Las protestas a nivel nacional continúan por el asesinato policial mientras aumenta la violencia estatal

por Jacob Crosse
2 junio 2020

En respuesta a las protestas en más de 75 ciudades de EE. UU. tras el asesinato policial de George Floyd en el Día de los Caídos en Minneapolis, la policía de todo el país ha escuchado el llamado del presidente Donald Trump a "ponerse duro y pelear", desatando una ola de violencia estatal contra jóvenes y trabajadores de todas las razas y etnias.

En escenas repetidas en todo el país, jóvenes no violentos y trabajadores han sido gaseados, rociados con pimienta, golpeados con balas de goma por policías antidisturbios fuertemente armados y policías estatales.

Al menos 39 ciudades en 16 estados y todo el estado de Arizona han impuesto toques de queda, restringiendo el movimiento a partir de las 6 p.m. el domingo por la tarde. El transporte público se suspende en las principales ciudades, como Chicago y Nueva York durante las horas de toque de queda.

La policía dispara gases lacrimógenos contra manifestantes pacíficos en San Diego

La Guardia Nacional ha sido activada en aproximadamente 26 estados y las unidades de policía militar del Ejército Activo de Washington D.C., incluyendo a los soldados de la 10ª División de la Montaña, ubicada en Fort Drum, Nueva York, han recibido la orden de prepararse para su despliegue.

Al escribir estas líneas, las protestas están en curso en todo el país, con miles reunidos en Boston, Washington D.C., Nueva York, Seattle y Miami. El Washington Post informa que el presidente Trump fue llevado brevemente a un "búnker seguro" después de que un pequeño incendio en el sótano estalló en la histórica Iglesia de San Juan, ubicada frente a la Casa Blanca.

Durante el fin de semana, miles fueron arrestados y arrojados a cárceles abarrotadas, mientras COVID-19 continúa extendiéndose sin control y sin seguimiento en todo el país. Solo en Chicago, se han realizado más de 1,000 arrestos. La ciudad de Nueva York reportó 300 arrestos hasta el sábado, mientras que 500 fueron arrestados el viernes por la noche en Los Ángeles. Ochenta y cuatro fueron arrestados en Detroit el sábado. Cientos han resultado heridos, lo que requiere hospitalización, y al menos cinco personas han sido asesinadas.

Elementos de extrema derecha han intentado infiltrarse en las protestas para instigar la brutalidad policial, sembrar el desorden y, en algunos casos, atacar a los manifestantes. Impulsado por la demagogia de Trump, un dueño de un bar en Omaha, Nebraska, identificado por los medios locales como Jake Gardner, está bajo custodia policial después de asesinar al manifestante de 22 años James Scurlock.

Recopilación de violencia policial en todo Estados Unidos, el fin de semana del 30 de mayo de 2020

Según los informes, Gardner, un veterano de la Marina de Irak y Haití y vocero partidario de Trump, gritaba insultos raciales a los manifestantes mientras marchaban por su bar durante las protestas del sábado. En un video de teléfono celular capturado aproximadamente a las 6:00 p.m. el sábado por la noche, se puede ver a Gardner avanzando hacia a Scurlock que retrocede antes de que sonaran dos disparos.

Contradiciendo la narrativa de la clase dominante, en escenas históricas transmitidas en todo el mundo, los manifestantes multirraciales se reunieron por miles para manifestarse pacíficamente contra el asesinato policial sin fin. A partir del miércoles y durante todo el fin de semana, se realizaron protestas y marchas en Minneapolis, Chicago, Detroit, Lansing, Rockford, Nueva York, Siracusa, Filadelfia, Atlanta, Tampa, Milwaukee, Denver, Omaha, Nueva Orleans, Dallas, Little Rock, Houston, Phoenix, Salt Lake City, Las Vegas, Reno, Seattle, San José, Los Ángeles y al menos 50 ciudades más.

