Perspectivas para la próxima revolución en Norteamérica: raza, clase y la lucha por el socialismo

por Joe Kishore
5 diciembre 2019

Esta es una versión editada de un informe entregado por el Secretario Nacional del Partido Socialista por la Igualdad, Joseph Kishore, a reuniones en Michigan y California sobre el "Proyecto 1619" del New York Times.

1619 Kishore Lecture

El título de esta reunión es "Perspectivas para la revolución que se avecina en Estados Unidos". Comienza con la comprensión, ampliamente percibida por una creciente sección de trabajadores y jóvenes en todo el mundo, de que vivimos en un período revolucionario.

"La característica más indudable de una revolución", escribió Trotsky en su Historia de la Revolución Rusa, "es la interferencia directa de las masas en los acontecimientos históricos. En tiempos ordinarios, el estado, ya sea monárquico o democrático, se eleva por encima de la nación, y la historia está hecha por especialistas en esa línea de negocios —reyes, ministros, burócratas, parlamentarios, periodistas. Pero en esos momentos cruciales cuando el viejo orden ya no es soportable para las masas, rompen las barreras que los excluyen de la arena política, hacen a un lado a sus representantes tradicionales y crean por su propia interferencia las bases iniciales para un nuevo régimen”.

Estamos entrando a tal período ahora. En un comentario reciente publicado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales , un importante grupo de expertos geoestratégicos para la clase dominante estadounidense, Samuel Brannen, director del "Grupo de Riesgo y Previsión", define el período actual como "La era de la revolución sin líderes”. Señala los levantamientos y protestas masivas en las últimas semanas en el Líbano, Irak, Chile, España, Hong Kong, Ecuador, Honduras, Haití, Egipto y Argelia.

Brannen no menciona, pero uno debería agregar, el crecimiento significativo de la lucha de clases aquí en los Estados Unidos, incluidas las huelgas importantes durante el mes pasado por parte de trabajadores automotores de GM y maestros de Chicago. Las encuestas muestran, particularmente entre los jóvenes, un cambio brusco hacia la izquierda y un creciente interés en el socialismo y hostilidad hacia el capitalismo.

"El mundo está experimentando", escribe Brannen, "la volatilidad de lo que mi difunto colega Zbigniew Brzezinski identificó en 2008 como un 'despertar político global', una revolución radical como nunca antes habíamos visto". Este "despertar" es alimentado por la conectividad de la población mundial de una manera sin precedentes. "La capacidad de las personas para conectarse, inspirar y coordinar a millones en las calles no tiene precedentes".

Brannen advierte: “Los riesgos y las implicaciones están aumentando para gobiernos, empresas y organizaciones de todo tipo. Es una cuestión de cuándo, no si, el ‘flash mob’ digital viene para aquellos en el poder".

Sin embargo, Brannen define estas revoluciones como "sin líderes", y mantiene la esperanza de que "puedan ser cooptadas por... bien", por lo que quiere decir canalizado de una manera que no amenace los intereses de la élite gobernante.

La cuestión del liderazgo es, de hecho, el tema central. Como Trotsky enfatizó en 1938, "La crisis histórica de la humanidad se reduce a la crisis del liderazgo revolucionario". Construir un liderazgo, desarrollar dentro de la clase trabajadora y la juventud un movimiento político consciente de sus objetivos, es un proceso complicado. Requiere una lucha prolongada contra todos aquellos que buscarían contaminar la conciencia, "cooptar" y desviar la ira y la oposición social.

El "Proyecto 1619" del Times

Es en este contexto que el Partido Socialista por la Igualdad (PSI) y el Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social (JEIIS) decidieron celebrar una serie de reuniones sobre el "Proyecto 1619" del New York Times. Comprender y combatir las concepciones avanzadas en este "proyecto", que está siendo promovido agresivamente en escuelas y campus en todo el país, es de inmensa importancia para la clase trabajadora y la juventud.

Lo que está involucrado es una forma de revisionismo histórico y política contemporánea que apunta a elevar a la raza como la categoría social y política central —de hecho, que apunta a promover conflictos raciales. En el mismo momento en que masas de trabajadores y jóvenes de todo el mundo están luchando por cuestiones de clase, existe un esfuerzo consciente para dividir y desorientar.

Hay que decir desde el principio: no hay nada de izquierda en esta campaña. Comparte más en común con la reacción fascista de Donald Trump que cualquier cosa tradicionalmente asociada con la política progresista.

El argumento del Times es que el problema central en los Estados Unidos, en su historia y en su presente, la "raíz" es el "racismo que todavía no podemos purgar de esta nación hasta el día de hoy", en palabras de Nikole Hannah-Jones, la autora principal del proyecto Times. "El racismo anti-negro se encuentra en el ADN de este país", escribe.

Este "pecado original" de la sociedad estadounidense es "endémico", es decir, es una enfermedad incrustada en un pueblo en particular que, por extensión, no puede ser purgada. En una reunión en la Universidad de Nueva York el 18 de noviembre, Hannah-Jones declaró que el racismo entre los blancos es una "psicosis", presumiblemente arraigada en la mente irracional de los blancos.

No es solo que exista racismo, sino que el conflicto entre razas es el problema básico y duradero. Para el Times, la historia de los Estados Unidos es una historia de la lucha entre razas, entre "personas blancas", que se han beneficiado de la opresión de "personas negras", primero a través de la esclavitud, luego a través de la segregación y ahora a través de la supremacía "blanca” y sus víctimas negras. La historia se define en términos del conflicto entre razas, con intereses comunes compartidos solo por individuos que están clasificados por su raza.

