Un informe de Human Rights Watch revela que 138 salvadoreños fueron asesinados después de ser deportados de los EE. UU.

por Adam Mclean
11 febrero 2020

Human Rights Watch (HRW) publicó un informe el miércoles titulado "Deportado al Peligro: las políticas de deportación de los Estados Unidos exponen a salvadoreños a muerte y abuso", que encontró 138 casos de salvadoreños deportados que fueron asesinados al regresar a su país de nacimiento entre 2013 y 2019.

El informe, que entrevistó a más de 150 personas durante un período de un año y medio, identificó además a otros 70 deportados que fueron golpeados, agredidos sexualmente, extorsionados o torturados. Estos casos se recopilaron en gran medida de incidentes que se informaron previamente en los medios de comunicación, lo que significa que el número total de deportados que posteriormente fueron asesinados es probablemente mucho mayor.

Entre los entrevistados por HRW, incluye a una ex policía salvadoreña que huyó a los EE. UU. después de ser amenazada por pandillas y fue asesinada varios años después de su deportación, un padre de tres hijos que había vivido en los EE. UU. durante varios años y fue asesinado a tiros dos semanas después de regresar a El Salvador, una mujer que huyó de la violencia sexual de un pandillero y que fue violada repetidamente por el mismo hombre a su regreso, y dos hermanos que fueron acusados por la policía de pertenecer a una pandilla y que fueron golpeados durante días en un cuartel policial sin cargar. Tal es la brutalidad de la que huyen los refugiados centroamericanos y se les obliga cruelmente a regresar.

Muchos de los asesinados, incluyendo algunos que fueron asesinados en el curso del estudio, optaron por permanecer en El Salvador por temor a que abandonar el país o incluso su ciudad natal sería suficiente para ponerlos mismos en peligro o a sus familiares y amigos. Algunos otros que se quedaron en el país, sin embargo, abandonaron su hogar y viven escondidos.

Casi todos los entrevistados dijeron que estaban huyendo de la violencia de la policía, las pandillas o los escuadrones de la muerte del gobierno, cuyas líneas a menudo son borrosas. El informe señala que el actual director de la policía nacional está bajo investigación por amenazas y vínculos con el narcotráfico y, refiriéndose a los escuadrones de la muerte patrocinados por el Estado, "grupos de exterminio".

La violencia policial es tan desenfrenada como atroz en El Salvador. Según el informe de HRW, "en 2019, el defensor del pueblo para la Defensa de los Derechos Humanos en El Salvador (PDDH) informó que había examinado asesinatos de 28 niños, 7 mujeres y 81 hombres ... En 70 por ciento [de los casos] los testigos dijeron que las víctimas estaban desarmadas. En el 37 por ciento, los testigos vieron a la policía mover el cuerpo o colocar u ocultar evidencia. En 30 por ciento, PDDH concluyó que el cuerpo mostraba signos de tortura, incluyendo agresión sexual".

Originarios de la Guerra Civil salvadoreña, los "grupos de exterminio" salvadoreños fueron utilizados principalmente contra militantes de izquierda y continúan operando hoy. Según los entrevistados por HRW, se visten de negro o como agentes de policía. Según el informe, "los expertos han demostrado que durante y después de la guerra civil, [estaban] profundamente arraigados en las fuerzas de seguridad del país".

Los crecientes ataques contra los migrantes son un fenómeno internacional en el que ningún gobierno es inocente. Con la aceptación y cooperación de México con la política de "Permanecer en México", es cómplice de los crímenes de la administración Trump. Al deportar a los inmigrantes a un país donde enfrentarían persecución y violencia, azotando el nacionalismo y la xenofobia, la administración Trump ha ignorado el principio legal de no devolución y ha violado las leyes internacionales y nacionales.

Hay una doble mentira en el tratamiento fascista de la administración Trump hacia los inmigrantes. Si bien Trump utiliza una retórica deshumanizante para calumniar y hacer chivos expiatorios a los inmigrantes, llamándolos todo, desde "violadores" hasta "insectos", Estados Unidos ha apoyado directa e indirectamente a las fuerzas más violentas y derechistas de Centroamérica, que son en gran parte responsables de la crisis de refugiados. El legado de las atrocidades del imperialismo estadounidense en Centroamérica es precisamente lo que creó las condiciones que están impulsando a millones a abandonar sus hogares y partir en un viaje peligroso a un país desconocido.

En el curso de la Guerra Civil salvadoreña, el Batallón Atlacatl del ejército salvadoreño llevó a cabo una masacre de unos 800 civiles, la mayoría de los cuales eran niños, en la ciudad rural de El Mozote en 1981. El Batallón Atlacatl fue creado por la Escuela del Ejército de los EE. UU. de las Américas e incluso recibió capacitación en Fort Bragg en Carolina del Norte. Los asesores de las Fuerzas Especiales de EE. UU. operaron con la unidad en El Salvador y, según algunos informes, estuvieron presentes durante la masacre de diciembre de 1981. La masacre de El Mozote fue solo la más infame de esa guerra. Un total estimado de 75,000 fueron asesinados a manos de esas fuerzas.

Ni a los demócratas ni a los republicanos les preocupa el peligro que enfrentan los deportados. Si bien el terror dirigido hacia los inmigrantes en los EE. UU. ha crecido sustancialmente bajo Trump, la administración de Obama batió récords al deportar a más inmigrantes que todos los presidentes del siglo XX combinados.

La administración Obama también jugó un papel clave en el golpe de estado de 2009 en Honduras. A pesar de la condena internacional, Estados Unidos no reconoció lo que había sucedido como un golpe militar, permitiendo que el comercio y la ayuda financiera continuarán hacia Honduras. Reflejando las condiciones en El Salvador, el país ha visto desde entonces una tasa de pobreza de alrededor del 70 por ciento, una de las tasas de asesinatos más altas del mundo, la dominación del ejército y de pandillas poderosas, y un diluvio de refugiados.

(Publicado originalmente en inglés el 7 de febrero de 2020)