Crecimiento de ataques fascistas a los refugiados en Grecia

por George Gallanis
17 febrero 2020

En forma de violencia física, represión estatal y condena ideológica, los refugiados en Grecia se enfrentan a crecientes ataques fascistas. Como reflejo de un proceso internacional de un movimiento hacia la derecha por parte de todos los gobiernos capitalistas del mundo, en Grecia, el principal punto de entrada para los refugiados en Europa, esto está tomando una forma poderosa de represión brutal contra los refugiados.

Ante la insistencia del gobierno griego, y respaldados por la Unión Europea (UE), unos 50,000 refugiados, aislados del resto de Europa, viven en condiciones extremadamente precarias en campamentos en las islas del mar Egeo en Grecia. Las condiciones y políticas brutales impuestas a los refugiados por el partido gobernante griego derechista de Nueva Democracia (ND), están directamente relacionadas con las políticas y los ataques contra los refugiados por parte del anterior gobierno de la pseudoizquierda Syriza (Coalición de la Izquierda Radical). Syriza, llegó al poder haciéndose pasar por un partido de izquierda y antiausteridad, atacó a los trabajadores imponiendo brutales medidas de austeridad y libró una deliberada campaña de represión contra los refugiados.

La policía antidisturbios ataca a los refugiados con gases lacrimógenos en Mytilini, [Crédito: Manolis Lagoutaris/InTime News via AP]

Los crecientes ataques a los refugiados demuestran que su defensa y la de todos los trabajadores, debe basarse en la clase trabajadora griega e internacional, contra los partidos de derecha como ND y grupos de pseudoizquierda como Syriza, cuyos intereses reflejan los intereses de la clase media alta y la élite financiera.

El lunes pasado, unos 2.000 refugiados se manifestaron contra las condiciones infernales del campo de detención de Moria en la isla griega de Lesbos. Descrito por un médico de la Boat Refugee Foundation (BRF) como un lugar de “violencia, privación, sufrimiento y desesperación”, Moria fue diseñado para albergar a 3.100 personas, pero hoy alberga a casi 20.000 refugiados en el sitio del campamento y sus alrededores. El campamento se estableció bajo los auspicios de Syriza, que creó campamentos en las islas del Egeo para detener a los refugiados.

Los refugiados marcharon desde Moria hasta Mytilini, la capital de la isla, donde fueron recibidos por unidades policiales blindadas. La policía los atacó, esparciendo gases lacrimógenos entre la multitud de hombres, mujeres y niños. Mientras los niños y las personas huían por seguridad, lejos de las ondulantes nubes de gas lacrimógeno, la policía arrestó a 40 personas. La periodista Franziska Grillmeier describió el evento a Al Jazeera: “Había hombres sosteniendo a sus hijos, niños que estaban haciendo espuma por la boca, niños con ataques de pánico y bebés incapaces de respirar y deshidratados por la aspiración del gas”.

Las protestas continuaron al día siguiente martes. Los refugiados gritaron “¡Libertad!” y “¡Alto a las deportaciones!” y llevaban pancartas con lemas similares. Los refugiados también gritaron: “Gente de Lesbos, lo sentimos”, expresando solidaridad con los residentes de la isla.

El periódico en línea Sto Nisi informó que un grupo de 15 a 20 neonazis enmascarados armados con palos y cascos aterrorizaron las calles de Mytilini y el área alrededor de Moria después de las manifestaciones, en busca de extranjeros y trabajadores y voluntarios de las ONG que trabajan con refugiados. Según testigos presenciales, llamaron a las puertas de las casas en busca de trabajadores humanitarios e incluso intentaron entrar a una cafetería.

Un testigo le dijo a Sto Nisi que la policía estaba completamente al tanto de la pandilla y se hizo la de la vista gorda. “A cinco metros de distancia [de la pandilla] había un carro de policía estacionado que estuvo allí durante unos 20 minutos”, dijo. “En ese momento me vieron y comenzaron a gritarme groserías, insultos y amenazas. No hice caso, pero lo que me sorprendió fue el hecho que el policía en el automóvil ni siquiera hizo un ínfimo intento para detenerlos”.

Continuó: “Lo que quiero enfatizar es que cualquier acción de los fascistas se llevó a cabo con total tolerancia por parte de la policía. La policía sabía desde el principio quiénes eran estos tipos, a dónde iban y de lo que eran capaces”.

Existe un gran contingente de policías griegos que apoyan al partido fascista Amanecer Dorado, el cual previamente atacó violentamente a los refugiados y cuyos miembros están acusados de asesinar al músico de hip-hop de izquierda Pavlos Fyssas. En diciembre aparecieron videos de policías griegos que forzaban a los refugiados a regresar, hacían deportaciones ilegales de refugiados a Turquía que violan el derecho internacional y violan tanto la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE como la Convención de Ginebra.

Sto Nisi también informó sobre publicaciones de extrema derecha en las redes sociales que difunden mentiras sobre refugiados que violan mujeres, defecan en iglesias, intentan volar una planta de energía, queman campos y casas.

