El Banco Mundial impulsa la privatización de la enseñanza a distancia en Brasil

por Eduardo Parati
30 junio 2020

En la primera semana de junio, Rossieli Soares, la secretaria de Educación de São Paulo, el mayor estado industrial de Brasil, anunció la compra de millones de dólares de equipos digitales para profesores, que serán subvencionados por el Banco Mundial. Esta iniciativa sigue el modelo desarrollado por esta agencia de capital financiero internacional —en asociación con filántropos multimillonarios como Bill Gates y Mark Zuckerberg—, así como con gigantescas empresas de educación-para poner en marcha programas de educación privada de bajo costo en Asia y África.

Las altas tasas de deserción estudiantil ya estaban muy difundidas en las escuelas de todo Brasil antes de la pandemia del coronavirus. Exactamente cómo millones de dólares en equipos digitales, que serán pagados por los propios trabajadores a través de recortes en los programas educativos, salarios y puestos de trabajo, harán que los estudiantes empobrecidos vuelvan a la escuela, ya sea virtual o no, es algo que no explica Soares.

Maestros de Rio Grande do Sul protestando por el retraso en los salarios y las condiciones de trabajo durante la pandemia de coronavirus (Crédito: CPERS)

Según una encuesta de APEOESP, el sindicato de maestros de São Paulo, utilizando informes enviados por los maestros, un promedio de sólo el 25 por ciento de los estudiantes están participando en clases en línea. Según los propios datos del gobierno del estado, sólo el 47 por ciento de los estudiantes tuvieron acceso a la aplicación de aprendizaje a distancia creada durante la pandemia para las escuelas estatales.

Además, mientras se lleva a cabo esta política, los funcionarios de educación tanto del gobierno como del sector privado advierten que el impacto social y económico de la pandemia provocará un enorme aumento de las tasas de abandono escolar. En 2014, una encuesta realizada por la Asociación Brasileña de Educación a Distancia (Abed) entre 271 instituciones reveló que, entre los obstáculos para un aprendizaje adecuado, la "evasión de estudiantes" era el más citado, con 116 instituciones que lo declararon como el mayor impedimento. La razón principal de la evasión era la falta de tiempo de los estudiantes que tenían que trabajar.

Un estudio realizado en 2018 por la ONG educativa Todos pela Educação reveló que el 36,5 por ciento de todos los jóvenes de 19 años de Brasil no habían terminado la escuela secundaria, un porcentaje que corresponde a 1,2 millones de jóvenes, lo que indica las presiones financieras generalizadas que obligan a los jóvenes a abandonar la educación.

El hecho de que la pandemia intensificó las presiones sobre los estudiantes pobres para que faltaran a clases o abandonaran completamente la escuela para ayudar con los gastos del hogar es ignorado por el gobierno, así como por las ONG de educación y las empresas privadas de educación.

El préstamo del Banco Mundial para subvencionar la adquisición de miles de tabletas y computadoras por parte de los maestros se promovió como una forma de "facilitar su trabajo". En condiciones de mayores dificultades financieras y desempleo masivo, el préstamo, que será pagado por los propios trabajadores, está diseñado para introducir nuevas obligaciones en las plataformas digitales para una fuerza de trabajo ya abrumada y cada vez más pobre.

Esas plataformas se convertirán en herramientas no para mejorar la enseñanza, sino para ampliar las evaluaciones del rendimiento, que se llevarán a cabo mediante criterios de medición masiva. Estos criterios han sido diseñados por las mismas organizaciones del sector privado que han estado haciendo campaña con funcionarios gubernamentales de alto nivel en materia de educación y representantes de los intereses financieros internacionales para conseguir más plataformas de enseñanza a distancia y exámenes a gran escala.

El Estado de Amazonas, el más grande de Brasil, se utilizó como modelo para el aprendizaje a distancia. Como todo su territorio se encuentra dentro de la selva amazónica, el estado inició su programa en 2007 debido al difícil acceso a miles de comunidades ribereñas e indígenas aisladas. El actual secretario de Educación de São Paulo, Soares, fue secretario de educación de Amazonas durante dos administraciones, y más tarde fue nombrado secretario de educación básica en el gobierno federal, desempeñando un papel clave en la reforma nacional de la escuela secundaria promercado aprobada en 2017. En 2018, se convirtió en ministro de educación durante la aceleración de las medidas de austeridad iniciadas por el presidente Michel Temer durante el gobierno de Dilma Rousseff del Partido de los Trabajadores (PT).

