Las preocupaciones sobre la estabilidad financiera aumentan a medida que el dólar cae y el precio del oro se dispara

por Nick Beams
29 julio 2020

Ha surgido más información sobre el alcance de la congelación en los mercados financieros a mediados de marzo que amenazaba con crear un colapso financiero mayor que 2008 en medio de las crecientes preocupaciones de que la creación masiva de dinero por parte de la Fed y otros bancos centrales, se inició en respuesta a la crisis, está creando las condiciones para un desastre aún mayor.

Una de las indicaciones de una tormenta financiera que se avecina es la caída del valor del dólar estadounidense y el fuerte aumento del precio del oro.

El oro alcanzó un récord de $1,944 por onza ayer, llevando su aumento del año al 25 por ciento.

Un informe publicado en el New York Times la semana pasada sobre la crisis de marzo —desencadenante de la intervención de la Fed— se centró en la actividad especulativa de los fondos de cobertura, más allá de cualquier alcance regulatorio, que había empujado a "partes críticas los mercados financieros de EE. UU." a un colapso.

Según el informe, algunos fondos de cobertura estaban realizando operaciones altamente apalancadas en apoyo de estrategias similares a las empleadas por Long Term Capital Management en 1998, cuya desaparición casi provocó un colapso financiero que solo fue evitado por la intervención de la Reserva Federal de Nueva York.

En un ejemplo de la incapacidad de las autoridades reguladoras para controlar de alguna manera la anarquía del mercado capitalista, el informe señaló que las restricciones más estrictas impuestas al comercio bancario bajo la Ley Dodd-Frank empujaron la "toma de riesgos a los rincones oscuros de Wall Street".

A mediados de marzo, a medida que el impacto económico de la pandemia de COVID-19 se hizo evidente, los mercados se volvieron muy volátiles y la financiación de las transacciones no estuvo disponible. Muchas operaciones ya no eran rentables y "algunos fondos de cobertura se vieron obligados a deshacerse de la deuda del gobierno".

"Los bancos podrían haber actuado para aliviar el estrés al comprar valores y encontrar compradores", señaló el artículo. “Pero ya tenían muchos bonos del gobierno, y no podían manejar más, en parte debido a las regulaciones establecidas después de 2008. Todos vendían —inversores ordinarios, bancos centrales extranjeros y fondos de cobertura—. Casi nadie estaba comprando. El mercado de la deuda del gobierno de los Estados Unidos, el núcleo del sistema financiero mundial se estaba deteniendo”.

A medida que los efectos de la pandemia comenzaron a extenderse, la Fed intervino reduciendo las tasas de interés a cero. Pero esto resultó ser insuficiente y las campanas de alarma sonaron cuando el rendimiento de los bonos comenzó a aumentar, una indicación de la venta masiva citada en el artículo.

El informe señaló que los peligros no eran desconocidos y, ya en noviembre de 2016, un grupo de trabajo de fondos de cobertura, creado para examinar los riesgos planteados por muchos fondos de cobertura utilizando estrategias similares, había advertido que "podrían ser una fuente de inestabilidad en tiempos turbulentos".

Pero con la llegada al poder de la administración Trump y su enfoque en impulsar los mercados financieros, el grupo de trabajo de fondos de cobertura fue desactivado.

La expresidenta de la Fed, Janet Yellen, entrevistada para el artículo, señaló: "Es muy peligroso tener un régimen en el que sepas que esto puede suceder. La Fed hizo cosas increíbles esta vez".

Como reflejo de su papel como portavoz de los demócratas, el New York Times sin duda quisiera presentar la crisis como resultado de las acciones de la administración Trump.

Pero las acciones del gobierno para proporcionar billones de apoyo gubernamental a las corporaciones a través de la Ley CARES y las intervenciones "increíbles" de la Reserva Federal para proporcionar más billones de dólares para todas las áreas de los mercados financieros —bonos gubernamentales, deuda corporativa, incluidos los bonos basura, la deuda de estudiantes y tarjetas de crédito, papeles comerciales y bonos— han sido respaldados por los demócratas en el Congreso.

La entrada de más de $3 billones en los mercados financieros en solo cuatro meses ha llevado a lo que el Wall Street Journal describió como una "fusión" en todos los activos financieros.

"Las acciones, los bonos y las materias primas se dirigen a su mayor aumento simultáneo de cuatro meses registrado, destacando la amplitud de la recuperación del mercado durante la desaceleración económica de 2020", informó en un artículo publicado durante el fin de semana.

Los signos son particularmente evidentes en las acciones tecnológicas donde "los inversores están comprando activos en gran parte simplemente porque están aumentando".

"Tales aumentos poderosos son una preocupación para los analistas que se preocupan de que las inversiones de repente caigan en tándem si los mercados o la economía global enfrentan un nuevo shock", continuó el artículo.

El rápido aumento en el precio del oro se está convirtiendo en motivo de preocupación tanto por lo que indica sobre el estado de los mercados financieros como, aún más importante, porque con la creación de billones de dólares con solo presionar un botón de la computadora, podría ser el heraldo de una crisis de confianza en la moneda central del mundo, el dólar estadounidense.

Cuando los mercados se congelaron a mediados de marzo, el precio del oro cayó a medida que los inversores luchaban por obtener efectivo. Pero desde entonces había disfrutado de un rápido aumento con las predicciones de que tiene más por recorrer.

En los llamados "tiempos normales", el oro no se considera una inversión porque no genera un rendimiento en forma de interés. Pero con tasas de interés cercanas a cero, o en algunos casos negativas, esta desventaja se está eliminando y se considera una reserva de valor a medida que se cuestiona la estabilidad de los activos financieros.

Además de estas consideraciones inmediatas, existe la creciente preocupación de que el valor del dólar estadounidense se encuentre en una trayectoria descendente.

Un artículo de Bloomberg comentó que la pandemia "había desatado un torrente de fuerzas que conspiran para alimentar la demanda implacable de la seguridad percibida que brinda el oro".

Entre los factores que han hecho que el valor del dólar caiga bruscamente frente al euro y otras monedas importantes, incluido el dólar australiano altamente negociado, el artículo cita temores de que se puedan ordenar más cierres, paquetes de estímulo sin precedentes, las decisiones de los bancos centrales imprimir dinero más rápido que nunca y la caída de los rendimientos de los bonos ajustados a la inflación en los EE. UU. en territorio negativo.

Hablando en el programa "Sunday Morning Futures" del canal Fox, el multimillonario inversionista de fondos de cobertura Ray Dalio, jefe de Bridgewater Associates, dijo que el conflicto entre Estados Unidos y China podría expandirse a una "guerra de capitales" que impactaría al dólar.

"Hay una guerra comercial, hay una guerra tecnológica, hay una guerra geopolítica y podría haber una guerra de capitales".

Dijo que si hubiera una ley que prohíba la inversión en China y los Estados Unidos actúen para detener el pago del dinero que deben a los bonos del Tesoro controlados por los chinos, "tendría grandes implicaciones, como para el valor del dólar".

Además del conflicto con China, Dalio señaló las implicaciones de las intervenciones masivas de la Reserva Federal para la estabilidad de todo el sistema monetario.

“Lo que más me preocupa es la solidez de nuestro dinero. No se puede seguir teniendo déficit, vender deuda o imprimir dinero en lugar de ser productivo y mantenerlo durante un período de tiempo", dijo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de julio de 2020)