Las autoridades sanitarias suecas admiten que la política de "inmunidad de rebaño" provocó "demasiadas" muertes

por Jordan Shilton
6 junio 2020

Anders Tegnell, que como epidemiólogo estatal es responsable de la política sueca sobre el coronavirus, se ha visto obligado a reconocer que la aplicación efectiva de una estrategia de "inmunidad de rebaño" [imunidad colectiva] al oponerse a las medidas de cierre ha producido un nivel de muerte catastrófico. Sus observaciones no son sólo una expresión de la creciente crisis del sistema político sueco, sino una condenatoria de todos los medios de comunicación burgueses y de los políticos de todo el mundo que defendieron el "modelo sueco" para imponer una campaña imprudente de vuelta al trabajo que amenaza la vida de millones de personas en todo el mundo.

Hay "obviamente un potencial de mejora en lo que hemos hecho", comentó Tegnell. Cuando se le preguntó si la estrategia de las autoridades suecas de permitir que la mayoría de las escuelas, restaurantes, bares y negocios permanecieran abiertos, y negarse a imponer estrictas restricciones de contacto había producido demasiadas muertes, respondió: "Sí, absolutamente".

Hasta ayer, Suecia registró más de 40.000 infecciones y 4.562 muertes en un país de sólo 10 millones de personas. En un promedio de siete días, Suecia registró la tasa de mortalidad más alta del mundo para el período de siete días que termina el 2 de junio. Esta fue la segunda vez en el último mes que Suecia lideró la tasa de mortalidad mundial en un período de siete días.

Las muertes han afectado de manera abrumadora a las personas de edad que viven en hogares de atención con recursos y personal insuficientes, a quienes se les negó efectivamente el tratamiento de cuidados intensivos en hospitales de muchas zonas. Los inmigrantes y otras comunidades de bajos ingresos en las que los residentes no podían mantener la distancia social también han sufrido mucho. En comparación con sus vecinos nórdicos, todos los cuales aplicaron cierres más estrictos, Suecia ha perdido 10 veces más ciudadanos por habitante que Noruega, siete veces más que Finlandia y cuatro veces y media más que Dinamarca.

La política de Suecia ha sido elogiada internacionalmente por los portavoces de la élite financiera y las grandes empresas, que estaban decididos a obligar a los trabajadores a volver a sus puestos de trabajo tan pronto como se completaran los rescates multimillonarios para la oligarquía financiera. Bajo el título "¿Lo está haciendo bien Suecia?", Thomas Friedman exigió en una columna del New York Times a finales de abril que todo el mundo debe "adaptarse al coronavirus —por diseño— de la forma en que Suecia está tratando de hacerlo". El objetivo de Estocolmo es "la inmunidad colectiva a través de la exposición", continuó Friedman.

A principios de mayo, la revista alemana Der Spiegel concedió una larga entrevista a Johann Carlson, director general de la Agencia de Salud Pública de Suecia, para afirmar que "cerrar escuelas es excesivo". En las semanas siguientes se publicó un editorial en el Financial Times británico, "Suecia elige una tercera vía para el coronavirus", y un artículo en la influyente revista de política exterior Foreign Affairs, "La estrategia de coronavirus de Suecia pronto será la del mundo". Esta última pieza fue producida por investigadores que no tenían experiencia ni en enfermedades infecciosas ni en medicina, de un grupo de expertos financiado por la Confederación Sueca de Empleadores.

A medida que la escala de la muerte producida por tales políticas criminales comienza a ser clara, todos estos autores y publicaciones deben rendir cuentas. Su propaganda contribuyó a facilitar la adopción del levantamiento prematuro de las medidas de cierre en toda Europa y América del Norte, la reapertura de las escuelas y el envío de trabajadores a lugares de trabajo inseguros. En efecto, ayudaron a aplicar políticas que siguen los pasos de la desastrosa estrategia COVID-19 de Suecia.

Los gobiernos vecinos se han visto obligados a reconocer la realidad de que Suecia sigue siendo una zona de alto riesgo de infecciones. Mientras que Noruega, Dinamarca y Finlandia acordaron abrir sus fronteras para los viajes entre cada país, excluyeron a Suecia del acuerdo. Chipre ha prohibido a los turistas suecos incluso cuando imprudentemente abre sus fronteras a los viajeros de toda Europa.

Las crecientes críticas del público han obligado al gobierno sueco a adoptar algunas medidas para salvar el rostro. Ayer, la ministra de Sanidad, Lena Hallengren, anunció que el gobierno pagará a todas las personas con síntomas para que se sometan a la prueba del coronavirus con un coste de 5.000 millones de coronas (unos 560 millones de euros). Suecia ha mantenido constantemente uno de los índices más bajos de pruebas en Europa debido a una política de pruebas extremadamente restrictiva. El objetivo del gobierno de procesar 100.000 pruebas a la semana para finales de mayo nunca estuvo cerca de ser alcanzado.