Una de las publicaciones decía: “¡En Mytilini tomaremos las armas! Ya estamos durmiendo con esto! ¡Hay rumores que un grupo de lugareños está planeando explotar esta situación en Moria ! ¡Habrá guerra! Ya no se trata de racismo. Si esto es cierto, estaremos con ellos. Ayer [los refugiados] trataron de volar la planta de energía PPC. ¡Estos invasores se han apoderado de nuestras islas!”

El jueves pasado, provocada por la creciente presión de los refugiados y de los trabajadores, la policía de Lesbos arrestó a siete personas bajo sospecha de planear ataques contra los refugiados después de las manifestaciones de la semana pasada. Los hombres, entre 17 y 24 años, fueron encontrados con palos improvisados y una barra de metal.

A fines de enero, se realizaron protestas en varias islas griegas que albergan centros de detención de refugiados. El orador principal en la isla de Lesbos fue Costas Moutzouris, un miembro del anterior partido gobernante ND que se postuló para la Prefectura del Egeo del Norte como independiente. Utilizando el lenguaje de los fascistas, Moutzouris atribuyó la culpa de la crisis social en Grecia a los refugiados: “Están tratando de imponernos una forma de vida y de religión diferentes”, dijo. “!No lo aceptaremos!”.

Durante su campaña electoral el verano pasado para el cargo de prefecto, se le pidió a Moutzouris que comentara los rumores que el partido fascista Amanecer Dorado apoyaba su campaña. Moutzouris respondió: “Si hubo, hay o habrá algún apoyo de Amanecer Dorado, entonces esto es bienvenido”.

En medio del telón de fondo de las amenazas a los refugiados, el estado griego y los medios burgueses de Grecia realizan un esfuerzo concertado para atacar a las ONG. Esto se llevó a cabo de manera similar bajo Syriza, que encarceló a la nadadora profesional Sara Mardini y a otros tres miembros del ERCI (Centro de Respuesta a Emergencias Internacional) por ayudar a los refugiados. La semana pasada, ante la insistencia de ND, el parlamento griego aprobó una ley que restringe a las ONG. El primer ministro de Grecia comentó que la nueva ley evitará que las ONG operen “sin control” y serán “estrictamente examinadas”.

Sin evidencia alguna, Giorgos Koumoutsakos, viceministro de inmigración de Nueva Democracia, acusó a las ONG de incitar las protestas de Lesbos la semana pasada y de aprovecharse de los refugiados para obtener dinero. Koumoutsakos dijo a la radio Proto Thema de Grecia que las ONG habían aparecido “como hongos después de la lluvia” y “algunas se comportan como chupasangres”.

De esto ha hecho eco, sin crítica alguna, el periódico derechista Kathimerini de Grecia, que escribió el lunes: “Las ONG que operan en Grecia sin ninguna rendición de cuentas ante el estado griego, con funcionarios que expresan temor que los grupos puedan tener agendas sospechosas como incitar migrantes para protestar o colaborar con los traficantes”.

De hecho, tales medidas solo alimentan las conspiraciones fascistas promovidas por grupos de derecha y académicos, y buscan reducir aún más el poco apoyo que reciben los refugiados. Además, las ONG que sirven a los refugiados en Grecia a menudo consisten en personal voluntario en el terreno, compuesto principalmente por estudiantes y trabajadores de todo el mundo. Los ataques contra las ONG son un intento adicional de desmantelar la creciente solidaridad entre los trabajadores a nivel internacional y la difícil situación de los refugiados.

Mil hilos atan a los matones fascistas en las calles que cazan a los refugiados al gobernante partido capitalista griego. Las políticas de la Nueva Democracia—la violencia estatal contra los refugiados a gran escala—se expresan en los actos individuales de violencia y terror perpetrados por los matones fascistas. Cada partido capitalista en todo el mundo busca desviar la creciente lucha de clases. En Grecia, esto se logra haciendo chivos expiatorios a refugiados desesperados, huyendo de la violencia imperialista por la crisis social de la cual Syriza y ahora ND, son totalmente responsables. A medida que la lucha de clases continúe intensificándose, los ataques a los refugiados solo continuarán a menos que intervenga la clase obrera griega.

En enero, el gobierno de ND anunció que comenzaría a probar las barreras de agua, una versión acuática del muro fronterizo de Trump, a lo largo de un tramo de 2,7 km de la costa frente a la isla de Lesbos para bloquear a los refugiados que intentan ingresar a Grecia por mar.

El lunes, Notis Mitarachi, ministro de inmigración y asilo de Nueva Democracia, reveló planes para establecer en marzo nuevos campamentos cerrados para detener a refugiados en las islas del mar Egeo en Grecia. Se espera que los nuevos campamentos abran en verano y están diseñados para albergar a 20,000 refugiados tres meses a la vez. Es probable que los campamentos reemplacen a los actuales campamentos al aire libre, como Moria en Lesbos.

Los centros funcionarán como cárceles de facto los cual permitirá un mayor control sobre la población de refugiados, completamente cerrada a la vista del público. El portavoz del gobierno de ND, Stelios Petsas, dijo: “Estas instalaciones cerradas se regirán por reglas estrictas y [limitaciones] para el movimiento de los ocupantes”. Continuó: “Los ocupantes recibirán tarjetas de salida por licencia controlada, mientras que las estructuras permanecerán cerradas durante la noche”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de febrero de 2020)