Abrumadoramente, las protestas se han encontrado con provocaciones policiales seguidas de brutal violencia estatal. Vestida de pies a cabeza con armadura antidisturbios, palos, escudos, Tasers, mazas y "balas menos letales", la policía disparó, a menudo a quemarropa, latas de gas lacrimógeno CS de 40 milímetros, balas de goma y rondas de bolas de pintura contra manifestantes pacíficos, periodistas y espectadores inocentes por igual.

Reforzados por la demonización de Trump de los medios y periodistas como "enemigos del pueblo", los reporteros y fotógrafos que intentaron cubrir las protestas han sido atacados y arrestados deliberadamente por las fuerzas policiales. Según un recuento en curso por el Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa, ha habido al menos 15 incidentes confirmados de policías disparando balas de goma o gases lacrimógenos a los reporteros. Esto incluye la mutilación de la fotoperiodista Linda Tirado, que permaneció cegada permanentemente en su ojo izquierdo después de recibir un disparo en la cara con una bala de goma mientras cubría las manifestaciones de Minneapolis el 29 de mayo.

El domingo por la noche, el periodista de NBC Garrett Haake recibió un disparo con una bala de goma en Washington, D.C., y un periodista del Wall Street Journal fue golpeado por la policía en la ciudad de Nueva York.

Los departamentos de policía que trabajan en concierto con las agencias estatales y federales, incluida la Guardia Nacional, la Aduana y la Patrulla Fronteriza, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, la Oficina Federal de Investigación, la Agencia de Seguridad Nacional y la Agencia Central de Inteligencia, han utilizado vehículos blindados, montados en caballos, patrullas, drones, rastreo de teléfonos celulares con GPS, helicópteros y Humvees (vehículos blindados) para hacer cumplir las declaraciones de toque de queda.

La respuesta universal del establishment político, tanto demócratas como republicanos, ha sido denunciar las protestas como el trabajo de "agitadores externos".

Trump calificó las protestas a nivel nacional como el trabajo de la "Izquierda radical" y los "anarquistas liderados por ANTIFA". El domingo, Trump tuiteó que designaría a ANTIFA como una organización terrorista nacional. El fiscal general William Barr repitió las afirmaciones infundadas y falsas de Trump de que las protestas fueron "planificadas, organizadas y dirigidas por grupos extremistas anárquicos y de extrema izquierda utilizando tácticas similares a ANTIFA".

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, en las últimas 72 horas, culpó a los anarquistas, los supremacistas blancos y los carteles de la droga por las protestas en curso. El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, estuvo de acuerdo con la evaluación de Walz en una conferencia de prensa del sábado, al tiempo que consideró la posibilidad de "actores extranjeros". Ambos son demócratas.

Hablando con Wolf Blitzer de CNN el domingo, Susan Rice, asesora de seguridad nacional de Barack Obama, comentó, sin proporcionar ninguna evidencia, que ella "no se sorprendería al saber que ellos, Rusia, han fomentado a algunos de estos extremistas en ambos lados usando las redes sociales y medios de comunicación. No me sorprendería saber que lo están financiando de alguna manera o forma".

Durante una aparición televisiva el domingo por la mañana en "Meet the Press" de NBC, la alcaldesa de Atlanta, Keisha Bottoms, atacó explícitamente las manifestaciones en Atlanta como "inusuales" y destacó la presencia de un gran número de personas blancas, a quienes calificó como "extraños".

Durante el fin de semana, los periodistas del World Socialist Web Site hablaron con trabajadores, estudiantes y jóvenes de todo el país sobre las protestas y la reacción de la policía.

Minneapolis, Minnesota

Un conductor de camión cisterna está bajo custodia policial el domingo por la tarde después de chocar contra una multitud de 6,000 personas, en su mayoría jóvenes, que se arrodillaron en el puente interestatal 35W para honrar la vida de George Floyd. El conductor fue sacado del vehículo por los manifestantes, pero no sufrió lesiones graves. Sin embargo, la policía descendió al puente y usó gases lacrimógenos contra el joven que casi había muerto.