No es posible en el curso de una sola reunión revisar todas las falsificaciones históricas que surgen de este análisis. Ya hemos publicado en el World Socialista Web Site respuestas detalladas al relato del Times sobre la Revolución Americana y la Guerra Civil, dos eventos monumentales en la historia mundial que iniciaron y completaron la revolución democrática burguesa en Estados Unidos. (Ver La esclavitud y la revolución Norteamericana: una respuesta al proyecto 1619 del New York Times y El "conflicto irrefrenable": la esclavitud, la guerra civil y la segunda revolución de Estados Unidos). También hemos publicado tres excelentes entrevistas con los historiadores estadounidenses James McPherson, James Oakes y Victoria Bynum que abordan estos temas.

Es importante destacar un elemento de la actitud del Times hacia estas revoluciones en relación con los temas de esta conferencia, a saber, la hostilidad que esta interpretación de la historia muestra hacia la Ilustración. La Ilustración es la revolución intelectual y política en el pensamiento, que surge de inmensos avances en la ciencia durante los siglos 16 y 17, que enfatizó la capacidad de los humanos para comprender el mundo a través de la razón y reconstruirlo sobre bases racionales. Las dos figuras en la historia de la política burguesa en los Estados Unidos más estrechamente relacionadas con la Ilustración, Jefferson y Lincoln, son los dos objetivos particulares de la falsificación histórica del Times.

Ibram Kendi, en su libro Stamped from the Beginning: The Definitive History of Racist Ideas in America, una gran inspiración para el Proyecto 1619, denigra a la Ilustración como una "metáfora de la europeidad y, por lo tanto, de la Blancura ... Las ideas de la Ilustración dieron legitimidad a esta larga historia", sostuvo la 'parcialidad' racista, la conexión entre la ligereza y la blancura y la razón, por un lado, y entre la oscuridad y la negrura y la ignorancia, por el otro ". [ Estampado desde el principio, págs. 80-81] Esta hostilidad hacia la Ilustración es la procedencia de la extrema derecha, no de la izquierda, pero está relacionada con un desprecio por la racionalidad y los principios democráticos que caracterizan a la pseudoizquierda moderna, un tema al que volveré.

Para llevar adelante la narrativa de la historia del Times en la última parte del siglo XIX y el siglo XX, se requiere que el Times ignore y encubra por completo los profundos desarrollos sociales y políticos que transformaron a los esclavos liberados en una sección crítica de la clase trabajadora. Es necesario lavar de la historia la historia de la lucha de clases y, por lo tanto, la historia de la clase trabajadora afroamericana.

En la cuenta del Times, simplemente no hay clase trabajadora. La palabra "clase" no aparece en todo el ensayo histórico introductorio de Hannah-Jones. El término "estadounidenses blancos" aparece 15 veces, "personas blancas" 19 veces, "estadounidenses negros" 28 veces y "personas negras" 43 veces. Sin embargo, la "clase trabajadora" aparece cero veces.

Si uno basase un currículum en la cuenta del Times, como se insta a las escuelas y universidades de todo el país a hacer, esta nueva "narrativa" de la historia estadounidense eliminaría toda referencia a las batallas de clase insurreccionales y violentas que han caracterizado al capitalismo estadounidense desde que surgió completamente en las décadas posteriores a la Guerra Civil. El propósito es tanto separar a los trabajadores y jóvenes de estas tradiciones de lucha de clases como establecer una narrativa alternativa de un conflicto racial duradero e interminable.

En el relato del Times no se menciona el movimiento populista en el sur, que buscó en las décadas posteriores a la Guerra Civil unir a los negros liberados con los blancos pobres. El Times no puede, por lo tanto, explicar los orígenes de la segregación de Jim Crow y el KKK, la respuesta consciente de la clase dominante a la amenaza de una alianza de negros y blancos. No se menciona a Tom Watson, el líder del movimiento populista, quien al principio de su carrera abordó su atractivo para ambas razas:

Están hechos para odiarse mutuamente porque sobre ese odio descansa la piedra angular del arco del despotismo financiero que los esclaviza a ambos. Estás engañado y cegado porque es posible que no veas cómo este antagonismo racial perpetúa un sistema monetario que mendiga a ambos. [Citado en The Strange Career of Jim Crow, p. 63]

El historiador del sur, C. Vann Woodward, señaló en su relato esencial de los orígenes y el desarrollo de la segregación de Jim Crow, The Strange Career of Jim Crow, que la aparición y el desarrollo del movimiento populista demostraron que las políticas de segregación y racismo no fueron producto de "los 'caminos populares' inmutables del Sur", y "la creencia de que son inmutables e inmutables no está respaldada por la historia". [Ibid., p. sesenta y cinco]

La promoción deliberada y sistemática de las divisiones raciales, incluido el uso del KKK como el brazo militante de los reaccionarios del sur en el Partido Demócrata, se basó tanto en el miedo a los disturbios sociales como en el surgimiento del imperialismo estadounidense hacia fines del siglo XIX. Las aventuras militaristas que marcaron este surgimiento, comenzando con la Guerra Hispanoamericana de 1898, explicó Woodward, "de repente pusieron bajo la jurisdicción de los Estados Unidos a unos ocho millones de personas de las razas de color, 'un surtido variado de razas inferiores'. La Nación los describió, 'que por supuesto no se les podría permitir votar ...'”

