La estrategia nacional de contrainteligencia de la administración de Trump se centra en "hacktivistas, filtracionistas y organizaciones de divulgación pública"

por Kevin Reed
17 febrero 2020

El Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad (NCSC, siglas en inglés) lanzó el lunes un nuevo documento de Estrategia Nacional de Contrainteligencia que describe un "nuevo enfoque" de la contrainteligencia estadounidense que pone énfasis en "extranjeros" y "otras amenazas adversas" de "actores no estatales".

El documento, titulado Estrategia nacional de contrainteligencia por los Estados Unidos de América, 2020-2022, está fechado el 7 de enero de 2020 y firmado por el presidente Donald Trump. Afirma que Estados Unidos se enfrenta a una "gama cada vez mas de amenazas por la inteligencia extranjera por parte de adversarios que utilizan métodos cada vez más sofisticados para dañar a Estados Unidos".

En comparación con la estrategia anterior de NCSC lanzado durante la administración de Obama a fines de 2015, la nueva orientación es a las amenazas que representan los intereses del imperialismo estadounidense en todo el mundo por las tecnologías digitales, la información en línea y las redes sociales. Al publicar el documento de estrategia, el director de NCSC, William Evanina, dijo que representa un "cambio de paradigma para abordar las amenazas de inteligencia extranjeras como una nación".

El juramento de William Evanina como Director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad (NCSC) el 15 de mayo de 2018 [Crédito de la foto: dni.gov]

Al señalar la asociación en curso entre la inteligencia de los EE. UU. y la industria de la tecnología en una extensión de operaciones, Evanina dijo: “Con el sector privado y las instituciones democráticas cada vez más atacadas, esto ya no es un problema que el gobierno de los EE. UU. puede abordar solo. Requiere una respuesta de toda la sociedad que involucre al sector privado, a un público estadounidense informado, así como a nuestros aliados".

El director de NCSC continúa: “Los procedimientos de contrainteligencia y seguridad sólidos deben convertirse en parte de las prácticas comerciales estadounidenses de todos los días. La implementación de la estrategia requerirá asociaciones, de intercambio de información e innovación en los sectores público y privados". Evanina, por supuesto, no menciona el hecho de que no existe una amenaza peor para las "instituciones democráticas" y "un público estadounidense informado" más que el aparato de inteligencia nacional de los Estados Unidos.

El documento de estrategia de inteligencia es muy breve, utiliza generalizaciones y es breve sobre los detalles de cualquier amenaza específica. También proporciona un resumen general de su plan de acción y no entra en detalles sobre qué medidas de contrainteligencia se tomarán para combatir las amenazas que enumera. Este es el modus operandi de las agencias de inteligencia estadounidenses: decir lo menos posible, repetir las antiguas mentiras sobre la promoción de la "democracia" en todo el mundo y luego continuar con el negocio secreto y criminal del caos y el asesinato patrocinado por los Estados Unidos.

El documento de estrategia de NCSC enumera las principales amenazas de inteligencia extranjera a los intereses de Estados Unidos como Rusia —repitiendo la afirmación bien gastada pero nunca comprobada de que el país está tratando de "instigar y exacerbar las tensiones y la inestabilidad de los Estados Unidos, incluyendo interferir con la seguridad de nuestras elecciones”— y China.

El documento también menciona a los "adversarios" estadounidenses como Cuba, Irán y Corea del Norte, así como a las organizaciones Hezbolá, ISIS y al Qaeda sólo una vez antes de pasar a su principal preocupación: las "amenazas significativas" planteadas por "las entidades motivadas ideológicamente". como hacktivistas, filtracionistas y organizaciones de divulgación pública".

La inclusión de individuos y organizaciones involucrados en exponer la criminalidad gubernamental y corporativa —como WikiLeaks y su editor Julian Assange, así como otros periodistas y sitios de noticias dentro y fuera del país que están preparados para decirle al público la verdad— deja en claro que los sitios web izquierdistas, socialistas y otras políticas de alternativa serán el objetivo de las actividades sostenidas de contrainteligencia por los Estados Unidos en el próximo período.

Una preocupación importante para la inteligencia estadounidense es el impacto de las ideas y perspectivas políticas de alternativas y socialistas que se difunden entre la población estadounidense en condiciones de creciente conflicto de clases, hostilidad política hacia el gobierno y ambos partidos de la élite gobernante capitalista y la desconfianza de la sociedad controlada por las corporaciones y los medios de comunicación.

