Nuevas solicitudes de beneficios por desempleo en EE.UU. suman 2 millones por semana, según avecinan las ejecuciones hipotecarias y el hambre

por Shannon Johnson
6 junio 2020

Las nuevas solicitudes de desempleo en los Estados Unidos continúan a niveles históricamente sin precedentes, ya que capas cada vez más amplias de la población están sintiendo el impacto del desempleo masivo.

En la última semana de mayo, 1,9 millones de personas solicitaron prestaciones por desempleo, una ligera disminución con respecto a la semana anterior, pero superando con creces el máximo de las recesiones anteriores por múltiples factores. La cifra anterior no incluye las 623.000 nuevas solicitudes de ayuda federal que ahora están disponibles para los trabajadores autónomos y los trabajadores “gig”, que normalmente no tienen derecho a los beneficios estatales de desempleo. En todo el país, el número de trabajadores que reciben beneficios aumentó a 21,5 millones, lo que indica que son más los que pierden su empleo que los que vuelven a trabajar.

Se espera que la tasa oficial de desempleo alcance el 19,5 por ciento en mayo, el nivel más alto desde la Gran Depresión. Esta cifra es en sí misma una gran subestimación de la tasa real de desempleo, ya que no incluye a los trabajadores indocumentados, a muchos trabajadores por cuenta propia, a los trabajadores desalentados y a los millones de personas que estaban desempleadas antes de la pandemia. Algunos estiman que la tasa real de desempleo se acerca más al 25 por ciento.

Un hombre mira las señales de una tienda cerrada debido a COVID-19 en Niles, Illinois, el jueves 21 de mayo de 2020. (Foto AP/Nam Y. Huh)

La tasa oficial de desempleo estaba por encima del 20 por ciento la semana del 17 al 23 de mayo en cinco estados. Nevada, dependiente del turismo, tiene un número de desempleados del 28,3 por ciento, la mayor tasa de desempleo de cualquier estado, incluso durante la Gran Depresión. Michigan está en segundo lugar con un 22,7 por ciento.

Las cifras de desempleo desmienten las afirmaciones de una inminente recuperación en forma de "V", o que lo peor del colapso económico ya ha pasado. Para empeorar las cosas, el pago de las reclamaciones de muchos trabajadores se ha retrasado debido a los ineficientes y anticuados sistemas estatales de desempleo. Algunos trabajadores despedidos se han visto obligados a llamar a sus oficinas estatales cientos de veces para tratar de presentar una demanda.

En Michigan se presentaron 50.000 nuevos reclamos la semana pasada, con sólo 50 trabajadores para procesarlos. Algunos han informado de esperas de tres a cuatro o incluso ocho semanas para obtener beneficios.

Aunque los gobernadores de la mayoría de los estados están permitiendo la reapertura de las empresas y algunas compañías están llamando a los trabajadores para aprovechar la asistencia federal vinculada al mantenimiento de las nóminas, es probable que muchos de estos trabajadores sean despedidos de nuevo cuando la ayuda se agote.

Además, la reapertura prematura de fábricas y empresas, mientras COVID-19 sigue extendiéndose, da a los trabajadores la imposible opción de volver a trabajar sin la protección adecuada o enfrentarse al recorte de sus prestaciones por desempleo. Varios estados están alentando activamente a los empleadores a denunciar a los trabajadores que se niegan a volver a trabajar por motivos de salud, que entonces se enfrentarían a la pérdida de sus beneficios.

Según una encuesta de la Universidad de Minnesota, hasta finales de abril 10 millones de personas habían perdido su cobertura de atención médica, que en los Estados Unidos suele ser proporcionada por los empleadores. La pérdida de la atención médica durante una pandemia es una combinación letal, lo que demuestra claramente el carácter reaccionario de la medicina con fines de lucro.

El elevado y continuo número de nuevas solicitudes de desempleo apunta a un colapso económico más amplio que ha sido desencadenado por la pandemia COVID-19. Las solicitudes de bancarrota comercial en EE.UU. aumentaron un 48 por ciento en mayo en comparación con el año anterior. Se incrementaron en un 28 por ciento desde abril, incluyendo las principales solicitudes de quiebra como J.C. Penney y Neiman Marcus. Este mes, el minorista de moda J. Crew y Pier 1 Imports se unieron a la lista de quiebras comerciales.

Cada vez está más claro que muchos de los empleos eliminados en los últimos dos meses no volverán a aparecer y que muchas pequeñas empresas nunca volverán a abrir. Frente a esta catástrofe social la respuesta de la clase dirigente ha sido palear billones para rescatar a Wall Street, dinero que tendrá que ser devuelto mediante la imposición de dificultades sin precedentes a las espaldas de millones de trabajadores y jóvenes.

