¿Qué es BORTAC y por qué patrulla las calles de Portland?

por Genevieve Leigh
31 julio 2020

Los trabajadores y los jóvenes en los Estados Unidos y en todo el mundo han visto con horror en los últimos días cómo pandillas de hombres fuertemente armados, vestidos con camuflaje genérico sin insignias de unidad o etiquetas con nombre, brutalizaron e ilegalmente detuvieron manifestantes en las calles de Portland, Oregon.

Los agentes federales han usado gases lacrimógenos CS, balas de goma, bombas de pimienta, granadas explosivas y armas sónicas que pueden causar daños físicos permanentes, contra los pacíficos participantes en las protestas. En las escenas más escalofriantes, capturadas en video por los manifestantes, los paramilitares no identificados se apoderaron de los manifestantes y los arrojaron en camionetas y automóviles sin marcar para “interrogarlos”.

Estos escuadrones de agentes federales provienen de una variedad de agencias bajo el paraguas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Fueron desplegados bajo la dirección de los principales funcionarios de la agencia en Washington.

Foto CBP - Entrenamiento BORTAC

Los escuadrones incluyen agentes de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), el Servicio de Mariscales de los Estados Unidos, la Guardia Costera, el Servicio Federal de Protección y la Administración de Seguridad del Transporte (TSA). Según los informes, el DHS colocó a un total de 2,000 oficiales en espera para su despliegue en todo el país.

Encabezando el ataque hay agentes de una unidad especial poco conocida dentro de CBP llamada BORTAC, abreviatura de Unidad Táctica de la Patrulla Fronteriza.

Desde febrero de este año, la administración Trump ha estado movilizando a BORTAC para llevar a cabo redadas de inmigración en 10 ciudades donde los gobiernos locales han ordenado a la policía que no colabore plenamente con agentes federales de inmigración para detener y deportar inmigrantes y realizar redadas de inmigración. Un portavoz del ICE explicó en febrero que BORTAC estaba siendo movilizado para aumentar las detenciones de inmigrantes en un 35 por ciento en las 10 ciudades. Hasta la fecha, los agentes de BORTAC han llevado a cabo operaciones en Atlanta, Boston, Chicago, Detroit, Houston, Los Ángeles, Nueva Orleans, Nueva York, San Francisco y Newark.

El despliegue de BORTAC en Portland se produjo en respuesta a la ola de protestas masivas por el asesinato del 25 de mayo de George Floyd por la policía de Minneapolis. Portland fue elegido para servir como un caso de prueba y un ejemplo del tipo de métodos que el presidente Trump se ha comprometido a llevar a cabo para “dominar” y reprimir las protestas contra la violencia policial, que ha calificado de “disturbios anarquistas”.

El 1 de junio, Trump anunció que invocaría la Ley de Insurrección de 1807 y ordenaría miles de tropas en servicio activo a Washington D.C. y otras ciudades de todo el país para aplastar las protestas, efectivamente echando abajo la Constitución y estableciendo una dictadura presidencial. Su esfuerzo fue bloqueado por oficiales militares en servicio y retirados, quienes sintieron que el golpe de estado no había sido preparado adecuadamente y podría provocar una reacción pública incontrolable.

Lejos de abandonar esta agenda, Trump busca implementarla poco a poco, utilizando, en primera instancia, matones paramilitares ensangrentados en el pogromo fronterizo al estilo Gestapo contra inmigrantes antes de llamar directamente al ejército.

Esta operación policial estatal está dirigida a toda la clase trabajadora. En condiciones de la mayor crisis de salud pública, económica y política de la historia moderna, y en medio de la creciente resistencia de la clase trabajadora a la política gubernamental homicida de regresar al trabajo, la clase dominante estadounidense está preparando sus fuerzas de represión para un crecimiento explosivo de la oposición social al capitalismo.

¿Qué es el BORTAC?

BORTAC es La Unidad Táctica de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, una rama de CBP. A menudo descrita como el equivalente de CBP de un equipo SWAT de la policía, se define con mayor precisión como la versión de CBP de una unidad militar de las Fuerzas Especiales, como las Boinas Verdes del Ejército o los SEALS de la Armada.

La unidad fue fundada en 1984 para sofocar las protestas de los inmigrantes en los centros de detención del Servicio de Inmigración y Naturalización. Rápidamente expandió su alcance y “capacidades de misión” en los años siguientes, más dramáticamente después del ataque terrorista del 11 de septiembre.

