Huelga del sector público francés: formen comités de acción independientes para la lucha política contra Macron

por Anthony Torres
6 diciembre 2019

Los partidarios del Partido Socialista por la Igualdad están distribuyendo la siguiente declaración a los trabajadores y jóvenes que participan en la huelga del sector público del jueves en toda Francia.

La huelga de hoy contra los recortes de pensiones en Francia marcará una gran escalada de la lucha de clases. Un año después de la erupción de las protestas de los “chalecos amarillos” contra la desigualdad social, el gobierno solo ha intensificado los ataques contra la clase trabajadora. Ahora los trabajadores ferroviarios, de tránsito, aerolíneas, hospitales, energía y puertos, junto con grupos de estudiantes y abogados, se declararán en huelga y marcharán. La huelga cuenta con el apoyo de dos tercios del público, según las encuestas, incluido el 74 por ciento de los trabajadores manuales y el 70 por ciento de los trabajadores del sector público.

Protestas de los chalecos amarillos en Francia (Fuente: Wikimedia)

Es parte de un vasto resurgimiento internacional de la lucha de clases este año. En Chile, Bolivia, Hong Kong, Irak, Líbano, Sudán, Argelia y otros lugares, los trabajadores y los jóvenes se están movilizando en protestas impulsadas por la oposición a niveles obscenos de desigualdad social. Cuarenta mil docentes polacos realizaron la primera huelga nacional desde que el régimen estalinista restableciera el capitalismo en 1989, y los trabajadores automotores de GM se unieron a mineros y docentes para emprender acciones de huelga en los Estados Unidos.

Aterrorizados por esta creciente ira social y alertados por las huelgas espontáneas de los trabajadores ferroviarios franceses este otoño, las burocracias sindicales francesas y los partidos políticos aliados de la pseudoizquierda decidieron a regañadientes convocar huelgas, temiendo que de lo contrario estallaran huelgas fuera de su control. Ahora, los trabajadores aprovechan con entusiasmo la oportunidad que los sindicatos les ofrecen de mala gana.

Hay que advertir a los trabajadores: los sindicatos, que se opusieron a las protestas de los “chalecos amarillos”, se oponen a un movimiento contra Macron. Al igual que en el período anterior a la convocatoria de la huelga, harán todo lo posible para bloquear un movimiento masivo de trabajadores contra el gobierno. Por lo tanto, Laurent Escure, de la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNSA), advirtió a los empleadores que “la ira se está agudizando en algunas industrias” y les pidió que “decidan sobre las reformas lo más rápido posible” porque “si lo hacemos después del 5, estaremos en la zona de peligro”.

El camino a seguir es que los trabajadores eliminen la lucha de los sindicatos, creando sus propios comités de acción, independientes de los sindicatos y sus aliados políticos. Los trabajadores en las reuniones ya están coreando: “¡La huelga pertenece a los huelguistas!”.

Los trabajadores han visto cómo los “chalecos amarillos” se organizaron de forma independiente en las redes sociales. Necesitarán sus propios comités de acción, donde podrán discutir y decidir libremente qué acciones deben tomarse y conectarlos con el creciente movimiento internacional de la clase trabajadora.

Emanuel Macron solo de pie en el Día del Armisticio en 2018 (Fuente: Wikimedia)

No hay nada que negociar con Macron, quien solo dará gases lacrimógenos a los trabajadores. No habrá una “reforma” nacional después de décadas de globalización capitalista, dirigida por aristócratas multimillonarios.

Está surgiendo una confrontación revolucionaria internacional entre la clase obrera y la aristocracia financiera, representada en Francia por el presidente banquero Macron. La única solución progresista a los problemas internacionales de desigualdad social y represión militar-policial que impulsan las protestas a nivel internacional es la expropiación de la aristocracia financiera.

En este contexto global explosivo, el “diálogo social” organizado por los sindicatos no tiene nada que ofrecer a la clase trabajadora. En todos los países, los sindicatos son cáscaras vacías, porque perdieron su base obrera y han conseguido el financiamiento de las empresas y el Estado. Esto sigue a décadas en las que impusieron recortes salariales y de beneficios para garantizar la competitividad de sus capitalistas en el mercado mundial. Los sindicatos franceses, habiéndose opuesto a las protestas de los “chalecos amarillos”, ahora maniobrarán para obtener un infame acuerdo entreguista con el Estado y los grupos de empleadores e imponerlo a los trabajadores.

