Las elecciones europeas y la reactivación de la lucha de clases

por Ulrich Rippert
30 abril 2019

Cuatro semanas antes de las elecciones europeas que se celebrarán a fines de mayo, hay muy poca campaña en muchos países europeos. En Alemania, los diversos partidos representados en el parlamento alemán están colgando carteles electorales que son prácticamente idénticos. Las demandas planteadas son en gran parte intercambiables. Las reuniones electorales no se llevan a cabo debido a los temores de que casi nadie se presente.

La falta general de interés en las elecciones refleja la creciente oposición a la Unión Europea (UE) y está estrechamente vinculada al aumento de huelgas y protestas masivas en muchos países. En Francia, el movimiento del "chaleco amarillo" continúa. Cada semana, cientos de miles de personas salen a las calles para protestar contra la baja remuneración, la desigualdad social y el gobierno de Macron, a pesar de las operaciones policiales masivas y una cruel campaña mediática contra el movimiento.

En Polonia, más de 300.000 maestros estuvieron en huelga durante 17 días contra el gobierno de derecha de PiS antes de ser vendidos por su sindicato y ordenados a regresar al trabajo. Cuando los funcionarios del gobierno emitieron un ultimátum para poner fin a la huelga la semana pasada, los maestros se negaron enojados y 40.000 trabajadores sociales anunciaron que se unirían a la huelga. Fue la primera huelga nacional en Polonia durante décadas y uno de los mayores paros laborales desde el movimiento masivo de huelga contra la dictadura estalinista a principios de los años ochenta.

La lucha de los maestros por mejores condiciones de trabajo, salarios más altos y escuelas adecuadamente equipadas es parte de una ola internacional de lucha de clases. Miles de docentes de EE. UU. participaron en huelgas el año pasado y las huelgas de docentes en todo el país tuvieron lugar en los Países Bajos y Argentina el mes pasado.

Pero no se trata solo de los docentes tomando huelga. En Europa occidental y oriental, la resistencia a las terribles condiciones de vida y de trabajo impuestas en las últimas décadas por la UE y sus respectivos gobiernos está aumentando. Antes de la huelga de maestros polacos, los trabajadores de la aerolínea nacional LOT también se declararon en huelga. Los trabajadores polacos de Amazon también han dejado de trabajar en las últimas semanas. En los últimos meses, hubo huelgas de trabajadores de automóviles y otros trabajadores industriales en Rumania, Hungría, República Checa, Serbia y Kosovo, así como protestas masivas contra la llamada "ley de esclavos" introducida por el régimen de derecha de Viktor Orbán en Hungría, que obliga a los trabajadores a trabajar horas extras no remuneradas.

En Alemania, decenas de miles de trabajadores del servicio público participaron en huelgas de "advertencia" a corto plazo contra la catastrófica situación en las escuelas, las condiciones de trabajo insoportables y los salarios miserables. En marzo, miles de trabajadores del transporte público se declararon en huelga en Berlín y paralizaron la ciudad; hace tres semanas, 40.000 marcharon por la capital alemana para protestar contra el aumento de los alquileres y para exigir la expropiación de compañías de bienes raíces y fondos de cobertura.

La clase dominante y sus partidos en Europa y Alemania están respondiendo a esta creciente radicalización cerrando filas, trabajando juntos y moviéndose aún más hacia la derecha.

La semana pasada, el político alemán Manfred Weber (Unión Social Cristiana, CSU, y líder del Partido Popular Europeo conservador, PPE, facción en el Parlamento Europeo) introdujo un programa de 12 puntos "Para una Europa fuerte". El principal candidato del PPE adopta una demanda central de la Alternativa para Alemania de extrema derecha con respecto a la política de refugiados y pide una mejora masiva de la policía fronteriza de Frontex. "Para el año 2022, quiero equipar a la guardia europea de fronteras y costas con al menos 10.000 guardias adicionales, tecnología de vanguardia, incluidos los drones, y el derecho a intervenir directamente", escribe Weber en su programa para Europa.

Un "derecho a intervenir directamente" significa que Frontex, además de Europol, debe ser renovado en una nueva fuerza policial paneuropea con nuevos poderes.

En el punto dos, Weber pide el establecimiento de un "FBI europeo para combatir el terrorismo". Pide que se duplique el personal de la fuerza policial de Europol. Los equipos conjuntos de investigación deben recopilar información sobre delincuentes y personas políticamente radicalizadas e intercambiar información. La cooperación de los servicios secretos se intensificará y mejorará en toda Europa.

