El secretario de Estado de Estados Unidos declara que "la respuesta militar" a Irán "está siendo considerada"

por Peter Symonds
18 junio 2019

El secretario de Estado de los EUA, Mike Pompeo, continuó ayer las amenazas beligerantes de la Administración de Trump contra Irán, declarando en una entrevista en CBS "Face the Nation" que EUA estaba "considerando una gama completa de opciones". Preguntado si esto incluyera “una respuesta militar”, él declaró "por supuesto".

Pompeo echó bravatas a través de la entrevista, desechando cualquier sugerencia de que Estados Unidos no tenía pruebas que probaran que Irán había atacado a dos petroleros en el Golfo de Omán el jueves pasado. Insistió en que un video granulado publicado por el Comando Central de EUA mostró que un pequeño bote de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) se acercó y extrajo sin explotar una mina de lapa adherida al casco del buque Kokuka Courageous, de propiedad japonesa.

El viernes pasado, Yukata Katada, el presidente de la compañía naviera Kokuka Sangyo, propietaria del petrolero Kokuta Courageous, rechazó la afirmación de que el barco había sido dañado por minas de lapa. "La tripulación está diciendo que fue golpeado con un objeto volador. Vieron algo volando hacia ellos, luego hubo una explosión, luego hubo un agujero en el barco. Luego, algunos tripulantes presenciaron un segundo disparo".

Frente a estos comentarios ayer en Fox News Sunday, Pompeo simplemente esquivó la pregunta, declarando que "la comunidad de inteligencia tiene mucha información, mucha evidencia" y "el pueblo estadounidense debe estar seguro de que tenemos una gran confianza con respecto a quién realizó los ataques". Sin embargo, no proporcionó evidencia o datos.

El secretario de Estado dio una respuesta similar cuando se le preguntó en la CBS sobre los comentarios de la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, de que el video "no era suficiente". Pompeo declaró de manera descarada que Maas había visto "mucho más que solo el video", pero no dio detalles. En un golpe no tan sutil en Alemania, agregó que "hay países que solo desean que esto se vaya y quieren actuar de una manera que sea contra factual".

Alemania no es el único país que cuestiona la falta de evidencia. Japón Hoy informó ayer que el Gobierno japonés también había solicitado más pruebas. "La explicación de los Estados Unidos no nos ayudó a ir más allá de la especulación", dijo un alto funcionario gubernamental.

Otra fuente cercana al primer ministro Shinzo Abe dijo al sitio web: "Estas no son una prueba definitiva de que sea Irán, incluso si son los Estados Unidos los que hacen la afirmación, no podemos simplemente decir que lo creemos”.

La fuente también señaló que los ataques contra los petroleros tuvieron lugar cuando Abe se reunía con el líder supremo iraní, el ayatollah Ali Khamenei, durante su viaje a Irán para tratar de mediar entre Teherán y Washington. Dijo que los ataques habían "afectado gravemente la reputación del primer ministro" y que "cometer errores al determinar los hechos es inadmisible".

Claramente, Japón y Alemania simplemente no creen las acusaciones de los EUA y sospechan que el incidente bien podría ser una provocación organizada por los EUA o un aliado para proporcionar la justificación de la guerra contra Irán. Al comentar sobre las afirmaciones de los Estados Unidos de que la sofisticación de los ataques "probó" que era Irán, un funcionario japonés del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo a Japón Hoy: "Ese argumento se aplicaría también a Estados Unidos e Israel".

Irán ha negado enfáticamente cualquier participación en el incidente. Al rechazar las acusaciones, el presidente iraní, Hassan Rouhani, calificó a los Estados Unidos como "una seria amenaza para la estabilidad de la región".

La Administración de Trump aumentó deliberadamente las tensiones con Teherán cuando, en violación de las resoluciones de la ONU, abrogó el acuerdo nuclear iraní de 2015 con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania. Estados Unidos ha reimpuesto e intensificado las severas sanciones económicas a Irán con el objetivo expreso de reducir a cero sus exportaciones de energía.

La decisión de Estados Unidos de enfrentar a Irán no solo está dirigida a Irán sino a aliados como Alemania y Japón, así como a rivales abiertos como China y Rusia. Tras el acuerdo de 2015 y el levantamiento parcial de las sanciones, estos y otros países han estado desarrollando relaciones económicas y políticas con Teherán. Excluido en gran medida, Washington está explotando las sanciones y la amenaza de la fuerza militar bruta para sabotear estos lazos.

En lo que equivalía a una amenaza contundente, Pompeo dio a entender que la amenaza de guerra obligaría a otros países a alinearse con Estados Unidos. El domingo en Fox News Sunday, señaló que "muy poco de nuestro petróleo crudo llega a través del Golfo", luego agregó que otros países (China, Japón, Corea del Sur, Indonesia) eran altamente dependientes. "Confío en que cuando vean el riesgo para sus propias economías y su propia gente ... se unirán a nosotros", se jactó Pompeo.

En esta etapa solo Gran Bretaña y varios Estados del Golfo han respaldado los reclamos de los Estados Unidos. El príncipe heredero Mahammed bin Salman, quien está implicado en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en octubre pasado, declaró durante el fin de semana que Arabia Saudita "no dudará en enfrentar cualquier amenaza a nuestra gente, su soberanía e intereses vitales". Ayer, 15 aviones de combate de EUA volaron en formación con aviones de guerra saudíes en la región del Golfo.

El mes pasado, la Administración de Trump ordenó al grupo de batalla del portaaviones USS Lincoln, una fuerza de ataque con bombarderos dirigida por B-52 con capacidad nuclear, junto con 900 tropas de tierra adicionales y una batería de misiles Patriot en la región. Los planes filtrados también revelaron que se podrían desplegar hasta 120.000 tropas a la región.

El viernes, según el New York Times, el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, un famoso belicista, se reunió durante tres horas con el secretario interino de Defensa Patrick Shanahan y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Joseph Dunford, para hablar sobre los ataques de los petroleros.

Según informes, el Pentágono está pensando el envío de 6.000 soldados adicionales a la región del Golfo, junto con buques de guerra y aviones de combate. Washington también está tratando de reunir una coalición internacional para proporcionar buques de guerra para escoltar a los petroleros a través del Golfo. Consultado sobre estos planes ayer, Pompeo se negó a comentar.

Cuando se le presionó CBS sobre si Trump tenía la autoridad legal para atacar a Irán, Pompeo rechazó la sugerencia de que el Congreso de los Estados Unidos tendría que aprobar dicha acción. Declaró que "el pueblo estadounidense debe tener mucha confianza ... que siempre haremos la tarea difícil que se necesita para proteger los intereses estadounidenses, dondequiera que estén".

El Gobierno de Trump está involucrado en un viaje imprudente a la guerra contra Irán sobre la base de mentiras. La acumulación militar estadounidense en la región del Golfo, incluida la posibilidad de maniobras militares en el Estrecho de Ormuz, prepara el escenario para provocaciones que provoquen y desencadenen un conflicto catastrófico que atraiga a otras potencias.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de junio de 2019)