El primer ministro Philippe anuncia el fin prematuro del cierre en Francia

por Alexander Lantier y Anthony Torres
1 mayo 2020

El martes por la tarde, tras el anuncio de la semana pasada por la Unión Europea (UE) de una política general para poner fin al encierro provocado por el coronavirus, el primer ministro Édouard Philippe presentó su proyecto para el fin del encierro en Francia en la Asamblea Nacional. El plan propone la reapertura de las escuelas el 11 de mayo y una vuelta a la normalidad general en los lugares de trabajo no esenciales para la lucha contra la enfermedad. La Asamblea votó 368 contra 100 a favor del plan, con 103 abstenciones.

El fin del encierro anunciado en toda Europa y en Francia en particular es prematuro y tendrá consecuencias desastrosas. China levantó el confinamiento de Wuhan, primer epicentro del virus COVID-19, el 8 de abril, dos meses y medio después del inicio del bloqueo de esa ciudad, y cuando ya no se registraron más casos nuevos en ella. Francia ha esperado sólo seis semanas para levantar el confinamiento. Ayer se registraron 23.785 nuevos casos en Europa, incluyendo 2.638 en Francia, y la epidemia no está en absoluto controlada en el continente.

Dada la virulencia de COVID-19, los científicos advierten que el fin de las medidas sanitarias estrictas dará lugar a un brote de nuevas infecciones. El virólogo alemán Christian Drosten ha dado entrevistas a la prensa británica y belga para advertir del peligro de un nuevo brote que abrume a los hospitales ya superpoblados. "Lamento lo que ha estado sucediendo en los últimos días. Estamos a punto de perder nuestra ventaja sobre la enfermedad por completo", dijo Drosten, quien lamentó la "presión política y económica para volver a la normalidad".

El primer ministro francés Edouard Philippe, segundo a la izquierda, presenta su plan para salir del encierro en la Asamblea Nacional de París, el martes 28 de abril de 2020. (David Niviere, Pool vía AP)

Drosten añadió: "Me temo que la tasa de reproducción aumentará de nuevo, y nos enfrentaremos a una segunda ola... Camiones cisterna llenos de desinfectante estarán en las calles, ya que esto será la única medida desesperada [capaz] de combatir el virus."

Estos temores se ven confirmados por el análisis del bioestadístico Chloé Dimeglio, del laboratorio del Hospital Universitario de Toulouse, basado en un modelo de la pandemia. Dice que la contención ha salvado más de 100.000 vidas en Francia: "En la actualidad, contamos alrededor de 22.000 muertes. En primer lugar, comparamos la mortalidad real con la obtenida a través de nuestro modelo, son comparables. Entonces, miramos lo que el modelo habría dado si no hubiera habido contención. Según nuestro modelo, evitamos más de 100.000 muertes más".

Andrea Ammon, el director del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades en Solna, Suecia, dijo a El País: "Sé que en enero, cuando los chinos cerraron Wuhan y las ciudades de alrededor, me dijeron que sería imposible en Europa. En ese momento, teníamos 20 casos. En ese momento, si hubiéramos introducido medidas de control estrictas, no habríamos detenido la propagación de la enfermedad, pero el pico habría sido mucho menor".

En su presentación, el primer ministro Philippe dejó de lado estas advertencias para insistir en un rápido retorno al trabajo. Al tiempo que admitía que estaba lanzando "un fin al encierro tan esperado como arriesgado", y que "la inmunidad colectiva no es suficiente", afirmó que "el prolongado cese de la producción de sectores enteros de nuestra economía" presentaba a Francia el "riesgo de colapso".

De hecho, si el cierre ha causado dificultades a los trabajadores, es debido a la política reaccionaria de la UE, y a la inacción y las mentiras del Gobierno francés. La UE y el Banco Central Europeo han dado €2.29 mil millones [$2,49 mil millones] a los planes de recuperación, pero como después del derrumbe económico de 2008, quieren dar casi todo este dinero a los bancos, mientras que los trabajadores y las pequeñas empresas reciben poco o nada, y los trabajadores temporales pasan hambre. En cuanto al Gobierno de Emmanuel Macron, hace tiempo que encubrió la escasez de máscaras debido a su negativa a pedirlas antes de la pandemia y a su afirmación de que la COVID-19 no era más que otra gripe.