Un video ampliamente compartido publicado el sábado por la noche por Tanya Kerresen, que estaba sentada en su porche aproximadamente a las 9:30 p.m., muestra una línea de policías militarizados y soldados de la Guardia Nacional con una escolta de Humvees repartidos por toda la calle. Mientras caminan por la calle, el video recoge gritos de los soldados que gritan: "¡Entren!"

Kerresen continuó filmando mientras el convoy se acercaba. Una vez que las tropas se pararon frente a su casa, se escuchó a un soldado gritar: "¡Light ‘en up [Enciéndelos]!" seguido de granizo de rondas de pintura, una de las cuales golpeó a Kerresen.

La misma frase, "Light ‘em up" fue utilizada por los pilotos de helicópteros de combate estadounidenses Apache en Irak antes de asesinar a niños y periodistas, como fue capturado por el video "Asesinato colateral" publicado por Wikileaks en 2010.

Pittsburgh, Pennsylvania

Nicholas, un joven trabajador del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, asistió a la manifestación del sábado "para mostrar solidaridad". Él dijo: "Soy blanco, y creo que es importante hacer frente a la brutalidad policial". Continuó: “Fue una demostración poderosa y respetuosa. Había niños allí. Mucha gente de diferentes edades y rostros ".

La protesta llegó a una conclusión violenta cuando una persona solitaria comenzó a destrozar un solo vehículo policial, que quedó sin vigilancia cerca del grupo de manifestantes. Docenas en la multitud intentaron disuadir al hombre de destruir el vehículo. Sin embargo, finalmente pudo encenderlo en llamas.

Nicholas dijo: "Nadie sabe quién era esta persona, y se puede ver a muchas personas tratando de detenerlo. Creo que es extraño que un auto de policía se quede solo. Casi como si la policía estuviese dispuesta a sacrificar un coche de policía para poder romper la protesta".

Syracuse, Nueva York

Unos 500 manifestantes multirraciales se reunieron en el centro de la ciudad, donde permanecieron hasta la madrugada del sábado, cuando la policía comenzó a disparar balas de goma y gases lacrimógenos contra la multitud. La justificación dada fue que las ventanas se habían roto en el Edificio de Seguridad Pública. Sin embargo, no se ha establecido quién rompió exactamente las ventanas.

Reno, Nevada

Un manifestante habló sobre el carácter de la respuesta policial. “La policía en Reno está acelerando en sus vehículos hacia los manifestantes y rociando pimienta a las personas en las aceras mientras pasan. Es una reminiscencia del chaleco amarillo francés, manifestaciones. Se ha instituido un toque de queda, y escuché que están sacando a la gente de sus autos por romper el toque de queda al romper sus ventanas y probarlas en sus vehículos ”.

Nueva York

Múltiples videos virales han representado a oficiales de la policía de Nueva York golpeando y empujando a los manifestantes al suelo. Un video muestra a un policía corpulento que le quita el teléfono de la mano a una mujer joven antes de empujarla al suelo, golpeando su cabeza contra el pavimento, causando una conmoción cerebral y una convulsión. Otro video muestra a los policías de vehículos todoterreno, que pesan más de dos toneladas, intentando atravesar a los manifestantes que bloquean una intersección. El alcalde demócrata Bill de Blasio culpó a los manifestantes, que estaban parados detrás de una barricada policial frente al SUV, por "converger en un vehículo policial", calificando sus acciones de "inaceptables".

Washington DC

Cientos de manifestantes frente a la Casa Blanca se enfrentaron con la policía de D.C., la Policía del Parque Nacional y los agentes del Servicio Secreto durante todo el fin de semana. El sábado por la noche, más de 60 agentes del servicio secreto resultaron heridos en enfrentamientos con manifestantes. Finalmente, seis manifestantes fueron arrestados.

