Después de ignorar la difícil situación de los trabajadores migrantes, la Corte Suprema de la India ahora reconoce el avance de una tragedia social

por Wasantha Rupasinghe
3 junio 2020

Después de dos meses de ignorar la terrible situación que enfrentan los trabajadores migrantes debido al calamitoso y mal preparado cierre impuesto por el primer ministro Narendra Modi y su gobierno del BJP con respecto a COVID-19, la Corte Suprema de India emitió el jueves una orden que regula el transporte de los migrantes a sus estados de origen.

La orden se produjo dos días después de que el más alto tribunal del país tomara conocimiento suo motu de los "problemas y miserias de los trabajadores migrantes que han quedado varados en diferentes partes del país". La orden está motivada sobre todo por el temor de las autoridades legales indias de que si no se toman medidas, la furia que se acumula entre millones de trabajadores y obreros oprimidos podría estallar en oposición a toda la élite capitalista y su Estado.

A finales de marzo, Modi impuso un cierre de tres semanas en todo el país con apenas cuatro horas de advertencia. Esta medida radical no fue acompañada de ninguna asistencia financiera o social para los cientos de millones de trabajadores migrantes y otros jornaleros empobrecidos a los que se les robó su medio de vida de la noche a la mañana.

El Gobierno no anunció las denominadas medidas de socorro hasta el segundo día del cierre. El paquete de 22.500 millones de dólares ofreció una miseria a los 1.370 millones de habitantes de India, con una asistencia total que ascendía a apenas 1.200 rupias, es decir, 16 dólares por persona. Muchos trabajadores no tenían derecho o no podían acceder a la "ayuda" porque los programas a través de los cuales se distribuía estaban vinculados a su estado de origen o lugar de nacimiento.

En cuestión de días, empezaron a aparecer imágenes horribles que mostraban a trabajadores migrantes abandonados a su suerte tratando desesperadamente de volver a sus pueblos de origen donde esperaban encontrar comida y refugio con sus familiares y amigos. Con los servicios de trenes y autobuses suspendidos, millones de trabajadores migrantes iniciaron caminatas de cientos de kilómetros para regresar a sus aldeas de origen a pie. Cuando las autoridades intervinieron, lo hicieron no para ayudar a los trabajadores, sino para confinarlos en campos similares a una prisión con el pretexto de detener la propagación del coronavirus. En realidad, las viviendas hacinadas e improvisadas, la alimentación inadecuada y las terribles condiciones sanitarias crearon un entorno favorable para la propagación del virus.

Los indefensos emigrantes dependían en gran medida de las organizaciones benéficas y las ONG para alimentarse mientras estaban confinados.

La negativa del gobierno de Modi a desplegar pruebas masivas y a proporcionar recursos adicionales al sistema de atención de la salud de India, que carece de fondos suficientes de forma crónica, hizo que el confinamiento no lograra "romper la cadena" de infecciones. Por lo tanto, Modi se vio obligado a anunciar repetidamente la prórroga del cierre, que debía terminar el 31 de mayo. Al hacerlo, no ofreció nada más a las personas que luchan por sobrevivir con el alivio del gobierno, que es similar a la hambruna.

En medio de las insoportables condiciones brutales de los campos, los trabajadores migrantes comenzaron a protestar para exigir su derecho a regresar a casa. A medida que se aliviaba el cierre, varios gobiernos estatales fletaron trenes y autobuses para transportar a los trabajadores. Sin embargo, en un acto cruel que resume el desprecio de la burguesía india hacia las masas empobrecidas, trataron de hacer que los trabajadores hambrientos pagaran su viaje. Las autoridades tampoco hicieron ningún esfuerzo por someter a los trabajadores a una prueba de detección del virus antes de devolverlos a su casa, lo que significa que muchos probablemente lo llevaron consigo a las zonas rurales de todo el país.

Muchos trabajadores que carecían de fondos para pagar las tarifas exigidas por el gobierno volvieron a caminar a sus casas por las carreteras y las líneas de ferrocarril, lo que produjo una serie de trágicos accidentes. En un episodio especialmente horrendo, un tren atropelló a 16 trabajadores migrantes mientras volvían a casa.

Ante tan amplio sufrimiento humano, la Corte Suprema se sintió obligada a declarar en su orden: "Cuando los gobiernos de los estados solicitan trenes, los ferrocarriles tienen que proporcionarlos". No se cobrará a los trabajadores migratorios ninguna tarifa de tren o autobús. La tarifa será compartida por los estados". También decía que a los trabajadores migratorios varados "se les suministrará comida por el estado correspondiente en los lugares" y se les dará comida y agua durante su viaje por ferrocarril. Los estados deben supervisar el registro de los trabajadores migratorios y asegurarse de que suban a un autobús o a un tren en una fecha temprana, la orden continuaba. Por último, dictaminó que si se encuentra a los trabajadores migratorios caminando por las carreteras, se les debe llevar a un refugio y se les debe proporcionar alimentos y todas las facilidades. El Tribunal Supremo realizará una nueva audiencia sobre el tema el 5 de junio.

