Bolsonaro respalda a Trump en la guerra contra Irán, mientras que el Partido de los Trabajadores apela al ejército brasileño

por Tomás Castanheira
17 enero 2020

Al imponer la mentira propagada por Donald Trump de que el asesinato del general iraní Qasem Soleimani estaba destinado a combatir el terrorismo, el presidente fascista del gobierno de Brasil, Jair Bolsonaro, fue uno de los primeros en defender el crimen de guerra de Washington. Justo un día después del ataque, Itamaraty, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, emitió una nota que decía que "el gobierno brasileño expresa su apoyo a la lucha contra el flagelo del terrorismo".

En una entrevista en un programa de noticias de televisión presentado por el reaccionario José Luiz Datena, quien se ha promovido como un candidato potencial para alcalde de São Paulo, Bolsonaro reafirmó personalmente esta posición. Afirmó, en relación con Soleimani, considerada la segunda figura más importante del gobierno iraní, que "su vida anterior estuvo centrada en gran medida en el terrorismo". Lo responsabilizó personalmente por un ataque en 1994 contra el Centro de la Comunidad Judía en Buenos Aires, conocido como AMIA, a pesar de la falta de evidencia probatoria de la participación iraní.

Bolsonaro llegó a publicar un video en Twitter denunciando la relación establecida por el gobierno del Partido de los Trabajadores del presidente Luiz Inácio Lula da Silva con la de Mahmoud Ahmadinejad, entonces presidente de Irán. Bolsonaro acusó falsamente que Lula había defendido la producción de armas nucleares iraníes y lo acusó de promover el terrorismo internacional.

El hijo del presidente brasileño, el congresista Eduardo Bolsonaro, asumió la tarea de exaltar el militarismo de Trump en las redes sociales. Al compartir el agresivo discurso de campaña de Trump alardeando de haber "ejecutado" a Soleimani y denunciando a los demócratas, Eduardo comentó: "¡Trump es demasiado! ¡Lo peor es que todo es verdad!"

La propaganda antiterrorista, además de justificar el apoyo de Bolsonaro a Washington, sirve para avanzar en la agenda nacional contrarrevolucionaria de su gobierno fascista. La declaración de Itamaraty declaró: "El terrorismo no puede considerarse un problema restringido a Oriente Medio y los países desarrollados, y Brasil no puede permanecer indiferente a esta amenaza, que incluso afecta a América del Sur".

La importancia de esta advertencia queda clara por los esfuerzos conjuntos del presidente y los partidos burgueses de Brasil para etiquetar cualquier forma de protesta social como "terrorismo". Un artículo publicado el viernes pasado en el importante diario brasileño Folha de São Paulo informó que el Congreso está considerando un número récord de propuestas, al menos 70, destinadas a criminalizar las protestas sociales.

Entre los proyectos se encuentran propuestas para: criminalizar el acto de bloquear calles; prohibir el uso de máscaras; permitir el monitoreo de personas sin autorización judicial y asumir que las pruebas proporcionadas por agentes de policía encubiertos se han reunido de buena fe. Entre las mayores amenazas se encuentran los intentos de ampliar el alcance de la Ley de Terrorismo, aprobada bajo el gobierno del PT de la Presidenta Dilma Rousseff en 2016, para cubrir cualquier "intento de subvertir el orden constitucional y causar inestabilidad democrática" y la "invasión de la propiedad para presionar al gobierno".

Estas propuestas hacen eco directamente de las declaraciones de Bolsonaro, quien justificó el uso doméstico de las fuerzas militares basándose en la posibilidad de que la clase trabajadora brasileña participe en el tipo de "protestas terroristas" que recientemente llevaron a millones a las calles de Chile. Tanto su hijo, Eduardo, como su mano derecha en el gobierno, el ministro de Economía, Paulo Guedes, han planteado la necesidad de un nuevo AI-5, la legislación represiva que proporcionó poder sin restricciones a la antigua dictadura militar, allanando el camino para el asesinato, tortura, encarcelamiento y exilio de cientos de miles.

Si bien existe un consenso general dentro de la burguesía brasileña sobre la necesidad de armarse contra la amenaza de un levantamiento de la clase trabajadora, esta misma clase dominante está dividida por divisiones agudas sobre la política exterior. La alineación de Bolsonaro con la agresión militar estadounidense en el episodio de Soleimani ha servido para iluminar aún más estos conflictos. Diferentes segmentos de la burguesía han criticado su respaldo incondicional a Washington, incluidos elementos dentro del propio gobierno. El Partido de los Trabajadores, que tiene la intención de retomar su posición al frente del estado brasileño, ha tratado de explotar estas divisiones con el fin de ganar el apoyo de las fuerzas políticas burguesas reaccionarias mediante el avance de una política chovinista.

El centro de las críticas del PT a los elogios públicos de Bolsonaro por el crimen de guerra de los Estados Unidos es que iba en contra de los intereses nacionales y convirtió al presidente en lo que el partido describió como un "lamebotas de los Estados Unidos". Este sentimiento es evidentemente compartido por elementos del alto comando militar, que encontró una expresión apenas velada en las declaraciones del vicepresidente de Bolsonaro, el general retirado del ejército Hamilton Mourão. En una entrevista elogiada por Brasil247, un portavoz de los medios de comunicación del PT, Mourão defendió la necesidad de una "política exterior soberana e independiente". Parafraseando una doctrina que se hizo famosa por personajes como Henry Kissinger y Winston Churchill, declaró: "En las relaciones internacionales, no hay amistades eternas o enemigos perpetuos, solo nuestros intereses".

