El último año en la vida de Trotsky

Primera parte

por David North
21 agosto 2020

Primera parte| Segunda parte | Tercera parte | Cuarta parte | Quinta parte Sexta parte

Hace ochenta años, el 20 de agosto de 1940, León Trotsky, el colíder exiliado de la Revolución de Octubre de 1917 y fundador de la Cuarta Internacional, fue herido de muerte por un agente de la policía secreta de la Unión Soviética, la GPU. El líder revolucionario murió en un hospital de la Ciudad de México 26 horas después, la madrugada del 21 de agosto.

El asesinato de Trotsky fue el resultado de una conspiración política masiva organizada por el régimen burocrático totalitario encabezado por Stalin, cuyo nombre será por toda la historia sinónimo de traición contrarrevolucionaria, perfidia y criminalidad ilimitada. El asesinato de Trotsky fue el punto culminante de la campaña de genocidio político, dirigida por el Kremlin, cuyo objetivo era la extirpación física de toda la generación de revolucionarios marxistas y trabajadores socialistas avanzados que habían desempeñado un papel central en la preparación y dirección de la revolución bolchevique y el establecimiento del primer Estado obrero de la historia. Los tres juicios ficticios celebrados en Moscú entre 1936 y 1938 —fraudes judiciales que proporcionaron una tapadera pseudolegal para el asesinato de prácticamente todos los principales líderes de la Revolución de Octubre— fueron solo la manifestación pública de una campaña de terror que consumió las vidas miles y asestó un golpe demoledor al desarrollo intelectual y cultural de la Unión Soviética y la lucha mundial por el socialismo.

León Trotsky, en el jardín de su casa en Coyoacán, México (Crédito de la imagen: AP Images)

Expulsado al exilio, privado de la ciudadanía por la Unión Soviética y viviendo en “un planeta sin visa”, sin acceso a los atributos convencionales del poder, armado solo con una pluma y dependiente del apoyo de un número relativamente pequeño de camaradas perseguidos en todo el mundo, no había hombre más temido que Trotsky por los poderes que gobernaban la tierra. Trotsky —fundador y líder de la IV Internacional, “el partido de oposición irreconciliable, no solo en los países capitalistas, sino también en la URSS”— ejerció una influencia política e intelectual inigualable por ninguno de sus contemporáneos. Se elevó por encima de todos ellos. En un ensayo titulado “El lugar de Trotsky en la historia”, C.L.R. James, el intelectual e historiador socialista caribeño, escribió:

Durante su última década él [Trotsky] fue un exiliado, aparentemente impotente. Durante esos mismos diez años, Stalin, su rival, asumió un poder como ningún otro hombre en Europa desde que Napoleón lo había hecho. Hitler ha conmovido al mundo y se propone vencerlo como un coloso mientras dure. Roosevelt es el presidente más poderoso que jamás haya gobernado en Estados Unidos, y Estados Unidos es la nación más poderosa del mundo. Sin embargo, el juicio marxista de Trotsky es tan seguro como el juicio de Engels sobre Marx. Antes de su período de poder, durante él y después de su caída, Trotsky se situó solo en segundo lugar después de Lenin entre los hombres contemporáneos, y después de la muerte de Lenin fue el líder más grande de nuestro tiempo. Ese juicio lo dejamos a la historia. [1]

La estatura de Trotsky estuvo determinada no solo por el hecho de que analizó, con incomparable brillo, el mundo tal como era. También personificó el proceso revolucionario que determinaría su futuro. Como había declarado durante una sesión de la Comisión Dewey que celebró audiencias en abril de 1937 para investigar las acusaciones del Kremlin contra Trotsky, y que posteriormente encontró que los juicios de Moscú eran una trampa: “Mi política no se establece con el propósito de convenciones diplomáticas, sino para el desarrollo del movimiento internacional de la clase trabajadora”. [2]

