Francia convoca al embajador chino después de que la Embajada critica la política de "inmunidad colectiva"

por Alex Lantier
17 abril 2020

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, llamó el lunes al embajador chino en Francia, Lu Shaye, para criticar las declaraciones de su embajada en defensa del historial de China en la pandemia COVID-19.

Este incidente diplomático se centró en el contraste entre China, donde la pandemia está bajo control por el momento, con las pocas docenas de casos nuevos diarios importados en su mayoría del extranjero y Europa. COVID-19 está matando a miles cada día en Francia y en Europa, donde los gobiernos están pidiendo el fin de las políticas de refugio en el hogar, haciendo que una población asustada vuelva a trabajar. Al mismo tiempo, se está extendiendo una campaña anticomunista en los medios franceses para culpar a China, el epicentro original de la pandemia de COVID-19, por el desastre que se desarrolla en Europa.

El domingo, un diplomático chino anónimo publicó una larga nota en francés en el sitio web de la embajada, criticando a las élites gobernantes europeas. "La victoria de China sobre la epidemia los vuelve amargos. Con sus argumentos inventados, alegando que China "retrasó su reacción" y "ocultó la verdad", presentan a China como el principal responsable de la pandemia. … Al mismo tiempo, en Occidente, vimos políticos que se desgarraban por votos, pidiendo inmunidad de rebaño [colectiva], lo que significaba abandonar a sus ciudadanos para enfrentar la embestida viral solos, y robar envíos de medicamentos entre ellos”.

Chinese embassy in Paris, 2009 (Wikipedia)

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia reaccionó con un comunicado que decía: "Ciertas posiciones públicas tomadas por representantes de la embajada china en Francia no se ajustan a la calidad de las relaciones bilaterales entre nuestros dos países". También dijo que Le Drian comunicaría al embajador su "desaprobación" de "ciertos comentarios recientes" de la embajada china sobre COVID-19.

Si la nota molestó a París, esto se debe a que explotan mentiras que las potencias europeas le dicen a los trabajadores en casa sobre COVID-19. Los vastos peajes de muerte en Europa no eran inevitables. Tampoco es la inmunidad colectiva, es decir, hacer que la mayoría de la población reciba COVID-19 y, si sobrevive, tal vez se vuelva inmune al virus, la única estrategia para combatir la enfermedad. Estas fueron mentiras para justificar que los trabajadores se mantengan en el trabajo en trabajos inseguros, generando ganancias para los bancos, pero también propagando el virus.

La responsabilidad de la propagación de COVID-19 en América y Europa no recae en China, sino en el capitalismo. Por supuesto, la propia dictadura estalinista de China supervisa una sociedad capitalista: restableció el capitalismo en 1989 cuando se abrió a la economía mundial, masacrando a trabajadores y estudiantes que protestaban en la Plaza Tiananmen contra las políticas del Partido Comunista Chino (PCCh). Sin embargo, los elementos sobrevivientes de la planificación económica estatal rudimentaria, las cuarentenas masivas y la movilización de la industria permitieron una respuesta mucho más efectiva al COVID-19 en China que en Europa.

La adopción democrática y coherente de tales políticas a nivel internacional, que es clave para luchar contra COVID-19, requiere una revolución mundial por parte de la clase trabajadora, incluso en China, para la transición al socialismo. Al leer los frenéticos ataques de los medios de comunicación capitalistas franceses contra China, en los que el anticomunismo se entrelaza con los llamamientos al racismo antichino, es obvio que la fuerza principal que motiva esta campaña es precisamente el miedo de la burguesía al socialismo y la revolución.

El comentarista y exoficial del ejército Renaud Girard, quien comenzó su carrera periodística informando desde Ruanda en 1994 para Le Figaro, ya que Francia respaldó el sangriento genocidio de los tutsis del régimen hutu de Ruanda, proclama que COVID-19 es una prueba del fracaso del marxismo y el comunismo. La pandemia, escribió, “ha revelado la bancarrota de tres ideologías: comunismo, europismo y globalismo. El Partido Comunista Chino tiene la mayor responsabilidad por el nacimiento y la difusión inicial de esta enfermedad altamente contagiosa".

“China tiene una gran responsabilidad por esta epidemia transmitida por un animal salvaje en el que está prohibido el comercio", escribió Le Monde, en una columna que culpa a los chinos que comieron pangolín, un animal a través del cual el coronavirus puede haber migrado de murciélagos a humanos. En una publicación con un gran emblema comunista de hoz y martillo, el periódico observó hipócritamente: "La dictadura china censura a los medios, el público no sabe cuántas personas están enfermas".

