Mientras las protestas contra la violencia policial continúan a través de los EE.UU.

Trump visita Kenosha para defender a policías y vigilantes asesinos

por Barry Grey
3 septiembre 2020

El presidente Donald Trump hizo una aparición en Kenosha, Wisconsin, el martes, mientras continuaban las manifestaciones contra la violencia policial tras el tiroteo policial del 23 de agosto contra Jacob Blake, un trabajador afroamericano de 29 años. La policía de Kenosha le disparó al desarmado Blake siete veces en la espalda, dejándolo paralizado de cintura para abajo.

En la víspera de la visita, otro hombre desarmado fue asesinado a tiros por la policía de los Estados Unidos, esta vez en Los Ángeles, provocando protestas en esa ciudad. Desde el 25 de mayo, día en que George Floyd fue brutalmente asesinado por un policía de Minneapolis, la policía de los Estados Unidos ha matado al menos a 235 personas. El ritmo de los asesinatos está en camino de superar las 1.000 este año, con casi tres personas muertas a tiros por la policía cada día.

Trump fue a Kenosha, una empobrecida ciudad del "cinturón del óxido" en un estado dirigido por los demócratas, para intensificar la campaña de orden público que ataca la protesta social y el socialismo y promueve la represión policial y la violencia de los vigilantes de la derecha que fue el tema de la Convención Nacional Republicana de la semana pasada. La estrategia de Trump y los republicanos en los dos últimos meses de la campaña presidencial es incitar a las fuerzas de la extrema derecha y celebrar las elecciones del 3 de noviembre en condiciones de violencia, inestabilidad política y amenaza de guerra civil.

El presidente Donald Trump escucha al sheriff del condado de Kenosha, David Beth, en el centro de operaciones de emergencia de la escuela secundaria Mary D. Bradford, el martes 1 de septiembre de 2020, en Kenosha, Wisconsin. El fondo del centro es el senador Ron Johnson, republicano de Wisconsin. (Foto AP/Evan Vucci)

Trump y los republicanos están tratando de hacer una amalgama entre la campaña demócrata de derecha de Joe Biden y Kamala Harris y los manifestantes de izquierda, a quienes la Casa Blanca demoniza como anarquistas criminales y saqueadores, de acuerdo con el objetivo de Trump de establecer una dictadura presidencial.

En una conferencia de prensa de la Casa Blanca celebrada el lunes, Trump defendió a Kyle Rittenhouse, el partidario de Trump de 17 años que se unió a una banda de vigilantes en la noche del 25 de agosto para enfrentarse a los manifestantes en Kenosha y disparó mortalmente a dos manifestantes pacíficos. Rittenhouse también disparó e hirió a un tercer manifestante.

La policía de Kenosha, tal como quedó grabado en el vídeo de su teléfono móvil visto por millones de personas, dio las gracias a los pistoleros fascistas, les dio agua y permitió que el pistolero con un rifle automático Rittenhouse atravesara las líneas de la policía después de su tiroteo y regresara a su casa en Illinois. Rittenhouse fue acusado posteriormente de homicidio en primer grado y se enfrenta a la extradición a Wisconsin.

Trump, sin embargo, dijo que Rittenhouse actuó en defensa propia y que de otra manera habría sido asesinado por los manifestantes. En la misma conferencia de prensa, defendió a los partidarios de Trump que condujeron una caravana de camiones al centro de Portland el sábado y dispararon bolas de pintura y gas pimienta contra los manifestantes. La provocación provocó la muerte a tiros de un activista de derecha en circunstancias que no están claras.

Los esfuerzos de Trump por proyectar una imagen de fuerza autoritaria durante su visita a Kenosha fueron desmentidos por las extraordinarias medidas de seguridad adoptadas para apartarlo de la población de la ciudad del medio oeste de 100.000 habitantes. Cientos de policías, ayudantes de sheriff y tropas de la Guardia Nacional patrullaron las calles, los helicópteros sobrevolaron la ciudad, se desplegaron vehículos blindados de gran tamaño y las zonas recorridas por Trump fueron bloqueadas por filas de gigantescos vehículos y camiones de construcción. Todo el tráfico de trenes de cercanías entre Kenosha y Chicago fue cortado.

