Miles de repartidores hacen huelga en todo Brasil y otros países de América Latina

por Brunna Machado y Letícia Silva
6 julio 2020

Miles de repartidores se han declarado en huelga el miércoles exigiendo mejores condiciones de trabajo en más de 10 capitales brasileñas, así como en ciudades de Argentina y México. Se trata de una importante demostración de la fuerza de la lucha de los repartidores, que se ha intensificado en América Latina desde el comienzo de la pandemia del coronavirus.

Los trabajadores se organizaron fuera de los sindicatos con un amplio apoyo popular mientras difundían su movimiento a través de Internet utilizando los hashtags #BrequeDosApps (frenar las aplicaciones) y #YoNoReparto (no voy a entregar). La acción internacional fue convocada poco después de una huelga de repartidores que trabajaban para la aplicación de reparto Loggi en Río de Janeiro y São Paulo, el 9 y 10 de junio.

Huelga de repartidores en Recife, Pernambuco [Fuente: WhatsApp]

Carlos Alberto, un repartidor de Jundiaí, en el interior de São Paulo, es uno de los trabajadores que participó en la organización de la huelga. "Entramos en contacto con los repartidores de otros países a través de las páginas de Internet. Hoy en día, en los medios sociales, podemos comunicarnos fácilmente. Conseguimos sus nombres, sus contactos en Whatsapp, y los añadimos a nuestro grupo de huelga. Y nos unimos a ellos para que ellos también pararan".

La huelga del 1 de julio fue más fuerte en São Paulo, la ciudad más grande de Brasil. Las protestas comenzaron por la mañana, con los trabajadores bloqueando el acceso a los centros comerciales, cadenas de restaurantes y almacenes de la corporación Loggi. Más tarde, alrededor de 5.000 repartidores se reunieron en una de las principales avenidas de la ciudad.

"Estamos dentro de esta crisis de coronavirus, chocando directamente con COVID-19", dijo Carlos Alberto. "Varios colegas fueron hospitalizados y para iFood liberar [los beneficios de seguridad] el dinero es una molestia. Ya he hablado con los camaradas que corrieron tras ello, ¿sabes? Es mucha burocracia. Queremos mejoras. Queremos tener un lugar en la ciudad donde podamos recargar nuestros teléfonos móviles, con un baño, con agua potable, con una mesa para comer. No queremos demasiado. Queremos nuestros derechos, queremos un seguro contra accidentes, contra el robo de nuestras bicicletas. Hoy en día dicen que dan un seguro, pero no lo hacen."

Además del riesgo de estar expuestos al virus, los trabajadores reportan largas horas de trabajo -a menudo más de 14 horas diarias- por un salario cada vez más bajo, sin seguro médico ni derechos laborales. Durante la huelga, un grupo de trabajadores resumió su sobreexplotación en un cántico: "¡No es justo!" Las demandas de los trabajadores incluyen una mayor remuneración, más seguridad en el trabajo y el fin de las prohibiciones punitivas.

En un esfuerzo por romper la organización de los trabajadores, iFood - la mayor empresa de reparto de alimentos de América Latina - trató de contratar esquiroles. El día del paro, ofrecía una bonificación de 30 reales (unos 5,50 dólares) por entrega a los que trabajaban. Las demás empresas del sector, Rappi, Loggi y Uber Eats, adoptaron medidas similares. Algunos esquiroles fueron detenidos por los huelguistas y obligados a volver a casa. A otros se les convenció de que se unieran a la mayoría de sus colegas.

Los repartidores cierran el puente Estaiada en São Paulo [Fuente: WhatsApp]

Mientras las avenidas de todo el país eran tomadas por manifestantes que tocaban las bocinas de sus bicicletas, el vicepresidente de estrategia y finanzas de iFood, Diego Barreto, concedió una entrevista a CNN Brasil afirmando que "la mayoría de las demandas ya han sido cumplidas" por la empresa, añadiendo que los repartidores ganan más que el salario mínimo establecido en Brasil. Lo que no dice el ejecutivo es que, para alcanzar ese "salario mínimo", las horas trabajadas por la gran mayoría de los repartidores están muy por encima de la jornada de trabajo legalmente establecida.

Barreto también trató de alejar de la empresa la responsabilidad por las condiciones de los trabajadores, justificándolas en nombre del concepto de "economía compartida", como si los trabajadores eligieran su propia explotación como parte de un acuerdo de "empresariado". Pero detrás de las falsas promesas de una economía "compartida", estas empresas promueven de hecho una enorme concentración de riqueza en manos de sus accionistas multimillonarios, mientras que millones de trabajadores son explotados y descartados.