Isabelle Lasserre, una reportera de la derecha Le Figaro que simula a Donald Trump con afirmaciones de que "China maneja los hilos de la Organización Mundial de la Salud", insistió en que COVID-19 demuestra que la democracia capitalista occidental es superior a la dictadura china: "Mientras que las dictaduras fueron desestabilizadas por lo inesperado, las democracias reaccionaron con calma, transparencia y racionalidad. Podrían anticipar y explicar. Sus sistemas de salud abiertos y coordinados reaccionaron rápidamente. ... Las democracias han demostrado que su sistema es el más efectivo".

Las afirmaciones de que los regímenes europeos son más efectivos para combatir el virus exponen solo el desprecio de la burguesía europea por la vida humana. China, el epicentro original de COVID-19, ha visto 82,295 casos y 3,342 muertes. Europa, sin embargo, tiene al menos 935,338 casos y 74,662 muertes. Además, si bien la OMS confirmó de manera independiente las estadísticas de COVID-19 de China, miles mueren sin ser reportados en sus hogares o en hogares de ancianos en Europa, y los funcionarios europeos admiten que el número de casos de COVID-19 en Europa puede ser de dos a diez veces mayor que el declarado figura.

El entusiasmo de la campaña contra China por las muertes masivas en Europa refleja la brutalidad de clase de la política de inmunidad colectiva de la aristocracia financiera. Para ellos, la clase trabajadora es un rebaño para ser sacrificado. Las muertes prematuras de decenas o cientos de miles significan que miles de millones de euros que, desde su punto de vista, se habrían desperdiciado en gastos de salud y pensiones en estas personas, se pueden redirigir a los mercados bursátiles y a la riqueza de los parásitos súper ricos.

Los intentos de imponer la responsabilidad por las muertes resultantes de COVID-19 en el PCCh son mentiras políticas. Fueron refutados por la nota publicada el domingo por los funcionarios de la embajada china en París, que dejó en claro que China dio una amplia advertencia para permitir que Europa se prepare para COVID-19.

La nota señala: “Ya el 30 de diciembre del año pasado, estábamos informando públicamente casos de neumonía desconocida. A partir del 3 de enero, informamos regularmente a la OMS y al mundo entero sobre la progresión de la enfermedad y, en un tiempo récord, logramos identificar el agente de la enfermedad. El 11 de enero, compartimos con la OMS la secuenciación completa del genoma del virus. El 23 de enero, cuando Wuhan entró en el encierro, más de 800 personas estaban contaminadas y solo 9 de ellas estaban en el extranjero. Y fue más de un mes después que comenzó la epidemia en Europa y Estados Unidos".

Nadie ha intentado refutar estas afirmaciones, que se ven confirmadas por informes disponibles públicamente en los medios de comunicación mundiales. También es un hecho público que los gobiernos europeos reaccionaron minimizando la seriedad de COVID-19, comparándolo con la gripe estacional, oponiéndose a las medidas de distanciamiento social y exigiendo que los trabajadores permanezcan en el trabajo.

La nota contrasta desfavorablemente con la política europea y china: "China no se contuvo de recortar billones de yuanes de su Producto Interno Bruto, inyectó cientos de miles de millones de yuanes en recursos de salud y movilizó a más de 40,000 trabajadores de la salud de todo el país para ir apoyar a la provincia de Wuhan y Hubei, finalmente venciendo la epidemia en solo dos meses".

Sin embargo, con vastos recursos financieros y economías desarrolladas, la clase dominante europea rechazó estas políticas y, en cambio, exigió rescates bancarios masivos. Refiriéndose cáusticamente a "ciertas élites políticas y culturales occidentales", la nota agrega: "El hecho de que los países occidentales subestimaron la gravedad del virus y se demoraron en tomar medidas rápidamente, haciendo que la epidemia fuera incontrolable, no perturba su conciencia o mantenerlos despiertos por las noches".

La contradicción fatal en la estrategia estalinista del PCCh es que su integración liderada por las exportaciones en la economía mundial requiere cortar acuerdos comerciales y políticos con el capital estadounidense y europeo, cuya barbarie expuso la pandemia COVID-19, para proporcionarles a los trabajadores chinos como mano de obra barata.

La creciente ira, protestas y huelgas entre los trabajadores en Europa e internacionalmente van en otra dirección política: una lucha unificada de la clase trabajadora internacional para expropiar las fortunas de los superricos y usar estos recursos para detener la pandemia global.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de abril de 2020)