La construcción de un Estado policial europeo se dirige directamente contra la clase obrera. Weber se enfoca en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado para justificar los preparativos que ya se están realizando para criminalizar las huelgas y la oposición al rearme militar.

En el tono de un autócrata, Weber declaró: "No permitiré que nuestros principios democráticos en la UE se vean socavados" y anunció "nuevos mecanismos legales" para defender la democracia. Weber rechaza completamente el hecho de que la democracia está ligada a los derechos civiles y la libertad de la población para resistir la fuerza del Estado. Para él, el Estado es la personificación de la democracia, es decir, un gobierno, un ejército, una policía y un aparato de seguridad capaces de imponer su voluntad a las personas a través de la fuerza.

Según esta lógica, una huelga organizada fuera del control de los sindicatos es una violación de la ley y puede ser rápidamente declarada ilegal.

Este concepto reaccionario de un Estado policial europeo es apoyado por todos los partidos políticos. Como parte de la gran coalición gobernante de Alemania, el Partido Socialdemócrata (SPD) ya ha apoyado y promovido medidas para reforzar las leyes de asilo y acelerar la deportación de refugiados. Ahora está criticando los planes de Weber y el PPE como palabras vacías y acusa a la conservadora Unión Demócrata Cristiana y a la CSU por concentrarse en las tácticas de los partidos y por no apoyar las propuestas del SPD para el rearme interno.

Los Verdes apoyan totalmente la creación de un Estado policial europeo, pero simplemente le dan un nombre diferente. Su programa electoral europeo se centra en "defender el monopolio de la fuerza del Estado". La lucha por la libertad y la seguridad requiere "una cooperación europea más fuerte entre las autoridades de seguridad", dice su programa.

Los delitos como "robo, hurto o fraude" deben ser procesados en todas las fronteras. "En consecuencia, la policía también debe operar a través de las fronteras". Esto se aplica "especialmente al intercambio de datos en toda la UE". Ya no se puede tolerar que la "tecnología obsoleta" impida la comparación efectiva de los datos.

Bajo el título "Crear una fuerza policial criminal europea", los Verdes demandan: "Nuestra seguridad no debe verse comprometida por el hecho de que las fuerzas policiales de los Estados miembros no cooperen y el hecho de que la vigilancia de los sospechosos se detenga en las fronteras intraeuropeas. Por eso pedimos el establecimiento de una Oficina Europea de Policía Criminal (EKA)”.

El partido La Izquierda no llega tan lejos, pero ha eliminado cualquier crítica a la Unión Europea de su programa electoral europeo. En febrero, el ejecutivo del partido intervino para eliminar de su proyecto de programa un pasaje que describía a la UE como "militarista, antidemocrática y neoliberal". Dietmar Bartsch, líder del partido La Izquierda en el Bundestag, justificó la eliminación argumentando que cualquier crítica abierta de Europa llevaría al partido La Izquierda a la órbita de los partidos populistas en Italia, Hungría y Francia. "Nuestro trabajo no es dejar Europa en el ala derecha", dijo. El partido La Izquierda quería "construir sobre la tradición de una Europa dedicada a la paz, su gran proyecto cultural".

En un momento en que la UE se está transformando de una comunidad económica en una alianza militar y policial y se está convirtiendo en un hervidero para las organizaciones y partidos extremistas de derecha, el partido La Izquierda enmascara este desarrollo con elogios sobre la UE como un proyecto para la paz y la cultura.

El Partido Socialista por la Igualdad (SGP) es el único partido que se opone a la coalición de todos los partidos que respalda a la UE y brinda una perspectiva socialista clara al creciente movimiento de huelga y protestas.

Se presenta a las elecciones en toda Alemania y presenta su programa en una serie de reuniones electorales que establecen:

“Somos oponentes irreconciliables de todas las formas de nacionalismo y de la Unión Europea. La división de Europa no es entre aquellos a favor y en contra de la UE, sino entre la población trabajadora y una pequeña élite de la clase alta, que se está enriqueciendo descaradamente. La UE es responsable de los brutales programas de austeridad que han condenado a amplias capas sociales a la pobreza extrema. Es la fuerza impulsora detrás del retorno del militarismo y la guerra, el establecimiento de un Estado policial y de vigilancia, y el refuerzo de la Fortaleza Europa, que condena a decenas de miles de refugiados a una muerte segura. Es un caldo de cultivo para las fuerzas de derecha y fascistas.

"Nuestra respuesta a la Unión Europea es los Estados Unidos Socialistas de Europa. "Luchamos por un gobierno de los trabajadores que expropie a los superricos, bancos y corporaciones y reorganice la economía sobre una base socialista".

(Publicado originalmente en inglés el 29 de abril de 2019)