En el momento en que el imperialismo estaba arrasando el país, la doctrina del racismo alcanzó una cresta de aceptación y popularidad entre los círculos académicos e intelectuales respetables. En casa y en el extranjero, biólogos, sociólogos, antropólogos e historiadores, así como periodistas y novelistas, apoyaron la doctrina de que las razas eran entidades discretas y que "anglosajón" o "caucásico" era el superior de todos. [Ibíd., 73-74]

Para referirnos a cualquiera de las luchas de clase monumentales que surgieron después de la Guerra Civil, comenzando con la Gran huelga ferroviaria de 1877 hasta las huelgas de los años treinta, se requeriría que el Times reconozca que la lucha contra la desigualdad social —y la lucha contra el racismo — se centró en la lucha para unificar a la clase trabajadora contra las corporaciones y contra el capitalismo.

El Times no menciona a los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW, siglas en inglés o los Wobblies), que se estableció en 1905 y organizó una serie de luchas y huelgas industriales militantes a principios del siglo XX. En su convención de fundación en junio de 1905, Big Bill Haywood llamó a la organización de la IWW, en una referencia histórica a la Revolución Americana, el "Congreso Continental de la clase trabajadora".

"La Federación Estadounidense del Trabajo", declaró Haywood, "que presume ser el movimiento laboral de este país, no es un movimiento de la clase trabajadora. No representa a la clase trabajadora. Hay organizaciones que están afiliadas, pero que están afiliadas libremente con el AFL, que en su constitución y estatutos prohíben la iniciación o la concesión de la obligación a un hombre de color; que prohíbe conferir la obligación a los extranjeros. Lo que queremos establecer en este momento es una organización laboral que abra de par en par las puertas a cada hombre que se gane la vida, ya sea por su cerebro o su músculo”. [Ver Convenio de apertura de la IWW]

El Times no menciona la fundación del Partido Socialista de América en 1901. El líder del Partido Socialista, Eugene Debs, declaró en 1903: “He dicho y repito que, propiamente hablando, no hay una cuestión negra fuera de la cuestión laboral: la lucha de la clase trabajadora ... Nuestra posición como socialistas y como partido es perfectamente clara. Simplemente decimos: "La lucha de clases es incolora". Los tonos capitalista, blanco, negro y otros, están de un lado y los trabajadores, blanco, negro y todos los demás colores, del otro lado”. [Debs, "El negro en la lucha de clases"]

En ninguna parte de la revisión de la historia estadounidense del Times hay lugar para una discusión sobre la "Gran Migración" de los trabajadores afroamericanos hacia el norte, el surgimiento del Congreso de Organizaciones Industriales y las monumentales batallas de clase de los años treinta y cuarenta, que requirieron una lucha para unificar a la clase trabajadora contra los esfuerzos de la clase dominante para dividirlos en líneas raciales y étnicas. Sobre los cambios en la conciencia de los trabajadores forjados en estas luchas, el gran líder socialista James P. Cannon, fundador del trotskismo estadounidense, escribió:

El capitalismo estadounidense tomó cientos de miles de negros del sur, y explotando su ignorancia, su pobreza, sus miedos y su impotencia individual, los condujo a las acerías como rompehuelgas en la huelga de acero de 1919. Y en el breve espacio de una generación, por su maltrato, abuso y explotación de estos inocentes e ignorantes rompehuelgas negros, este mismo capitalismo logró transformarlos a ellos y a sus hijos en uno de los destacamentos más militantes y confiables de la gran huelga victoriosa de acero de 1946.

Este mismo capitalismo tomó decenas de miles y cientos de miles de hillbillies prejuiciosos del Sur, muchos de ellos miembros y simpatizantes del Ku Klux Klan; y pensando en usarlos, con su ignorancia y sus prejuicios, como una barrera contra el sindicalismo, los absorbió en las fábricas de automóviles y caucho de Detroit, Akron y otros centros industriales. Allí los sudaba, los humillaba, los conducía y los explotaba hasta que finalmente los cambió y los convirtió en nuevos hombres. En esa dura escuela, los sureños importados aprendieron a cambiar la insignia del KKK por el botón de unión del CIO, y convertir la ardiente cruz del Klansman en una hoguera para calentar piquetes en la puerta de la fábrica. [Cannon, "La revolución estadounidense que viene"]

Y, por supuesto, no hay espacio para el impacto mundial de la Revolución Rusa, que inspiró a millones de trabajadores con su llamado a la unidad de toda la clase trabajadora, de todas las razas y nacionalidades, en la lucha contra la opresión capitalista y la guerra imperialista.. La llamada que concluyó el Manifiesto comunista, "¡Trabajadores del mundo, uníos!" fue realizada en la práctica por la clase obrera de Rusia, dirigida por el Partido bolchevique de Lenin y Trotsky. La revolución rusa tuvo un poderoso impacto en la conciencia de los trabajadores de todas las razas en los Estados Unidos.

Del movimiento de derechos civiles a la acción afirmativa

Nada de esto puede mencionarse porque trasciende la afirmación de que Estados Unidos está dividido por antagonismos raciales irreconciliables, que los trabajadores blancos son irremediablemente racistas.

Para comprender los orígenes y la función política de las concepciones promovidas por el Times, es necesario comprender la forma en que la clase dominante y, en particular, el Partido Demócrata, respondieron a la amenaza de revolución social que surgió en el siglo XX. En la década de 1930, con el ejemplo de la Revolución Rusa en sus mentes y en medio de una creciente insurgencia de la clase trabajadora dentro de los Estados Unidos, el liberalismo estadounidense, bajo la administración del Partido Demócrata de Franklin Roosevelt, creó el "New Deal (Nuevo Trato)", una agenda de reformas restricciones implementadas en el poder de las grandes empresas.

Como Trotsky explicó en ese momento, "la riqueza de Estados Unidos le permite a Roosevelt sus experimentos".