Trotsky despreciaba toda forma de charlatanería política, que pretende que hay soluciones fáciles, es decir, no revolucionarias, a los inmensos problemas históricos que surgen de la agonía mortal del sistema capitalista. La política revolucionaria no logró sus objetivos prometiendo milagros. Se pueden lograr grandes avances sociales, insistió, “exclusivamente a través de la educación de las masas a través de la agitación, explicando a los trabajadores qué deben defender y qué deben derrocar”. Este enfoque profundamente basado en principios de la política revolucionaria también formó la base de la concepción de moralidad de Trotsky. “Sólo aquellos métodos son permisibles”, escribió, “que no entren en conflicto con los intereses de la revolución”. La adhesión a este principio colocó a Trotsky, incluso si se lo consideraba solo desde un punto de vista moral, en absoluta oposición al estalinismo, cuyos métodos destruían por completo las necesidades de la revolución social y, por lo tanto, el progreso de la humanidad. [3]

C.L.R. James

La muerte prematura de Lenin en enero de 1924, cuando solo tenía 53 años, fue una tragedia política. El asesinato de Trotsky a los 60 años fue una catástrofe. Su asesinato privó a la clase trabajadora del último representante superviviente del bolchevismo y del mayor estratega de la revolución socialista mundial. Sin embargo, el trabajo teórico y político que llevó a cabo Trotsky en el último año de su vida —un año dominado por el estallido de la Segunda Guerra Mundial— fue decisivo para asegurar la supervivencia de la IV Internacional, ante lo que podrían haber resultado ser dificultades insuperables.

Trotsky fue asesinado en el apogeo de sus poderes intelectuales. A pesar de su sensación de que su salud estaba empeorando, no había señales de una disminución de sus energías políticas. Incluso cuando producía a diario análisis políticos y ensayos polémicos, Trotsky trabajaba arduamente en una biografía de Stalin que, incluso como obra incompleta, puede describirse con justicia como una obra maestra literaria.

Los escritos de Trotsky durante el último año de su vida no solo fueron tan brillantes como los de períodos anteriores; el alcance de su análisis de los eventos de 1939-40 se extendió, en términos de relevancia duradera, hacia el futuro. Ninguna otra figura de su tiempo exhibió una comprensión comparable del estado del mundo y hacia dónde se dirigía.

Por ejemplo, Trotsky fue entrevistado por un grupo de periodistas estadounidenses el 23 de julio de 1939, solo seis semanas antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Estaban ansiosos por conocer su evaluación de la situación mundial. Para beneficio de los periodistas, Trotsky habló en inglés. Comenzó recordando que le había prometido a un profesor estadounidense visitante que mejoraría su inglés si el Gobierno estadounidense le concedía una visa para ingresar a los Estados Unidos. Lamentablemente, observó Trotsky, “parece que no les interesa mi inglés”.

Aunque Trotsky no estaba satisfecho con su dominio del inglés, la transcripción de sus comentarios no deja ninguna duda de su dominio de la complejidad de la situación mundial. “El sistema capitalista”, afirmó, “está en un punto muerto”. Trotsky continuó:

Por mi parte, no veo ningún resultado normal, legal y pacífico de este impasse. El resultado solo puede ser creado por una tremenda explosión histórica. Las explosiones históricas son de dos tipos: guerras y revoluciones. Creo que tendremos ambos. Los programas de los Gobiernos actuales, tanto los buenos como los malos —si suponemos que también hay buenos Gobiernos—, los programas de diferentes partidos, los programas pacifistas y los programas reformistas, parecen ahora, al menos para quien los observa desde el lado, como un juego de niños, en el lado inclinado de un volcán antes de una erupción. Esta es la imagen general del mundo actual. [4]

Trotsky luego hizo referencia a la Feria Mundial de Nueva York en curso, cuyo tema era el “Mundo del Mañana”.

Crearon una feria mundial. Solo puedo juzgarlo desde fuera por la misma razón por la que mi inglés es tan malo, pero por lo que he aprendido sobre la Feria en los periódicos, es una creación humana tremenda desde el punto de vista del “Mundo del Mañana”. Creo que esta caracterización es un poco unilateral. Solo desde un punto de vista técnico, su Feria Mundial puede llamarse “El mundo del mañana”, porque si desea considerar el mundo real del mañana, deberíamos ver un centenar de aviones militares sobre la Feria Mundial, con bombas, algunos cientos de bombas, y el resultado de esta actividad sería el mundo del mañana. Este grandioso poder creativo humano por un lado, y este terrible atraso en el campo que es más importante para nosotros, el campo social, el genio técnico —y, permítanme la palabra, la idiotez social— este es el mundo de hoy. [5]