Atlanta, Georgia

Una joven pareja afroamericana, que no participó en las protestas, fue abordada por la policía de Atlanta antes de ser degustada, golpeada y arrestada por televisión.

Cleveland Ohio

El sábado por la noche, la policía de Cleveland con equipo antidisturbios, respaldada por la Guardia Nacional, comenzó a disparar bolas de pimienta y balas de goma contra los manifestantes. Para cerrar las protestas, la ciudad promulgó un toque de queda a partir de las 8:00 p.m. hasta las 8:00 a.m. de la mañana siguiente. Se impuso un segundo toque de queda el domingo a partir del mediodía y hasta el lunes a las 8:00 a.m.

El alguacil del condado de Cuyahoga, David Schilling, ha declarado que 66 personas fueron arrestadas, y un número no revelado acusado agravó los disturbios, violando el toque de queda de la ciudad y los cargos menores.

Oakland, California

Después de las protestas del viernes, en las que 40 presuntos saqueadores fueron detenidos y 17 manifestantes arrestados, los funcionarios de la ciudad de Oakland instaron a las personas a quedarse en sus casas. Las manifestaciones del sábado fueron comparativamente "muy pacíficas y silenciosas", según los medios locales. Los manifestantes, dijo un medio de comunicación, "estaban siendo rastreados por la policía en el suelo y en el cielo".

San José, California

Las manifestaciones del viernes atrajeron a miles de participantes, que marcharon pacíficamente antes de que la policía de San José disparara gases lacrimógenos y balas de goma contra la multitud. Tim Harper, un trabajador de la construcción de 40 años, que habló en sanjosespotlight.com, recibió un disparo mientras intentaba ayudar a mover a un niño que había sido alcanzado por una bala de goma. Harper había ayudado previamente a trasladar a un oficial herido durante la protesta del viernes.

"Tuve que venir aquí porque soy una prueba de cuán corruptos son estas personas", dijo Harper. “Ayudé a uno de ellos a arrastrar (al oficial) al auto. No era agresivo, tenía las manos en alto y todavía me dispararon. No importa el color de piel que se tenga ".

Salt Lake City, Utah

En el centro de Salt Lake City, Utah, miles de trabajadores y jóvenes se manifestaron frente a la biblioteca pública y marcharon hacia Capitol Hill. La protesta duró casi 11 horas, extendiéndose hasta la noche a pesar de la emisión de un toque de queda de dos días y el despliegue de la Guardia Nacional de Utah, incluidos los helicópteros militares.

Las tensiones aumentaron en parte debido a la violencia de derechas contra los manifestantes. La milicia apareció blandiendo rifles, una mujer atacó a la multitud con un martillo y un hombre intentó disparar a los manifestantes con un arco compuesto. El hombre fue abordado, y su auto se volcó y se incendió. A pesar de las imágenes de estos ataques en las redes sociales, las agencias de noticias locales entrevistaron al hombre que intentó disparar una flecha a la multitud para enmarcar a los manifestantes como violentos.

La policía antidisturbios de Salt Lake City fue filmada arrojando a un anciano con un bastón al suelo y lanzando gases lacrimógenos contra los manifestantes.

Little Rock, Arkansas

Cientos se reunieron y marcharon pacíficamente durante todo el día sin arrestos. Sin embargo, una vez que cayó la noche, la respuesta del Departamento de Policía de Little Rock fue cubrir a los manifestantes en un miasma de gases lacrimógenos. Mientras las protestas aún continuaban el sábado, el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, un republicano, tuiteó: “He ordenado a la Policía Estatal que trabaje con las fuerzas del orden locales para detener el daño al Capitolio. La Guardia Nacional también estará disponible".

El autor también recomienda:

Cientos de miles en manifestaciones multirraciales contra la violencia policial en una muestra poderosa de unidad de la clase obrera
[
1 junio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el de de 2020)