Sin embargo, a mediados de la década de 1940, bajo el impacto de la Segunda Guerra Mundial, el liberalismo había comenzado a cambiar. Alan Brinkley, en su libro The End of Reform, señala que para 1945, las políticas del Partido Demócrata habían comenzado a cambiar "de una preocupación por la 'reforma' (con un conjunto de cuestiones esencialmente de clase centradas en enfrentar el problema de la reforma, monopolio y desorden económico) y hacia una preocupación por los 'derechos' (un compromiso con las libertades y los derechos de los individuos y, por lo tanto, con la liberación de las personas y grupos oprimidos). El liberalismo "basado en los derechos" fue en algunos aspectos parte de una retirada de una amplia gama de cuestiones económicas que involucran la estructura de la economía industrial y la distribución de riqueza y poder dentro de ella ". [El fin de la reforma, p. 170].

Sin embargo, la política de la clase dominante después de la Segunda Guerra Mundial aún mantuvo importantes medidas redistributivas, incluidos los altos impuestos a los ricos. La tasa impositiva marginal más alta para los estadounidenses más ricos fue del 90 por ciento bajo Truman y Eisenhower. En 1964, LBJ anunció que la lucha contra la pobreza "demostraría el éxito de nuestro sistema", es decir, el capitalismo, seguido de la introducción de Medicare, Medicaid y cupones de alimentos.

Esto, de hecho, resultó ser el último suspiro del liberalismo estadounidense. A fines de la década de 1960, el auge de la posguerra había comenzado a desmoronarse y las políticas del Partido Demócrata y la clase dominante en su conjunto experimentaron una nueva sacudida hacia la derecha. La "Gran Sociedad" y la "Guerra contra la Pobreza" naufragaron por la Guerra de Vietnam y el prolongado declive en la posición global del capitalismo estadounidense. El período de reformas sociales significativas resultó ser muy breve.

El movimiento hacia una política de contrarrevolución social coincidió con una estrategia deliberada destinada a elevar a las secciones de la clase media dentro de las poblaciones minoritarias a las instituciones de gobierno de clase.

Aquí es fundamental comprender la importancia de la transformación que tuvo lugar en los años sesenta y setenta, desde el movimiento de derechos civiles hasta la política de identidad. El movimiento de Derechos Civiles fue parte de una ola más amplia de disturbios sociales en los Estados Unidos en la década de 1960, que incluyó una gran huelga de la clase trabajadora, el movimiento de protesta contra la guerra de Vietnam y los levantamientos de los guetos en las principales ciudades de los Estados Unidos.

Es un hecho sorprendente que, en un ensayo supuestamente dedicado a la historia de las relaciones raciales en los Estados Unidos, Hannah-Jones apenas menciona el movimiento de Derechos Civiles. El nombre Martin Luther King, Jr. no aparece, ni el de Malcolm X.

Esto es por una buena razón. Los propios escritos de King durante este período son en sí mismos una refutación de la narrativa racialista del Times, que coloca a todos los "estadounidenses blancos" y "personas blancas" del lado de la reacción racista y la intolerancia, beneficiando y apoyando el linchamiento de los negros.

En un discurso ante una convención de la AFL-CIO en 1961, King atacó a quienes insisten en las "diferencias intrínsecas" entre las razas. “No hay diferencia intrínseca, como he tratado de demostrar. Las diferencias han sido inventadas por extraños que buscan imponer la desunión dividiendo a los hermanos porque el color de su piel tiene un tono diferente”. [Discurso ante la Cuarta Convención Constitucional de la Federación Estadounidense del Congreso Laboral de Organizaciones Industriales, Bal Harbour, Florida, 11 de diciembre de 1961]

Escribiendo en 1964, King señaló que la mayoría de los blancos en todo el país apoyaban los derechos de voto, la vivienda y las escuelas y restaurantes integrados en todo Estados Unidos. Propuso ese mismo año una "Declaración de derechos para los desfavorecidos". Argumentó: "La justificación moral de las medidas especiales para los negros se basa en los robos inherentes a la institución de la esclavitud. Sin embargo, muchos blancos pobres fueron las víctimas derivadas de la esclavitud [nuevamente, contrario al Times ]. Mientras el trabajo se abarataba por la servidumbre involuntaria del hombre negro, la libertad del trabajo blanco, especialmente en el Sur, era poco más que un mito ... Hasta el día de hoy, los pobres blancos también sufren la privación y la humillación de la pobreza, si no de color. Están encadenados por el peso de la discriminación, aunque su distintivo de degradación no los marca”. [Por qué no podemos esperar, págs. 128-29]

La Campaña de los Pobres de 1968 buscó específicamente abrazar a los trabajadores blancos en el sur y en los Apalaches. Al mismo tiempo, King salió con más fuerza en oposición a la Guerra de Vietnam. Fue asesinado el 4 de abril de 1968.

King era un socialdemócrata y no marxista. Expresó la opinión de que el empleo garantizado y los derechos sociales básicos para todos los trabajadores, independientemente de su raza, era posible en la "nación más rica del mundo" a través de reformas capitalistas. Sin embargo, a fines de los años 60, la posición relativa del capitalismo estadounidense ya había comenzado su prolongado declive. Tres años después del asesinato de King, la administración de Nixon puso fin a la convertibilidad dólar-oro, la piedra angular del sistema monetario de Bretton Woods establecido después de la Segunda Guerra Mundial.

A medida que la clase dominante se desplazó a la ofensiva, comenzando el proceso de desgarrar todos los logros ganados por los trabajadores en un período anterior, adoptó muy conscientemente una política de integrar y elevar a una sección privilegiada de la clase media- alta a posiciones de poder.

