Mientras el COVID-19 hace estragos en Brasil, los gobiernos promueven una reapertura homicida de las escuelas

por Tomas Castanheira
3 agosto 2020

Brasil estableció un nuevo récord de COVID-19 por un solo día el miércoles, reportando 70.869 nuevos casos y 1.554 muertes. Con esto, el país superó simultáneamente los hitos de 2,5 millones de casos y 90.000 muertes totales por la enfermedad.

Estas cifras exponen uno de los peores escenarios de la pandemia mundial. Aunque en números absolutos Brasil sigue estando por detrás de Estados Unidos, las cifras del miércoles superaron las de cualquier otro país del mundo.

En medio de estas condiciones catastróficas, el establishment político brasileño está promoviendo una campaña para reabrir las escuelas de todo el país lo antes posible, amenazando con aumentar los ya elevados niveles de infecciones por COVID-19.

Entrada de una escuela pública en São Paulo [Fotografía: Secretaria da Educação do Estado de São Paulo]

Las escuelas representan un paso clave para una reactivación total de la economía brasileña, que exige que los trabajadores dejen a sus hijos mientras están en sus puestos de trabajo generando beneficios para la élite gobernante.

La brutal irracionalidad de esta propuesta se expresó recientemente en un comercial producido por el Gremio de Establecimientos Educativos Privados de Río de Janeiro (Sinepe-RJ). Atacando a la ciencia y normalizando las muertes de COVID, afirmaba:

"Han pasado meses, hemos aprendido a vivir con el virus. COVID nunca se irá totalmente, lo que termina es el miedo... Entendimos que la ciencia es la vacuna, los estudios sólo han causado confusión. Encerrar a todos en casa no es ciencia. Encerrar es ignorar, restarle vida, debilitar, desordenar las emociones. Los niños necesitan volver a estar juntos, jugar, reconstruir los lazos, las amistades, ver a sus amigos de nuevo".

Aunque fue rápidamente sacado del aire, después de una lluvia de críticas por parte de expertos en salud, sus concepciones están totalmente alineadas con las discusiones que se están llevando a cabo en el más alto nivel del estado. Es imposible no asociarlos con las posiciones sociopáticas defendidas por el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro.

Hace aproximadamente un mes, cuando anunció a millones de brasileños que había contraído el nuevo coronavirus, Bolsonaro insistió una vez más en que toda la población debía contraer el virus y pidió la inmediata reapertura de las escuelas.

En ese momento, buscaba un candidato para el Ministerio de Educación (MEC). Renato Feder, uno de los entrevistados, declaró más tarde al Estadão que la preocupación central del presidente era tener a alguien capaz de promover un plan para la reanudación de las clases en todo el país.

El ministro nombrado por Bolsonaro, el predicador evangélico Milton Ribeiro, fue rápidamente elogiado por las asociaciones nacionales de educación privada como una figura capaz de promover "la reanudación segura de las actividades académicas in situ".

Las escuelas ya están reabriendo

La reapertura de las escuelas en Brasil avanza de la misma manera que se cerraron, sin planificación general, con gobiernos locales que toman decisiones arbitrarias.

Sin embargo, si en el movimiento de cierre de escuelas al principio de la pandemia, los gobernadores y alcaldes aparecieron como opositores a la política homicida de Bolsonaro, ahora en la promoción de las reaperturas, revelan la total inconsistencia de su oposición.

Aula de una escuela pública en São Paulo [Fotografía: Secretaria da Educação do Estado de São Paulo]

Siguiendo el liderazgo dado por el Ministerio de Educación a principios de julio, cuando presentó un protocolo nacional para la reanudación de las clases, los gobiernos estatales y municipales han aprobado sus propios protocolos, que a pesar de no fijar fechas, preparan el terreno para las reaperturas en cualquier momento.

Once estados, además del Distrito Federal, ya han programado la reapertura de sus escuelas. Las fechas fijadas se basan en argumentos completamente fabricados de una supuesta "estabilización" de la epidemia.

En São Paulo, el estado más afectado por la pandemia, un promedio de casi 2.000 muertes por semana fue conmemorado por el gobernador derechista João Doria del Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB) como una "meseta" en la propagación de la enfermedad y el momento para la "normalización". Desde entonces, ha manipulado los datos y los criterios de su plan de reapertura para permitir el regreso a la escuela a principios de septiembre.

Otros gobiernos ya están presionando para que se reanuden las clases en las escuelas privadas como punta de lanza para abrir el camino a las escuelas públicas, que educan al 80 por ciento de los estudiantes brasileños con una infraestructura mucho más precaria.

El primer capital que permitió la reapertura de las escuelas privadas fue Manaus, en el Amazonas, el 6 de julio. Según el Gremio de Establecimientos Educativos Privados del Estado de Amazonas (Sinepe-AM), el 70 por ciento de las unidades se reabrieron, llevando a unos 88.000 estudiantes dentro de las aulas.