Trump visitó un centro de gestión de emergencias, recorrió las pequeñas empresas dañadas por los disturbios que siguieron a la represión policial contra los manifestantes y celebró una mesa redonda de una hora de duración con funcionarios de la policía local y estatal y de la Guardia Nacional. También se contó con la presencia del fiscal general William Barr y el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional Chad Wolf. El gobernador demócrata Tony Evers y el alcalde John Antaramian, que habían instado públicamente a Trump a no acudir a la ciudad, no estuvieron presentes.

En el transcurso de la mesa redonda, o en las preguntas dispersas de los periodistas que siguieron, no se mencionó el asesinato de los vigilantes en Kenosha. En sus divagaciones, Trump alabó repetidamente el "gran trabajo" de la policía y las tropas de la Guardia Nacional en Kenosha e hizo una condena general de los manifestantes como anarquistas, saqueadores y alborotadores. Dijo que las manifestaciones en Kenosha no eran "actos de protesta pacífica, sino realmente terror interno".

Trump una vez más presentó a Biden como un caballo de acecho para los "temerarios políticos de extrema izquierda" que retratan a la policía como "represiva o racista".

Cuando un periodista le preguntó si condenaría el tiroteo de Blake, Trump le dio una coartada al policía, el veterano de siete años Rusten Shesky, diciendo que el caso era "complicado" y "estaba siendo investigado". Repitió una declaración que había hecho la noche anterior en una entrevista con la presentadora de Fox News Laura Ingraham, diciendo que los policías que dispararon a civiles desarmados en muchos casos "se asfixiaron", como un golfista que falló un putt de tres pies.

El fiscal general Barr denunció la "violencia de la turba" y afirmó que las protestas en Kenosha fueron organizadas por "las mismas personas que utilizan las mismas tácticas que se han utilizado en varias ciudades —Washington DC, Atlanta, Chicago, ahora Kenosha y Portland".

Dijo que los funcionarios federales y estatales estaban revisando todos los videos de las miles de protestas desde mayo pasado para identificar a las personas que lanzaron piedras o llevaron a cabo actos de vandalismo, y añadió: "El gobierno federal está dispuesto a utilizar todas nuestras herramientas y todas nuestras leyes para llevar a estas personas a la justicia". No dijo nada sobre los vigilantes de derecha, pro-Trump que no sólo han atacado a los manifestantes, sino que hasta la fecha han matado al menos a tres de ellos.

A pesar del intento de proyectar la imagen del gran y todopoderoso "líder", la mesa redonda, totalmente aislada de la población, incluyendo la familia de Blake, tenía el carácter de una reunión bajo asedio. La administración Trump y toda la clase dirigente están petrificadas ante el crecimiento de la oposición social. Temen que el creciente número de muertes por la pandemia del coronavirus y la creciente oposición de la clase trabajadora a las mortíferas campañas de regreso al trabajo y a la escuela puedan significar la desaparición del sistema capitalista.

En un comentario contundente, Trump señaló en un momento dado las muchas agencias policiales y militares representadas en la reunión y brotó, "Incluso yo. Estoy aquí hoy y me siento tan seguro".

Trump expresó aún más el estado de miedo que se apoderó de la élite gobernante en su entrevista del lunes por la noche con Ingraham, durante la cual habló de "fuerzas oscuras" y de un "grupo de gente en la sombra" que estaban detrás de las protestas masivas y que controlaban a Biden "como una marioneta".

En un momento dado le dijo a Ingraham: "Biden no va a calmar las cosas. Ellos se harán cargo. Ellos habrán ganado... Ellos habrán tomado nuestras ciudades. Es una revolución. Usted entiende eso, es una revolución".

