Advertencias emitidas sobre el aumento del mercado de acciones

por Nick Beams
8 febrero 2020

Wall Street ha seguido aumentando, con los tres principales índices de mercado alcanzando ayer nuevos récords, a pesar del continuo impacto del brote de coronavirus en la economía mundial y las indicaciones de que también afectará a los EE. UU.

Los efectos en la economía china fueron subrayados por un informe esta semana de que se espera que el consumo de petróleo del país caiga un 25 por ciento este mes. Se pronostica que la caída esperada en el consumo será de 3.2 millones de barriles por día durante febrero, una cantidad equivalente al 3 por ciento del consumo global.

Comerciante en el piso de la Bolsa de Nueva York [Crédito: AP Photo / Richard Drew]

Las autoridades del sur de Asia están cada vez más preocupadas por las consecuencias económicas de China. El banco central tailandés a principios de esta semana redujo las tasas de interés a un mínimo histórico y advirtió que la economía se expandiría a "una tasa mucho más baja" este año de lo que había pronosticado anteriormente.

Las autoridades de Singapur han indicado que puede ser necesario una depreciación de la moneda para contrarrestar los efectos de la desaceleración de China con un importante banco de Malasia que reduce su pronóstico de crecimiento anual para el estado insular de la tasa ya baja de 1.8 por ciento a 1.1 por ciento.

Oxford Economics ha dicho que los efectos del virus podrían reducir entre 0.1 y 0.2 puntos porcentuales del producto interno bruto de EE. UU., pero el impacto principal será en China y las economías de la región asiática.

"La intensificación del brote de coronavirus constituye un gran shock negativo para China que afectará a la economía mundial", afirmó Kathy Bostjancic, economista financiera en jefe del grupo. Era "demasiado temprano en esta etapa para descartar un impacto menos severo o más grave y duradero".

En este punto, los mercados estadounidenses han descontado cualquier efecto significativo del virus, confiando en que serán compensados por la continua política de dinero barato de la Reserva Federal y la intervención de las autoridades chinas para evitar una caída en sus mercados de acciones.

Desde la caída en Wall Street el viernes pasado, cuando el Dow cayó 600 puntos, los mercados han subido todos los días. En lo que va de la semana, el Dow ha subido un 4 por ciento, el S&P 500 un 3.7 por ciento, y el Nasdaq un 4.5 por ciento.

Pero en medio del aumento continuo, hay advertencias de que la divergencia entre los precios de los activos y las acciones y la evolución de la economía mundial son insostenibles a largo plazo.

El conocido analista financiero Mohamed El-Erian escribió un comentario en el Financial Times a principios de esta semana en el que señalaba un "tira y afloja" entre el "sentimiento favorable y las crecientes incertidumbres económicas a más largo plazo".

Advirtió que el "paro económico virtual" de la actividad económica en China estaba "en cascada" en toda la segunda economía más grande del mundo y fundamentalmente "debilitaba el sector de servicios del país, en un momento de desafíos considerables para la manufactura".

Este fue un problema particular para Europa, señaló, ya que el Banco Central Europeo estaba "efectivamente sin munición productiva" y los gobiernos aún no habían implementado un paquete integral a favor del crecimiento.

El BCE ha mantenido sus tasas de interés en territorio negativo y ha reanudado su programa de compras de activos, ninguno de los cuales ha estimulado el crecimiento económico. El crecimiento de la zona euro en el cuarto trimestre de 2019 fue de solo 0.1 por ciento después de contracciones inesperadas tanto en la economía francesa como en la italiana.

Según El-Erian, los mercados han sido apuntalados "por la creencia de que los bancos centrales siempre estuvieron dispuestos y pudieron suprimir la volatilidad y aumentar los precios de los activos. Eso alimentó el temor de los inversores a perderse una manifestación aparentemente interminable".

Pero el coronavirus tenía el "potencial de constituir una ruptura estructural para los mercados" y, dado que aún no se había absorbido lo suficiente, esto creó un "riesgo de capital y liquidez".

En declaraciones al canal de negocios CNBC luego de su comentario en el Financial Times, El-Erian dijo que la liquidez podría ser desconectada de los fundamentos económicos por "mucho tiempo", pero podría llegar un punto en el que los bancos centrales "no solo eran ineficaces sino contraproducentes".

Este tema fue abordado en un discurso ante el National Press Club en Canberra el miércoles por el gobernador del Banco de la Reserva de Australia (RBA), Philip Lowe. Señaló que la economía mundial podría estar llegando a un "punto de cruce" en el que las bajas tasas de interés podrían ser "demasiado buenas".

Lowe dijo que el banco central estaba prestando especial atención al uso del aumento de la deuda tanto en Australia como a nivel internacional a medida que los precios de la vivienda y la deuda corporativa aumentaron.

"Los precios más altos de los activos y la disposición a asumir más riesgos pueden ser buenos para la economía global, especialmente si conducen a más inversión, no solo a más préstamos". Si solo condujeron a "más préstamos, entonces tendremos más problemas".

Durante el turno de preguntas, reconoció que los tres recortes de tasas realizados por el Banco de Reserva Australiano el año pasado no habían levantado la inversión privada, y agregó que no esperaba que lo hicieran a corto plazo.

Pero la experiencia internacional es que tampoco lo han hecho a largo plazo. Desde la crisis financiera mundial en 2008, las tasas de interés en todo el mundo, y sobre todo en las principales economías, han estado históricamente en mínimos históricos, pero la inversión continúa en niveles más bajos que en cualquier fase de recuperación anterior en la era de la posguerra.

Lowe dijo que existía el riesgo de que las bajas tasas de interés fomentaran demasiados préstamos e impulsaran valoraciones excesivas de activos.

“Existe la preocupación de que podríamos estar acercándonos a un punto de cruce donde lo que ha sido algo bueno puede no ser tan bueno en el futuro. No hay un punto preciso para ese cruce, solo estamos tratando de juzgarlo cuidadosamente tanto aquí como en el extranjero”.

Cuando se les preguntó si esperaba una mayor respuesta fiscal de los gobiernos, los comentarios de Lowe's indicaron que detrás de las garantías de que tienen la situación bajo control, los banqueros centrales y otras autoridades financieras realmente tienen poca idea de qué hacer con los peligros que al menos algunos de ellos claramente reconocen.

“La forma estándar de pensar durante los últimos 20 años ha sido que la política monetaria realmente es el estabilizador, se ocupa del ciclo económico y la política fiscal solo se ocupa de los problemas estructurales. Pero con las tasas de interés tan bajas como existen, existe un alcance limitado en el futuro, probablemente, para que la política monetaria juegue exactamente el mismo papel que solía jugar”.

Planteó la pregunta de si había algo que la política fiscal podría hacer si la política monetaria no podía o "¿hay tantos problemas con la política fiscal que es demasiado difícil de hacer?"

Dijo que esta era una discusión entre el RBA y el tesorero en el gobierno australiano, así como en foros internacionales y "es algo de lo que hablamos mucho".

Entretanto, mientras continúa la conversación, las políticas aplicadas por los bancos centrales de todo el mundo, y la creencia de que están dispuestos y pueden rescatar a la oligarquía financiera como lo han hecho en el pasado, están ampliando la divergencia entre los mercados financieros y economía subyacente.

(Publicado originalmente en inglés el 7 de febrero de 2020)