Como descripción del “mundo de hoy” contemporáneo y predicción del “mundo del mañana” —es decir, el mundo que emergerá de las crisis de la presente década— difícilmente sería necesario cambiar una sola palabra. En todo el mundo, con Gobiernos —que combinan la codicia ilimitada con la estupidez ilimitada— incapaces de responder con competencia o humanidad, se plantea la pregunta: ¿Cómo se resolverá esta crisis? Nuestra respuesta es la misma que dio Trotsky: la solución vendrá en forma de una “tremenda explosión histórica”. Y, como explicó Trotsky en 1939, tales explosiones son de dos tipos: guerras y revoluciones. Ambos están en la agenda.

Los periodistas que interrogaron a Trotsky en julio de 1939 también estaban ansiosos por saber si tenía algún consejo que dar al Gobierno estadounidense en cuanto a la conducción de la política exterior. No sin un rastro de humor, Trotsky respondió:

Debo decir que no me siento competente para asesorar al gobierno de Washington por la misma razón política por la cual el gobierno de Washington no considera necesario otorgarme una visa. Estamos en una posición social diferente a la del Gobierno de Washington. Podría dar consejos a un gobierno que tuviera los mismos objetivos que el mío, no a un gobierno capitalista, y el gobierno de los Estados Unidos, a pesar del New Deal [Nuevo Trato] es, en mi opinión, un gobierno imperialista y capitalista. Solo puedo decir lo que debería hacer un gobierno revolucionario —un gobierno obrero genuino en los Estados Unidos—.

Creo que lo primero sería expropiar a las Sesenta Familias. Sería una muy buena medida, no sólo desde el punto de vista nacional, sino desde el punto de vista de la solución de los asuntos mundiales; sería un buen ejemplo para las demás naciones. [6]

Trotsky reconoció que esto no se lograría en el futuro inmediato. Las derrotas de la clase trabajadora en Europa y la inminencia de la guerra retrasarían la revolución en Estados Unidos. La entrada de Estados Unidos en la guerra que se avecinaba era solo cuestión de tiempo. “Si el capitalismo estadounidense sobrevive, y sobrevivirá durante algún tiempo, tendremos en Estados Unidos el imperialismo y el militarismo más poderoso del mundo”. [7]

Trotsky hizo otra predicción en la entrevista de julio. De hecho, fue una reafirmación de un análisis político de la política exterior soviética que había estado avanzando durante los cinco años anteriores. Refiriéndose a la destitución del antiguo diplomático soviético, Maxim Litvinov, del cargo de ministro de Relaciones Exteriores, y su reemplazo por el cómplice más cercano de Stalin en el crimen, Molotov, Trotsky declaró que el cambio era “una insinuación del Kremlin a Hitler de que nosotros [Stalin ] estamos dispuestos a cambiar nuestra política, a realizar nuestro objetivo, nuestro propósito, que les presentamos a usted y a Hitler hace algunos años, porque el objetivo de Stalin en la política internacional es un acuerdo con Hitler”. [8]

Incluso en esa fecha tardía, la idea de que la Unión Soviética se aliaría con la Alemania nazi fue considerada absurda por prácticamente todas las opiniones “expertas”. Pero, como sucedió con tanta frecuencia en el pasado, los acontecimientos confirmaron el análisis de Trotsky. Exactamente un mes después de la entrevista de Trotsky, el 23 de agosto de 1939, se firmó en Moscú el Pacto de No Agresión Stalin-Hitler. Stalin eliminó el último obstáculo a los planes de guerra de Hitler. El 1 de septiembre de 1939 el régimen nazi invadió Polonia. Dos días después, Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania. Veinticinco años después del estallido de la Primera Guerra Mundial, había comenzado la Segunda Guerra Mundial.

Haber predicho repetidamente el viraje del Kremlin hacia Hitler, Trotsky no se sorprendió en lo más mínimo por la traición de Stalin. La Unión Soviética, advirtió, pagaría un precio terrible por la miopía e incompetencia de Stalin. La creencia del dictador de que había salvado a la burocracia soviética de los peligros de la guerra con la Alemania nazi resultaría ser otro error de cálculo desastroso.

