El fabricante brasileño de aviones Embraer recorta 2.500 empleos

por Tomas Castanheira
9 septiembre 2020

El jueves pasado, el fabricante de aviones Embraer anunció el despido de 2.500 trabajadores en Brasil, incluidos 900 despidos directos y otros 1.600 a través de programas de despido voluntario. Los trabajadores de São José dos Campos, el principal centro de la empresa en Brasil, se declararon en huelga el mismo día.

El recorte corresponde al 12,5 por ciento de los 20.000 trabajadores empleados por Embraer a nivel mundial. En Brasil, donde tiene su sede la empresa transnacional, emplea a 16.000.

El ataque a los trabajadores brasileños es parte de una ola internacional de despidos masivos que ha tenido un profundo impacto en el sector de la aviación. Otras grandes empresas de la industria han realizado recortes masivos de empleos en proporciones similares a las llevadas a cabo por Embraer.

Boeing, con sede en Estados Unidos, que en mayo de este año canceló un acuerdo para comprar una parte sustancial de Embraer, anunció en abril planes para recortar el 10 por ciento de sus aproximadamente 160.000 empleados, principalmente en Estados Unidos. En las últimas semanas, ha declarado que los despidos serán mayores de lo anunciado anteriormente. Airbus anunció un plan de reestructuración que implica la reducción de 15.000 puestos de trabajo en todo el mundo, 5.000 de ellos en Francia, 5.100 en Alemania y 1.700 en el Reino Unido.

Bolsonaro en la entrega del avión KC-390 a la Fuerza Aérea Brasileña, 2019 (Crédito: FAB)

Las aerolíneas también están preparando despidos masivos. American Airlines, la compañía más grande de la industria, ha anunciado que despedirá a "al menos" 40.000 trabajadores, más de la mitad de los cuales ya han entrado en programas de compra. Lufthansa, con sede en Alemania, anunció la reducción de 22.000 puestos de trabajo. En Brasil, los trabajadores de Latam protestaron recientemente contra unos 3.000 despidos.

Las empresas se vieron afectadas por la interrupción de los viajes aéreos como resultado de la pandemia COVID-19. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), en un informe publicado en junio, estimó una pérdida de $84 mil millones para la industria del transporte aéreo mundial para 2020, y lo declaró como el "peor año en la historia de la aviación".

En su comunicado oficial sobre los despidos, Embraer afirma haber tenido, en el primer semestre de 2020, una disminución del 75 por ciento en su entrega de aviones y una pérdida de 2.95 mil millones de reales (alrededor de US $560 millones), que atribuye en parte a la fracaso de sus negociaciones con Boeing. Citó una "falta de expectativa de la recuperación del sector del transporte aéreo en el corto y mediano plazo".

La masacre de empleos que se lleva a cabo a nivel mundial contra la clase trabajadora contrasta fuertemente con los paquetes de rescate estatales multimillonarios para estas empresas, que garantizan los ingresos de una oligarquía financiera parasitaria.

Solo en los Estados Unidos, la ley CARES ha asignado 50 mil millones de dólares a la industria de las aerolíneas. En Francia, se destinaron 15 mil millones de euros al rescate de Air France y Airbus. En Brasil, Embraer recibió un préstamo de R$3 mil millones (alrededor de US$ 570 millones) de un consorcio de bancos coordinado por el Banco Nacional de Desarrollo Económico (BNDES).

Los intereses capitalistas están garantizados internacionalmente no solo por los gobiernos burgueses, sino también por los sindicatos corporativistas que juegan un papel central en impulsar los planes de despido masivo.

En Francia, el sindicato liderado por Force Ouvrière (Fuerza Obrera, FO) ha apoyado los recortes de puestos de trabajo en Airbus oponiéndose únicamente a los “despidos forzosos”, exigiendo que se lleven a cabo mediante planes de compra. Sobre todo, exigió la canalización de recursos estatales a la empresa, argumentando que tiene más posibilidades de recuperarse que sus competidores, en particular Boeing.

La misma línea esencial está siendo impulsada por el Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de São José dos Campos (SMSJC) en respuesta a los despidos en Embraer. El SMSJC ha sido controlado durante décadas por los morenistas del Partido Socialista Obrero Unificado (PSTU), que ha presidido un declive prolongado de las condiciones que enfrentan los trabajadores a los que pretende representar, que, además de Embraer, incluye a General Motors y otras grandes compañías.

Mientras promueve una huelga para aliviar la presión de la ira de los trabajadores de Embraer, el sindicato prepara el terreno para aceptar los despidos. El dirigente sindical de Embraer, Herbert Claros, criticó a la empresa por no haber negociado previamente los despidos con el sindicato, comparándolo con una venta de autos, en la que “no se impone su precio”.

Claros afirmó: “Los trabajadores de Embraer saben que en las últimas tres negociaciones sobre las adquisiciones la empresa se ha forzado y ha presentado solo sus propias propuestas. El sindicato intentó implementar al menos una cláusula: garantizar la estabilidad de quienes no se adhirieron a las adquisiciones. ... ¿No hacemos tratos con otras empresas? El ejemplo principal es General Motors, donde el sindicato llegó recientemente a un acuerdo sobre despidos, sobre adquisiciones".

Dando una cobertura pseudoradical a esta política corporativista y tratando de desviar un enfrentamiento de los trabajadores contra los intereses de lucro de la empresa, el sindicato centra su fuego en la supuesta incompetencia de la dirección de Embraer. El principal lema que avanza la PSTU es la “renacionalización” de la empresa.

Detrás de esta consigna, que nada tiene que ver con el socialismo, el PSTU busca subordinar a la clase obrera a la burguesía nacionalista y al ejército brasileño. Poco después del fracaso de las negociaciones con Boeing, los morenistas lanzaron un manifiesto chovinista bajo el título “Un Embraer para los brasileños. Renacionalizar, ahora".