La política fue anunciada por nada menos que Richard Nixon, quien declaró en respuesta a las rebeliones urbanas de fines de la década de 1960 que "los estadounidenses negros, —no más que los estadounidenses blancos— no quieren más programas gubernamentales ... Quieren el orgullo y el respeto propio y la dignidad que solo puede venir si tienen la misma oportunidad de ser dueños de sus propios hogares, ser dueños de sus propios negocios, ser gerentes y ejecutivos, así como trabajadores, tener una parte de la acción en las emocionantes empresas de la empresa privada. "[Discurso aceptando la nominación del Partido Republicano, 8 de agosto de 1968]

El New York Times, expresando el consenso que se estaba desarrollando dentro de la clase dominante, declaró que la posición de Nixon "sobre la necesidad del desarrollo del capitalismo negro y la propiedad en el gueto podría ser más constructiva que cualquier otra cosa que hayan dicho otros candidatos presidenciales sobre la crisis de las ciudades”.

Así comenzaron las políticas de Acción Afirmativa y las cuotas raciales, de la promoción de una capa de empresarios y políticos negros para presidir un inmenso aumento de la desigualdad social. Nixon expresó la opinión de que "tarde o temprano debemos traer a quienes amenazan [la paz doméstica] de vuelta al sistema". Estableció mediante una orden ejecutiva la Oficina de Empresas Comerciales de Minorías para este propósito. Durante los años siguientes, una capa de la clase media negra fue llevada a posiciones de poder político, incluido Coleman Young, quien se convirtió en alcalde de Detroit y, durante los siguientes veinte años, supervisó una desindustrialización masiva de la ciudad.

Una década después de la elección de Nixon en 1968, la Corte Suprema confirmó las políticas de Acción Afirmativa por primera vez, en el caso de 1978 de California v. Bakke. El juez de la Corte Suprema Thurgood Marshall argumentó en su opinión: “Debido a un legado de trato desigual, ahora debemos permitir que las instituciones de esta sociedad consideren la raza al tomar decisiones sobre quién tendrá posiciones de influencia, riqueza y prestigio en America”.

Es decir, no la igualdad social, sino la distribución equitativa de las posiciones de poder y "riqueza" entre las razas y los grupos minoritarios. No programas para elevar a todas las personas pobres o para mejorar las condiciones de toda la clase trabajadora, sino la elevación selectiva de una pequeña minoría para presidir la desindustrialización y la destrucción de las condiciones de vida de la gran mayoría.

Este fue un fenómeno internacional. En un análisis de las medidas de acción afirmativa en los EE. UU., India y Sudáfrica, el economista de la Universidad de Michigan Thomas Weisskopf señaló: "El propósito más importante que puede ser cumplido por la [discriminación positiva] basada en el origen étnico en los ingresos a [instituciones de educación superior] es no redistribuir las oportunidades educativas de los ricos a los pobres. En cambio, es reducir los diferenciales basados en la identidad en el acceso a los estratos superiores de la sociedad, es decir, integrar a la élite social”. ["Repensar la acción afirmativa en los ingresos a las instituciones de educación superior", citado en For Discrimination: Race, Affirmative Action, y la Ley, Randall Kennedy, p. 86]

Ya a fines de la década de 1970, el impacto de estas y otras medidas adoptadas por la clase dominante había producido un crecimiento significativo de la desigualdad social entre los afroamericanos.

El sociólogo negro William Julius Wilson señaló ya en 1978, el mismo año que la decisión de Bakke y una década después del asesinato de King, al desarrollo de "un cisma económico cada vez más profundo... en la comunidad negra, con la caída de los negros pobres cada vez más atrás de los negros de ingresos medios y altos... La clase se ha vuelto más importante que la raza para determinar las oportunidades de vida de los negros ". ["El significado decreciente de la raza: negros y las instituciones estadounidenses cambiantes ", citado en One Nation Divisible: Class, Race and Ethnicity en the United States since 1938, p. 273]

Tales concepciones continúan siendo el centro de la política del Partido Demócrata hoy. El candidato del Partido Demócrata, Cory Booker, lo expresó sin rodeos en una entrevista con "Democracy Now" la semana pasada, cuando criticó a "mucha gente [que] quiere hablar con usted sobre la brecha de riqueza, la brecha de riqueza, la brecha de riqueza". Mire, hay muchas personas en mi comunidad que quieren ser empresarios, que quieren ser millonarios. Y así, siempre hablo sobre la brecha de riqueza, sí, pero de lo que realmente necesitamos hablar es sobre la brecha de oportunidades y asegurarnos de que todos tengan las mismas oportunidades para iniciar un negocio, ser innovadores, participar en el boom de nuevo trabajo del futuro y los nuevos negocios del futuro".

Los orígenes políticos y teóricos de la política racialista

El cambio en la política de la clase dominante de la reforma a la contrarrevolución social coincidió y fue parte integral de un movimiento hacia la derecha dentro de secciones de la clase media-alta de todas las razas. La promoción de una política basada en la identidad racial y de género se convirtió en el sello distintivo de los intelectuales pseudoizquierdistas y exmarxistas cuya respuesta a la ola de trastornos sociales y luchas de clases entre 1968 y 1975 fue repudiar cualquier asociación con la política de la clase trabajadora.

Aquí yacen los orígenes de la "teoría de la interseccionalidad", la "teoría crítica de la raza", la "política de identidad", los "estudios de blancura" y las escuelas asociadas. El fundamento teórico de estas tendencias se basa en un rechazo idealista del marxismo.

