El imperialismo de los derechos humanos, la censura en las redes sociales y el fraude de la "Junta de Supervisión" de Facebook

por Kevin Reed
3 julio 2019

El 27 de junio, Facebook publicó un informe titulado "Comentarios y aportes globales en la Junta de supervisión de Facebook para decisiones de contenido" sobre el progreso de su plan para crear un comité internacional de revisión para supervisar su régimen de censura. Un examen cuidadoso de este informe muestra que el verdadero propósito de la Junta de Supervisión, contrariamente a las pretensiones de Facebook de crear un "proceso de apelaciones externas" y salvaguardar la "libertad de expresión y seguridad para todos los usuarios de nuestras plataformas", es expandir y sistematizar la censura en defensa del capitalismo mundial.

Al publicar el informe, Brent Harris, Director de Gobernanza y Asuntos Globales de Facebook, explicó que la compañía estaba cerrando un período de "consulta global" de seis meses y se dirigió a la selección de los 40 miembros de su Junta de Supervisión. Harris escribe que el proceso de selección incluirá "contratar consultores y firmas de búsqueda de ejecutivos" para comenzar las nominaciones. Indicando que tan "abierta" y "diversa” será la junta directiva, Harris añadió que "Facebook seleccionará a las primeras personas y esos miembros lo ayudarán a seleccionar a las personas restantes".

Mark Zuckerberg habla en una conferencia de Facebook en el 2018 [Crédito: Anthony Quintano]

El informe de 37 páginas con notas a pie de página es un resumen de las respuestas de 2.000 personas de 88 países que asistieron a 28 "talleres, mesas redondas y juntas de ayuntamiento" en los cinco continentes para discutir la propuesta de la Junta de Supervisión de Facebook. Los representantes de Facebook también se reunieron con "250 personas a través de reuniones individuales" que incluyeron "expertos de múltiples disciplinas tanto en el sector público como en el privado". Ninguno de estos "expertos" corporativos y gubernamentales se mencionan en el informe.

Además, Facebook recibió 1.206 respuestas a un cuestionario público en línea y ensayos aceptados de individuos privados y documentos oficiales de organizaciones de la sociedad civil e individuos sobre la membresía, el proceso de toma de decisiones y las reglas de la junta. Por último, Facebook preparó un análisis comparativo de ocho "modelos de supervisión" actualmente en uso en empresas y gobiernos, incluidos los de la comunidad de investigación académica y el sistema del Tribunal de Apelaciones de EE.UU. Todos estos elementos se han recopilado y publicado en un apéndice de 180 páginas en el informe principal.

La propuesta para la creación de una Junta de Supervisión de Facebook comenzó con un anuncio del CEO de la compañía, Mark Zuckerberg, en noviembre de 2018. En ese momento, —en una respuesta continua a la presión del establecimiento político estadounidense y las declaraciones infundadas de intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016— Zuckerberg expuso sus preocupaciones sobre la "interferencia en las elecciones", la "información errónea" y la "polarización y el extremismo" en Facebook.

En su "Plan para la gobernanza y el cumplimiento de los contenidos", Zuckerberg propuso explícitamente la creación de un "organismo independiente" que tendrá autoridad vinculante para eliminar el contenido que busca "dividirnos". En otras palabras, bajo las condiciones de un movimiento global a la izquierda por masas de personas, Facebook planeaba crear un comité para garantizar que su censura de la clase obrera y las ideas socialistas revolucionarias tuvieran la impronta de un cuerpo aparentemente imparcial.

El plan original de Zuckerberg fue seguido en enero pasado con la publicación de un Proyecto de Carta para la Junta de Supervisión. El borrador incluía una serie de once preguntas sobre la membresía y el proceso de toma de decisiones de la junta, junto con el propio "enfoque sugerido" de Facebook para las preguntas.

Tras una serie de respuestas de los medios corporativos y las organizaciones no gubernamentales (ONG) al plan de Zuckerberg y al proyecto de carta, algunos expresando entusiasmo y otros con escepticismo, Facebook inició su proceso de "consulta global". Entre las respuestas más perspicaces referidas a la Junta de Supervisión como un "regulador falso", lo ridiculizaron como un "gesto vacío" y, en una columna del Washington Post, la escritora Molly Roberts se burló de Facebook por haber "declarado soberanía" con su falsa propuesta al estilo de la Corte Suprema que no permite al público votar sobre nada.

Sin embargo, lo que todos estos críticos burgueses carecían, y se oponen, es una evaluación objetiva de la entidad corporativa llamada Facebook y los motivos políticos e ideológicos detrás del impulso para crear una infraestructura de censura global dentro de la plataforma de medios sociales más grande del mundo. Nadie debe aceptar una segunda afirmación de Facebook o Zuckerberg de que una Junta de Supervisión va a detener o incluso mediar las prácticas de censura en curso de la empresa, incluida la eliminación unilateral de publicaciones o el borrado de cuentas sin explicación.