Foto CBP - Entrenamiento BORTAC

En 2007, BORTAC fue puesta bajo el mando del recién formado Grupo de Operaciones Especiales (SOG), junto con su hermana, la Unidad de Búsqueda, Trauma y Rescate de la Patrulla Fronteriza (BORSTAR). La agencia actualmente tiene su sede en Biggs Army Airfield en El Paso, Texas.

La Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos mantiene varias unidades BORTAC ubicadas en varios lugares de los Estados Unidos. Estas unidades operan bajo el control directo de la Base de Comando, Equipos de Respuesta Especial, ubicados en Washington, DC.

La agencia en su forma actual se caracteriza como “una unidad de respuesta rápida” capaz de “ejecutar operaciones domésticas tanto a nivel nacional como extranjero”. Los agentes de BORTAC han operado en 28 países de todo el mundo.

Al participar en lo que se considera “misiones de alto riesgo” en el país o en el extranjero, los agentes de BORTAC están autorizados para utilizar una amplia gama de armas y equipos mortales, incluidos ciertos tipos de lanzagranadas, cañones de gas de 37 mm, carabinas M4 (Rifles de Asalto de gran potencia) y el rifle Steyr SSG (un tipo de rifle de francotirador). Los agentes de BORTAC están autorizados para portar armas de fuego dentro y fuera de servicio. Al realizar operaciones, el personal de BORTAC también está equipado con un casco balístico de Kevlar y un chaleco blindado de asalto. Cuando se despliegan en el país, estos agentes usan números en lugar de etiquetas con el nombre para “la protección de los oficiales”, según el CPB.

La misión declarada de BORTAC es “proporcionar al Servicio de Inmigración y Naturalización una unidad táctica especialmente capacitada y equipada para abordar situaciones inusuales dentro del servicio mediante el uso de técnicas especiales”. Una hoja informativa de CBP sobre la agencia indica que “es en el desierto donde los equipos de BORTAC están realmente en su elemento”. El documento continúa: “Los agentes se esconden en la maleza del desierto y esperan que los inmigrantes ilegales o los traficantes de drogas se escabullen por senderos secretos centenarios”.

En otras palabras, los agentes de BORTAC son asesinos entrenados que se especializan en la caza de inmigrantes.

Un exfuncionario del DHS que habló con el Washington Post bajo condiciones de anonimato dijo que los agentes de BORTAC eran vistos dentro de la comunidad de inteligencia militar de los Estados Unidos como “recursos altamente entrenados, valiosos y escasos”. El funcionario le dijo al Post que los agentes “normalmente se usarían para la aplicación de la ley nacional en circunstancias extraordinarias” y agregó: “Estas unidades normalmente no se quedan inactivas”.

Tanto BORTAC como su hermana BORSTAR son unidades relativamente pequeñas en comparación con las Fuerzas Militares Estadounidenses de Operaciones Especiales. Los datos más recientes disponibles, de 2016, muestran que las dos agencias emplean a 271 agentes BORTAC y 282 BORSTAR “activos” y “listos para la reserva”. Hay 180 agentes entrenados adicionales marcados como “inactivos”.

Las unidades han operado o recibido capacitación del antiguo Equipo de Asistencia de Interdicción de Drogas de la Guardia Costera de los Estados Unidos, las Fuerzas de Operaciones Militares Especiales de los Estados Unidos, como los NAVY SEAL (Marina de Mar, Aire y Tierra) y las Fuerzas Especiales del Ejército, y unidades de élite policiales y militares de varias naciones extranjeras. Están entrenados en inteligencia, reconocimiento y vigilancia; aplicación de la ley extranjera; desarrollo de capacidades de la Patrulla Fronteriza; operaciones de motos de aire; operaciones marítimas y puntería de precisión. Todos los agentes están certificados por francotiradores.

El imperialismo estadounidense vuelve a casa

En las últimas dos décadas, BORTAC ha operado extensamente en el extranjero, ayudando en crímenes imperialistas estadounidenses en todo el mundo. Su informe incluye la participación en la Operación Libertad Iraquí y la Operación Libertad Duradera, ambas partes de la invasión ilegal y no provocada de Irak en 2003 que resultó en la muerte de cientos de miles de iraquíes y la destrucción de la infraestructura social del país.

Hasta la fecha, los agentes de BORTAC han realizado misiones en Colombia, Panamá, Estonia, Haití, Perú, Belice, México, Costa Rica, Kenia, Ucrania, Kosovo, Argentina, Honduras, Ecuador, Bolivia, Moldavia, Etiopía, Armenia, Tayikistán y Guatemala. Durante la “guerra contra el terror”, se desplegaron agentes de BORTAC en Jordania, Irak y Afganistán. También han participado en innumerables operaciones “antinarcóticos” en América Central y del Sur, especialmente en El Salvador y Bolivia.