* * * * *

El estallido de la guerra desencadenó una crisis política dentro de la Cuarta Internacional que se convirtió en el foco central del trabajo de Trotsky durante el último año de su vida. La concentración no estaba fuera de lugar: su respuesta a la facción minoritaria en el Partido Socialista de los Trabajadores de EE.UU. (Socialist Workers Party, SWP) liderado por James Burnham, Max Shachtman y Martin Abern fue de importancia fundamental no solo en su defensa de los fundamentos teóricos del marxismo y el avance histórico, a pesar de los crímenes de la burocracia soviética, representada por la Revolución de Octubre. Las polémicas de Trotsky anticiparon muchas de las cuestiones más difíciles de estrategia, programa y perspectiva revolucionarios que iban a surgir durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

La firma del Pacto Stalin-Hitler, seguida de la invasión soviética de Polonia a mediados de septiembre de 1939 y Finlandia (la Guerra de Invierno de 1939-40), provocó la indignación entre amplios sectores de intelectuales y artistas radicales pequeñoburgueses en los Estados Unidos. Muchos miembros de este amplio e influyente medio social habían logrado llegar a un acuerdo e incluso apoyar la aniquilación de los viejos bolcheviques por parte de Stalin durante el Terror y el estrangulamiento de la Revolución española. Los crímenes de 1936-39 ocurrieron mientras el régimen estalinista todavía defendía una alianza internacional entre la Unión Soviética y las “democracias occidentales”. La aplicación interna de esta orientación fue la promoción por parte de los partidos estalinistas de una alianza, sobre la base de un programa capitalista, entre las organizaciones de la clase trabajadora y los partidos políticos capitalistas (el “Frente Popular”). La firma del Pacto por parte de Stalin con Alemania asestó, de una manera absolutamente cínica y oportunista, un golpe a esta forma particular de colaboración de clases. El estado de ánimo de la pequeña burguesía democrática se volvió contra la Unión Soviética. En la medida en que la intelectualidad democrática había identificado sin crítica y falsamente al estalinismo con el socialismo, el giro contra la Unión Soviética asumió un carácter abiertamente anticomunista.

James Burnham

Este cambio político se reflejó en el desarrollo de una tendencia de oposición dentro del SWP y otras secciones de la Cuarta Internacional. Los líderes más importantes de esta tendencia dentro del SWP fueron Max Shachtman —quien fue miembro fundador del movimiento trotskista estadounidense y, junto a James P. Cannon, la figura más influyente del SWP— y James Burnham, profesor de filosofía en Universidad de Nueva York. Insistieron en que, como consecuencia del Pacto Stalin-Hitler y la invasión de Polonia por la URSS, la definición de la Unión Soviética como un Estado obrero degenerado ya no era aceptable. La Unión Soviética, afirmaron, se había convertido en una nueva forma de sociedad explotadora, con la burocracia funcionando como un nuevo tipo de clase dominante imprevisto en la teoría marxista. Uno de los términos empleados por la minoría para describir la sociedad soviética fue “colectivismo burocrático”. Un corolario de esta nueva valoración fue el rechazo a la defensa de la Unión Soviética en caso de guerra con un Estado imperialista, incluso si el adversario era la Alemania nazi.

Para Trotsky, la exigencia de Shachtman y Burnham de que la Cuarta Internacional revoque su definición de la Unión Soviética como un Estado obrero degenerado no era simplemente una cuestión de terminología. ¿Cuáles eran, preguntó Trotsky, las consecuencias políticas prácticas de la demanda de que la Unión Soviética ya no se definiera como un Estado obrero?