El gran avance del marxismo fue la concepción materialista de la historia, la comprensión de que en la base de la sociedad hay formas definidas de producción, y que a las fases en el desarrollo de estas formas de producción corresponden relaciones sociales de clase definidas. En particular, la sociedad capitalista moderna se caracteriza por la propiedad privada de los medios de producción, que están principalmente en manos de los propietarios de los bancos y las corporaciones gigantes.

La clase obrera como clase está unida en su relación con este proceso de producción. Es esa clase de personas, hoy la mayoría de la población mundial, la que debe vender su fuerza de trabajo en el mercado por un salario. Esta unidad define la unidad fundamental de la clase trabajadora, a través de nacionalidades, razas, etnias, géneros o cualquier otra categoría.

La política de raza e identidad comienza no con el proceso de producción y los intereses objetivos, independientes del pensamiento, que están determinados por este proceso de producción, sino por las divisiones raciales. ¿De dónde viene el racismo? Es "endémico", el "pecado original", encarnado en el "ADN" de los blancos, según el Times. La historia no es la transición de una forma de organización social a otra, de la esclavitud al feudalismo, luego al capitalismo y finalmente al socialismo, sino meramente formas diferentes en la persistencia eterna de los antagonismos raciales.

Un documento importante que marca el repudio de los grupos de clase media del marxismo y una orientación hacia la clase trabajadora es la declaración del llamado “Combahee River Collective”, una organización feminista lesbiana negra formada en 1974 dirigida por Barbara Smith, Demita Frazier y Beverly Smith. La declaración, publicada en abril de 1977, un año antes de la decisión de Bakke, afirmaba ser una extensión de la teoría marxista, pero en realidad era un repudio directo de todas sus concepciones fundamentales.

Hasta el día de hoy, las organizaciones de la pseudoizquierda citan regularmente la declaración de Combahee, que contiene el primer uso del término "política de identidad", como un punto de inflexión importante. Fue publicado como la pieza central de un libro de 2017 (Cómo nos liberamos) por Keeanga-Yamahtta Taylor, profesora titular en Princeton y en ese momento miembro destacado de la Organización Socialista Internacional, que se disolvió en el Partido Demócrata a principios de este año. Las diversas reuniones de los Socialistas Democráticos de América (DSA, siglas en inglés) que se centran en cuestiones de raza y género citan la declaración como un documento clave.

El propósito del colectivo, escribieron los autores, era desarrollar un "análisis y práctica integrados basados en el hecho de que los principales sistemas de opresión se entrelazan". Sin embargo, las "opresiones" más significativas fueron las basadas en la raza y el género. “La relación extremadamente negativa de las mujeres negras con el sistema político estadounidense (un sistema de gobierno masculino blanco) siempre ha sido determinada por nuestra membresía en dos castas raciales y sexuales oprimidas... Las mujeres negras siempre han encarnado, aunque solo sea en su manifestación física, una postura adversaria al gobierno masculino blanco”.

Subrayando el carácter obsesivo de las nuevas políticas de la clase media-alta, los autores escribieron: “El enfoque en nuestra propia opresión se materializa en el concepto de política de identidad. Creemos que las políticas más profundas y potencialmente más radicales surgen directamente de nuestra propia identidad, en lugar de trabajar para acabar con la opresión de otra persona”.

El objetivo no era la igualdad social y la liberación de toda la humanidad, sino mi propio avance personal, aprovechando varias categorías de identidad para lograr posiciones de poder y privilegio. Existe una analogía con las motivaciones sociales detrás del surgimiento de la burocracia estalinista y sus ataques contra el programa y la perspectiva de la revolución permanente.

"No todo para la revolución mundial", dijo Trotsky sobre el pensamiento del pequeño funcionario soviético, "Algo para mí también".

La declaración de Combahee concluye con lo siguiente, que resume su actitud no solo hacia los trabajadores blancos, sino hacia la clase trabajadora en general. "En su introducción a Sisterhood is Powerful, Robin Morgan escribe:" No tengo la menor idea de qué posible papel revolucionario podrían cumplir los hombres heterosexuales blancos, ya que son la encarnación misma del poder de intereses creados con intereses reaccionarios”.

Los blancos pobres, y en particular los hombres blancos, se clasificaron bajo el encabezado general de "gobierno de los hombres blancos". "Los blancos", irremediablemente racistas, son la "encarnación del poder de intereses creados reaccionarios".

Considere el período en el que esto se estaba escribiendo. El colectivo Combahee se formó en 1974, el año del mayor movimiento de huelga en los Estados Unidos desde la década de 1950, incluida una huelga de mineros de carbón de 28 días en West Virginia y otros estados. La declaración fue escrita menos de un año antes de la huelga de mineros de carbón de 1977-78, en desafío a la invocación de la ley de Taft-Hartley por la administración del Partido Demócrata de Jimmy Carter. Los trabajadores involucrados en estas luchas y muchos otros eran en su mayoría hombres blancos. ¿No eran entonces parte del "poder reaccionario de intereses creados"? ¿Fue su esfuerzo por mantener sus trabajos y condiciones de vida una expresión de anhelo de "privilegio blanco"?

El rechazo de una política basada en la clase, y con ella una oposición cada vez más directa entre las secciones de la llamada "izquierda" a las concepciones teóricas del marxismo, fue un fenómeno internacional. El ascenso a la prominencia de figuras como Michael Foucault en Francia, una gran inspiración para la interseccionalidad y la teoría crítica de la raza, fue parte de un alejamiento más amplio del marxismo.

