"Nuestras vidas no le importan a Ford": trágica muerte por COVID-19 de un joven contratista es encubierta por la gerencia y el UAW

por Shannon Jones
17 agosto 2020

La reciente y trágica muerte de un joven trabajador contratado por Ford en el área de Detroit, de COVID-19, ilustra cómo la dirección de Ford y el sindicato United Auto Workers están ocultando información vital para la salud y la seguridad.

Alberto Arturo Alvarado, de 33 años, murió el 22 de julio por complicaciones relacionadas con COVID-19, según informó su familia. El joven trabajador, empleado por la empresa contratante DFM Solutions, había ido recientemente a trabajar a la planta de transmisión de Ford Van Dyke en el suburbio de Sterling Heights, al norte de Detroit. La planta suministra el Ford Explorer, Escape y otros modelos. La planta emplea actualmente a unos 1.000 trabajadores por hora, por debajo de los casi 2.000 de hace varios años.

Alberto Arturo Alvarado (crédito Facebook)

Una fuente dijo al Boletín de Trabajadores Automotores del World Socialist Web Site que Alberto había estado involucrado en controles de temperatura de los empleados de la planta. No se sabe cuál fue el alcance de su contacto con otros trabajadores. La muerte nunca fue reportada a los empleados de la planta, que sólo se enteraron de la muerte a través de mensajes de Facebook de los familiares, que han creado una página Go-Fund-Me para cubrir los gastos del funeral.

Alberto Arturo Alvarado deja atrás a su esposa Heather, también trabajadora de Ford; y dos hijos, Isabella y AJ, de cinco y seis años respectivamente. Tanto Heather como AJ han dado positivo en el test de COVID-19 y estaban en cuarentena. Ahora están aparentemente libres del virus.

En un post de Facebook del 9 de julio, Alberto expresó su entusiasmo por ser contratado por DFM. "Mañana comienzo mi nueva empresa con DFM. Tal vez me guste. Tal vez sea algo con lo que me quedaré. Pero esto será siempre mi sueño. No me importa si me lleva 40 años conseguir uno. Lo conseguiré".

La muerte de este joven trabajador en la flor de la vida es el producto brutal e inevitable de la campaña de vuelta al trabajo de las empresas de automóviles apoyadas por ambos partidos políticos y el UAW. Desde el comienzo de la pandemia el foco central del establecimiento corporativo ha sido defender las ganancias y fomentar a Wall Street, sin importar el costo en vidas humanas. El encubrimiento de esta muerte refleja el temor de la creciente resistencia en las plantas automotrices a las condiciones inseguras a las que están sometidos los trabajadores.

Desde la reapertura de las plantas de automóviles en mayo, la dirección corporativa de los principales fabricantes de automóviles ha tratado de limitar la información sobre las infecciones por COVID-19, negándose a revelar el número y la ubicación de los nuevos casos. Durante este período, Ford y otros fabricantes de automóviles no han reconocido ninguna muerte por COVID-19 en sus fábricas de América del Norte. Hasta el 8 de mayo Ford había reconocido 11 muertes relacionadas con COVID-19. Que no haya habido más muertes desafía la credibilidad dada la rápida propagación del virus en muchos estados. La muerte de Alberto Arturo Alvarado es la primera muerte reciente que el Boletín de Trabajadores Automotores ha podido confirmar, pero probablemente haya muchas otras.

Esta política criminal de encubrimiento subraya la urgencia del llamado del Boletín de Trabajadores Automot ores de WSWS y el Partido Socialista por la Igualdad para la formación de comités de seguridad de base para romper el encubrimiento que está siendo llevado a cabo por la gerencia de las compañías automotrices y sus secuaces del UAW.

Mientras tanto, el director general de Ford, Jim Hackett, ha anunciado que la compañía extenderá su política de trabajo desde casa para empleados de cuello blanco selectos hasta finales de 2020. "Apuesto a que se extenderá más allá de eso", dijo a los periodistas esta semana. "Si vienes hasta aquí para manejar esto y sólo dices 'Bueno, estoy cansado de esto' y cambias el perfil y el riesgo, ¿por qué hicimos todo el plan de seguridad para empezar?"

Alberto Arturo Alvarado y su esposa Heather (crédito Facebook)

Luego agregó, que el dueño de Ford "Bill [Ford] y yo sentimos que la compañía está funcionando muy bien en este momento de la forma en que todos estamos trabajando", dijo. "Así que no queremos volver prematuramente".

Estas francas observaciones ponen de manifiesto la absoluta hipocresía de los fabricantes de automóviles, que afirman que es seguro que los trabajadores de las plantas reanuden la plena producción, a menudo hombro con hombro, mientras que el personal asalariado trabaja desde su casa por motivos de seguridad.

Un trabajador que deseaba permanecer en el anonimato dijo al Boletín de Trabajadores Automot ores que hay muchos casos en la planta que no se denuncian. Refiriéndose a la muerte de Alvarado, el trabajador dijo,

"Nos dicen que no fue COVID. No nos están diciendo la verdad. Siento que nuestras vidas no importan en la Ford Motor Company".

El trabajador habló de las continuas revelaciones de corrupción masiva en la UAW que involucran sobornos y coimas. "En cada una de estas plantas se ha puesto gente para mantener esta corrupción [UAW] en marcha. Todo está preparado. Siempre ha sido corrupto. Ahora es 150 veces peor.

"Con el sindicato en contra nuestra, ¿qué derechos tenemos en este momento?"

Otro trabajador señaló los protocolos de seguridad en gran parte falsos. "Se rumorea que otra persona fue sacada ayer en el turno de día por un caso positivo de COVID. De nuevo, sin confirmar y sólo un rumor por ahora".

Una parte de la planta de transmisión de Van Dyke se ha convertido en la producción de mascarillas para los empleados de Ford. La línea produce millones de mascarillas con equipos y materiales traídos de las instalaciones de Ford en China.

Los trabajadores informan que los protocolos de seguridad no se cumplen. Se supone que sólo cuatro personas a la vez deben estar en el vestuario del departamento de máscaras faciales para cambiarse al equipo de protección, sin embargo, este requisito nunca se cumple. Además, estos trabajadores deben vestirse y desvestirse antes y después de sus descansos, lo que significa que su tiempo de descanso se reduce efectivamente en al menos 10 minutos.

En los últimos días, los trabajadores de la planta de ensamblaje de Ford Chicago y de la planta de camiones Ford Dearborn han creado comités de seguridad de base para oponerse al encubrimiento por parte de la dirección del UAW de las infecciones y muertes por COVID-19 y para luchar por una protección real de los trabajadores. Estos comités insisten en que todos los trabajadores tienen derecho a la información vital necesaria para proteger sus vidas y las de sus seres queridos y compañeros de trabajo. Esto incluye información completa y oportuna de cualquier caso de COVID-19 y de las áreas afectadas.

Animamos a los trabajadores que estén interesados en unirse a esta lucha o que quieran más información a que se pongan en contacto con el Boletín del Trabajador Automot o r es .

El autor también recomienda:

Ford Chicago Assembly workers launch Rank-and-File Safety Committee to save lives
[12 agosto 2020]

Indiana Faurecia workers denounce unsafe conditions, forced overtime
[11 agosto 2020]

El sindicato UAW: una conspiración criminal contra la clase obrera
[8 agosto 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de agosto de 2020)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.