A principios de abril, João Doria, el gobernador ultraderechista de São Paulo, que ha sido promovido durante la pandemia de COVID-19 como campeón de la ciencia y la razón contra el presidente fascista de Brasil, Jair Bolsonaro, y elogiado por el ex presidente del PT Luiz Inácio Lula da Silva, anunció cínicamente: "Para que ningún estudiante quede excluido, las cuatro grandes empresas de telecomunicaciones —Claro, Vivo, Oi y Tim— llegaron a un acuerdo con el gobierno para proporcionar acceso gratuito a Internet".

Se alcanzaron acuerdos similares en el Distrito Federal y en el estado de Paraná. La plataforma de educación a distancia desarrollada por la Secretaría de Educación de São Paulo (Seduc), que se espera que sea utilizada por un millón de estudiantes de secundaria, se basa en la nube Amazon Web Services (AWS), que, según el gobierno del estado, se está proporcionando "sin costo alguno".

El verdadero significado de estos acuerdos queda demostrado por el historial de Doria de intensos recortes y privatizaciones junto con la contribución simultánea de cientos de millones en donaciones de grandes empresas durante su breve mandato de un año como alcalde de la capital de São Paulo en 2017. En los primeros tres meses de su administración, Doria anunció 255 millones de reales (81,5 millones de dólares) en donaciones, incluyendo 15 millones de reales (4,8 millones de dólares) de Microsoft para el acceso a sus plataformas de educación en línea y la formación de profesores. Más tarde anunciaría el uso de sólo el 18 por ciento del presupuesto anual de la ciudad para inversiones, el más bajo en 10 años, habiendo utilizado sólo el 7,5 por ciento hasta julio.

Tanto el alto índice de abandono escolar como sus causas sociales han sido vistos durante años como una oportunidad para colocar a los estudiantes en un lucrativo mercado de escuelas privadas para familias de bajos ingresos y, más recientemente, en el mercado de la educación a distancia y el aprendizaje "gamificado".

En un estudio publicado en 2009 por el Centro de Políticas Sociales (CPS) de la Fundación Getúlio Vargas, en asociación con las ONG Fundación Educar Dpaschoal, Todos pela Educação y el Instituto Unibanco, se declaró que entre las principales razones de la deserción escolar figuraban "las restricciones de ingresos y [el acceso al] mercado de créditos que impiden a las personas explorar el alto rendimiento que ofrece la educación a largo plazo".

El estudio ofrece como solución "la concesión de créditos educativos, la concesión de becas o la transferencia de ingresos condicionados". En otras palabras, los estudiantes que abandonan la escuela deben ser explotados como un mercado lucrativo mediante la explotación del estado calamitoso de la educación pública y la oferta de una educación supuestamente de mejor calidad en el sector privado. Durante el último decenio, esos esfuerzos adoptaron la forma de apoyo a la enseñanza a distancia y al "aprendizaje basado en la tecnología", y dieron un importante paso adelante con la aprobación de la reforma de la enseñanza secundaria de 2017.

La expansión de las pruebas estandarizadas dio un nuevo paso a principios de mayo con la aprobación de una edición anual de un conjunto de evaluaciones nacionales originalmente bianuales, conocidas como Saeb, creadas para hacer un seguimiento del rendimiento de los estudiantes en las escuelas públicas y privadas. Además, para las escuelas secundarias, la prueba se convertirá en un nuevo tipo de examen de admisión nacional para las universidades federales y estatales, convirtiéndose en una versión paralela del examen actual, el ENEM.

El exministro de educación Abraham Weintraub, que la semana pasada dejó el gobierno de Bolsonaro para aliviar su creciente crisis política, había hecho campaña para mantener sin cambios la fecha de noviembre para el examen ENEM. Sin embargo, Weintraub se vio obligado a ceder después de que el Senado aprobara el aplazamiento de la fecha por un voto casi unánime el 19 de mayo. Desde el comienzo de la pandemia, los estudiantes se han opuesto a mantener la fecha original. Para el 14 de mayo, una petición creada por la unión de estudiantes controlada por el Partido Comunista Maoísta de Brasil (PCdoB), la Unión Nacional de Estudiantes (UNE), había reunido 170.000 firmas.

La resistencia a cambiar la fecha de la ENEM fue impulsada por las escuelas privadas de Brasil, que se diferencian de las públicas por preparar supuestamente mejor a los estudiantes para el examen. Buscan reabrir sus puertas lo antes posible, ya que se vieron obligados a hacer descuentos en las matrículas, tanto por la enseñanza en línea como por la pérdida de ingresos de los padres de los estudiantes. El diario Folha de S. Paulo informó el 1 de junio que hasta el 50% de las escuelas pequeñas y medianas pueden quebrar debido a la pandemia.