El manifiesto afirma que Embraer "tiene el orgullo de ser un logro del esfuerzo y la competencia brasileños ... la acumulación de cinco décadas de fuertes inversiones, que le permitió a Brasil figurar entre el selecto grupo de naciones que tienen la capacidad de desarrollar aviones".

Esta es una defensa abierta de la dictadura militar brasileña. Embraer fue creada por la Fuerza Aérea Brasileña en 1969, en el apogeo del reinado de terror del régimen. El hecho de que fuera impulsado por el Estado brasileño, que poseía el 51 por ciento de sus acciones y controlaba su gestión, no cambia el hecho de que estaba completamente orientado al lucro capitalista y a los intereses reaccionarios de la burguesía brasileña, subordinada al imperialismo estadounidense.

El manifiesto atacaba el intento de vender Embraer a Boeing como un acuerdo que "beneficiaría principalmente a la empresa estadounidense ... en detrimento de los intereses estratégicos de la nación brasileña". E insistió en que “defender su renacionalización, ahora, es deber de los brasileños que sueñan y luchan por un país soberano consciente de su poder”.

Sobre la base de esta política ultranacionalista, obtuvieron el apoyo de una amplia gama de políticos y sindicatos burgueses. Esta alianza se celebró en un acto al que asistieron los principales dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT), el Partido Comunista Maoísta de Brasil (PCdoB) y el Partido Laborista Democrático (PDT).

En este sórdido evento, el PSTU dejó en claro que los “intereses estratégicos de la nación brasileña” que defienden no tienen nada en común con los intereses de la clase trabajadora; más bien, se basan en su intensa explotación.

Defendiendo la competitividad de la empresa en el mercado global, el especialista en economía del PSTU, Gustavo Machado, declaró: “Esta supuesta crisis que atraviesa Embraer no tiene nada que ver con su desempeño. La empresa tiene un patrimonio neto muy superior al de sus competidores Airbus, Boeing, Bombardier. Tiene una tasa de beneficio superior a la tasa de beneficio del mercado".

La rentabilidad de la empresa elogiada por el PSTU es producto de una serie de despidos, recortes salariales y una intensificación de la explotación de los trabajadores que resultó del proceso de privatización de la empresa en 1994. Aunque ahora atacan el proceso de privatización como un golpe contra la "intereses nacionales", los morenistas ensalzan los resultados de sus efectos destructivos sobre los trabajadores.

El PSTU sostiene que para competir con sus rivales globales, Embraer necesita un financiamiento sustancial del Estado brasileño, “especialmente frente a la crisis que vivimos hoy con la parálisis de gran parte del sector de la aviación comercial y competidores que están emergiendo con fuerte aporte del Estado”, dijo Machado. Señaló que Boeing tiene una parte importante de sus ingresos vinculada a "asociaciones con el gobierno de Estados Unidos, especialmente en defensa y seguridad". La sugerencia, claramente, es que Embraer debería disfrutar de "asociaciones" similares.

La planta de Embraer en São Paulo. (Crédito: Ministerio de Defensa)

El PSTU no oculta en modo alguno este llamamiento a los militares. Su evento se cerró con un llamado a los militares brasileños, especialmente a la Fuerza Aérea, que defienden la “soberanía nacional” y creen en el “proyecto Embraer”.

Este llamado está alineado con las crecientes demandas de los militares en el gobierno del fascistizante presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de mayor financiamiento. Recientemente, el Ministerio de Defensa exigió un aumento del 37 por ciento en el presupuesto militar “para financiar proyectos considerados prioritarios, como la compra de aviones de combate, lanzacohetes y submarinos de propulsión nuclear”.

La Política de Defensa Nacional (PND) y la Estrategia de Defensa Nacional (END), publicadas este año, presentan la demanda de aumento de los fondos militares junto con la previsión de un escenario mundial marcado por la “rivalidad entre estados”. Esta es una clara respuesta de la clase dominante brasileña a la escalada de las tensiones geopolíticas internacionales, fuertemente impulsada por la política estratégica de Washington basada en la "competencia entre las principales potencias".

La creciente intervención estadounidense en América Latina ha arrastrado a Brasil a un papel militar cada vez más directo en la región. En su último viaje a Estados Unidos en marzo, Bolsonaro firmó un acuerdo militar para impulsar la venta de armas brasileñas al Pentágono. Las discusiones que involucran el acuerdo estaban completamente conectadas con el apoyo de Brasil a las operaciones de cambio de régimen lideradas por Estados Unidos en Venezuela.

El intento del sindicato PSTU de someter a los trabajadores a los intereses del Estado brasileño y sus militares tiene un carácter absolutamente reaccionario. Esta política no representa la defensa del trabajo o las condiciones de los trabajadores, sino que exige sacrificios cada vez mayores en nombre de la ganancia capitalista.

Los trabajadores de Embraer deben unirse a sus compañeros de todo el mundo para defender sus trabajos y condiciones de vida, promoviendo una lucha incansable contra la oligarquía capitalista que controla las corporaciones transnacionales. Su riqueza multimillonaria debe ser expropiada y reorientada para atender las necesidades sociales, ante todo la lucha contra la pandemia de COVID-19, garantizando el salario de todos los trabajadores.

El estudio de la prolongada lucha del Comité Internacional de la Cuarta Internacional contra el revisionismo y la construcción de partidos revolucionarios en Brasil y en toda América Latina a partir de esta experiencia, son esenciales para derrotar los intentos de traicionar a la clase trabajadora y llevarla a la victoria.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de septiembre de 2020)