Se aproxima guerra más amplia por Libia según Francia y Egipto denuncian intervención turca

por Alex Lantier
4 enero 2020

La guerra civil de nueve años entre milicias rivales que desató la OTAN al destruir el régimen libio en su guerra de 2011 amenaza con convertirse en una guerra total entre las principales potencias regionales. Mientras el Parlamento turco votaba ayer a favor de autorizar una intervención militar para respaldar el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) de Fayez el-Sarraj en Trípoli, los principales patrocinadores del rival Ejército Nacional Libio (LNA) de Khalifa Haftar denunciaron la votación como ilegal y amenazaron con intervenir.

Después de una llamada con el presidente francés Emmanuel Macron el 30 de diciembre, el presidente egipcio Abdelfatah el Sisi emitió un comunicado denunciando los acuerdos entre Turquía y el GNA como una "intervención extranjera ilegal" en Libia. Sisi dijo que Libia, cuya frontera con Egipto tiene 1.115 kilómetros de largo, es "una cuestión de seguridad nacional" para Egipto. Ayer, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto publicó una declaración condenando el voto turco "en los términos más enérgicos".

En un informe sobre la llamada entre Macron y Sisi, las autoridades francesas advirtieron sobre "el peligro de la escalada militar" y llamaron a "todos los actores internacionales y libios ... a ejercer la mayor precaución". Tanto París como El Cairo expresaron hipócritamente la esperanza de que una conferencia sobre Libia en Berlín el próximo mes conduciría a un arreglo negociado pacífico de la guerra de Libia.

En el terreno, sin embargo, el GNA y el LNA, y la gran variedad de patrocinadores internacionales detrás de cada facción, se están armando para la guerra. No solo está en juego el dominio de Libia, un país rico en petróleo, sino también los recursos submarinos de petróleo y gas en el Mediterráneo oriental que podrían proporcionar el 10 por ciento o más del suministro de energía a Europa. Como resultado, el mundo se enfrenta repentinamente al peligro muy real e inminente de una confrontación total entre las principales potencias militares, incluidos los Estados imperialistas con armas nucleares, por el dominio del norte de África y el mar Mediterráneo.

Ayer, el Parlamento turco votó 325-184 a favor de la intervención armada en Libia, otorgando al presidente Recep Tayyip Erdogan plenos poderes para decidir sobre su alcance. La resolución también respalda el acuerdo de Erdogan con el GNA sobre la división de los recursos energéticos del Mediterráneo oriental. Su propósito declarado es proteger "los intereses de Turquía en la cuenca del Mediterráneo y en el norte de África", así como bloquear los flujos regionales de refugiados y llevar ayuda humanitaria a Libia.

Erdogan amenazó con enviar tropas turcas a Libia "por tierra, aire y mar" y denunció a Egipto y los Emiratos Árabes Unidos por respaldar a Haftar, preguntando: "¿Qué negocios tienen en Libia?".

Ankara ya está enviando milicianos islamistas a Libia desde la provincia de Idlib en Siria, donde fueron desplegados como parte de la guerra de poder de la OTAN en Siria, pero están rodeados por tropas sirias y rusas. Fuentes vinculadas a la OTAN, incluido el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, afirmaron que 500 combatientes sirios ya están en Libia, citando videos emitidos por los combatientes. Radio France Internationale citó fuentes anónimas en el aeropuerto Mitiga de Trípoli, alegando que los combatientes fueron transportados por al-Ajniha Airlines, que pertenece al líder de la milicia y activo de la CIA, Abdelhakim Belhaj.

Donald Trump llamó a Erdogan después de la votación del Parlamento turco. La Casa Blanca emitió una breve declaración, pero no respondió a los interrogantes de la prensa sobre su conversación con Erdogan. Su comunicado decía con suavidad: “Los líderes discutieron cuestiones bilaterales y regionales. El presidente Trump señaló que la interferencia extranjera está complicando la situación en Libia. Los líderes acordaron la necesidad de una desescalada en Idlib, Siria, para proteger a los civiles".

Mientras tanto, sin embargo, los patrocinadores del LNA de Haftar lo están armando rápidamente y promoviendo sus intereses estratégicos y financieros. Cientos de mercenarios respaldados por Rusia presuntamente vinculados a la compañía del Grupo Wagner están luchando en Libia, lo que aumenta la posibilidad de un conflicto ruso-turco relacionado a Libia y Siria. Middle East Monitor informó que tres aviones de carga, uno de los EAU con tropas y dos de Egipto con armas, llegaron recientemente a las bases de Haftar en el este de Libia.