Mientras realizan lo que la agencia llama “misiones de defensa interna extranjeras”, los agentes de BORTAC brindan capacitación al “personal del gobierno anfitrión”. BORTAC ha brindado capacitación en equipo táctico y antinarcóticos a docenas de policías extranjeros y unidades paramilitares.

De 2005 a 2007, los agentes estuvieron fuertemente involucrados en la capacitación de la policía de fronteras iraquí. Los agentes de BORTAC también “asesoraron” y operaron junto a los oficiales de la policía fronteriza iraquí en el campo de 2008 a 2011, sirviendo como miembros de los “Equipos de Transición de Seguridad del Departamento de Defensa”. La unidad estadounidense capacitó a los equipos tácticos de la policía fronteriza iraquí, así como a los oficiales y gerentes de la policía fronteriza iraquí.

Dentro de los Estados Unidos, BORTAC opera a lo largo de las fronteras norte y sur. La agencia también continúa en su tarea original de “proporcionar asistencia” a la Oficina de Prisiones de los Estados Unidos mediante la brutalización de los reclusos durante los “disturbios” a gran escala.

Los equipos de BORTAC a menudo se implementan para ayudar a la policía local en eventos de “alto perfil”. Los casos de despliegues conocidos públicamente de unidades BORTAC incluyen las protestas de Los Ángeles en 1992 contra la violencia policial, donde operaron entre 1,000 agentes especiales federales entrenados en disturbios. Las protestas estallaron en áreas minoritarias de la clase trabajadora de Los Ángeles contra la parodia del juicio penal de Simi Valley del policía que golpeó brutalmente a Rodney King. El juicio terminó en absoluciones.

En abril de 2000, la unidad fue utilizada en el caso de alto perfil del refugiado cubano de seis años Elián González. BORTAC fue utilizada para allanar la casa de la familia en Miami, Florida, para capturar al niño para su regreso a Cuba.

Más recientemente, la agencia se utilizó después del huracán Katrina. De acuerdo con los documentos de CBP, los agentes fueron llamados a Nueva Orleans y sustituidos como alguaciles para “restablecer el orden” y “lidiar con el saqueo” que siguió a la devastación e inundaciones causadas por el huracán. En realidad, BORTAC se desplegó principalmente para suprimir las expresiones de indignación popular por la respuesta cruel, incompetente e inhumana del gobierno al huracán.

El despliegue de BORTAC en Portland tiene el mismo propósito: intimidar y reprimir a jóvenes y trabajadores que protestan contra la brutalidad policial. Esto marca una escalada importante del asalto a los derechos democráticos y el giro hacia la dictadura en los Estados Unidos. El andamiaje del estado policial construido a lo largo de dos décadas, aparentemente para su uso contra terroristas, se ha vuelto primero contra los inmigrantes y ahora contra la clase trabajadora en general.

¿Quién es responsable de la creación y despliegue de BORTAC?

La administración Trump se encuentra en una crisis política profunda y sin precedentes. El establecimiento político, tanto demócratas como republicanos, ha respondido a la pandemia del coronavirus canalizando billones de dólares hacia las corporaciones estadounidenses y Wall Street para mantener a flote el mercado de valores.

El hecho de no financiar u organizar una respuesta seria a la crisis de salud pública provocada por la pandemia, agravada por el impulso criminal de regreso al trabajo, ha resultado en una catástrofe a gran escala. Las infecciones y las muertes están fuera de control. Todo el sistema económico y político del capitalismo está siendo irreparablemente desacreditado.

Ahora, en medio de los niveles de desempleo de la Depresión, la Casa Blanca y el Congreso están cortando los beneficios por desempleo que permitieron a millones de familias evitar la falta de vivienda y el hambre.

Con la caída de los números de su encuesta, Trump se está agitándose y recurriendo a las medidas más brutales y represivas. Los medios corporativos especulan abiertamente si las elecciones de noviembre se llevarán a cabo y, si es así, si Trump aceptará un resultado que vaya en su contra.