Concedamos por el momento que la burocracia es una nueva “clase” y que el régimen actual en la URSS es un sistema especial de explotación de clases. ¿Qué nuevas conclusiones políticas surgen de estas definiciones? La Cuarta Internacional reconoció hace mucho tiempo la necesidad de derrocar a la burocracia mediante un levantamiento revolucionario de los trabajadores. No proponen ni pueden proponer nada más quienes proclaman que la burocracia es una clase explotadora. [9]

Pero el cambio en la definición de la Unión Soviética exigido por la minoría del SWP tuvo implicaciones que fueron mucho más allá de una aclaración terminológica. La definición establecida de la URSS como un Estado obrero degenerado estaba relacionada con la demanda de una revolución política más que social. Detrás de esta distinción estaba la convicción de que el derrocamiento de la burocracia estalinista no implicaría un cambio en las relaciones de propiedad establecidas sobre la base de la Revolución de Octubre. La clase obrera, después de haber destruido el régimen burocrático y restablecido la democracia soviética, preservaría el sistema económico basado en la nacionalización de la propiedad lograda mediante el derrocamiento de la burguesía rusa y la expropiación de la propiedad capitalista. Esta conquista fundamental de la Revolución de Octubre, la base económica fundamental para el posterior desarrollo económico y cultural de la Unión Soviética, no sería abandonada.

La posición de la minoría partió del supuesto de que no quedaba nada de la Revolución de Octubre que valiera la pena salvar. Por tanto, no había razón para mantener la defensa de la Unión Soviética en el programa de la IV Internacional.

Trotsky planteó otro tema crítico. Si la burocracia representaba una nueva clase, que había establecido en la URSS una nueva forma de sociedad explotadora, ¿cuáles eran las nuevas formas de relaciones de propiedad identificadas de manera única con esta nueva clase? ¿De qué nueva etapa del desarrollo económico, más allá del capitalismo y el socialismo, fue el “colectivismo burocrático” una expresión históricamente legítima e incluso necesaria? La Cuarta Internacional sostuvo que la burocracia había usurpado el poder político, que utilizó para adquirir privilegios basados en la nacionalización de la propiedad lograda a través de la revolución obrera de 1917. El poder dictatorial ejercido por la burocracia bajo el liderazgo de Stalin fue producto de la degeneración del Estado soviético en condiciones políticas específicas. Estos fueron, principalmente, el atraso histórico de la economía capitalista rusa anterior a 1917, que heredaron los bolcheviques, y el prolongado aislamiento político de la Unión Soviética como consecuencia de la derrota de los movimientos revolucionarios en Europa y Asia a raíz de la guerra bolchevique. conquista del poder en Rusia.

Si estas condiciones persistieran —es decir, si el aislamiento de la Unión Soviética persistiera como consecuencia de las derrotas de la clase trabajadora y la supervivencia a largo plazo del capitalismo en los principales centros del imperialismo— el Estado obrero dejaría de existir. Pero el resultado de este proceso, insistió Trotsky, tomaría la forma de la liquidación de la propiedad nacionalizada y el restablecimiento de las relaciones de propiedad capitalistas. Este resultado implicaría la transformación de una sección poderosa de burócratas, que explota su poder político para robar activos estatales, en una clase capitalista reconstituida. Trotsky había advertido que este resultado era una posibilidad real, que sólo podría evitarse mediante la revolución política, junto con la revolución socialista en los países capitalistas avanzados.

Este examen cuidadoso del argumento sobre la definición terminológica apropiada de la Unión Soviética permitió a Trotsky identificar las implicaciones históricas y políticas de gran alcance de los cambios en el programa planteados por la oposición del SWP:

La alternativa histórica, llevada hasta el final, es la siguiente: o el régimen de Stalin es una abominable recaída en el proceso de transformación de la sociedad burguesa en una sociedad socialista, o el régimen de Stalin es la primera etapa de una nueva sociedad explotadora. Si el segundo pronóstico resulta ser correcto, entonces, por supuesto, la burocracia se convertirá en una nueva clase explotadora. Por más onerosa que sea la segunda perspectiva, si el proletariado mundial resultara realmente incapaz de cumplir la misión que le ha encomendado el curso del desarrollo, no quedaría nada más que reconocer que la revolución socialista, basada en las contradicciones internas de la sociedad capitalista terminó como una utopía. Es evidente que se necesitaría un nuevo programa “mínimo” para la defensa de los intereses de los esclavos de la sociedad burocrática totalitaria.