Al mismo tiempo, el mantenimiento de la fecha del ENEM y la presión para reabrir las escuelas son parte de la campaña de regreso al trabajo. A principios del mes pasado, Weintraub dijo que el mantenimiento de la fecha era "una presión para que los gobernadores actúen" para reabrir la economía.

Weintraub cedió a la demanda de aplazamiento en medio de una intensa crisis política que gira inmediatamente en torno a las disputas tácticas entre Bolsonaro y sus ministros más cercanos, muchos de los cuales son oficiales militares en activo y retirados, y secciones del Congreso y del Tribunal Supremo Federal (STF). Estas disputas tienen su origen en el temor de que la respuesta extremadamente indiferente y criminal de la administración Bolsonaro a la pandemia de COVID-19, ahora repetida por los gobernadores de los estados, cree un levantamiento desde abajo que escape al control de todas las organizaciones e instituciones capitalistas, incluida la pseudoizquierda. Las oscilaciones casi semanales en la política de retorno al trabajo y ahora el retroceso al posponer el ENEM después de meses de intransigencia expresa esta ansiedad en los círculos gobernantes.

El Brasil subió recientemente al segundo lugar en términos de muertes totales por COVID-19 y tiene la mayor tasa de aumento de infecciones. Mientras tanto, las protestas masivas contra la violencia policial en los Estados Unidos están adquiriendo un carácter cada vez más internacional, amenazando con inspirar una escalada de los levantamientos que sacudieron América del Sur el año pasado.

Durante la pandemia, muchos estados de todo el país hicieron tratos con conglomerados y empresas de comunicaciones y educación para poner en práctica la educación a distancia, y han estado promoviendo sus respectivas campañas para la vuelta al trabajo. Esto incluye a Camilo Santana, el gobernador del estado de Ceará del PT, y Flávio Dino, el gobernador del estado de Maranhão del PCdoB. El 10 de junio, Dino declaró que hay "avances que pueden permitir por el momento la apertura de las actividades privadas".

En el estado de Rio Grande do Sul, donde el gobernador Eduardo Leite está presionando para que se abran las escuelas, un pequeño número de trabajadores de la educación fueron al edificio del gobernador para protestar, con uno de sus letreros que decía "¡Las escuelas cerradas significan vidas salvadas!" Leite continúa con la política de casi cinco años de pago de los salarios de los maestros en cuotas, retrasos en los pagos y congelación de salarios.

Hay una amplia oposición a estas políticas, no sólo en Rio Grande do Sul, sino en todo el país. En Búzios, en el estado de Río de Janeiro, los maestros planificaron una huelga de 72 horas en las plataformas en línea después de que el personal de educación y administración fuera llamado a la escuela para discutir la reanudación de las clases. En Fortaleza, capital del estado de Ceará, también se han programado huelgas de los trabajadores de la educación en contra de la campaña de regreso al trabajo.

En São Paulo, Doria anunció el 24 de junio que el estado planea llevar a 13 millones de estudiantes, desde el jardín de infancia hasta la universidad, de vuelta a la escuela a partir del 8 de septiembre. Durante el anuncio del plan, el secretario de educación, Soares, prometió medidas cosméticas para prevenir la transmisión del coronavirus en las escuelas, como el uso de máscaras, el distanciamiento social y los protocolos de saneamiento, pero no se refirió a los profesores, estudiantes y empleados de las escuelas que se están probando.

Los maestros que siguieron el anuncio del plan de Doria en los medios sociales respondieron rápidamente en la sección de comentarios, escribiendo, "¡No a la vacuna, no a la vuelta al trabajo!" y llamando a una "huelga por la vida".

Los maestros, los estudiantes y sus padres deben rechazar todos los esfuerzos de los gobiernos capitalistas por un regreso prematuro al trabajo y a las escuelas que amenace con empeorar una situación ya catastrófica causada por la pandemia en el Brasil. El Grupo Socialista por la Igualdad de Brasil, en solidaridad con el Comité Internacional de la Cuarta Internacional, hace un llamamiento a los docentes para que creen comités de seguridad de base para salvar sus vidas y las de sus estudiantes y familias.

La autora también recomienda:

Los trotskistas brasileños hacen un llamado a la acción de la clase trabajadora contra la pandemia
[3 junio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 29 de junio de 2020)