Los demócratas afroamericanos respaldan a Bloomberg publicación de comentarios racistas sobre "parar y registrar"

por Niles Niemuth
18 febrero 2020

El martes se publicó una grabación de audio en la que el multimillonario candidato presidencial del Partido Demócrata, Michael Bloomberg, se jacta de que la política de "parar y registrar" que defendió como alcalde de Nueva York se dirigió deliberadamente a jóvenes de minorías.

En los comentarios abiertamente racistas, hechos ante una audiencia de colegas oligarcas en el Instituto Aspen en 2015, Bloomberg declara que "noventa y cinco por ciento" de los asesinos son hombres jóvenes de minorías.

Michael Bloomberg habla en una conferencia de prensa [Crédito: AP Photo/John Locher, Archivo]

"Simplemente puede tomar una descripción, enviarla a Xerox y pasarla a todos los policías ... Eso es cierto en Nueva York, eso es cierto en prácticamente todas las ciudades", dice. Para reducir las tasas de criminalidad es necesario, concluye Bloomberg, "poner a muchos policías donde está el crimen, lo que significa en vecindarios de minorías".

Agrega que la mejor manera de "sacar las armas de las manos de los niños" es "tirarlos contra la pared y registrarlos".

Estas observaciones son poco diferentes a las opiniones fascistas del presidente Donald Trump, quien ha aconsejado a la policía que no deberían ser "demasiado amables" con los sospechosos cuando los arrestan.

"Parar y registrar" faculta a los oficiales del Departamento de Policía de Nueva York para detener a cualquiera en la calle sin sospechar de un delito y buscar e interrogar a la persona a la vista del público. Bajo Bloomberg, la patrulla policiaca operaba como pandillas itinerantes armadas, que atacaron a millones de neoyorquinos de la clase trabajadora, atacando principalmente a hombres negros e hispanos simplemente por caminar por la calle.

Durante el tiempo que Bloomberg estuvo en el cargo, el número de "parar y registrar" aumentó de 92,000 en 2002 a un máximo de 685,724 en 2011. En total, hubo más de cinco millones de paradas durante su mandato, que terminó en 2013. Ahora en un nivel mucho más reducido, en respuesta a las protestas populares contra la política y las demandas presentadas en nombre de las víctimas por la ACLU, "parar y registrar" continúa bajo el alcalde demócrata Bill de Blasio.

La respuesta inmediata de varios demócratas afroamericanos elegidos a la exposición de las presunciones racistas de Bloomberg no fue pedirle que se retirara de la carrera por la Casa Blanca, sino más bien apoyar al ex republicano e independiente e impulsarlo como el único candidato demócrata que puede derrotar al presidente Donald Trump en noviembre.

El miércoles, Bloomberg anunció el respaldo de tres miembros del Bancada [Caucus] Negra del Congreso: la congresista de Georgia Lucy McBath, el congresista Gregory Meeks de Nueva York y la delegada Stacey Plaskett de las Islas Vírgenes de EE. UU. Esto fue precedido por un respaldo del congresista de Illinois Bobby Rush, un exmiembro de las Panteras Negras, que había estado respaldando a la senadora de California Kamala Harris hasta que se retiró de la carrera en diciembre.

Meeks, presidente del Partido Demócrata del Condado de Queens, servirá como copresidente del Consejo Nacional de Liderazgo Mike por América Afroamericana, encabezando los esfuerzos de la campaña de Bloomberg para ganar votos afroamericanos. "Para la comunidad afroamericana, son dos cosas: una, vencer a Trump y, dos, el progreso y el éxito, que admiramos a las personas que tienen éxito", dijo Meeks a City & State. Meeks agregó que aunque no le "gustaban las palabras que salían" en la grabación de audio filtrada, las recientes disculpas de Bloomberg le habían tranquilizado sobre "parar y registrar".

El apoyo de McBath sigue a una donación de $4.5 millones del grupo de defensa de Bloomberg Cada Ciudad por la Seguridad de las Armas durante su candidatura al Congreso en 2018. Plaskett señaló en su respaldo que Bloomberg había donado generosamente a las Islas Vírgenes de los Estados Unidos en los últimos años y prometió que su presidencia traería "creación de riqueza para comunidades de color".

Además de los representantes del Congreso, un número creciente de alcaldes afroamericanos actuales y anteriores han apoyado a Bloomberg, incluyendo Muriel Bowser (Washington, DC), Sylvester Turner (Houston), Michael Nutter (Filadelfia), London Breed (San Francisco), Wellington Webb (Denver), Michael Tubbs (Stockton), Lovely Warren (Rochester) y Frank Scott (Little Rock).

Los avales de destacados políticos afroamericanos ya han tenido el efecto deseado. La última encuesta de Quinnipiac muestra que Bloomberg ha subido al segundo lugar entre los votantes primarios demócratas afroamericanos, con un 22 por ciento de apoyo al 27 por ciento de Joe Biden, a pesar de no haber aparecido aún en un debate.