El documento de NCSC enfatiza "las campañas de influencia en los Estados Unidos para socavar la confianza en nuestras instituciones y procesos democráticos y sembrar la división en nuestra sociedad, ejercer influencia sobre los Estados Unidos y debilitar nuestras alianzas". Este es exactamente el mismo lenguaje utilizado por la inteligencia estadounidense durante la campaña inventada sobre "intromisión rusa" en las elecciones presidenciales de 2016. Si bien nunca se presentaron pruebas que demuestren que el estado ruso participó en una "campaña de influencia" en 2016, los medios corporativos de EE. UU. lo informaron sin cesar y continúan informando lo como un hecho bien establecido.

El documento luego establece que las campañas de influencia “están diseñadas, por ejemplo, para influir en la opinión pública contra las políticas del gobierno de los Estados Unidos o en favor de las agendas extranjeras, influir y engañar a los tomadores de decisiones claves, alterar las percepciones públicas y ampliar las teorías de conspiración. ... Nuestros adversarios consideran que el engaño o la manipulación de los puntos de vista de los ciudadanos estadounidenses y los encargados de formular políticas es un método eficaz, económico y de bajo riesgo para lograr sus objetivos estratégicos".

Luego declara que los adversarios estadounidenses están utilizando "una gama de medios de comunicación para permitir sus campañas de influencia encubiertas. Utilizando personas falsas de EE. UU., las entidades de inteligencia extranjeras desarrollan y operan sitios de redes sociales y otros foros para llamar la atención del público de EE. UU., difundir información errónea y entregar mensajes divisivos".

El NCSC es un departamento dentro de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, miembro del Gabinete presidencial de los Estados Unidos. Joseph Maguire, vicealmirante retirado de la Marina de los EE. UU. después de 36 años en el servicio militar, es actualmente el director interino de inteligencia nacional.

Oficialmente, el propósito de la contrainteligencia estadounidense es bloquear las actividades de inteligencia de potencias extranjeras e identificar "entidades que están en riesgo de recopilación de inteligencia o ataque de adversarios extranjeros". Sin embargo, las operaciones de contrainteligencia de los Estados Unidos siempre han involucrado actividades secretas, turbias y criminales llevadas a cabo en los intereses del imperialismo estadounidense en todo el mundo.

La focalización de "hacktivistas, fugitivos y organizaciones de divulgación pública" en la nueva estrategia de contrainteligencia de los EE. UU. deja en claro que se está preparando un ataque importante contra los derechos de libertad de expresión y la libertad de prensa de la Primera Enmienda. Debido a la naturaleza global del Internet, la publicación en línea y las redes sociales, es imposible para las agencias estatales de los Estados Unidos hacer una distinción clara entre lo que considera amenazas "extranjeras" y "domésticas".

La prueba de que las líneas fronterizas nacionales de contrainteligencia ya se están difuminando fue evidente en la declaración realizada por el director del NCSC Evanina en una reunión de funcionarios de seguridad cibernética el 4 de febrero. Como ejemplo de las acciones por venir, Evanina presentó los recientes cargos del Departamento de Justicia contra el jefe del departamento de química y biología de Harvard, Charles Lieber, por hacer declaraciones falsas sobre su participación en un programa de investigación china.

Además, el uso de la Ley de Espionaje contra individuos, incluyendo el excontratista de la NSA Edward Snowden, quien reveló la vigilancia masiva e ilegal del público por parte del estado, por filtrar información relacionada con la seguridad nacional es parte de la escalada de la represión estatal contra los denunciantes.

La administración de Trump presentó múltiples cargos contra Assange el 23 de mayo de 2019 como parte de la campaña para que el fundador y editor de WikiLeaks sea extraditado a los Estados Unidos desde Gran Bretaña.

Assange enfrenta una sentencia de prisión de 175 años, o posiblemente la pena de muerte, en los Estados Unidos por exponer con valentía los crímenes del imperialismo estadounidense contra los pueblos del mundo. Mientras tanto, la denunciante Chelsea Manning ha sido encarcelada durante casi un año por negarse a testificar en su contra.

La defensa de los derechos democráticos básicos, como la libertad de expresión y la libertad de prensa, y la liberación inmediata de Assange y Manning, requiere una lucha política masiva por parte de la clase trabajadora internacional contra el impulso del sistema capitalista hacia la dictadura y la guerra y por la abolición. de la NSA, CIA, NCSC y todas las demás organizaciones de este tipo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de febrero de 2020)