Los 400 estadounidenses más ricos pagaron impuestos más bajos que todos los demás en 2018

por Trévon Austin
11 octubre 2019

Según un análisis de los economistas Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, de los cuales esta semana el columnista del New York Times David Leonhardt hizo una vista previa, los hogares estadounidenses más ricos pagaron una tasa impositiva más baja el año pasado que cualquier otro grupo de ingresos por primera vez en la historia del país.

Saez y Zucman, ambos profesores de la Universidad de California en Berkeley, detallan el fenómeno de la disminución de los impuestos para los estadounidenses más ricos en su libro que se lanzará próximamente, El triunfo de la injusticia.

La pareja compiló una base de datos histórica compuesta por los pagos de impuestos de los hogares en varios percentiles de ingresos que se remontan a 1913, cuando se implementó por primera vez el impuesto federal sobre los ingresos. Su investigación descubrió que en el año fiscal 2018 los 400 estadounidenses más ricos pagaron una tasa impositiva más baja, que representa los impuestos federales, estatales y locales, que cualquier otra persona.

La tasa impositiva general pagada por el 0,01 por ciento más rico fue solo el 23 por ciento el año pasado, mientras que la mitad inferior de la población pagó el 24,2 por ciento. Esto contrasta marcadamente con las tasas impositivas generales para los ricos del 70 por ciento en 1950 y del 47 por ciento en 1980.

Los 400 estadounidenses más ricos pagaron menos impuestos que el resto en 2018

Los impuestos a los ricos han estado en un declive precipitado desde la segunda mitad del siglo XX, ya que las sucesivas administraciones presidenciales promulgaron recortes de impuestos para los ricos, lo que sugiere que darían lugar a la prosperidad económica para todos. Los impuestos que afectan principalmente a los ricos, como el impuesto al patrimonio y el impuesto corporativo, se han reducido drásticamente y los abogados han trabajado arduamente en las creencias de sus patrones adinerados que planean los mejores ardides para evitar impuestos, buscando impulsar las tasas impositivas tan cerca del cero como sea posible. El ímpetu para el punto de inflexión histórico fue la reforma fiscal de 2017 de la Administración Trump, que fue una ganancia inesperada para los súper ricos.

Con el apoyo de los partidos republicano y demócrata, los dos partidos de Wall Street, los recortes de impuestos de Trump fueron diseñados específicamente para transferir grandes cantidades de riqueza de la clase trabajadora a la élite gobernante.

La tasa de impuestos corporativos se redujo permanentemente del 35 por ciento al 21 por ciento, lo que podría aumentar los ingresos corporativos en más de $6 billones en la próxima década. El proyecto de ley también redujo la tasa de impuesto federal sobre la renta individual para los ricos e incluyó una serie de otras disposiciones para aliviar aún más su carga fiscal.

La historia es diferente para muchos estadounidenses de clase media y de la clase trabajadora. Según múltiples análisis de la reforma tributaria de 2017, el 83 por ciento de los beneficios impositivos irán al 1 por ciento superior para 2027, mientras que el 53 por ciento de la población, o aquellos que ganen menos de $75.000 al año, pagarán impuestos más altos. Al mismo tiempo, la reforma aumentará drásticamente los déficits presupuestarios y la deuda nacional, al tiempo que se pretende la mayor destrucción de los programas sociales nacionales.

Además, la mayoría de los estadounidenses pagan impuestos de nómina más altos, que cubren Medicare y la Seguridad Social. El impuesto aumentó del 2 por ciento justo después de la Segunda Guerra Mundial, al 6 por ciento en 1960, al 15,3 por ciento en 1990, que permanece en la actualidad. Se ha convertido en el mayor impuesto que paga el 62 por ciento de los hogares estadounidenses.

El resultado de la multitud de cambios en el sistema tributario estadounidense durante los últimos tres cuartos de siglo es uno que se ha vuelto menos progresivo con el tiempo. La reforma fiscal de 2017 estableció efectivamente las bases para una política fiscal regresiva donde los ricos pagan tasas impositivas más bajas que los pobres.

La implementación de una estructura tributaria regresiva ha desempeñado un papel importante en la ingeniería de la redistribución de la riqueza de abajo hacia arriba que ha llevado la desigualdad social en Estados Unidos a su nivel más alto desde la década de 1920.

Según la revisión preliminar de Leonhardt de Triunfo de la injusticia en el Times, Saez y Zucman ofrecen como solución al sistema fiscal injusto actual en el que la tasa impositiva general sobre el 1 por ciento superior de los que tienen ingresos aumente al 60 por ciento. La pareja afirma que el aumento de impuestos generaría aproximadamente $750 mil millones en impuestos. Su código tributario también incluye un impuesto sobre el patrimonio y un impuesto corporativo global mínimo del 25 por ciento, que exige que las corporaciones paguen impuestos sobre las ganancias obtenidas en los Estados Unidos, aunque su sede se encuentra en el extranjero.

En una entrevista con Leonhardt, Zucman afirma que la historia muestra que EEUU ha elevado las tasas impositivas a los ricos antes, por lo que ahora debería ser posible hacerlo.

Sin embargo, el último medio siglo de contrarrevolución emprendida contra la clase trabajadora hace que la naturaleza parasitaria de la élite gobernante sea absolutamente clara, y subraya el hecho bien conocido de que Estados Unidos está gobernado por una oligarquía que controla el sistema político. Ni los demócratas ni los republicanos, quienes representan a esta oligarquía y son responsables del sistema tributario, harán ningún esfuerzo para implementar la modesta propuesta de Saez y Zucman.

(Publicado originalmente en inglés el 10 octubre 2019)