Los casos de coronavirus de Brasil superan los 1,5 millones en medio de un desempleo récord

por Tomas Castanheira
7 julio 2020

Brasil comenzó el mes de julio superando el hito de 60.000 muertes causadas por COVID-19 y registrando 1,5 millones de casos confirmados de coronavirus. Estas terribles cifras, superadas internacionalmente sólo por los Estados Unidos, son el resultado de una política deliberada de oposición a todas las medidas de salud pública para contener la propagación del mortal virus.

Cuando Brasil registró sus primeros casos de coronavirus a mediados de marzo, el presidente fascistizante Jair Bolsonaro se declaró radicalmente en contra del cierre de las actividades económicas. Dijo que era imposible que los trabajadores mantuvieran simultáneamente su salud y sus ingresos. Se enfrentarían a infecciones generalizadas o a despidos masivos: muerte por el virus, o muerte por inanición.

Hoy, casi cuatro meses después, la realidad ha demostrado que esta supuesta "elección" era fundamentalmente falsa. Los hogares de la clase trabajadora brasileña están siendo devastados simultáneamente por la enfermedad y el desempleo.

Línea de autobús en Belém, Pará. (Crédito: Marcelo Camargo/Agência Brasil)

El martes pasado, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) anunció que, de marzo a mayo, unos ocho millones de trabajadores perdieron sus empleos en el país. Por primera vez desde que el instituto inició la encuesta en 2012, más de la mitad de la población en edad de trabajar está desempleada.

Esta catástrofe social, sin embargo, es responsabilidad no sólo del genio sociópata de Bolsonaro, sino de todos los partidos políticos del establishment, incluida la autodeclarada oposición encabezada por el Partido de los Trabajadores (PT). Los desacuerdos iniciales sobre la política oficial en respuesta a la pandemia se han desvanecido, dando paso a un "frente unido" para el funcionamiento normal de las actividades económicas en condiciones de extrema inseguridad.

La serie de declaraciones hechas en marzo por Bolsonaro, minimizando el COVID-19 como una "pequeña gripe", y abogando por una política de inmunidad de rebaño, o colectiva, afirmando que la pandemia era como una "lluvia" en la que todos debían mojarse, causó conmoción e ira en la población brasileña e internacional. Emergió como el líder mundial con el más rotundo desprecio por la vida humana.

Montando una ola de "panelaços" (cacerolas de protesta) de clase media contra el gobierno, los rivales burgueses de Bolsonaro trataron de presentarse como políticos de un tipo esencialmente diferente, razonables y comprometidos con la vida. El gobernador de São Paulo, João Doria, del Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB), declaró el 25 de marzo en los medios de comunicación social: "Sr. presidente, en nuestro estado tenemos 40 muertos por cada COVID-19, de un total de 46 en Brasil. Se trata de personas que tenían un número de identidad, y parientes que seguirán extrañándolos. No son muertes de fantasía, Sr. presidente. Y no es sólo una 'pequeña gripe'".

El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, del Partido Social Cristiano (PSC) que, como Doria, fue elegido en 2018 como representante local de Bolsonaro, declaró en la misma ocasión: "Seremos capaces de resucitar la economía. Pero es imposible resucitar a los que han muerto".

Estos políticos de derecha fueron abiertamente elogiados por el PT y sus aliados. En un post de Twitter, compartido por Doria, el expresidente del PT Luís Inácio "Lula" da Silva dijo: "Tenemos que reconocer que los que están haciendo el trabajo más serio en esta crisis son los gobernadores y alcaldes."

En São Paulo y Río de Janeiro, se construyeron grandes hospitales de campaña con miles de camas para tratar a los pacientes de COVID-19, y el Consorcio del Nordeste, bajo el liderazgo de los gobernadores del PT y sus aliados, estableció un Comité Científico de Lucha contra el Coronavirus. Estas políticas encubrieron el hecho de que ninguno de los estados adoptó medidas serias para combatir el virus, con pruebas masivas y rastreo de contactos. Las únicas actividades económicas oficialmente cerradas fueron el comercio minorista, las escuelas y el ocio.

Sin embargo, la industria automotriz, arrastrando a las fábricas de autopartes detrás de ella, junto con otros sectores productivos, suspendió sus actividades, declarando que era debido a las expectativas de "baja demanda del mercado" como resultado de la crisis económica mundial. Esto ayudó a crear la falsa impresión de que se había decretado oficialmente un estricto cierre de la economía.