La mayor ventaja que tienen Trump y la facción fascistizante de la clase dirigente de la que habla es su oposición política nominal —el Partido Demócrata. Este partido de derecha del imperialismo americano no es menos hostil y temeroso de un movimiento de masas de la clase obrera. La campaña de Biden expresa el movimiento cada vez más rápido del Partido Demócrata hacia la derecha.

La convención demócrata se centró en dos cosas: la búsqueda de dividir a la clase obrera mediante la promoción de políticas raciales y de identidad, y la petición de apoyo a los militares, las agencias de inteligencia, Wall Street y los republicanos descontentos. No propuso ningún programa social para hacer frente al desempleo masivo y la próxima ola de desalojos y el crecimiento del hambre, después de que los demócratas conspiraron con los republicanos para poner fin al suplemento federal de desempleo de 600 dólares.

Apenas mencionó las campañas de regreso al trabajo y a la escuela, que los demócratas apoyan con pleno conocimiento de que el resultado será un aumento exponencial de infecciones y muertes. No decía prácticamente nada sobre el rescate multimillonario de Wall Street en la Ley CARES, por la que los demócratas votaron casi unánimemente, o el continuo bombeo de dinero en el mercado de valores por parte de la Reserva Federal.

La respuesta de Biden a la convención republicana y a la demagogia de la ley y el orden de Trump es moverse más a la derecha y declarar sus propias credenciales de ley y orden. El lunes, dio su primer discurso desde la convención, cuya pieza central fue una denuncia inequívoca de saqueo e incendio provocado, y la demanda de que los manifestantes que se involucren en tales cosas sean procesados.

Su argumento básico fue que él es el hombre para suprimir la violencia, ya sea de izquierda o de derecha, y mantener a EE.UU. "a salvo". Combinó este intento de atacar a Trump desde la derecha por la ley y el orden con un ataque a Rusia, basado en la afirmación inventada de las recompensas rusas contra las tropas de EE.UU. en Afganistán, una continuación de los ataques de los demócratas a Trump por ser demasiado "suave" con Rusia y China.

Incluso esto, sin embargo, no es suficiente para el New York Times, que publicó una columna de opinión el martes por Brett Stephens declarando que el discurso de Biden sobre la ley y el orden no es suficientemente de derechas. Stephens escribió: "Él puede gritar públicamente la fealdad de la extrema izquierda (no sólo la violencia) la próxima vez que lo vea. Puede visitar a las personas que han tenido sus negocios quemados hasta los cimientos en Kenosha y decirles que sus quejas serán escuchadas, y su propiedad protegida, en una administración Biden. Incluso puede llamar a la familia del activista de derecha asesinado el sábado en Portland".

La clase obrera se enfrenta a inmensos peligros por los esfuerzos de la élite gobernante para cultivar un movimiento fascistizante y crear las condiciones para una dictadura policial-militar, a pesar del inmenso poder social de los trabajadores y su creciente radicalización hacia la izquierda. Sin embargo, ese peligro no se centra en ninguna fuerza inherente de Trump y compañía, sino más bien en el peso muerto del Partido Demócrata y de todos los que tratan de canalizar la oposición social detrás de él.

La lucha contra Trump requiere una ruptura total con el Partido Demócrata y la construcción de un movimiento socialista independiente de masas de la clase obrera. Este es el programa por el que luchan el Partido Socialista por la Igualdad y sus candidatos para el 2020, Joseph Kishore para presidente y Norissa Santa Cruz para vicepresidenta. Todos aquellos que estén de acuerdo con la lucha por el socialismo deben apoyar la campaña y unirse al PSI.

El autor también recomienda:

Trump respalda la violencia de la derecha en Kenosha y Portland
[2 setiembre 2020]

Trump incita violencia de vigilantes contra protestas pacíficas en Wisconsin
[1 setiembre 2020]

Crisis social, lucha de clases y las elecciones de 2020
[31 agosto 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de setiembre de 2020)