Los trabajadores deben rechazar los intentos predecibles de los sindicatos y sus aliados políticos pequeñoburgueses, como el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) y Lucha Obrera (LO), para intervenir y desorganizar, sabotear o estrangular las luchas de los trabajadores. Las acciones de estos partidos, basados en la autoridad que les confiere el “diálogo social” financiado por el Estado, no tienen legitimidad alguna.

Casi tres décadas después de que el régimen estalinista disolviera la Unión Soviética en 1991, las guerras imperialistas en Medio Oriente y la creciente desigualdad social han socavado las pretensiones sociales del capitalismo europeo. En Francia, después de colaborar con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, la clase dominante prometió llevar a cabo “el desalojo de grandes aristocracias económicas y financieras del gobierno sobre la economía”. Sin embargo, esto no se pudo lograr bajo el capitalismo y la aristocracia financiera. Ahora está presionando rápidamente por una dictadura policial-estatal para preservar su riqueza y atacar a los trabajadores.

Emanuel Macron sentado en una silla bañada en oro al asumir el mando (Fuente: Wikimedia)

Desde 2011, la OTAN ha estado utilizando las redes terroristas islamistas para sus propios fines en guerras sucias de poder en Libia y Siria. Después de que estas redes llevaran a cabo ataques terroristas en Francia, el Partido Socialista (PS) impuso en 2015 un estado de emergencia mediante el que suspendía los derechos democráticos. Hizo uso de esta medida de Estado policial para reprimir violentamente las protestas contra una ley laboral que suspendió efectivamente el Código Laboral. A pesar de la oposición del 70 por ciento de la población, el PS impuso la ley sin siquiera una votación en el Parlamento, utilizando una disposición antidemocrática de la Constitución francesa.

En 2017, Macron tuvo su dudosa mayoría en la Asamblea Nacional, elegida por menos de la mitad de los votantes franceses en medio de una abstención masiva, y emitió decretos que agudizaron la reaccionaria ley laboral del PS. Macron los usó para facilitar despidos masivos y recortes salariales, reducir el seguro de desempleo para millones de personas y privatizar parcialmente los Ferrocarriles Nacionales (SNCF). Llevó a cabo todas estas políticas con la complicidad de los sindicatos, que aceptaron el estado de emergencia y organizaron solo unas pocas huelgas impotentes y simbólicas en la SNCF.

Ahora Macron quiere eliminar los diversos programas de pensiones de Francia y reemplazarlos con un único sistema de jubilación “por puntos”, cuyo valor monetario el Estado podría determinar arbitrariamente a medida que cada trabajador se jubile.

Los trabajadores que se oponen a este ataque se enfrentan a una lucha política directa contra el gobierno de Macron y detrás de él a los mercados financieros internacionales. Contra las protestas de los “chalecos amarillos”, Macron intentó rehabilitar la memoria del dictador fascista francés Philippe Pétain, calificándolo como un “gran soldado” y blanqueando los antecedentes del régimen de Vichy de Pétain y el fascismo europeo. Este fue el preludio de una violenta represión a los “chalecos amarillos”, que los aliados de la seudoizquierda de los sindicatos como el NPA llamaron una “chusma de extrema derecha”.

El movimiento de los “chalecos amarillos”, si bien gozó de una gran simpatía popular en Francia, hizo un llamado para un despertar “apolítico” de las personas que no obtuvieron el apoyo de capas más amplias de trabajadores. Ahora, se está preparando una nueva etapa en la lucha de clases. La movilización de grandes capas de trabajadores del sector público subraya la necesidad de hacer un llamamiento político a la clase trabajadora en su conjunto, en la perspectiva de librar la lucha de clases que estalla en todo el mundo.

Los comités de acción independientes en los lugares de trabajo, las escuelas y los barrios obreros son fundamentales para que los trabajadores puedan organizar y planificar sus acciones sin la interferencia de los sindicatos y sus aliados. El Partido Socialista por la Igualdad (PSi) buscará conectar este aumento de la lucha de clases con un movimiento internacionalista, socialista y antibélico en la clase obrera europea e internacional, que le permita tomar el poder y reorganizar la vida pública en función de las necesidades sociales, no el lucro privado.

(Publicado originalmente en inglés y francés el 5 de diciembre de 2019)