Sin embargo, sería un error fatal para los trabajadores creer que una victoria para los demócratas y Joe Biden en noviembre detendría el ataque a los derechos democráticos—como dicen muchos de los medios, los sindicatos y las diversas pseudo organizaciones de izquierda que promueven a los llamados demócratas “progresistas” como Bernie Sanders. Ni un solo demócrata prominente, incluidos Biden, Barack Obama y Nancy Pelosi, ha denunciado las medidas de Trump por lo que son—una afirmación de poderes dictatoriales. Los demócratas no han hecho un llamado a la protesta popular contra la amenaza de un estado policial. Temen un movimiento de masas de la clase trabajadora mucho más de lo que temen la agenda dictatorial de Trump.

Desde el principio, han tratado de canalizar una oposición masiva a Trump detrás de su campaña guerrerista anti-Rusia y a cualquier lucha real contra los ataques de Trump a los inmigrantes y la clase trabajadora en general. En las últimas semanas han intensificado su promoción de la peligrosa ilusión de que los militares defenderán los derechos democráticos en oposición a Trump—el mismo ejército que ha llevado a cabo crímenes de guerra en todo el mundo. Promueven su propia agenda autoritaria, incluida la censura de Internet, en alianza con la CIA, el FBI y secciones del ejército.

La complicidad del Partido Demócrata en los ataques de Trump es mucho más profunda que el silencio.

Trump no erigió BORTAC ni ninguno de los otros cuerpos de hombres armados que ahora está movilizando para aplastar a la oposición popular. El andamiaje del estado policial en los Estados Unidos ha sido construido durante décadas por las administraciones demócratas y republicanas por igual.

La administración de Obama, en particular, jugó un papel importante en el desarrollo de las capacidades de ICE. Después de llegar al poder, Obama amplió enormemente un programa iniciado bajo Bush llamado Comunidades Seguras. El programa reunió a las agencias policiales federales, estatales y locales junto con ICE en un esfuerzo por deportar a los inmigrantes que ya vivían en comunidades, en lugar de aquellos que intentaban cruzar la frontera.

Antes de la administración de Obama, había muy poca ejecución interior. A finales de 2011, sin embargo, el número de inmigrantes arrestados en el interior del país era igual al número arrestado en la frontera. Obama se ganó el apodo de “deportador en jefe” al deportar a aproximadamente 3 millones de inmigrantes durante su mandato de ocho años. Eso fue aproximadamente el doble de la tasa bajo el presidente republicano George W. Bush y más que el número de deportados por cualquier presidente en la historia de Estados Unidos.

Las medidas de “reforma” de la administración se centraron no solo en los inmigrantes que ya residen en el país, sino también en el fortalecimiento de “Fortress America” en la frontera. En 2010, Obama promulgó un proyecto de ley que asignó $ 600 millones para militarizar aún más la frontera entre Estados Unidos y México mediante la contratación de miles de agentes fronterizos adicionales y el uso de drones Predator para patrullar desde el cielo.

El programa de asesinato ilegal con drones de la administración Obama en el extranjero resultó en la muerte de miles de personas en Afganistán, Pakistán, Yemen, Somalia y otros lugares. En septiembre de 2011, Obama autorizó el asesinato de un ciudadano estadounidense, clérigo fundamentalista Anwar al-Awlaki, en Yemen. Este asesinato, una violación flagrante del derecho internacional y de los Estados Unidos, sentó un precedente por el cual el presidente de los Estados Unidos puede firmar órdenes de muerte para ciudadanos estadounidenses por su propia cuenta, sin cargos ni juicio.

Después de gastar trillones de dólares para construir aún más el aparato de inteligencia militar, Obama le entregó a Trump las riendas y le dijo al pueblo estadounidense que respetara su presidencia. En su conferencia de prensa final en la Casa Blanca, confirmó la legitimidad política de la administración entrante y declaró que habiendo ganado, “es apropiado que [Trump] avance con sus visiones y sus valores”.

El Partido Demócrata representa una facción de la misma clase dominante a la que pertenece el propio Trump. No se puede dar un solo paso adelante con el marco del sistema bipartito.

La lucha contra la administración Trump, el militarismo y la dictadura y la defensa de los derechos democráticos es una lucha contra el capitalismo y el imperialismo estadounidense, que debe llevarse a cabo independientemente y en oposición al Partido Demócrata.

Además, la lucha contra la administración Trump debe estar relacionada con la lucha contra la desigualdad social, la destrucción de los programas sociales y la infraestructura, el ataque a los empleos y los salarios, la persecución de los trabajadores inmigrantes y las consecuencias de una guerra sin fin, que amenaza a todos humanidad.

La autor a también recomienda:

¡No al fascismo estadounidense! ¡Construyan un movimiento de masas para deponer a Trump!
[14 octubre 2019]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de julio de 2020)