El encierro en sí, que fue aprobado por los trabajadores a mediados de marzo, fue adoptado sólo ante una ola internacional de huelgas y paros salvajes, especialmente en Italia y los Estados Unidos. Ahora los Gobiernos, y detrás de ellos la aristocracia financiera, que está siendo colmada de fondos públicos por la UE, esperan obligar a la gente a volver a trabajar en medio de la pandemia, sin importarles las vidas humanas.

Philippe insistió en que al final de la contención el virus seguiría presente: "Tendremos que vivir con el virus... no es algo bueno pero es un hecho". Anunció una estrategia basada en el plan de tres partes: "Proteger, probar, aislar". Cada elemento de este plan es un fraude político.

Para protegerse, Philippe dijo que "llevar una máscara en ciertas situaciones" se añadiría a los habituales "gestos de barrera" para limitar la propagación del virus. Pero el Gobierno ha estado diciendo desde el principio de la pandemia que usar una máscara no era útil, esencialmente porque había permitido que se agotaran las reservas estratégicas de máscaras para hacer posibles sus regalos fiscales a los ricos. Ahora, propone que los individuos hagan sus propias máscaras de tela, las cuales no garantizan un obstáculo óptimo contra el virus, porque las más eficientes máscaras FFP2 no son accesibles.

Philippe tuvo la deshonestidad de decir que suGobierno había hecho un examen masivo al principio de la epidemia, cuando se produjeron los primeros casos. De hecho, Francia es uno de los países que menos ha detectado: 7.103 pruebas por millón de habitantes, 2,5 veces menos que los EE.UU. y más de 4 veces menos que España, Italia y Alemania. Macron no tomó en cuenta los llamamientos urgentes de la OMS para la detección masiva de la población. Pero una estrategia de detección —ahora posible gracias a la movilización de los laboratorios públicos que exigen al gobierno que les autorice a realizar pruebas— es inútil si no va acompañada de una estrategia de aislamiento y tratamiento de los casos que se descubren.

Será casi imposible organizar el aislamiento de los pacientes y los nuevos casos en vista de los planes del Gobierno. Admitiendo que los franceses tienen miedo de tomar el transporte público, Philippe afirmó que sería posible hacer cumplir las medidas de prevención. Pero si el Gobierno organiza una vuelta al trabajo, la prisa por utilizar el transporte hará que cualquier intento de mantener la distancia mínima de dos metros entre los pasajeros carezca de sentido.

Según Philippe, los que den positivo en el test de COVID-19 tendrán que elegir entre estar aislados en su casa, "lo que supondrá el confinamiento de toda la familia durante 14 días, por razones obvias", o en un lugar puesto a su disposición, como un hotel solicitado por el Gobierno.

A pesar de haber admitido que los niños están propagando el virus, el Gobierno reabrirá las escuelas a partir del 11 de mayo. Según Philippe, "la reapertura será gradual a partir del 11 de mayo, de forma voluntaria en todo el país. Las clases tendrán un máximo de 15 alumnos y se aplicarán varias medidas sanitarias, incluyendo el suministro de gel hidroalcohólico. Las guarderías también se reabrirán con grupos de hasta 10 niños". Todas las tiendas, excepto los restaurantes y cafés, también podrán reabrir el 11 de mayo.

Philippe volvió a subrayar que su política estaba estrechamente coordinada con los sindicatos.

Los trabajadores no pueden confiar en la política del Gobierno y de los aparatos sindicales, que se compone de represión, mentiras y regalos a los ricos. Para tener las mejores posibilidades de evitar una segunda oleada epidémica, los trabajadores deben procurar que se amplíe la contención. Pero esto requiere una movilización política para expropiar las enormes sumas de dinero robadas por la UE para financiar a los bancos y convertirlas en la ayuda financiera, alimentaria y médica necesaria para que la contención sea tolerable para los trabajadores y las pequeñas empresas.

Esto requiere en primer lugar la organización de los trabajadores, independientemente de los sindicatos, para que ejerzan su derecho a salir de trabajo de forma masiva para evitar situaciones en las que se vean obligados a trabajar en condiciones que propaguen la enfermedad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de abril de 2020 )