El “Comité Internacional” de los Socialistas Democráticos de América denuncia la retirada “imprudente” de las tropas estadounidenses en Siria

por Genevieve Leigh
11 noviembre 2019

El 24 de octubre, los Socialistas Democráticos de América (DSA) publicaron una declaración en su sitio web, “Declaración del Comité Internacional en solidaridad con los sirios”. La declaración fue en respuesta a la decisión de la administración de Trump de retirar las tropas de Siria unos días antes.

La decisión de Trump desencadenó una tormenta de fuego en Washington, donde el Partido Demócrata y las secciones dominantes de las agencias militares y de inteligencia se opusieron vehementemente a la retirada de las tropas. La declaración del DSA respaldaba completamente la línea del Partido Demócrata, denunciando la retirada “imprudente” de las tropas por Trump.

Días después y sin ninguna explicación, el DSA eliminó la declaración de su sitio web. (Se incluye debajo a continuación como referencia.)

La declaración es la primera que se publica (aunque solo durante unos breves días) en el sitio web oficial del DSA de un grupo que se hace llamar el “Comité Internacional”. Sin embargo, se han publicado docenas de declaraciones sobre acontecimientos internacionales durante el año pasado en el sitio web propio del comité, reconocido oficialmente por el liderazgo nacional del DSA y con enlace a este en la página nacional.

El “Comité Internacional”, de hecho, un “grupo de trabajo” interno del DSA nacional, está copresidido por dos personas, Ethan Earle y Carrington Morris.

Morris es mejor conocido como el editor gerente de “Edible Manhattan”, una revista de alimentos en Nueva York. Ethan Earle es escritor habitual de la Nación y, lo que es más importante, es gerente de proyectos de la Fundación Rosa Luxemburgo en Nueva York. La Fundación Rosa Luxemburgo tiene estrechos vínculos con el partido La Izquierda (Die Linke) en Alemania, que desempeña un papel importante en el Estado alemán. Está íntimamente integrado en el aparato estatal con sus representantes viajando con el ejército de Alemania y ofreciendo su pleno apoyo a la remilitarización alemana.

Después de una breve introducción que reduce toda la historia turca y la política contemporánea al genocidio, el extremismo islámico y el chovinismo, la declaración del DSA llega al corazón del asunto: “La situación caótica e inestable en Siria, creada bajo la descuidada vigilancia de Estados Unidos y que ahora empeora drásticamente debido a la decisión imprudente de retirarse abruptamente de la región, ha proporcionado una ventana para que Turquía invada y aumente el espectro de la limpieza étnica y la ocupación”.

La “decisión imprudente” de Trump de retirarse “abruptamente” de Siria ... Hemos escuchado ese lenguaje antes. Son los fragmentos de notas de la CIA y las declaraciones de prensa del Partido Demócrata.

En las horas posteriores al anuncio de Trump sobre la retirada de Siria, los demócratas del Senado tuitearon: “La decisión imprudente del presidente @realDonaldTrump de retirar las tropas estadounidenses del norte de Siria ha puesto a nuestro país en peligro”.

El senador demócrata Cory Booker escribió: “Esto fue solo una cuestión del ‘cuando’ después de la decisión imprudente de Trump de retirar abruptamente las tropas de Siria”. El congresista demócrata John Sarbanes de Maryland, agregando su propia llamarada, calificó la decisión como “temerariamente imprudente”.

El exvicepresidente Joe Biden escribió sobre “la decisión imprudente de Trump de retirar nuestras tropas del norte de Siria”. Kelly Magsamen, vicepresidenta de Seguridad Nacional y Política Internacional del Centro para el Progreso Estadounidense, emitió un comunicado llamando a la decisión “imprudente e impetuosa”.

Solo los más ingenuos políticamente creerían que el Partido Demócrata se ha preocupado repentinamente por la “estabilidad” de un país que han pasado la mayor parte de una década destruyendo.

El verdadero motivo detrás de la oposición de los demócratas a la retirada de tropas de Trump es todo lo contrario de su postureo humanitario. Buscan la continuación y la escalada de su guerra instigada por la CIA por el cambio de régimen que hasta la fecha ha matado a aproximadamente medio millón de sirios, mientras convertía a millones más en refugiados.

La declaración del DSA pasa por alto completamente la historia del conflicto sirio. Las palabras, como la evocación del indefinido “pueblo sirio”, se seleccionan cuidadosamente. Afirman que el conflicto fue creado “bajo la vigilancia descuidada de los Estados Unidos”.

¿“Vigilancia descuidada”? Como si la operación de cambio de régimen instigada por la CIA en Siria, que es en sí misma parte de la catástrofe más amplia desatada por el imperialismo estadounidense en el Medio Oriente durante el último cuarto de siglo, fuera una cuestión de falta de atención. ¡Ojalá las agencias militares y de inteligencia estadounidenses hubieran sido más cuidadosas!