Foucault, alumno del estalinista Louis Althusser y miembro del Partido Comunista francés, desarrolló en los años sesenta y setenta un marco teórico que rechazó la primacía del conflicto de clases a favor de la "multiplicidad de relaciones de fuerza inmanentes en la esfera en la que operan” [ Las palabras y las cosas, 1966]. Foucault rechazó la noción de una verdad objetiva, que existe fuera del lenguaje y el "discurso". La verdad y el poder se construyen a través del lenguaje, a través de las ideas, en lugar de existir en las relaciones materiales de producción.

Las "relaciones de fuerza" basadas en la raza u otras categorías, condicionadas por el pensamiento, no son menos fundamentales, de hecho, son más fundamentales que la explotación inherente al sistema capitalista, que en cualquier caso no puede decirse que exista fuera del lenguaje y el "discurso". Consideró que hablar de los intereses objetivos de una clase no es válido, ya que no existen "relaciones de fuerza" que existan fuera de nuestra construcción a través del lenguaje.

Tales concepciones eran parte de un rechazo más amplio de una política arraigada en la clase. En la medida en que el "socialismo" significara algo, era divorciarse de la lucha de clases, de los intereses de la clase trabajadora. Ernest Laclau y Chantal Mouffe en su influyente libro de 1985, Hegemonía y estrategia socialista, escribieron: “Lo que ahora está en crisis es una concepción completa del socialismo que descansa sobre la centralidad ontológica de la clase trabajadora, sobre el papel de la revolución, con un capital ‘r’, como el momento fundacional en la transición de un tipo de sociedad a otra... ”[Hegemonía y estrategia socialista, p. 2]

La base social de la política de identidad pseudoizquierda

Las concepciones teóricas desarrolladas por los nuevos defensores de la política racial y de género se anclaron a intereses sociales definidos, el interés de una capa privilegiada de la clase media-alta, incluidos, entre otros, los profesores titulares que pueblan los departamentos de humanidades del universidades importantes, donde el antimarxismo se ha convertido en un requisito de la profesión.

Las últimas cuatro décadas han visto una redistribución masiva de riqueza de la clase trabajadora de todas las razas a los ricos. Desde 1980, la proporción del ingreso nacional que llega al 50 por ciento inferior de la población ha caído del 20 al 12 por ciento, mientras que la proporción del ingreso del uno por ciento superior ha aumentado del 12 al 20 por ciento.

Sin embargo, el aumento perpetuo en los mercados bursátiles y la intensificación en la explotación de la clase trabajadora se han beneficiado más que los súper ricos. Una capa de la clase media-alta, el "próximo 9 por ciento", es decir, el 10 por ciento superior, excluyendo el uno por ciento superior, también se ha beneficiado. Esta capa, con ingresos de más de $150,000 al año, ha visto aumentar su participación en el ingreso nacional del 23 por ciento en 1970 a casi el 28 por ciento en la actualidad. [Piketty y Saez, 2017]

El crecimiento de la desigualdad dentro de las poblaciones minoritarias es particularmente significativo. El 10 por ciento más rico de los afroamericanos posee el 75.3 por ciento de la riqueza que poseen todos los afroamericanos, y el uno por ciento superior posee el 40.5 por ciento. El 60 por ciento inferior combinado tiene cero de patrimonio neto. Este es un aumento masivo desde principios de la década de 1990, cuando la proporción de riqueza que llegaba al uno por ciento superior de los afroamericanos era inferior al 25 por ciento.

Hacia el final de su ensayo, Hannah-Jones declara que durante el último medio siglo, "los estadounidenses negros han hecho un progreso sorprendente, no solo para nosotros sino también para todos los estadounidenses". La gran mayoría de los "estadounidenses negros", al igual que con la vasta mayoría de la clase trabajadora en su conjunto, de hecho, ha sufrido un retroceso histórico en sus condiciones de vida. Sin embargo, una pequeña sección ha logrado un "progreso" significativo.

En 1957, el sociólogo E. Franklin Frazier escribió sobre la "burguesía negra", un análisis inicial de la capa emergente de negros de clase media y media alta. Las condiciones de vida de la élite negra han aumentado a niveles que eclipsan masivamente a los que prevalecieron en la época de Frazier. La perspectiva de esta "burguesía negra" es expresada por individuos como Ta-Nehisi Coates, cuyo We Were Eight Years in Power es una celebración de la administración Obama, que supervisó la mayor transferencia de riqueza de la clase trabajadora a los ricos en la historia de Estados Unidos.

La política de identidad racial, de género y otras formas es la política de la clase media-alta, de todas las razas y géneros. Es un mecanismo para dividir a la clase trabajadora, subordinándola a la política derechista proguerra del Partido Demócrata, y un mecanismo para llevar a cabo luchas amargas dentro del diez por ciento superior para acceder a puestos en la academia, salas de juntas corporativas y el estado.

A raíz de la disolución de la Unión Soviética, esta capa de la clase media-alta se movió más hacia la derecha, rechazando abiertamente cualquier asociación con el socialismo y la oposición al imperialismo. La reformulación de la historia de los Estados Unidos por parte del Times en términos raciales es totalmente compatible con su apoyo absoluto a los militares y la CIA en el conflicto actual dentro del aparato estatal. Este respaldo al imperialismo estadounidense no es congruente con la promoción agresiva de la política racialista de la pseudoizquierda en su reescritura de la historia estadounidense, sino que ambos están inextricablemente conectados.

