La huelga de estudiantes de posgrado de la Universidad de Michigan: un importante paso adelante para los trabajadores y estudiantes

por Matthew Brennan y Luke Galvin
10 septiembre 2020

El martes por la mañana, aproximadamente 1,000 trabajadores-estudiantes de posgrado de la Universidad de Michigan se declararon en huelga en oposición a las peligrosas condiciones de salud y trabajo a las que se ven obligados a regresar en el campus en medio de la creciente pandemia de COVID-19.

La huelga es parte de la creciente oposición entre los trabajadores y estudiantes de todo el país que enfrentan la misma política criminal e imprudente de “volver al trabajo” que llevan a cabo las administraciones universitarias y escolares, las grandes corporaciones y ambos partidos políticos.

Los miembros de la Organización de Empleados de Posgrado (GEO, siglas en inglés) de la Universidad de Michigan votaron abrumadoramente a favor de la huelga, con al menos el 80 por ciento votando a favor de una huelga durante el fin de semana. Esto se produce a pesar de la intimidación beligerante de los administradores universitarios, que rechazaron las demandas de los estudiantes-trabajadores de posgrado. Los administradores afirmaron que la huelga viola las leyes estatales y contractuales y se están preparando para “continuar las operaciones, incluidas las clases”.

Trabajadores de posgrado en huelga en la Universidad de Michigan (crédito: GEO/www.facebook.com/geo3550)

La huelga se produce en medio de la política nacional de “regreso a las aulas” en los campus universitarios y universitarios, así como en las fábricas y las escuelas de kínder a doceavo año, que pone innecesariamente en peligro decenas de millones de vidas a través de la exposición al mortal virus COVID-19. Más de 50 millones de estudiantes de kínder a doceavo año y más de 20 millones de estudiantes universitarios se ven obligados a regresar a las aulas de una forma u otra.

Desde que reabrieron las universidades a fines del verano, se han documentado más de 51,000 casos positivos en más de 1,000 campus en todo Estados Unidos, con 35,000 casos en las últimas tres semanas, según el New York Times. Más de 100 universidades han reportado más de 100 casos. Hasta el momento se han reportado al menos 60 muertes.

En la Universidad de Michigan, están comenzando a aparecer informes de brotes en varios dormitorios esta semana. Ha habido 58 casos positivos solo en las últimas dos semanas. Se han reportado extraoficialmente al menos cinco muertes entre el personal en el campus durante la pandemia.

El GEO actualmente exige un mejor testeo y rastreo de contactos, un derecho universal a trabajar de forma remota sin papeleos, un subsidio de cuidado para padres y cuidadores, una subvención de emergencia incondicional de $2,500 y congelación de alquileres, todo lo cual la administración rechazó como financieramente inviable, lo que llevó a el voto de huelga. Más de 1.800 estudiantes de posgrado firmaron la carta abierta en la que GEO publicó sus demandas, indicando su hambre de luchar contra las políticas homicidas de regreso a las aulas de la administración de la UM.

La huelga obtuvo de inmediato un apoyo amplio y fuerte entre los estudiantes y el personal. Las publicaciones en las redes sociales de los trabajadores-estudiantes en huelga han recibido un apoyo abrumador de los estudiantes en el campus y en todo el país, así como de otros sectores de trabajadores.

Alex, un estudiante de primer año, le dijo al WSWS: “La huelga es sumamente emocionante para mí. Los apoyo y me uniré al piquete de huelga mañana a las 5 am. Hay un apoyo importante para los estudiantes de posgrado por parte de los estudiantes de grado y la comunidad.

“Mi temor es que, si hubiera un brote serio, los oficiales universitarios ni siquiera nos dejen irnos. Quizás nos obligarían a quedarnos en los dormitorios. Cuando llegamos, solo nos dieron dos mascarillas, que eran tan delgadas que podrías soplar una candela”.

Otro estudiante de grado le dijo al WSWS, “La Universidad de Michigan está actuando más como un negocio. Aumentaron la matrícula durante el verano. Nos ven más como mercancías que como estudiantes. También ven a los estudiantes de posgrado de la misma manera”.

En Facebook, un investigador escribió: “He estado trabajando de forma presencial en el laboratorio todo el verano y trabajé haciendo monitoreos de COVID en las entradas de varios edificios de investigación como Michigan Medicine. La universidad verdaderamente no ha implementado protecciones. No tenemos pruebas generalizadas, un ‘centro de llamadas sobre cumplimiento’ de medidas de COVID 24/7 que no contestó cuando llamé hoy, y los asistentes de las residencias para alumnos de grado no tienen suficiente equipo de protección personal y les están diciendo en sus capacitaciones en línea que no apliquen la política de ‘nada de visitantes’ a los dormitorios ‘al menos que alguien se queje’, a pesar de que les aseguran a los estudiantes que esta es una de las medidas para protegerlos”.