De hecho, fue la administración de Obama lo que inició la guerra liderada por la CIA por el cambio de régimen en Siria. Con el nombre de código Timber Sycamore, la operación de la CIA se lanzó formalmente en junio de 2013, aunque la agencia había estado activa en Siria durante años. A raíz del derrocamiento del gobierno libio por las fuerzas dirigidas por Estados Unidos y la OTAN y el asesinato de su líder Muamar Gadafi, la CIA creó un programa para canalizar las reservas de armas y los combatientes islamistas a Siria para lanzar una despiadada guerra sectaria.

La ocupación formal e ilegal de Siria comenzó en octubre de 2015, aún bajo la administración de Obama, sin autorización de las Naciones Unidas o del gobierno sirio. En su punto alto, el ejército de los EEUU y sus representantes controlaron aproximadamente un tercio del país, incluyendo, lo que es más importante, los campos de petróleo y gas natural en Siria, así como su frontera oriental con Irak.

Hoy, las mismas milicias islamistas respaldadas por la CIA, antes aclamadas como “rebeldes” prodemocráticas, están luchando junto al ejército turco contra la milicia kurda.

La guerra mató a aproximadamente 500.000 sirios, desplazó a la mitad de la población del país, redujo la ciudad de Raqqa a escombros y envió a millones al exilio.

El conflicto en Siria no simplemente “sucedió” bajo la “vigilancia” pasiva de los Estados Unidos, como afirma la declaración del DSA. Más bien es el producto directo de la intervención consciente del ejército estadounidense bajo la dirección del Partido Demócrata.

Después de un año en el cargo, Trump anunció el fin del programa de la CIA en Siria, parte del esfuerzo de la administración para centrar más la atención en el conflicto de Estados Unidos con China. El primer retiro de tropas entró en vigencia en julio de 2017. La decisión produjo una oleada de oposición en Washington entre secciones de la CIA alineadas con el Partido Demócrata, especialmente John Brennan, el último director de la CIA con Obama.

Más oposición vino de figuras como el exsecretario de Defensa James “Mad Dog” Mattis, el exasesor de seguridad nacional John Bolton y el expresidente y general del Estado Mayor Conjunto Joseph Dunford, quien abogó durante mucho tiempo por una estrategia basada en una presencia militar abierta de Estados Unidos en Siria teniendo como objetivo derrocar a Asad e imponer un régimen títere más flexible en Damasco.

Desde entonces, las tres figuras han sido eliminadas o renunciaron a sus cargos en la administración de Trump. Exactamente debido a la postura militante a favor de la guerra, estas mismas figuras han sido elogiadas por el Partido Demócrata que tiene grandes defensores de la democracia en la lucha contra Trump.

El párrafo final de la declaración dice: “Nosotros apoyamos a todos los que resisten el chovinismo, el nacionalismo y la violencia islamista perpetrados por el Estado y el ejército turco, y hacemos un llamado a la gente de todas partes para exigir el boicot y la desinversión de las empresas turcas e interrumpir los eventos turcos en todas partes”.

¿Quién es el “nosotros” que se opone al chovinismo, el nacionalismo y la violencia islamista? Esta declaración abarcadora incluye secciones enteras de las agencias militares y de inteligencia y prácticamente todo el Partido Demócrata. ¿El DSA “apoya” al general “Mad Dog” Mattis en su oposición a la “violencia islamista”? ¿Su alianza incluye milicias respaldadas por la CIA? ¿O tal vez a la propia CIA?

El carácter de una organización se define sobre todo por su posición en asuntos internacionales. Si una organización acepta las prerrogativas del imperialismo en el extranjero, las aceptará en casa. El apoyo del DSA a las operaciones de los Estados Unidos en Siria lo califica como un apéndice procapitalista del Partido Demócrata. No habla por la clase trabajadora, sino por sectores privilegiados de la clase media que apoyan el imperialismo y están completamente integrados en el aparato del Estado capitalista.

***

Socialistas Democráticos de América “Declaración del Comité Internacional en solidaridad con los sirios” 24 de octubre de 2019

Los Socialistas Democráticos de América se solidarizan con el pueblo de Siria al enfrentarse a una incursión militar atroz por parte de Turquía.

Turquía fue fundada sobre el genocidio de kurdos, asirios, armenios y griegos, y la ideología que condujo a ese genocidio continúa prosperando en la Turquía moderna. El Estado y el gobierno turco se definen por una política altamente reaccionaria y opresiva, que combina el extremismo islamista con el chovinismo nacionalista. Esta política es evidente en su tratamiento altamente opresivo de las minorías étnicas, activistas y disidentes en Turquía hoy, que ha visto a miles de periodistas, maestros, jueces y otros perseguidos.

La situación caótica e inestable en Siria, creada bajo la vigilancia descuidada de los Estados Unidos y que ahora empeora dramáticamente debido a la decisión imprudente de retirarse abruptamente de la región, ha proporcionado una ventana para que Turquía invada, y plantea el espectro de la limpieza étnica y la ocupación.

Apoyamos a todos los que resisten el chovinismo, el nacionalismo y la violencia islamista perpetrada por el Estado y los militares turcos, y hacemos un llamamiento a la gente de todas partes para exigir el boicot y la desinversión de las empresas turcas e interrumpir los eventos turcos en todas partes.

(Publicado originalmente en inglés el 9 noviembre 2019)