Los efectos económicos de la pandemia durarán un decenio

por Nick Beams
5 junio 2020

La Oficina Presupuestaria del Congreso de los Estados Unidos (CBO), un organismo no partidista, ha puesto fin a las afirmaciones del presidente Trump de que la economía estadounidense volverá "a rugir" una vez que se levanten los cierres y otras restricciones para hacer frente a la pandemia de COVID-19.

En un informe publicado a principios de esta semana, redujo su pronóstico de crecimiento para la próxima década en un acumulado de 7,9 billones de dólares, equivalente al 3 por ciento del producto interno bruto, en comparación con el pronóstico que hizo en enero. El crecimiento del PIB no alcanzará su pronóstico anterior hasta el último trimestre de 2029, predijo el CBO.

El informe se publicó en medio de informes de organizaciones de todo el mundo que muestran que el impacto de la pandemia será duradero, incluso en la muy poco probable suposición de que no haya más trastornos en la economía mundial.

Comentando el informe de la CBO, Michelle Meyer, economista jefe de EE.UU. en el Banco de América Merrill Lynch, dijo al Wall Street Journal: "Después de obtener el rebote inicial de la actividad económica de la simple eliminación de los cierres, creo que veremos una economía que está funcionando a un nivel de actividad notablemente inferior al que teníamos antes de COVID. Va a tomar mucho tiempo para sanar. Habrá cicatrices como resultado de un choque tan doloroso para la economía".

El CBO dijo que esperaba que la economía de los EE.UU. se redujera en un 5,6 por ciento en el cuarto trimestre de este año en comparación con el año anterior. A finales de 2019, había pronosticado un crecimiento del 2,2 por ciento.

Las encuestas realizadas por la empresa de datos IHS Markit, que hace un seguimiento de las tendencias mundiales a través de sus índices de gerentes de compras, han indicado cierta recuperación de la caída en abril, pero el largo plazo es otra cuestión.

"Sin embargo, sigue siendo muy incierto si el crecimiento puede alcanzar un impulso serio, ya que la demanda parece destinada a permanecer atenuada por las medidas de distanciamiento social, el alto desempleo y la caída de los beneficios empresariales durante algún tiempo para algunos", dijo Chris Williamson, economista jefe de negocios de IHS Markit.

La caída de la demanda en las principales economías está afectando a la producción manufacturera en todo el mundo. Por ejemplo, Corea del Sur ha informado que las exportaciones en mayo se redujeron en un 23,7 por ciento con respecto al año anterior.

El mes pasado, un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) detalló tanto el alcance de las pérdidas de empleo como su grave impacto en los jóvenes de todo el mundo. Se encontró que una de cada seis personas encuestadas de 18 a 29 años que habían estado empleadas antes de que la pandemia golpeara, dijeron que habían dejado de trabajar. Al informar sobre los datos, el Financial Times estimó que se trataba de 200 millones de personas.

La OIT dijo que el número total de horas trabajadas por personas de todas las edades se reduciría en un 10,7 por ciento en el segundo trimestre de este año, lo que equivale a la pérdida de 305 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

Concluyó que los efectos económicos de la pandemia estaban provocando un "triple impacto" en los jóvenes. "No sólo está destruyendo su empleo, sino que también está perturbando su educación y capacitación, y poniendo grandes obstáculos en el camino de aquellos que buscan ingresar al mercado laboral o cambiar de empleo", escribió.

Su sombría advertencia fue que la pandemia corría el riesgo de crear una "generación de bloqueo" de jóvenes, cuyos efectos durarían un decenio.

"Si no tomamos medidas significativas e inmediatas para mejorar su situación, el legado del virus podría estar con nosotros durante décadas", dijo Guy Ryder, director general de la OIT. Pero no hay señales de ninguna acción de este tipo.

Ryder advirtió que si se deja de lado el talento y la energía de los jóvenes, ya sea por falta de oportunidades o de habilidades, entonces "se dañará todo nuestro futuro y será mucho más difícil reconstruir una mejor economía post-COVID".

La OIT ha dicho que las Américas, que ahora son el epicentro de la pandemia, sufrirían el mayor impacto en términos de pérdida de puestos de trabajo.

Escribiendo en el Financial Times esta semana, Andrés Velasco, decano de la Escuela de Políticas Públicas de la Escuela de Economía de Londres, advirtió que América Latina se dirigía a una repetición de la Gran Depresión, cuando fue sacudida por un colapso en los precios de los productos básicos, una desaceleración del comercio mundial y una salida masiva de capital.

Las mismas conmociones estaban golpeando a la región en la actualidad, con el impacto añadido de un cese de las remesas y una congelación de la productividad debido al bloqueo.

Velasco señaló que, en el escenario más leve, la economía de América Latina se contraería en un 6,3 por ciento entre 2020 y 2022, pero en un caso más extremo, "la contracción acumulada alcanza el 14,4 por ciento, no muy diferente de lo que la región experimentó en la Depresión".

Los informes sobre el estado de los Estados Unidos y la economía mundial, que indican que no hay una recuperación en forma de V ni nada remotamente parecido, subrayan el creciente divorcio entre los mercados financieros y la economía real subyacente.

Ayer, el índice Dow Jones de Wall Street registró otra ganancia de 500 puntos. Los tres principales índices, el Dow, el S&P 500 y el Nasdaq, han registrado un aumento del 40 por ciento desde sus mínimos en medio de la crisis a mediados de marzo, cuando los mercados de todos los activos financieros se congelaron.

Esto provocó una intervención masiva de la Reserva Federal. En unos pocos días, intervino para actuar como respaldo de cada mercado financiero, una intervención como nunca se había visto en la historia.

La posterior subida de los mercados no refleja una economía estadounidense saludable, sino más bien su carácter enfermizo. El auge está siendo alimentado por el flujo de dinero proveniente del gobierno en forma de rescates corporativos y los billones de dólares bombeados por la Reserva Federal.

La montaña de capital ficticio no tiene ningún valor intrínseco. En el análisis final, es un reclamo sobre la futura plusvalía que se extraerá de la clase trabajadora. Este proceso debe intensificarse mientras se pagan los billones de dólares de la deuda del gobierno a través de la reducción del gasto en servicios sociales.

Esto significa una importante reestructuración de las relaciones sociales y de clase, llevada a cabo a través de medidas aún más brutales que las aplicadas a raíz de la crisis de 2008. Ante la oposición masiva, esas medidas sólo pueden llevarse a cabo mediante el desarrollo de formas de gobierno autoritarias. Esta es la fuerza motriz de las medidas extraconstitucionales iniciadas esta semana por Trump, el representante de la oligarquía financiera.

El autor también recomienda:

Amid worsening economic downturn, European Union moves to set up bailout fund 
[29 de mayo de 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 04 de junio de 2020)