La falta de pruebas jugó un papel importante en la crisis de los centros de cuidado de ancianos. El personal encontró casi imposible hacerse las pruebas, permitiendo que el virus se propagara sin ser detectado. Sin embargo, el principal problema para los trabajadores de la atención es el empleo precario. Muchos trabajadores son pagados por hora por agencias de empleo privadas. La paga es tan baja y los trabajos tan inseguros que los cuidadores simplemente no pueden permitirse quedarse en casa incluso cuando tienen síntomas. Un control aleatorio de 57 cuidadores en un hogar de atención de Gotemburgo en un día encontró que el 40 por ciento tenía síntomas, incluyendo tos, fiebre y dolor de garganta. Cuatro dieron positivo para COVID-19.

Esta situación es el producto de años de una austeridad salvaje. Una investigación realizada por el grupo de expertos vinculado con sindicales Arena Ide descubrió que el 96 por ciento de los municipios suecos planean recortar el gasto en el cuidado de los ancianos durante el año 2020.

Hallengren, que sigue insistiendo en que "no hubiera querido un encierro" sabiendo lo que sabe ahora, trató de culpar a toda la población de estas condiciones en una entrevista reciente. "Nadie puede decir otra cosa que no sea que es un fracaso de toda la sociedad que la infección haya entrado en los hogares de los ancianos y que, de hecho, no habíamos equipado a la atención de ancianos para hacer frente a esta situación", dijo a The Local .

Esto es una mentira. La privatización del cuidado de ancianos y del sector de la salud en general es el producto de décadas de políticas neoliberales de derecha implementadas por la clase política, incluyendo gobiernos liderados tanto por socialdemócratas como por conservadores. Suecia se convirtió en un centro de escuelas y hospitales gratuitos financiados por el Estado y gestionados por conglomerados privados.

John Mickelthwait y Adrian Wooldrridge, exeditores de la revista de mercado abierto The Economist, escribieron en un libro de 2014: "Las calles de Estocolmo están inundadas con la sangre de vacas sagradas. Los grupos de reflexión locales están rebosantes de nuevas ideas sobre los empresarios del bienestar y la gestión ajustada. De hecho, Suecia ha hecho la mayoría de las cosas que los políticos saben que deben hacer, pero rara vez tienen el valor de intentarlo".

Estas recetas de la extrema derecha resultaron mortales cuando la pandemia golpeó. El sistema hospitalario sueco, que tiene una de las tasas más bajas de camas por cabeza de la población en Europa, no fue capaz de hacer frente a la oleada de pacientes de COVID-19. La atención médica fue severamente racionada, y muchos residentes de hogares de ancianos ni siquiera fueron llevados al hospital. Un estudio realizado por la emisora pública alemana NDR descubrió que menos del 1 por ciento de las personas de 80 años o más infectadas por COVID-19 recibieron tratamiento de cuidados intensivos en Suecia, en comparación con el 12 por ciento en Alemania.

El rápido aumento de la cifra de muertos y la continua propagación de la pandemia amenazan con desestabilizar la clase política de Suecia. El gobierno socialdemócrata/verde se ha visto obligado a ceder a las demandas del Partido Moderado conservador y de los Demócratas Suecos de extrema derecha de una comisión de investigación antes de las vacaciones de verano. El primer ministro Stefan Löfven inicialmente quería retrasar la investigación hasta después de la pandemia.

Sin embargo, lo más importante es que la confianza del público en el gobierno se está derrumbando. Mientras que una encuesta realizada en abril encontró que el 63 por ciento de los suecos tenían una fe bastante alta o muy alta en el enfoque del gobierno hacia la pandemia, la última edición de la encuesta de Novus publicada ayer vio como la cifra se derrumbaba hasta el 45 por ciento.

No es una mera coincidencia que miles de personas en las principales ciudades suecas, incluyendo Estocolmo y Malmö, hayan participado esta semana en protestas masivas contra el brutal asesinato policial de George Floyd y la violencia policial en general. Los participantes que hablaron con los medios de comunicación destacaron que los problemas internos con el racismo policial y el hecho de que se dirigieran a las comunidades de inmigrantes empobrecidos eran también factores de motivación. Alrededor de 2.900 personas se manifestaron ayer en Malmö. Miles más salieron a las calles de Estocolmo el miércoles, donde la policía se enfrentó a un grupo de manifestantes con aerosol de pimienta.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de junio de 2020)