¿Cómo explicar estos demócratas apoyando a un candidato incluso cuando está expuesto a defender opiniones racistas? Cualquier otro candidato atrapado haciendo comentarios tan claramente racistas probablemente sería expulsado de la carrera y ninguna disculpa sería suficiente para salvar su campaña.

Si bien estas cifras dicen hablar en nombre de la "comunidad afroamericana", de hecho representan a la clase media alta afluente, que no siente empatía por la clase trabajadora y los pobres, negros o blancos, y es, en el mejor de los casos, indiferente al abuso que los trabajadores minoritarios y jóvenes sufren a manos de la policía.

Aspirantes, egocéntricos y desprovistos de principios, viven con asombro y envidia de Bloomberg y sus compañeros oligarcas. Decididos a aferrarse a la riqueza que han acumulado al defender el sistema capitalista y su aristocracia gobernante, y temerosos de la posibilidad de una rebelión desde abajo, están más o menos abiertamente a favor de lanzar a la juventud pobre de la clase trabajadora "contra la pared".

¿Cómo lidiar con las atroces injusticias e inequidades en ciudades como Nueva York, donde existen niveles obscenos de riqueza junto con la pobreza extrema, y garantizar la seguridad y la comodidad de las "personas que tienen éxito" como ellos?

Como ejemplo de los puntos de vista de esta capa exliberal, el historiador de Harvard Henry Louis Gates Jr. dijo a la revista New York Times Magazine a principios de este mes que pensaba que Bloomberg "podría enfrentarse cara a cara, más fuerte y más largo, con Donald Trump". Al notar que asiste a una cena con Bloomberg todos los veranos en el parque de vacaciones de élite de Martha’s Vineyard, Gates declaró: "Creo que los afroamericanos quieren [Bloomberg], porque él es inteligente, sensible, fuerte".

"Si quieres que gane un demócrata, debe saber cómo pelear como un republicano", dijo el martes la presentadora de MSNBC Joy Ann Reid, quien promociona la afiliación política pasada de Bloomberg como una marca positiva en su historial. "Es republicano, o solía serlo de todos modos".

Con sus bolsillos criminales en mente (Bloomberg tiene un patrimonio neto estimado de $61 mil millones), los demócratas están perfectamente contentos de barrer su récord bajo la alfombra. Dio millones a las campañas del Congreso Democrático en 2018, entregó subvenciones a las ciudades y dio generosas donaciones a organizaciones benéficas e iglesias locales para comprar una base de apoyo.

Hasta ahora este ciclo, Bloomberg, que no acepta donaciones individuales, ha puesto más de $300 millones de su propio dinero en su campaña. Los asistentes a los eventos de su campaña reciben vino y canapés de cortesía, mientras que los empleados de campaña de bajo nivel obtienen $6,000 al mes, casi el doble de lo que pagan las campañas de Elizabeth Warren, Bernie Sanders y Pete Buttigieg.

La creciente crisis dentro del Partido Demócrata sobre la popularidad de Sanders, un autoproclamado "socialista democrático" que ataca a la "clase multimillonaria" y promete Medicare para todos, y que ganó el voto popular en Iowa y New Hampshire, junto con la caída libre de la campaña de Biden ha empujado a muchos demócratas adinerados al campo de Bloomberg. Si bien tanto Klobuchar como Buttigieg han sido promovidos en los medios como las alternativas "moderadas" a Sanders, ninguno de los dos tiene la influencia financiera de Bloomberg.

Philip Levine, exalcalde de Miami Beach, Florida, y principal partidario de Bloomberg, dijo al Wall Street Journal que los donantes están buscando formas de ayudar a la campaña y que los funcionarios electos están pidiendo consejo sobre cómo "retractarse con tacto" de su respaldo a Biden y apoyar a Bloomberg.

El Partido Demócrata, virulentamente anti socialista y capitalista hasta los huesos, ve a Bloomberg como la "gran rica esperanza" que puede salvarlos de la nominación de Sanders y reprimir una creciente ola de sentimiento socialista, que está encontrando una expresión inicial y limitada en la campaña del senador de Vermont. Esto incluye a los funcionarios demócratas afroamericanos, no menos que sus homólogos blancos.

Así como los problemas básicos de clase reúnen a los trabajadores de todas las razas y nacionalidades en una lucha común contra el capitalismo internacional, también une los intereses comunes de la clase alta, a pesar de la incesante promoción de la política racial y de género como un arma para dividir a la clase trabajadora, los ricos beneficiarios del empobrecimiento de los trabajadores.

Además, la técnica de "parar y registrar" que Bloomberg empleó como alcalde de una de las ciudades más desiguales del mundo se considera una herramienta crítica para reprimir la creciente ola de oposición social y lucha de clases en los Estados Unidos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de febrero de 2020)