Al igual que los gobiernos locales, los sindicatos aprovecharon estos cierres para hacerse pasar por defensores de la vida de los trabajadores. Después de que los fabricantes de automóviles ya habían anunciado vacaciones colectivas, el Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos ABC, uno de los principales sindicatos del país, imprimió en la portada de su periódico: "O las empresas se detienen... o nosotros detenemos a las empresas".

Pero, independientemente y en oposición a los sindicatos, una ola de huelgas y protestas salvajes estalló en los lugares de trabajo, denunciando la insuficiencia de las medidas adoptadas por los gobiernos y las empresas contra la propagación del virus.

A finales de marzo, los trabajadores de los centros de llamadas de todo Brasil dejaron de trabajar contra el funcionamiento inseguro de sus empresas en medio de la pandemia, levantando la consigna: "¡no vamos a morir en nuestros cubículos!" Un grupo de operadores que se declararon en huelga en Bahía se enfrentó al gobernador del PT Rui Costa, que preside el Consorcio del Nordeste declarando: "Su cuarentena es selectiva. Tenemos que morir porque somos pobres, tenemos que permanecer en esa empresa en Boa Viagem (barrio) y llevar la enfermedad a nuestras familias. Ya hay gente infectada dentro. Esto va a ser una tragedia anunciada".

En la misma semana, en Santa Catarina, cientos de trabajadores de una planta procesadora de carne, propiedad de JBS, participaron en una huelga espontánea contra las condiciones de trabajo inseguras y fueron brutalmente reprimidos por la policía militar mientras protestaban frente a la planta.

Mientras tanto, los partidos burgueses dejaron caer sus diferencias para articular conjuntamente la política fundamental de garantizar los intereses capitalistas frente a la crisis económica profundizada por la pandemia COVID-19.

Entre finales de marzo y principios de abril, aprobaron la transferencia de enormes sumas de dinero a la élite empresarial y financiera. El Congreso aprobó por unanimidad un paquete de rescate empresarial de 700.000 millones de reales (unos 140.000 millones de dólares), de los cuales menos del 15 por ciento se destinó a 600 reales en ayuda de emergencia a los trabajadores que perdieron sus fuentes de ingresos. Asimismo, aprobó la llamada enmienda del "presupuesto de guerra", que liberó al gobierno de sus objetivos fiscales y permitió al Banco Central comprar bonos basura por primera vez en la historia.

A principios de abril, el gobierno de Bolsonaro creó, a través de una medida provisional, condiciones para que las empresas suspendieran los contratos laborales y recortaran los salarios de los trabajadores hasta en un 70 por ciento. Estas medidas fueron inmediatamente adoptadas por los sindicatos que, defendiéndolas como la única forma de salvar puestos de trabajo, firmaron acuerdos de esta naturaleza a gran escala, que afectaron a casi 12 millones de trabajadores.

Al haber recibido respuestas rápidas y contundentes a los problemas que enfrentaba la acumulación capitalista, el coronavirus se propagaba a una velocidad cada vez mayor en medio de la negligencia gubernamental. Según Worldometers, entre principios y finales de abril, el promedio semanal de nuevos casos pasó de menos de 600 casos por día a más de 5.000. El número de muertes en el mismo período aumentó de alrededor de 250 a casi 6.000.

En todo el país se produjeron una serie de huelgas y protestas de los trabajadores de la salud, que denunciaron una situación mucho más grave en los hospitales de la que se estaba informando, con una falta de equipo de protección personal adecuado para los trabajadores y ninguna estructura para los pacientes. "Lamentablemente, el sistema público de Belém ya se ha derrumbado", declaró un médico, semanas antes de que el alcalde reconociera el colapso del sistema sanitario y funerario de la ciudad, que es la capital del estado nororiental de Pará.

En los primeros días de mayo, Brasil rompió la marca de 100.000 casos confirmados de coronavirus, y varias capitales anunciaron el hacinamiento de sus hospitales. Los investigadores estimaron, señalando el subregistro de casos, un número real de cerca de 2 millones de infecciones ya para ese momento. Algunos estados, como Pará y Ceará, han decretado cierres, aunque en términos muy laxos.

Sin embargo, un cambio de perspectiva estaba tomando forma dentro de la burguesía internacional. En todo el mundo, las élites gobernantes adoptaron una nueva política —canonizada en el lema de Donald Trump, "la cura no puede ser peor que la enfermedad"— de suspender todas las medidas para contener el virus y reabrir prematuramente la economía.