Los altos niveles de desempleo hacen prever una ola masiva de ejecuciones hipotecarias y desalojos en los próximos meses, ya que las moratorias estatales sobre las ejecuciones hipotecarias están expirando. Mientras que algunos estados han promulgado extensiones temporales de las moratorias, en otros se está permitiendo que las prohibiciones expiren. En Texas, una moratoria sobre las ejecuciones hipotecarias expiró el 19 de mayo. A partir del 8 de junio, los propietarios de viviendas no subvencionadas por el gobierno federal en Louisiana pueden comenzar los desalojos. Kansas también ha dejado expirar su prohibición de las ejecuciones hipotecarias.

Una prohibición de 60 días de ejecuciones hipotecarias en el estado de Wisconsin llegó a su fin el 27 de mayo. "Creo que va a haber un tsunami de desalojos presentados, lo que va a atascar los tribunales bastante bien por un tiempo", dijo Nick Toman, un abogado de la Sociedad de Ayuda Legal de Milwaukee, a los medios de comunicación locales.

La expansión federal temporal de los beneficios de desempleo ha ayudado a muchos a cumplir con los pagos de la hipoteca y el alquiler. Andrew Jakabovics, con una organización sin fines de lucro de viviendas asequibles, dijo a NPR: "Cuando el seguro de desempleo de 600 dólares semanales se agote a finales de julio, la mayoría de la gente espera un tremendo riesgo de desplazamiento. Es probable que los desalojos se disparen".

Mientras tanto, los trabajadores son cada vez más incapaces de pagar sus deudas. Según el Wall Street Journal, unos 15 millones de tarjetas de crédito y 3 millones de préstamos para automóviles no se pagaron en abril.

Como consecuencia de la propagación del desastre económico, unos 54 millones de personas en todo EE.UU. podrían pasar hambre, sin algún tipo de ayuda alimentaria, según un análisis de Feeding America, que supervisa una red de bancos de alimentos. Eso se compara con los 37 millones del año pasado.

Los bancos de alimentos distribuyeron 32 por ciento más alimentos en abril que un año antes, incluso cuando miles de los bancos tuvieron que cerrar debido a la falta de voluntarios por culpa de COVID-19. Al mismo tiempo, los productos básicos como las verduras enlatadas se están volviendo más caros.

Muchos de los estados con el mayor nivel de inseguridad alimentaria se encuentran en el Sur profundo, pero el problema es realmente de alcance nacional. Misisipí es proporcionalmente el estado más afectado antes y después de la pandemia. Casi tres cuartos de millón de personas en el estado podrían necesitar asistencia alimentaria en 2020, incluido uno de cada tres niños. Luisiana, Alabama, Texas, Oklahoma y Arkansas también están gravemente afectados, junto con Nuevo México y Nevada.

Las largas colas de coches fuera de los puntos de distribución de alimentos son una visión común. La semana pasada en Tucson, Arizona, unos 1.400 coches hicieron cola en un punto de distribución móvil. Durante tres horas, los voluntarios ayudaron a distribuir cajas de alimentos que contenían frutas enlatadas, frijoles pintos, pasta, leche, verduras frescas, carne congelada y pan.

En Las Vegas, Larry Scott, que dirige un banco de alimentos en la ciudad, dijo que la ayuda alimentaria debe aumentar en un 65 por ciento para evitar que la gente pase hambre. Según Feeding America, los trabajadores de la industria del servicio o el ocio y la hospitalidad sufren tasas de inseguridad alimentaria superiores a la media (16-17 por ciento). Con el cierre de hoteles, restaurantes y casinos, su situación es especialmente grave.

Se espera que el condado de Los Ángeles, California, tenga 1,68 millones de personas con inseguridad alimentaria este año, la cifra más alta en términos absolutos de los Estados Unidos. Al 22 de mayo, las llamadas relacionadas con alimentos a la línea directa del condado aumentaron un 406 por ciento desde el mes anterior. El condado tiene una tasa de desempleo del 20,3 por ciento. Mientras que las solicitudes de cupones de alimentos se han triplicado, los bancos de alimentos dicen que no podrán satisfacer la necesidad si persisten los altos niveles de desempleo.

Las crecientes dificultades económicas de millones de personas, combinadas con el aumento del número de muertes de COVID-19 debido a la política homicida de "inmunidad de rebaño [colectiva]" de la clase dirigente, ha elevado las tensiones de clase a un nivel sin precedentes. Se plantea cada vez más la necesidad de la reorganización socialista de la sociedad para que se puedan satisfacer las necesidades humanas, en lugar de derrochar vastos recursos en el enriquecimiento de la élite financiera.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de junio de 2020)