Más de 20.000 toneladas de gasóleo derramadas en el río Ártico ruso

por Clara Weiss
10 junio 2020

El 29 de mayo, un accidente en una central eléctrica cerca de la ciudad de Norilsk, en el norte de Siberia, provocó un vertido masivo que liberó 23.000 toneladas de gasoil en el medio ambiente, la mayoría de las cuales se han desviado hacia el río Ambarnaya. Se trata de una de las mayores catástrofes ambientales que se han producido en el Ártico, y se está comparando con el derrame del Exxon Valdez de 1989, cuando unas 39.000 toneladas de combustible se inundaron en las aguas frente a la costa de Alaska.

Vista aérea del derrame de petróleo en el río Ambarnaya

La empresa propietaria de la planta, Norilsk Nickel, declaró que el accidente probablemente ocurrió porque el deshielo del permafrost provocó el colapso de un tanque de petróleo. Según Norilsk, el tanque se apoyaba en pilares de 30 años de antigüedad. Un área de 350 kilómetros cuadrados ha sido contaminada. El Ambarnaya es ahora de color rojo carmesí.

Unas barreras especiales podrían contener el derrame. Sin embargo, Alexei Knizhnikov del Fondo Mundial para la Naturaleza de Rusia advirtió que esto "no significa que los elementos tóxicos no hayan entrado en el agua del lago [Pyasino]". Desafortunadamente, los elementos más venenosos del combustible gasoil son los compuestos aromáticos como el benzol, el tolueno, el etil benceno, el xileno, que se mezclarán masivamente con el agua. Es imposible recolectarlos usando las barreras de petróleo".

Los grupos ecologistas han observado que la limpieza del derrame es difícil debido a su escala y a la geografía del río, que está situado en una zona remota y pantanosa. Según Oleg Mitvoi, ex jefe adjunto de la agencia medioambiental rusa Rosprirodnadzor, "nunca se ha producido un accidente de este tipo en la zona del Ártico". La limpieza, dijo, podría tomar entre cinco y diez años, y costar hasta 1.500 millones de dólares.

La lentitud de la respuesta penal tanto de la empresa Norilsk Nickel como de las autoridades regionales ha amplificado dramáticamente la escala del desastre.

Aunque la catástrofe ocurrió el 29 de mayo, las autoridades regionales no tomaron ninguna medida hasta dos días después, el 31 de mayo, cuando las imágenes del derrame se habían difundido en los medios de comunicación social. Las autoridades afirmaron que no tenían conocimiento del incidente hasta que el petróleo rezumó en una autopista, provocando que un coche se incendiara.

Sergey Verkhovets de Greenpeace Rusia dijo que en el caso de tal catástrofe dos días es "un tiempo muy largo". También declaró que la empresa había sido imprudente en su explotación de los recursos naturales en condiciones en las que el deshielo del permafrost -resultado del calentamiento global- había transformado drásticamente el paisaje ecológico.

Verjovets advirtió que el impacto del derrame de petróleo se sentiría "durante muchos años", contaminando aún más los ya dañados sistemas de agua de la región. La población indígena, que depende de estos ríos para su subsistencia, se verá particularmente afectada.

"Estamos hablando de peces muertos, plumaje contaminado de aves y animales envenenados", dijo. Las autoridades han asegurado a la población que el petróleo no ha contaminado las aguas subterráneas, pero no es nada seguro que esto sea cierto o no. Alrededor de 175.000 personas viven en la cercana ciudad de Norilsk.

El 3 de junio, el presidente ruso Vladimir Putin, en un discurso televisivo de gran audiencia, reprendió a la empresa y declaró el estado de emergencia federal. Se inició una investigación federal y la televisión estatal se encargó de mostrar al capataz de la central eléctrica siendo llevado a la cárcel esposado. Se le ha convertido en el principal chivo expiatorio del desastre y se le acusa de violar las normas de protección del medio ambiente. Puede enfrentarse a cinco años de prisión.

En realidad, sin embargo, es el gobierno y Norilsk Nickel los que tienen la responsabilidad principal.

Norilsk Nickel es uno de los mayores productores de níquel, platino y cobre del mundo, y uno de los más influyentes y valiosos de Rusia. La multimillonaria empresa estatal ha estado en el centro de intensas luchas entre los oligarcas rusos desde la destrucción de la Unión Soviética y la restauración del capitalismo. Ahora está dirigida por Vladimir Potanin, que vale más de 25.000 millones de dólares, y está cerca del presidente Vladimir Putin. En una declaración del viernes, Potanin afirmó que la compañía pagaría por la limpieza del desastre.

Las regulaciones de protección ambiental en Rusia son notoriamente pobres, y las violaciones sistemáticas de las compañías son rutinariamente pasadas por alto por las autoridades estatales. Hace cuatro años, un accidente en otra planta de Norilsk Nickel en la región resultó en un derrame de petróleo que hizo que otro río se volviera rojo y transformó un área dos veces el tamaño de Rhode Island en una "zona muerta". La compañía fue multada con menos de 1.000 dólares, lo que indica claramente que no tiene nada que temer en caso de futuros desastres.

La catástrofe en el Ambarnaya subyace a los peligros ligados a la "nueva lucha por el Ártico" de las grandes potencias y corporaciones. El rápido calentamiento de las temperaturas ha hecho que la explotación de los recursos de materias primas en la región sea mucho más peligrosa desde el punto de vista del medio ambiente, pero también más atractiva para las grandes corporaciones.

Al mismo tiempo, el Ártico, que tiene una gran importancia económica y geoestratégica para Rusia, se ha convertido en un escenario central de la campaña del imperialismo estadounidense para rodear Rusia. Esto aumenta aún más el peligro de catástrofes militares y ambientales.

Como parte del enfrentamiento con los EE.UU., Rusia lanzó una central nuclear flotante en el Mar Ártico a finales del verano pasado. El barco ha sido llamado "Titanic nuclear" y "Chernóbil flotante" por grupos ecologistas que advierten de las consecuencias potencialmente catastróficas de cualquier accidente a bordo. Apenas unos meses antes del lanzamiento de la central nuclear flotante, un incendio en un submarino nuclear ruso en el Mar de Barents mató a 14 altos oficiales de la marina rusa. Más tarde, un ayudante del comandante de la armada rusa advirtió de manera ominosa que "con sus vidas, salvaron la vida de sus colegas, salvaron el buque y evitaron una catástrofe planetaria".

El autor también recomienda:

Russian navy officer: Fire on Russian nuclear submarine could have led to “planetary catastrophe” [12 July 2019]

Múltiples estudios demuestran que el calentamiento global está acelerando el derretimiento de los polos [24 June 2019]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 6 de junio de 2020)