Lula adoptó una posición muy similar. Él declaró en una entrevista con Diário do Centro do Mundo que la respuesta de Brasil al ataque criminal de Washington debería ser "no entrar en él". Lula defendió la tradición diplomática de "neutralidad" de Brasil, llegando incluso a alabar la tradición establecida por un dictador militar, el general Ernesto Geisel, cuyo régimen fue el primero en el mundo en reconocer la independencia de Angola en 1975, incluso mientras continuaba el asesinato y la tortura de los opositores de izquierda. Este fomento de las ilusiones en la supuesta independencia geoestratégica de la dictadura militar respaldada por Estados Unidos es tan falso como reaccionario, y representa un intento transparente de ganarse el favor de los generales brasileños que respaldaron a Bolsonaro.

Lula culpó a la alineación de Bolsonaro con Washington de su supuesta falta de habilidades necesarias en política exterior. "Brasil puede ser un socio de Irán y un socio de los Estados Unidos", concluyó, promoviendo una "neutralidad" cobarde ante el impulso de guerra de Estados Unidos en el Medio Oriente.

La crítica del PT a la posición de Bolsonaro pretende atraer no sólo a los militares, sino también al sector de agronegocios, uno de los intereses capitalistas más poderosos y reaccionarios del país. Irán es uno de los mayores importadores de productos agrícolas brasileños, con transacciones que suman más de $2 mil millones anuales. Los intereses de este sector han sido defendidos persistentemente por Paulo Pimenta, el líder de la bancada del PT en el congreso brasileño. Desde principios del 2019, Pimenta ha denunciado la alineación de la política exterior brasileña de Bolsonaro con la de Washington como una amenaza para las ganancias de los agronegocios. "Necesitamos proteger a los ruralistas (terratenientes) del gobierno de Jair Bolsonaro", dijo. Este es también el punto de partida de su reciente artículo "11 razones para que Brasil diga no a la guerra de Trump contra Irán". Lejos de expresar cualquier oposición de principios al imperialismo, Pimenta sugiere alternativas para que Washington logre sus objetivos depredadores, que incluyen “el diálogo y otras medidas, como las sanciones económicas".

La promoción del PT del chovinismo del "gran Brasil" no puede ocultar el hecho de que la guerra comercial inacabada entre los Estados Unidos y China es un desafío ineludible para el capitalismo brasileño. Washington ejerce una presión cada vez mayor sobre Brasil para que acepte la reimposición de un dominio histórico de los Estados Unidos que se ha visto sacudido por la entrada del capital chino en las últimas décadas. Entre 2003 y 2009, el comercio entre Brasil y China aumentó de US $6.7 mil millones a US $36 mil millones, superando por primera vez el volumen de comercio con los Estados Unidos. En la década siguiente, las relaciones comerciales continuaron expandiéndose y, en 2018, alcanzaron el récord de $99 mil millones, casi el doble que entre Brasil y Estados Unidos, alrededor de $58 mil millones. China representa el 26 por ciento de las exportaciones brasileñas, en comparación con poco más del 12 por ciento que va a los Estados Unidos.

A pesar de buscar la alineación ideológica con Donald Trump en temas centrales de política exterior, Bolsonaro se vio obligado a retirarse durante su primer año en el cargo de la posición agresiva que tomó durante la campaña electoral de 2018 contra el capital chino. El lema que adoptó como candidato, “Los chinos no están comprando en Brasil. Están comprando Brasil”, fue reemplazado por llamamientos directos al presidente Xi Jinping para comprar al menos una parte del petróleo brasileño en la última subasta de Petrobras. Bolsonaro se reunió personalmente con el presidente de Huawei, la compañía china más atacada por los ataques estadounidenses, que se considera el probable ganador de la concesión para implementar la red 5G en Brasil.

Sin embargo, cualquier "independencia" lograda por Bolsonaro es tan momentánea como la tregua en la guerra comercial de Estados Unidos con China. Hace poco más de un mes, Trump nuevamente amenazó con gravar a las industrias brasileñas de acero y aluminio, que tienen, respectivamente, más del 30 por ciento y 40 por ciento de su producción total exportada a los Estados Unidos. En un discurso ante una audiencia de industriales en el estado de São Paulo, el general Mourão atribuyó directamente la intimidación de Trump a las relaciones comerciales de Brasil con China.

El supuesto "izquierdismo" del PT está expuesto como una farsa. Aparte del carácter reaccionario de su atractivo para los intereses nacionales burgueses, su sugerencia de que Brasil siga un curso "independiente" en relación con la política internacional está en bancarrota. Lo que Lula quiere decir con "independencia" es en realidad un compromiso más activo con China, lo que a su vez provocaría una presión redoblada de Estados Unidos y, en el análisis final, incluso la amenaza de un conflicto militar.

La economía brasileña, en una crisis prolongada durante casi una década e incapaz de elevarse desde su punto más bajo, enfrenta conmociones aún más violentas, causadas por las contradicciones fundamentales de su posición económica y política global. Este es un conflicto insoluble para la burguesía brasileña, ya que enfrenta una creciente crisis de gobierno y la amenaza del tipo de agitaciones masivas que han estallado desde Chile a Ecuador, Bolivia y Colombia.

Esta situación plantea con mayor urgencia la necesidad de que la clase obrera brasileña movilice su fuerza política independiente en oposición al estado capitalista y a todos los partidos burgueses, incluido el PT y sus satélites de pseudoizquierda. Solo la lucha por un programa socialista e internacionalista ofrece una salida progresiva de la crisis capitalista y las amenazas gemelas de la guerra mundial y la dictadura.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de enero de 2020)