Haftar, cuyas tropas avanzaron la primavera pasada pero ahora están bajo un ataque sostenido por las fuerzas del GNA, dijo ayer que podría tomar Trípoli "en horas" si Egipto enviara tropas para ayudarlo a aplastar a Sarraj. Sin embargo, en conversaciones el 1 de enero en El Cairo, amenazó a Sisi de que si Egipto no interviniera militarmente cuando Turquía lo hiciera, Sisi pronto "encontraría a los soldados de Erdogan en (su) frontera".

También ayer, Israel, el régimen grecochipriota y Grecia firmaron un acuerdo energético rival en el este del Mediterráneo para un oleoducto al que se opone Turquía, que transporta gas natural desde aguas de Israel y Chipre a Grecia, Italia y más allá. Esto prepara el escenario para conflictos explosivos en el Mediterráneo oriental que ahora están directamente relacionados con la guerra civil de una década en Libia.

Chipre se ha dividido entre las zonas turcas y griegas desde la guerra de 1974 contra la isla, y los reclamos competitivos entre los buques de exploración de gas turcos y griegos frente a Chipre en los últimos meses han provocado violentas colisiones de barcos. Grecia se opuso violentamente al acuerdo turco-libio firmado el mes pasado, expulsando al embajador libio en Grecia en protesta. Kathimerini, un medio de extrema derecha de Grecia, escribió que los Gobiernos griego y grecochipriota se apresuraron a finalizar el acuerdo de ayer "para contrarrestar cualquier intento del vecino turco de detener el proyecto".

La amenaza de una guerra regional total sobre Libia es la consecuencia de las guerras imperialistas por cambios de régimen iniciadas por las potencias de la OTAN en Libia y luego en Siria en 2011. Cientos de miles han muerto; abos países han sido devastados y decenas de millones se han visto obligados a huir de sus hogares. Si bien el conflicto sirio se convirtió en una guerra de poder que involucró a Irán, Rusia, China y las potencias de la OTAN que casi llevaron a ataques con misiles estadounidenses contra Irán el año pasado y una guerra que involucró directamente a Rusia y China, ahora se plantea un peligro similar de escalada en Libia.

La OTAN lanzó la guerra de Libia para responder a los levantamientos revolucionarios de la clase trabajadora en Egipto y Túnez, pero también reflejó conflictos entre las principales potencias imperialistas. Washington respaldó a Londres y París, que estaban ansiosos por aplastar al régimen del coronel Muamar Gadafi, un rival en la búsqueda de influencia en el antiguo imperio colonial de Francia en el noroeste de África. Sin embargo, Berlín y Roma, la antigua potencia colonial en Libia, se negaron públicamente a unirse a la guerra.

En un comentario sobre el papel del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en ese momento, el WSWS señaló: "no se debe suponer que Obama ha entendido a fondo las implicaciones de su apoyo a los planes de Sarkozy". Al participar en una guerra que se opone públicamente a Berlín, Washington ha repudiado su política de décadas de mantener la unidad política y militar de Europa occidental. ... Washington ha puesto en marcha eventos que tendrán consecuencias desastrosas".

Esto fue confirmado por el curso del conflicto libio después de que la OTAN y sus milicias islamistas y tribales aliadas finalmente destruyeran el régimen de Gadafi en agosto de 2011. El conflicto estalló en particular entre París y Roma, quienes finalmente respaldaron a Haftar y Sarraj, respectivamente, mientras Washington tuvo que retirarse de Libia en una derrota después de la destrucción de su consulado y el asesinato de su embajador, J. Christopher Stevens, en Bengasi en 2011.

Desde entonces, las coaliciones cambiantes de patrocinadores internacionales se han alineado detrás de las diversas facciones de la milicia que surgieron en Libia. En el pasado más reciente, Francia, Rusia, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos respaldaron extraoficialmente a Haftar, mientras que Italia, Turquía y Qatar apoyaron al GNA y Sarraj, quienes gozan formalmente del reconocimiento de la ONU. Trump intentó eliminar la divergencia, reconociendo a Sarraj pero también llamando a Haftar, según los informes, a declarar sus simpatías por el LNA.

Sin embargo, estos conflictos han estallado periódicamente, como el año pasado cuando Francia retiró a su embajador de Roma para consultas, una medida sin precedentes desde que ambos países entraron en guerra durante la Segunda Guerra Mundial.

El peligro de un choque militar que involucre a Turquía, Egipto, Rusia y las principales potencias imperialistas de la OTAN es una advertencia para los trabajadores no solo en el norte de África sino en todo el mundo. Cuando el siglo XXI inicia su tercera década, está claro que los principales Gobiernos capitalistas no tienen soluciones progresistas para los desastres desatados por décadas de guerras imperialistas en Oriente Próximo y el norte de África. A medida que las protestas sociales masivas contra la desigualdad y las luchas de clases se extienden por Europa y Oriente Próximo, es fundamental construir un movimiento socialista contra la guerra en la clase trabajadora.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de enero de 2019)