El martes por la noche, el Gobierno Central de Estudiantes (CSG) de la UM, que representa a los casi 30,000 estudiantes de grado, aprobó por unanimidad una resolución para apoyar a los estudiantes de posgrado en huelga. La resolución denuncia y tilda de “reprensible” la declaración de la huelga como ilegal por parte de la administración y pide a los estudiantes que no crucen las líneas de piquete.

Se formaron algunas líneas de piquete cerca de los sitios de construcción alrededor del campus. En una expresión crítica de solidaridad de clase, los trabajadores eléctricos y de la construcción se negaron a cruzar las líneas de piquete estudiantil el martes por la mañana.

La huelga también refleja una creciente oposición abierta entre los estudiantes universitarios a las políticas homicidas de “regreso al campus”. Los estudiantes de la Universidad de Iowa, un epicentro del aumento de COVID-19, han lanzado una serie de protestas. Estas incluyen un paro a gran escala de casi 1,000 estudiantes, tomando licencias por enfermedad, y una carta abierta publicada ayer en respuesta a la reapertura imprudente ordenada por su administración.

Los estudiantes que redactaron la carta abierta de la Universidad de Iowa exigieron que se opte por las clases completamente en línea, afirmando que también hay un amplio apoyo de los profesores y el personal, y expresaron su indignación por la revelación de que cada clase tenía al menos un estudiante infectado y varios tenían una tasa de infección de más del 10 por ciento. Sin duda, estos sentimientos están creciendo en cientos de campus universitarios en todo el país.

La huelga en la Universidad de Michigan puede ser el punto de inflexión para el desarrollo de amplias acciones de huelga, no solo en los campus, sino en todos los sectores de la clase trabajadora que enfrentan condiciones laborales peligrosas. Por esta razón, sobre todo, es fundamental que la huelga en sí se amplíe y se conecte a la creciente oposición entre estudiantes y trabajadores.

Uno de los aspectos más críticos de esta lucha será que los estudiantes-trabajadores de posgrado entiendan el papel de los sindicatos. No pueden dejarse engañar por las falsas afirmaciones de la American Federation of Teachers (AFT), con la que está afiliado el GEO, o si vamos al caso de la National Education Association (NEA), el United Auto Workers ( UAW) o cualquiera de los otros sindicatos vetados por el Estado que “representan” a los educadores.

Amargas experiencias han demostrado lo contrario: la AFT y los otros sindicatos han pasado décadas confabulando con los funcionarios estatales y distritales para socavar sistemáticamente las condiciones de los maestros, el cierre de escuelas, los recortes presupuestarios y la privatización de escuelas. Esto también incluye las traiciones recientes de las luchas de los estudiantes de posgrado en la Universidad de California, la Universidad de Chicago (donde los estudiantes de posgrado se desafiliaron de la AFT) y la Universidad de Columbia.

A pesar de la enorme oposición que existe entre los maestros a la campaña de regreso al trabajo, la AFT no ha hecho nada para movilizar este apoyo amplio detrás de los huelguistas de la UM.

Los estudiantes de posgrado deben organizar un comité de huelga de base, que responda a los trabajadores universitarios, no a los sindicatos ni el Partido Demócrata, para librar una verdadera lucha contra el retorno mortal a la educación presencial.

En cambio, lo que se necesita es un giro hacia la clase obrera por medio de una contraofensiva política independiente contra los partidos de la clase dominante y los sindicatos vinculados a ellos. Los estudiantes, el personal y la facultad de la Universidad de Michigan deben unirse tanto con sus homólogos de otras universidades y escuelas como con la clase trabajadora en su conjunto. Deben crear comités de seguridad de base, que ya se están expandiendo por todo EE.UU. e internacionalmente. Este es el único camino viable para los estudiantes, el personal y los profesores que enfrentan el embate de la campaña de regreso al trabajo de la clase dominante. Es el camino del socialismo.

El Partido Socialista por la Igualdad insta a los maestros, padres y estudiantes preocupados por la rápida propagación del COVID-19 en las escuelas a inscribirse para la próxima reunión del Comité de Seguridad de base de Educadores, que se llevará a cabo este sábado 12 de septiembre, a las 3 pm hora del este de EE.UU.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de septiembre de 2020)