal, de los crímenes del imperialismo estadounidense. En medio de una creciente ola de huelgas globales, el PSI hará todo lo que esté a su alcance para movilizar a la clase trabajadora para defender a Chelsea, y liberar a Julian Assange y a todos los demás prisioneros de guerra de clase”.

Los PSI en el Reino Unido y Australia están participando en mítines el domingo 10 de marzo frente a la embajada de Ecuador en Londres y en la Biblioteca Estatal de Melbourne. También se están planeando mítines en los Estados Unidos.

La valentía de Manning subraya lo mucho que está en juego en la defensa de Assange contra la operación intensificada por parte de la administración Trump y el Departamento de Justicia de los EUA para llevar al líder de WikiLeaks a la cárcel o al corredor de la muerte, por transmitir la verdad a la gente del mundo divulgada por Chelsea Manning, sobre el militarismo estadounidense y su política exterior.

El encarcelamiento de Manning marca una nueva escalada del intento de Washington para expulsar a Assange de la embajada ecuatoriana en Londres, donde se le otorgó asilo político en 2012. El gobierno de Trump se está moviendo para revelar públicamente los cargos en su contra y exigir que los gobiernos ecuatoriano y británico cumplan con una orden de extradición a los Estados Unidos por alegatos falsos de espionaje o conspiración.

Aunque a Manning se le ofreció inmunidad a cambio del testimonio, un dispositivo empleado para atraer a testigos a ayudar a los fiscales, se negó a responder a cualquiera de las preguntas de la administración de Trump, citando sus derechos en virtud de la Constitución de los Estados Unidos.

Manning, en un comunicado de prensa emitido después de la audiencia, declaró:

“Ayer, comparecí ante un gran jurado secreto después de recibir inmunidad por mi testimonio. Todas las preguntas importantes se referían a mis divulgaciones de información al público en 2010: respuestas que proporcioné en un extenso testimonio durante mi corte marcial en 2013. Respondí a cada pregunta con la siguiente declaración: "Me opongo a la pregunta y la rechazo" sobre la base de que la pregunta viola mi Primera, Cuarta y Sexta Enmienda, y otros derechos legales”.

“El viernes, regresaré a la corte federal en Alexandria, Virginia para una audiencia de desacato cerrada. Un juez considerará los fundamentos legales de mi negativa a responder preguntas ante un gran jurado. El tribunal puede encontrarme en desacato y ordenarme a la cárcel.

“En solidaridad con muchos activistas que enfrentan las dificultades, mantendré mis principios. Voy a agotar todos los recursos legales disponibles. "Mi equipo legal continúa cuestionando el secreto de estos procedimientos, y estoy preparado para enfrentar las consecuencias de mi negativa".

No se puede esperar de nadie más una declaración de principios y heroica.

El juez Claude M. Hilton ahora ha puesto en prisión preventiva a Chelsea Manning, después de todo lo que ella ha sufrido, como testigo recalcitrante. Ella podría ser despreciada y encarcelada por hasta 18 meses, o hasta el final de la vida del gran jurado.

A principios de esta semana, Hilton, quien fue nombrada en el Tribunal de Distrito Federal por el presidente Ronald Reagan en 1985, rechazó las mociones de los abogados de Manning para anular la citación o hacer público el registro completo de su testimonio.

Horrorizada por lo que vio de los delitos militares y diplomáticos de Estados Unidos luego de su despliegue en Bagdad en 2009, Manning filtró una gran variedad de documentos "clasificados" a WikiLeaks. Estos incluyeron el video de asesinato colateral que muestra helicópteros de combate estadounidenses atacando a civiles, incluidos niños y dos periodistas de Reuters.

Durante sus 13 semanas de corte marcial en 2013, Manning declaró que actuó por su cuenta, de forma anónima, para enviar documentos a WikiLeaks. Se negó a incriminar a Assange o WikiLeaks, a pesar del tratamiento brutal que se vio obligada a soportar. Esto incluyó el aislamiento prolongado y otros abusos que fueron condenados internacionalmente como tortura.