Pero ¿existen datos objetivos tan incontrovertibles o incluso impresionantes que nos obliguen hoy a renunciar a la perspectiva de la revolución socialista? Ésa es toda la cuestión. [10]

Por tanto, lo que estaba en juego era la legitimidad histórica de todo el proyecto socialista. ¿Fue la alianza de Stalin con Hitler, combinada con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, una prueba incontrovertible de que la clase obrera era incapaz de cumplir la tarea histórica que le asignaba la teoría marxista? Así, toda la disputa con Burnham y Shachtman —y, de hecho, con todas las muchas capas de intelectuales pequeñoburgueses desmoralizados por quienes hablaban— dependía de si la clase obrera era, como establecieron Marx y Engels en su desarrollo y elaboración de la concepción materialista de la historia, una clase revolucionaria. La respuesta de Trotsky a esta cuestión histórica, que ha dominado la vida política e intelectual durante los últimos ochenta años, es suficiente, casi por sí sola, para asentar su estatura como el pensador político más profundo y visionario, igualado sólo por Lenin, del siglo XX. Por lo tanto, es apropiado citar este pasaje en su totalidad:

La crisis de la sociedad capitalista que asumió un carácter abierto en julio de 1914, desde el primer día de la guerra, produjo una aguda crisis en la dirección proletaria. Durante los 25 años que han transcurrido desde entonces, el proletariado de los países capitalistas avanzados aún no ha creado una dirección que pueda elevarse al nivel de las tareas de nuestra época. La experiencia de Rusia atestigua, sin embargo, que se puede crear tal liderazgo. (Esto no significa, por supuesto, que será inmune a la degeneración.) La pregunta, en consecuencia, es la siguiente: ¿Se abrirá a la larga la necesidad histórica objetiva un camino en la conciencia de la vanguardia de la clase obrera?; es decir, en el proceso de esta guerra y de los profundos choques que debe engendrar, ¿se formará una auténtica dirección revolucionaria capaz de conducir al proletariado a la conquista del poder?

La Cuarta Internacional ha respondido afirmativamente a esta pregunta, no sólo a través del texto de su programa, sino también por el hecho mismo de su existencia. Todos los diversos tipos de representantes desilusionados y asustados del pseudomarxismo parten por el contrario del supuesto de que la quiebra de la dirección sólo “refleja” la incapacidad del proletariado para cumplir su misión revolucionaria. No todos nuestros oponentes expresan este pensamiento con claridad, pero todos ellos —ultraizquierdistas, centristas, anarquistas, por no hablar de estalinistas y socialdemócratas— trasladan la responsabilidad de las derrotas a los hombros del proletariado. Ninguno de ellos indica con precisión en qué condiciones el proletariado será capaz de realizar el vuelco socialista.

Si admitimos como cierto que la causa de las derrotas tiene sus raíces en las cualidades sociales del proletariado mismo, entonces la posición de la sociedad moderna tendrá que ser reconocida como desesperada. En condiciones de capitalismo en decadencia, el proletariado no crece ni numérica ni culturalmente. Por lo tanto, no hay motivos para esperar que en algún momento se eleve al nivel de las tareas revolucionarias. De manera totalmente diferente se le presenta el caso a quien ha aclarado en su mente el profundo antagonismo entre el impulso orgánico, profundo e insuperable de las masas trabajadoras de liberarse del caos sangriento capitalista, y el conservador, patriótico, absolutamente burgués carácter del liderazgo sindical sobrevivido. Debemos elegir una de estas dos tendencias irreconciliables. [11]

Ni Shachtman ni Burnham habían intentado analizar las consecuencias de sus perspectivas. Ni siquiera fueron capaces de predecir su propia trayectoria política de derecha y proimperialista, y mucho menos de prever el curso de la historia mundial. Su pensamiento político estaba guiado por el pragmatismo más vulgar, que consistía en improvisar respuestas políticas a partir de impresiones cotidianas de “la realidad de los hechos vivientes”, sin intentar ubicar los hechos a los que reaccionaban dentro del esencial contexto histórico mundial. Trotsky llamó la atención sobre su eclecticismo político.