Cualquier aumento de los ingresos de los trabajadores amenaza directamente los intereses codiciosos de estos poderosos accionistas. La corporación iFood, con sede en São Paulo y con operaciones en toda América Latina, está controlada por multimillonarios como Jorge Paulo Lemann, el hombre más rico de Brasil. Rappi, con sede en Colombia, recibió el año pasado una inversión de 1.000 millones de dólares del conglomerado japonés SoftBank.

Estos capitalistas están dispuestos a emplear todo su arsenal contra los trabajadores para proteger sus fortunas. Además de los castigos ya practicados, como la política de puntajes y prohibiciones (equivalentes a, respectivamente, "advertencias" y "despidos" para los trabajadores contratados), las empresas también confían en el Estado y en las organizaciones de pseudoizquierda y los sindicatos para desviar la lucha de los trabajadores.

La página de Facebook "Treta no Trampo", creada por un grupo de activistas que promovieron la huelga, compartió, unos días antes de la huelga, un vídeo de tres repartidores que afirmaban que su movimiento "no tiene ningún vínculo político con nadie" y que defendían la independencia del sindicato. Uno de los trabajadores también advirtió a las organizaciones políticas que no interfirieran en la huelga, diciendo: "si se levantan las banderas [de los partidos o sindicatos], se bajarán".

Esta y otras declaraciones similares expresan la respuesta de los trabajadores al ver que las acciones de los sindicatos y los llamados gobiernos de "izquierda" dirigidos por el Partido de los Trabajadores (PT) favorecían los intereses de las grandes empresas, mientras que sus condiciones de vida empeoraban.

Pero a pesar de las declaraciones de estos trabajadores, el Sindicato de Trabajadores de Motocicletas de São Paulo (Sindimoto), afiliado a la reaccionaria Unión General de Trabajadores (UGT), se unió a las manifestaciones con camiones de audio y sus banderas. Fueron los responsables de concentrar a su alrededor un número importante de los huelguistas.

Uno de los presentes fue el presidente de la UGT, Ricardo Patah, que también es presidente del Sindicato de Trabajadores Comerciales, el mismo que firmó un acuerdo con la alcaldía para la reapertura criminal del comercio en São Paulo, la ciudad con el mayor número de casos de COVID-19 y donde la pandemia está lejos de ser controlada.

La intervención reaccionaria de figuras como Patah en la lucha de los repartidores pone de relieve las dimensiones políticas de la huelga, que fue mucho más allá de los intereses particulares de los repartidores. El repudio de los trabajadores a los sindicatos y a los partidos de pseudoizquierda no es suficiente para superar los intentos de estas fuerzas de desviar y contener su lucha. Lo que se requiere es una lucha consciente por la movilización política independiente de la clase obrera en su conjunto.

El potencial de esa lucha se puso de manifiesto con la amenaza de una huelga de los trabajadores del metro de São Paulo, anunciada para el mismo día que la huelga de los repartidores, tras una votación masiva a favor de un paro, pero que fue "aplazada" por el sindicato. Los conductores del transporte escolar de la ciudad, por otro lado, realizaron una protesta el mismo día en apoyo de los repartidores, exigiendo la ayuda del gobierno, ya que han perdido sus ingresos desde el comienzo de la pandemia.

Además de los trabajadores del transporte, los profesionales de la salud, los operadores de centros de llamadas, los trabajadores de la industria automotriz y otros sectores de la clase obrera de todo el mundo se están levantando en oposición a la respuesta de la clase dirigente a la pandemia y al prolongado empeoramiento de sus condiciones de vida.

La lucha de los trabajadores del transporte surge de las profundas contradicciones del sistema capitalista, que utiliza todos los avances tecnológicos para aumentar la explotación de la clase obrera, mientras que depende del creciente desempleo para reducir los salarios y las condiciones.

Como las demandas de los trabajadores no han sido satisfechas por las empresas, están llamando a una nueva huelga el 12 de julio. Es urgente que los trabajadores de reparto tomen la lucha en sus propias manos, construyendo nuevas organizaciones democráticas, comités de base independientes de los sindicatos.

Al ser preguntado por el World Socialist Web Site qué tenía que decir a sus colegas internacionales, Carlos Alberto declaró: "Deberían ponerse de pie, porque con las herramientas de Internet que tienen, pueden unir sus fuerzas. No esperes a los sindicatos, porque los sindicatos han abandonado a todos, todo está abandonado a las polillas. No hay ningún diputado, ningún sindicato, ningún gobernador, ningún presidente, no hay nadie a favor de nosotros... Somos nosotros mismos los que tenemos que hacer que suceda".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 04 de julio de 2020)