La clase dirigente brasileña se unió en torno a la campaña genocida dirigida por Bolsonaro de una "guerra contra los cierres". El presidente sociópata y oscurantista surgió como un representante consecuente de los intereses de toda la clase capitalista.

Los dirigentes de decenas de asociaciones industriales y comerciales brasileñas marcharon junto a Bolsonaro hasta la Corte Suprema para decir que las medidas para contener la pandemia ya habían ido demasiado lejos. Los empresarios declararon su preocupación de que la reanudación de las operaciones económicas en todo el mundo, especialmente en Asia, amenazara la competitividad del capitalismo brasileño. Declararon que las condiciones estaban maduras para la reanudación de la producción en el país.

Las demandas criminales de la clase dirigente no fueron enfrentadas por ningún gobierno local; al contrario. En lugar de limitar la reanudación de la producción, los gobernadores y alcaldes eliminaron las restricciones y reabrieron todas las actividades. En São Paulo, el estado más afectado por la pandemia, Doria se retiró de una propuesta de cierre ya presentada y en su lugar anunció planes para reabrir el comercio.

Las consecuencias de esta política se expresaron en una repentina subida de la Bolsa de Valores de Brasil, que registró su mejor mes de mayo desde 2009.

Los sindicatos desempeñaron un papel central en este proceso. Desde abril, han promovido una campaña para la recuperación de la industria brasileña en medio de la pandemia, como una cuestión de "interés estratégico" nacional. Expresando los intereses más reaccionarios de la clase dirigente brasileña, los presidentes de la Central Única de los Trabajadores (CUT) y de Força Sindical, las mayores federaciones sindicales del país, escribieron un artículo conjunto en el que atacaban la dependencia del Brasil de los productos fabricados en China.

Tan pronto como las empresas decidieron reanudar sus operaciones, esos mismos sindicatos ayudaron a obligar a los trabajadores a volver a sus mortales lugares de trabajo, afirmando que las empresas habían establecido protocolos absolutamente seguros.

La reanudación general del trabajo y la reapertura del comercio provocaron explosiones de casos en grandes empresas, infectando a cientos o miles de trabajadores a la vez. Los brotes de COVID-19 en las plantas de procesamiento de carne provocaron la contaminación de ciudades enteras, así como de la mayor reserva indígena de Brasil, amenazando con la extinción de los pueblos nativos.

Palabras conmovedoras en defensa de la vida fueron pronunciadas por los políticos burgueses cuando el país no había alcanzado las 50 muertes por COVID-19. Hoy en día, Doria y Witzel guardan silencio ante las más de 15.000 muertes registradas en São Paulo y 10.000 en Río de Janeiro. El tercer estado con mayor número de muertes es Ceará, gobernado por Camilo Santana del PT, con más de 6.000 muertes confirmadas por COVID.

El Estado burgués no ha logrado contener la propagación de COVID-19 en todos los frentes. Todas las unidades de procesamiento de carne cerradas por el Ministerio Público de Trabajo (MPT) en todo el país fueron reabiertas días o semanas después, causando nuevos brotes del virus. Recientemente, una planta infectada continuó operando durante una semana después de que el MPT ordenara su cierre, y de hecho sólo suspendió las operaciones después de que los trabajadores tomaron medidas.

La única fuerza social que defiende la vida humana de forma intransigente es la clase obrera, a través de sus huelgas y protestas. Sólo la expansión de este movimiento puede evitar que el coronavirus cause cientos de miles de muertes innecesarias y evitables. Todos los sectores sociales comprometidos con el progreso de la humanidad, incluidos los científicos e investigadores, deben dirigirse a la clase obrera y ayudarla a establecer su control sobre la economía y la sociedad.

Pero la tarea esencial para el logro de esta perspectiva es la movilización política independiente de la clase obrera internacional, unificada en torno a un programa de políticas socialistas que se enfrente a los intereses del lucro individual que rigen la sociedad actual. Es necesario construir partidos revolucionarios, secciones del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), como la dirección del movimiento obrero en Brasil y en todos los países.

Las autoras también recomiendan:

Los trotskistas brasileños hacen un llamado a la acción de la clase trabajadora contra la pandemia
[
3 junio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 06 de julio de 2020)