El carácter derechista de la política racialista

Las concepciones teóricas y políticas promovidas por esta capa no tienen absolutamente nada que ver con la política de "izquierda". De hecho, la perspectiva irracionalista, anti-Ilustrada, antimarxista y anti la clase trabajadora desarrollada durante el último medio siglo ha llevado a la pseudoizquierda a alinearse cada vez más con las concepciones y políticas de la extrema derecha. La obsesión con la raza, la interpretación de la historia en términos del conflicto de razas, la categorización de la sociedad en "América blanca" y "América negra", "gente blanca" y "gente negra", este no es el lenguaje de la izquierda, de la reforma social progresiva, y mucho menos de la revolución socialista.

Fue el aristócrata francés Artur de Gobineau, quien ejerció una enorme influencia sobre Hitler y los ideólogos nazis, quienes desarrollaron de manera más consistente, a mediados del siglo XIX, la teoría racista de la historia. El historiador Richard Wolin, en un libro que analiza el "romance intelectual con el fascismo" de los posmodernistas, señala que "la ingeniosa estrategia de Gobineau fue restablecer la cosmovisión de la Contra-Ilustración sobre fundamentos pseudocientíficos al emplear el concepto de raza como clave universal para el desarrollo histórico". Los antropólogos e historiadores de la naturaleza ya usaban ampliamente taxonomías raciales de tipos humanos. Pero Gobineau fue el primero en aplicar la raza sistemáticamente al estudio de la historia como un tipo de código maestro oculto”. [Richard Wolin, The Seduction of Unreason, págs. 289-90]

¿Y qué es el Proyecto 1619 del Times si no es un esfuerzo para "aplicar la raza sistemáticamente al estudio de la historia"? Wolin también señala que los teóricos de la "Nueva Derecha" se han adaptado al lenguaje y el estilo de la pseudoizquierda. La Nueva Derecha en Francia, escribe, "ha cambiado su énfasis del concepto de "raza" al de "cultura". Abandonando argumentos anticuados para el racismo biológico, se movió en la dirección de lo que podría llamarse un racismo cultural ...

Sonando como el de liberales, el [nuevo teórico de la derecha] de Benoist abrazó lo que podría describirse mejor como un "racismo diferencialista" no jerárquico. Ninguna cultura era intrínsecamente mejor que ninguna otra. En cambio, todos eran "diferentes", y estas diferencias deben ser respetadas y preservadas. En términos prácticos, esto significaba que el lugar donde los argelinos deberían disfrutar de las libertades civiles era Argelia. "Francia para los franceses" —un viejo eslogan racista durante el asunto Dreyfus (y resucitado durante la década de 1930)— Europa para los europeos, y así sucesivamente. Como explicó De Benoist a principios de la década de 1980, "La verdad es que la gente debe preservar y cultivar sus diferencias... La inmigración merece ser condenada porque golpea la identidad de la cultura anfitriona y la identidad de los inmigrantes". [Ibid, pags. 268]

¿Qué separa esa concepción de la posición de Stacey Abrams, una estrella en ascenso en el Partido Demócrata, que escribió en defensa de la política de identidad publicada en Foreign Affairs (Asuntos Exteriores) a principios de este año que los grupos raciales tienen "diferencias intrínsecas"? Esto no quiere decir que El Partido Demócrata es una organización fascista. Sin embargo, las ideas tienen consecuencias o, más bien, las ideas políticas reflejan el movimiento de las fuerzas sociales. Y las fuerzas sociales detrás de la política de la división racial son de derecha.

La insistencia en el abismo insalvable entre negros y blancos no refleja la realidad. Si bien existe el racismo, las actitudes hacia la raza se han transformado enormemente durante el último medio siglo. La globalización ha integrado a la clase trabajadora del mundo entero en un solo proceso de producción. Las masas de trabajadores y jóvenes que se ven empujadas a la lucha en todo el mundo no están motivadas por cuestiones centradas en la raza, el género, la edad, la orientación sexual o cualquier otra identidad, sino por cuestiones de clase. El enfoque obsesivo en la división racial y racial por parte del Times y el Partido Demócrata solo jugará en manos de Trump y sus asesores fascistas.

La situación mundial está plagada de inmensos peligros, pero también de inmensas posibilidades. La Administración Trump es parte del aumento de las fuerzas de extrema derecha y fascistas en todo el mundo. Ante el creciente malestar social, las élites gobernantes están recurriendo cada vez más abiertamente a métodos autoritarios de gobierno, resucitando toda la inmundicia política del siglo XX. Los antagonismos geopolíticos están aumentando, y las élites gobernantes de todos los principales países capitalistas se están remilitarizando en preparación para la guerra mundial.

Sin embargo, está surgiendo otra fuerza social —la clase trabajadora. En la lucha contra la desigualdad social, la guerra y el autoritarismo, la clase obrera y la juventud no pueden dejarse subordinar a ninguna facción de la élite gobernante. La clase trabajadora no puede permitirse ser dividida en líneas nacionales o raciales. Debe rechazar el chovinismo de Trump, así como la política racial de los demócratas.

La lucha por el derecho a un trabajo, a la atención médica, a la educación pública, a un ingreso habitable, a una jubilación segura; la lucha contra la guerra y el autoritarismo; la lucha contra el retorno del fascismo, es una lucha contra el capitalismo y por el socialismo. Requiere un ataque frontal contra la riqueza y los privilegios de la élite corporativa y financiera, una redistribución masiva de la riqueza y la transformación de los bancos y corporaciones gigantes en empresas de servicios públicos controladas, basadas en la necesidad social y no en el beneficio privado.

Contra los defensores del conflicto racial y la división, la clase trabajadora debe responder con los métodos de la guerra de clases y la revolución socialista.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de diciembre de 2019)