Facebook es una corporación global con base en los EE.UU. Con 37.700 empleados con sede en Menlo Park, California y oficinas en 22 ciudades de los EE.UU, además de otros 47 centros corporativos y 16 instalaciones de datos en los seis continentes. En el momento de escribir este artículo, el valor de Facebook en Wall Street en es de aproximadamente $ 550 mil millones. Esto es mayor que el Producto Interno Bruto de todos menos los 20 países principales del mundo.

La mayoría de las acciones de Facebook están controladas por las siguientes personas y organizaciones: Mark Zuckerberg posee el 28.4 por ciento, la firma de capital de riesgo Accel Partners posee el 11.4 por ciento, el ex empleado de Facebook Dan Moskovitz posee el 7.6 por ciento, la digital Sky Technologies con sede en Moscú posee el 5.4 por ciento y el ex empleado de Facebook Eduardo Saverin posee el 5 por ciento. El saldo del 42.5 por ciento ($ 234 mil millones) se comparte entre una combinación de individuos, inversionistas institucionales, fondos mutuos y fondos cotizados.

A pesar de las consecuencias de inversión negativas por el furor de las "noticias falsas" y el escándalo de privacidad de Cambridge Analytica, es probable que Facebook pague una multa de $5 mil millones a la FTC por la violación de un decreto de consentimiento de 2011: la compañía obtuvo una ganancia neta de $22 mil millones en 2018, casi un 40 por ciento más que en 2017. Las expectativas en Wall Street siguen siendo altas para 2019, ya que los números de usuarios globales siguen aumentando.

Las plataformas principales de Facebook son Facebook (2.4 mil millones de usuarios), Instagram (mil millones de usuarios) y WhatsApp (600 millones de usuarios). Es, por mucho, la compañía de redes sociales más popular del mundo con más del 80 por ciento de sus usuarios fuera de los Estados Unidos. Para las masas de personas en países de todo el mundo, especialmente aquellos que están menos desarrollados, Facebook es más que una plataforma de redes sociales; es el Internet.

Aquí radica la contradicción que enfrenta Facebook, el gran sector tecnológico de la economía, incluidos Google, Amazon y Apple, y toda la élite gobernante que ha cosechado miles de millones desde la crisis financiera de 2008. Por un lado, el sistema capitalista mundial depende del enorme rendimiento financiero del sector tecnológico, incluida la creciente adopción de servicios de internet de banda ancha inalámbrica, teléfonos inteligentes y redes sociales por parte de la población mundial.

Además, la producción y la gestión continuas de estas tecnologías se basan en formas cada vez mayores de explotación de la clase obrera internacional, desde las fábricas de ensamblaje de alta tecnología en Asia hasta los almacenes explotadores de Amazon en Europa y América del Norte. Esta es la base sobre la cual se han generado los enormes beneficios de estas empresas y se espera que sean para el futuro.

Sin embargo, por otro lado, a medida que la lucha de clases internacional está resurgiendo y las masas de personas están gravitando hacia el socialismo, la elite gobernante está aterrorizada de que estas tecnologías también se conviertan en instrumentos de la lucha social y política en manos de las masas contra el sistema en sí de los capitalistas.

Estos factores objetivos constituyen el telón de fondo de las discusiones que tienen lugar sobre las “decisiones de contenido” de Facebook. Al saber que no pueden censurar abiertamente las opiniones de izquierda y de oposición en sus plataformas, las fuerzas sociales y políticas detrás de Facebook están tratando de construir una infraestructura basada en el mismo lenguaje utilizado durante décadas por el imperialismo estadounidense para cubrir sus objetivos de guerra criminal, operaciones de cambio de régimen y conquistas ocupacionales. El establecimiento gobernante estadounidense está ordenando a Facebook que proceda con un régimen de censura internacional bajo la cobertura de la difusión de la "democracia", la "libertad" y los "derechos humanos".

El hecho de que los participantes involucrados directamente en la iniciativa demuestren que el proyecto de la Junta de Supervisión de Facebook corresponde a los intereses globales del imperialismo estadounidense. Aunque ninguno de los "expertos" del sector público y privado que fueron entrevistados para el proyecto se mencionan por su nombre, varias personas y organizaciones clave están acreditadas en el documento por sus contribuciones. Las siguientes biografías son significativas:

–- Zoe Mentel Darmé es la Gerente de Asuntos Globales y Gobernabilidad de Facebook; se le atribuye la escritura del informe de la Junta de Supervisión. Darmé ha estado en Facebook desde diciembre de 2018 y se presentó claramente para los propósitos de este proyecto.

Antes de trabajar en Facebook, trabajó durante seis años en las Naciones Unidas como Oficial de Políticas y Planificación, especializándose en la Oficina de Estado de Derecho e Instituciones de Seguridad en el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (DPKO). Este departamento, que tiene sus raíces en los acuerdos dominados por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, ha estado involucrado en todas las operaciones del imperialismo estadounidense desde la disolución de la Unión Soviética y la integración de los países de la antigua URSS y el Bloque Oriental en el sistema capitalista mundial.

En su página de LinkedIn, Darmé presume de su trabajo en varios departamentos y funciones de las Naciones Unidas, incluida la redacción de "una gran variedad de documentos de estrategia, informes, propuestas de financiamiento y otros documentos necesarios para el buen funcionamiento de los negocios de la división" como Oficial de Comunicaciones / Programas para el Consejero policial de la ONU DPKO.