Manning fue declarada culpable por el tribunal militar bajo la Ley de Espionaje de los Estados Unidos por filtrar porciones de 227 documentos. Con Barack Obama en la Casa Blanca, Manning fue sentenciada a 35 años de prisión, más tiempo del que nadie ha recibido por revelar registros clasificados del gobierno de los EUA.

En uno de sus últimos actos, Obama conmutó la sentencia de Manning en 2017, pero se negó a concederle un indulto, asegurándose de que su condena permaneciera en su historial. Un portavoz de Trump, que estaba a punto de asumir el cargo, dijo que la decisión de liberar a Manning era "decepcionante" y "preocupante".

La nueva persecución de Manning confirma que la venganza contra Assange no tiene nada que ver con las afirmaciones inventadas de que WikiLeaks se confabuló con el gobierno ruso para asegurar la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016.

Manning fue citado por el mismo Gran Jurado en el Distrito Este de Virginia que se convocó en 2010 para decidir si presentar cargos contra Assange por la publicación de WikiLeaks de las filtraciones de Manning.

Varias fuentes han informado que el Gran Jurado acusó a Assange en virtud de la Ley de Espionaje de 1917 y selló la acusación. Un documento judicial con fecha del 22 de agosto de 2018, aparentemente divulgado por error en un caso no relacionado, declaró específicamente que el caso fue sellado para "mantener confidencial el hecho de que Assange ha sido acusado".

Otro juez, en el mismo tribunal, este año rechazó una moción de grupo de reporteros para anular los cargos. El fiscal federal que trató el caso, Gordon D. Kromberg, también solicitó la citación que obliga al testimonio de Manning.

David House, quien supuestamente se hizo amigo de Manning en 2010, testificó bajo inmunidad ante el gran jurado en julio pasado. Dijo que a él también le preguntaron sobre los registros de guerra que Manning compartió con WikiLeaks.

La administración de Obama aparentemente desistió de acusar a Assange por las revelaciones de Manning porque parte del material se publicó en asociación con los principales órganos de medios corporativos, como el New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde, El Pais y Sydney Morning Herald.

Bajo Trump, las autoridades estadounidenses están tratando de superar ese problema al obligar a Manning a decir que WikiLeaks conspiró en la filtración de los documentos.

La amenaza a Manning es parte de una ofensiva bipartidista contra la libertad de expresión, dirigida a reprimir el periodismo crítico e independiente. Ella ha tomado una posición esencial, en contraste con los medios de comunicación corporativos y los grupos de pseudoizquierdas que se han vuelto cínicamente contra Assange.

La difícil situación de Manning subraya la importancia de la campaña del Partido Socialista por la Igualdad para exigir que el gobierno australiano intervenga de inmediato para garantizar el derecho de Assange, un ciudadano australiano, a abandonar la embajada ecuatoriana y regresar a su país de origen, con la protección garantizada contra cualquier solicitud de extradición de EUA.

El apoyo está creciendo. Cientos de personas participaron en una manifestación en Sydney el domingo pasado para exigir la libertad de Assange, que ganó el respaldo de una serie de conocidos intelectuales y figuras artísticas, entre ellos Roger Waters, cofundador de Pink Floyd, el periodista John Pilger y el activista de los derechos civiles Stuart. Rees.

La clase obrera debe venir a la defensa de Manning y Assange. Como lo demuestra la alineación en Washington contra ellos, los derechos democráticos esenciales, incluida la libertad de expresión, solo pueden ser defendidos por la movilización política independiente de la clase obrera en oposición a los partidos políticos pro capitalistas y el estado capitalista.

Hacemos un llamado a nuestros lectores en Australia y el Reino Unido para que participen en la manifestación convocada para liberar a Assange y ahora, a defender a Chelsea Manning, este domingo, 10 de marzo, en la Biblioteca Estatal de Melbourne a la 1:00 p.m. y en la vigilia fuera de la embajada de Londres en Ecuador el mismo día, a partir de las 3:00 p.m. en Londres.

El autor también recomienda:

Tribunal de los Estados Unidos confirma citación del denunciante Chelsea Manning
[6 de marzo de 2019]

Las lecciones políticas del 3 de marzo de la Reunión de liberar a Assange.
[6 de marzo de 2019]

(Publicado originalmente en inglés el 8 de marzo de 2019)