LiveLaw.in, un sitio web jurídico indio, escribió que el tribunal de la Corte Suprema, integrado por los magistrados Ashok Bhushan, Sanjay Kishan Kaul y M. R. Shah "no decía que el Centro no estaba haciendo nada", sino que "es necesario tomar algunas medidas adicionales". Al comparecer en nombre del gobierno, el procurador general Thusar Mehta dijo que hasta ahora aproximadamente 10 millones de migrantes han recibido transporte a sus hogares, 5 millones por ferrocarril y 4,7 millones por carretera. Subrayando el hecho de que el gobierno ni siquiera conoce la magnitud del problema, el procurador general admitió que sólo los estados tienen "información exacta" sobre las cifras que aún se encuentran en los campamentos improvisados. Mehta también intentó arrogantemente restarle importancia a las terribles condiciones que enfrentan los trabajadores migrantes, calificándolas de "incidentes aislados".

Menos de dos semanas antes de admitir a regañadientes la tragedia que ha ocurrido a los trabajadores migrantes, el Tribunal Supremo rechazó un litigio de interés público el 15 de mayo en el que se pedía una reparación para los migrantes. En respuesta a la referencia del peticionario a los 16 trabajadores muertos por el tren, el juez Nageswara Rao, miembro del tribunal que vio el caso, preguntó cínicamente: "Hay gente que camina y no se detiene. ¿Cómo podemos detenerla?" Apoyando la línea de Rao, el mencionado Juez Kaul le dijo al peticionario, "Su conocimiento está totalmente basado en recortes de periódico y luego bajo el artículo 32, usted quiere que esta corte decida. Deje que los estados decidan". El artículo 32 de la Constitución de la India otorga el derecho a las personas a solicitar justicia al Tribunal Supremo si consideran que sus derechos han sido "indebidamente privados".

El trato cruel que el gobierno del BJP y la élite gobernante de la India dan a los trabajadores migrantes pone de manifiesto la total bancarrota del capitalismo indio. Después de tres décadas de rápida expansión capitalista y del supuesto "ascenso" de India, lo único que queda para millones de trabajadores indios es el hambre, la pobreza y la interminable miseria social en manos de una élite dominante corrupta y brutal. El hecho de que las autoridades judiciales indias hayan intervenido ahora tiene menos que ver con su preocupación por la difícil situación de los trabajadores empobrecidos que con su temor de que el sufrimiento y la muerte que se están experimentando a escala masiva puedan desencadenar un estallido social que las instituciones estatales serán incapaces de controlar.

Esto puede verse en algunos de los fallos que la Corte ha emitido durante la pandemia. El 31 de marzo, después de casi una semana de encierro, la Corte Suprema aceptó sin críticas el alegato del gobierno de que el movimiento masivo de trabajadores migrantes era el resultado del "pánico creado por las noticias falsas de que el encierro continuaría por más de tres meses". En flagrante violación de los derechos a la libertad de expresión y la libertad de prensa garantizados en la Constitución de India, el Tribunal se sumó al gobierno para amenazar a los medios de comunicación con enjuiciamiento por difundir "noticias falsas" si no dan a conocer lo que denominó "la versión oficial" de los "acontecimientos" (véase: "Amid India’s calamitous lockdown, Modi seeks to censor coronavirus reports").

El último fallo del Tribunal Supremo sobre los trabajadores migrantes también debe considerarse como un intento de renovar su maltrecha imagen de "institución popular". Durante decenios, el más alto tribunal de la India ha conspirado para atacar los derechos democráticos y para que la élite dominante se incline cada vez más hacia el comunalismo desenfrenado como medio para desviar la oposición social y dividir a la clase obrera.

Durante los seis años del gobierno de Modi, ha acorralado aún más a la derecha dando un imprimátur legal a las políticas autoritarias y supremacistas hindúes del BJP. El pasado mes de noviembre, por ejemplo, emitió una decisión que respaldaba la violenta agitación de décadas que el BJP y sus aliados derechistas hindúes han montado para construir un templo dedicado al mítico dios hindú Lord Ram en el antiguo emplazamiento de la mezquita Babri Masjid en Ajodhya, Utter Pradesh. La mezquita del siglo XVI fue arrasada en 1992 por fanáticos hindúes, actuando a instigación de los principales líderes del BJP, y en expresa violación de las órdenes de la Corte Suprema.

El más alto tribunal de India también ha dado luz verde a la derogación patentemente antidemocrática del gobierno del BJP por decreto ejecutivo del estatuto constitucional semiautónomo de Jammu y Cachemira, el único estado de la India con mayoría musulmana, y a su imposición de un estado de sitio de facto de seis meses de duración en la región en disputa.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de mayo de 2020)