Los líderes de la oposición separaron la sociología del materialismo dialéctico. Escindieron la política de la sociología. En el ámbito de la política, dividieron nuestras tareas en Polonia de nuestra experiencia en España; nuestras tareas en Finlandia de nuestra posición en Polonia. La historia se transforma en una serie de incidentes excepcionales; la política se transforma en una serie de improvisaciones. Tenemos aquí, en el pleno sentido del término, la desintegración del marxismo, la desintegración del pensamiento teórico, la desintegración de la política en sus elementos constitutivos. El empirismo y su hermano adoptivo, el impresionismo, dominan de arriba a abajo. [12]

En el curso de esta polémica, Trotsky, de una manera que ciertamente tomó por sorpresa a Burnhan y Shachtman, introdujo la cuestión de la lógica dialéctica en la discusión. Trotsky era, por supuesto, consciente del hecho de que Burnham descartaba la dialéctica por carecer de sentido; y que despreciaba a Hegel, a quien el pomposo profesor describió estúpidamente como “el archiembrollador del pensamiento humano del siglo muerto”. [13] En cuanto a Max Shachtman, no tenía ningún interés particular en asuntos relacionados con la filosofía y se declaró agnóstico en la relación del materialismo dialéctico con la política revolucionaria. En esta situación, no había nada artificial o caprichoso en el “giro filosófico” de Trotsky.

James P. Cannon, Martin Abern y Max Shachtman

El desarrollo de una perspectiva científica, necesaria para la orientación política de la clase obrera, requería un nivel de análisis, de una situación socio-económica y política compleja, contradictoria y, por tanto, rápidamente cambiante, que no se podía adquirir a partir de criterios de la lógica formal, diluida con el impresionismo pragmático. La ausencia de un método científico, a pesar de todas sus pretensiones de experiencia filosófica, encontró una cruda expresión en la forma en que el análisis de Burnham de la sociedad y las políticas soviéticas carecía de contenido histórico y se basaba en gran medida en descripciones impresionistas de fenómenos visibles en la superficie de la sociedad. El enfoque pragmático de sentido común de Burnham para los complejos procesos socioeconómicos y políticos era teóricamente inútil. Él contrastó la Unión Soviética existente con lo que pensaba, en términos ideales, que debería ser un Estado obrero genuino. No buscó explicar el proceso histórico y el conflicto de fuerzas sociales y políticas, a escala nacional e internacional, que subyacen a la degeneración.

Trotsky lo reprendió apropiadamente:

El pensamiento vulgar opera con conceptos tales como capitalismo, moral, libertad, Estado de los trabajadores, etc. como abstracciones fijas, asumiendo que el capitalismo es igual al capitalismo, la moral es igual a la moral, etc. El pensamiento dialéctico analiza todas las cosas y fenómenos en su cambio continuo, mientras se determina en las condiciones materiales de esos cambios ese límite crítico más allá del cual “A” deja de ser “A”, un Estado obrero deja de ser un estado obrero.

El defecto fundamental del pensamiento vulgar reside en el hecho de que desea contentarse con huellas inmóviles de una realidad que consiste en un movimiento eterno. El pensamiento dialéctico da a los conceptos, mediante aproximaciones más cercanas, correcciones, concretizaciones, riqueza y flexibilidad; incluso diría una suculencia que en cierta medida los acerca a los fenómenos vivos. No el capitalismo en general, sino un capitalismo dado en una etapa determinada de desarrollo. No un Estado obrero en general, sino un Estado obrero dado en un país atrasado en un cerco imperialista, etc.

El pensamiento dialéctico se relaciona con el pensamiento vulgar de la misma manera que una película se relaciona con una fotografía fija. La película no prohíbe la fotografía fija, sino que las combinan de acuerdo con las leyes del movimiento. La dialéctica no niega el silogismo, pero nos enseña a combinar los silogismos de tal manera que acerquemos nuestro entendimiento a la realidad eternamente cambiante. Hegel en su Lógica estableció una serie de leyes: cambio de cantidad en calidad, desarrollo a través de contradicciones, conflicto de contenido y forma, interrupción de la continuidad, cambio de posibilidad en inevitabilidad, etc., que son tan importantes para el pensamiento teórico como el silogismo simple para tareas más elementales. [14]

Trotsky pertenecía a esa rara categoría de escritores verdaderamente grandes que buscaban y eran capaces de expresar las ideas más profundas en un lenguaje accesible. Pero no logró la claridad a expensas de la profundidad intelectual. Más bien, la claridad es una manifestación de su dominio de las cuestiones teóricas esenciales.