–-Kevin Steeves es, según Facebook, un investigador independiente acreditado por ayudar a Darmé a escribir el informe de la Junta de Supervisión. Steeves se promociona en LinkedIn como Asesor Independiente y Consultor en Asuntos Globales, Paz y Seguridad de Alsacia, Francia.

Antes de trabajar como Director de los gabinetes de estrategia imperialistas de la Red de Implementación Europea en Estrasburgo y Chatham House en Londres, Steeves también trabajó en la ciudad de Nueva York durante nueve años como Oficial de Políticas y Asistente Especial para el DPKO de la ONU. A fines de la década de 1990 y principios de la década de 2000, trabajó para la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), una importante institución de posguerra del imperialismo estadounidense y europeo dedicada al "control de armas" y a los "derechos humanos".

En 1999, Steeves fue un consultor profesional para la OSCE en Croacia con una oficina en Zagreb involucrada en la protección de los intereses imperialistas occidentales en el antiguo territorio yugoslavo, bajo la protección de "minorías nacionales" y promoviendo "instituciones democráticas" y defendiendo los "derechos humanos".

–-Noah Feldman es actualmente profesor de derecho en la Universidad de Harvard. Según el informe de Facebook, el Prof. Feldman es autor de dos libros blancos que han sido la base del concepto de la Junta de Supervisión y ha trabajado con Zuckerberg directamente en el proyecto desde el anuncio original de noviembre de 2018. El informe de Facebook dice: "Las características principales del documento técnico de Feldman permanecen, y ha estado asesorando a Facebook en la Junta a lo largo de su desarrollo".

Después de graduarse de la Escuela de Derecho de Yale en 1997, Feldman trabajó como asistente legal para el Juez de la Corte Suprema David Souter. Actualmente es miembro adjunto del Consejo de Relaciones Exteriores, un grupo de expertos del imperialismo estadounidense que se remonta a la Primera Guerra Mundial y miembro de la Fundación New América, una organización más reciente establecida para apoyar los intereses imperialistas de EE. UU. Presidente de la empresa matriz de Google, Alphabet.

Después de la invasión de Irak por parte de la Administración Bush en 2003, Feldman se distinguió por trabajar en la Constitución iraquí que fue redactada y aprobada en 2005. Feldman presentó justificaciones liberales, incluida la publicación de documentos como "El nuevo Irak: un experimento en democracia islámica”, para el derrocamiento y la brutal ejecución de Saddam Hussein y la transferencia de los campos petroleros iraquíes a los monopolios petroquímicos imperialistas como British Petroleum y Exxon-Mobile.

Estos son algunos de los colaboradores individuales más importantes y conocidos de los planes de Facebook para una Junta de Supervisión de censura. Sin duda, hay más "expertos" cuyos nombres aún no han salido a la luz. También vale la pena mencionar la participación del bufete de abogados corporativo Baker McKenzie y la agencia de marketing George P. Johnson (GPJ).

Baker McKenzie, que se ha especializado en leyes de derechos humanos y cuenta con sus credenciales progresivas al haber elegido a una presidenta de su comité ejecutivo global, representa a “fondos de capital de riesgo, bancos de inversión, centrales tecnológicas, nombres de hogares, compañías multinacionales de tecnología, marcas de consumo famosas, compañías automotrices líderes a nivel mundial y casas de capital privado".

GPJ es una corporación multinacional que se especializa en la marca corporativa y el "marketing de eventos". Con profundas raíces en las empresas estadounidenses que se remontan a principios del siglo XX, GPJ cuenta entre sus clientes a las tres grandes compañías automovilísticas estadounidenses, Toyota, Nissan y la tecnología. empresas IBM, Cisco Systems, Siebel e Intel.

Detrás de toda la palabrería de Zuckerberg y los ejecutivos de Facebook sobre la alineación de las decisiones de contenido de los medios sociales con los "ideales democráticos y la filosofía ilustrada del libre pensamiento y la libre expresión", se encuentra una estrategia para salvaguardar los intereses de las empresas estadounidenses y la agenda global del imperialismo estadounidense en cada rincón de el mundo. La creación de una Junta de Supervisión para Facebook —como muchos comités locales de supervisión del departamento de policía que han supervisado un aumento constante de la violencia policial y el asesinato de la clase trabajadora y la gente pobre en los EE. UU— sirve como un empaquetado para la intensificación de la censura en las redes sociales.

La defensa de la libertad de expresión y el derecho a utilizar las herramientas de los medios sociales para organizar las luchas crecientes de la clase trabajadora y los jóvenes contra el desempleo, la pobreza, los bajos salarios, la deuda universitaria, la violencia policial y la guerra no se pueden confiar a ninguna facción del establecimiento gobernante o empresas gigantescas de tecnología. Solo la clase obrera puede defender los derechos democráticos más básicos a través de una lucha coordinada internacionalmente contra el sistema capitalista y por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente el 2 de julio de 2019)