Esta semana, el gobernador amazónico Wilson Lima del reaccionario Partido Social Cristiano adelantó la fecha para el regreso de las escuelas públicas en todo el estado al 10 de agosto. La irresponsabilidad del gobierno con la pandemia ya fue demostrada gráficamente en abril, cuando las escenas de miles de personas enterradas en fosas comunes en Manaos conmocionaron al mundo entero.

En Río de Janeiro el gobierno municipal, administrado por Marcelo Crivella del partido republicano, está promoviendo la reapertura de las escuelas privadas el 3 de agosto. El estado ha registrado más de 13.000 muertes por COVID-19, el segundo mayor número de muertes en el país, y en los últimos 15 días el promedio de nuevos casos ha aumentado en más del 100 por ciento.

Los políticos del Partido de los Trabajadores (PT) y sus aliados, como el Partido Comunista Maoísta de Brasil (PCdoB), son absolutamente complacientes ante este movimiento homicida.

En el estado de Bahía, administrado por el gobernador Rui Costa del PT, la Secretaría de Educación declaró que la reanudación de las clases, aún no programada, se producirá "en consonancia con el resto del país". En el vecino estado de Maranhão, el gobierno de Flávio Dino del PCdoB ha pospuesto esta semana una reanudación ya programada de las escuelas públicas, aunque se aseguró de que las unidades escolares recibieran miles de termómetros con el fin de reabrirlas en cualquier momento.

¡Por un movimiento de la clase obrera contra la reapertura de las escuelas!

A pesar de sus esfuerzos, el intento de los políticos burgueses de reabrir las escuelas del país se enfrenta a la oposición masiva de los trabajadores de la educación.

En São Paulo, una serie de reuniones en línea de la Secretaría de Educación para discutir la reapertura de las escuelas fueron seguidas de cerca por decenas de miles de educadores que se oponen a la presión para su regreso a las aulas.

Manifestación de maestros en Porto Alegre el año pasado [Fotografía: Caco Argemi]

La posibilidad de un regreso en septiembre en São Paulo está generando un movimiento creciente entre los trabajadores de base para una huelga, y lo mismo está ocurriendo en ciudades de todo el país.

Los maestros de las escuelas públicas de Manaos ya anunciaron una huelga contra la anunciada reanudación de las clases. El jueves, los maestros de las escuelas públicas de Río de Janeiro votaron masivamente a favor de la huelga en caso de que el gobierno intente reabrir las escuelas.

Este movimiento refleja una voluntad de lucha a nivel nacional, expresada en los últimos años en las huelgas de millones de trabajadores de la educación en todos los estados brasileños que se opusieron a los ataques del gobierno a sus niveles de vida, en particular en lo que respecta a las pensiones, y a la destrucción del sistema de educación pública.

La negativa de los educadores a ser enviados a lugares de trabajo peligrosos infectados por COVID-19 es ampliamente apoyada por las familias de la clase trabajadora. Una encuesta realizada por la Municipalidad de São Paulo entre las familias de los estudiantes registró, según CBN, un 90 por ciento de oposición al regreso de las clases.

La lucha de los docentes y empleados escolares contra la reapertura de las escuelas se funde con la creciente crisis social en Brasil. Millones de trabajadores perdieron sus empleos durante la pandemia, lo que dio lugar a que más de la mitad de la población activa esté actualmente desempleada.

La explosión de esta crisis ha sido contenida, hasta ahora, en gran medida por los pagos mensuales del gobierno federal de R$600 (alrededor de US$115) en ayuda de emergencia, que serán cortados este mes.

Mientras condenan a millones de familias a condiciones miserables, Bolsonaro y sus aliados pretenden intensificar la presión sobre los trabajadores, obligándolos a aceptar salarios más bajos y las condiciones de trabajo peligrosas que plantea la pandemia. Sin embargo, su consecuencia será inevitablemente el desencadenamiento de una ola de oposición de la clase obrera de dimensiones incalculables.

El movimiento de educadores asume un carácter altamente explosivo y puede ocupar la primera línea en la lucha de la clase obrera en su conjunto por unas condiciones de vida dignas y la reanudación de la economía sólo en condiciones de seguridad, siendo los propios trabajadores quienes definan los procedimientos de seguridad y la definición de lo que es esencial para la producción.

Para avanzar en esta lucha, los trabajadores de la educación necesitan superar el control de los sindicatos afiliados a la Confederación Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que han sofocado todas sus últimas huelgas, aislando sus luchas localmente y agotándolas hasta que fueron derrotadas.

Es necesario construir nuevas organizaciones, comités escolares y vecinales de base elegidos democráticamente. Estos comités políticamente independientes permitirán a los trabajadores brasileños avanzar en su lucha contra el capitalismo y unirse a sus colegas internacionales, que se enfrentan a los mismos problemas y muestran la misma disposición para luchar contra ellos en todo el mundo.

El autor también recomienda:

Los trotskistas brasileños hacen un llamado a la acción de la clase trabajadora contra la pandemia
[3 junio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de agosto de 2020)