También vale la pena señalar que este pasaje revela una sorprendente confluencia de la concepción de la lógica dialéctica de Trotsky y Lenin. En su Conspectus de la Ciencia de la Lógica de Hegel (que comprende una parte de los cuadernos de Lenin sobre filosofía publicados en el Volumen 38 de las Obras completas del líder bolchevique), Lenin, comentando sobre Hegel, escribió:

La lógica es la ciencia de la cognición. Es la teoría del conocimiento. El conocimiento es el reflejo de la naturaleza por parte del hombre. Pero esto no es una reflexión simple, inmediata, completa, sino el proceso de una serie de abstracciones, la formación y desarrollo de conceptos, leyes, etc., y estos conceptos, leyes, etc. (pensamiento, ciencia = “la Idea lógica”) abrazan condicionalmente, aproximadamente, el carácter universal gobernado por leyes de la naturaleza eternamente en movimiento y en desarrollo. Aquí hay en realidad, objetivamente, tres miembros: 1) naturaleza; 2) cognición humana = el cerebro humano (como el producto más elevado de esta misma naturaleza), y 3) la forma de reflejo de la naturaleza en la cognición humana, y esta forma consiste precisamente en conceptos, leyes, categorías, etc. El hombre no puede comprender = reflejar = reflejar la naturaleza como un todo, en su totalidad, en su “totalidad inmediata”, sólo puede acercarse eternamente a esto, creando abstracciones, conceptos, leyes, una imagen científica del mundo, etc., etc. [15]

En abril de 1940, la minoría rompió con el SWP y creó su “Workers Party” (Partido de los Trabajadores). Burnham permaneció en sus filas durante poco más de un mes. El 21 de mayo envió una carta de renuncia a la organización que había cofundado con Shachtman, en la que anunciaba su total y absoluto repudio al socialismo. Sacando las finales conclusiones de su rechazo del materialismo dialéctico, Burnham escribió: “De todas las creencias importantes que se han asociado con el movimiento marxista, ya sea en sus variantes reformista, leninista, estalinista o trotskista, prácticamente no hay ninguna que yo acepte en su forma tradicional”. [16] Al enterarse de la deserción del teórico de la oposición, Trotsky escribió a su abogado (y miembro del SWP) Albert Goldman: “Burnham no reconoce la dialéctica, pero la dialéctica no le permite escapar de su red. Está atrapado como una mosca en una red”. [17]

Tras su abandono del Workers Party, Burnham se movió rápidamente hacia la extrema derecha de la política burguesa, se convirtió en un defensor de la guerra nuclear preventiva contra la Unión Soviética y, poco antes de su muerte en 1987, recibió la Medalla de la Libertad por parte del presidente Ronald Reagan. La evolución de Shachtman fue más prolongada. Su “tercer campo” fue definido por el lema “Ni Washington ni Moscú”. Con el tiempo, Shachtman abandonó su prohibición de apoyar a Washington y se convirtió en un defensor de la Guerra Fría librada por Estados Unidos, que finalmente implicó un apoyo total a la invasión de Bahía de Cochinos en 1961 y, más tarde en la década, el bombardeo de Vietnam del Norte.

Continuará

[1] “El lugar de Trotsky en la historia”, en C. L. R. James and Revolutionary Marxism: Selected Writings of C.L.R. James 1939-49, ed . Scott McLemee y Paul Le Blanc (Chicago, 2018), pág. 93

[2] El caso de León Trotsky (Nueva York, 1968), pág. 291

[3] León Trotsky “ La URSS en guerra ”, En defensa del marxismo (Londres, 1971), p. 21

[4] “En vísperas de la Segunda Guerra Mundial”, Writings of Leon Trotsky 1939-40 (Nueva York, 1973), p. 17

[5] Ibíd, págs. 17-18.

[6] Ibíd, p. 25

[7] Ibíd, p. 26

[8] Ibíd, págs. 19-20.

[9] En defensa del marxismo, p. 4

[10] Ibíd, p. 11

[11] Ibíd, págs. 14-15.

[12] Ibíd, págs. 114-15.

[13] Ibíd, p. 236

[14] Ibíd, págs. 65-66.

[15] Obras completas de Lenin, volumen 38 (Moscú: 1961), p. 182

[16] Ibíd, p. 257

[17] Ibíd, p. 224

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de agosto de 2020)