Dos décadas de "guerra contra el terrorismo" de EE.UU. responsable de desplazar al menos a 37 millones de personas y matar a 12 millones

por Jacob Crosse
11 septiembre 2020

En un asombroso nuevo informe, del que es coautor el profesor David Vine del Instituto Watson de la Universidad de Brown, se estima, de manera conservadora, que 37 millones de personas, equivalentes a toda la población del Canadá, se han visto obligadas a huir de su país de origen, o se han visto desplazadas internamente dentro de él por casi dos décadas de interminable guerra imperialista de los Estados Unidos.

El análisis, publicado por el Costs of War Project (Proyecto sobre los costos de la guerra), trató de cuantificar por primera vez el número de personas desplazadas por las operaciones militares de los Estados Unidos desde que el presidente George W. Bush declaró una "guerra mundial contra el terrorismo" en septiembre de 2001, tras los todavía inexplicados ataques contra el World Trade Center de Nueva York y el Pentágono.

El profesor Vine y sus coautores señalan que los 37 millones de desplazados es una "estimación muy conservadora", con el número real de personas desplazadas desde septiembre de 2001, "más cercano a los 48-59 millones". Eso es tanto o más que todas las personas desplazadas en la Segunda Guerra Mundial y, por lo tanto, más que cualquier otra guerra en el último siglo. Es difícil articular los niveles de miseria, pobreza, penurias, luchas, dolor y muerte que sufrieron sociedades enteras y que sufrieron millones de personas.

El último informe de Costs of War se centró en ocho países que han sido objeto de importantes operaciones militares estadounidenses: Afganistán, Pakistán, Yemen, Somalia, Filipinas, Iraq, Libia y Siria.

Los dos países con el mayor número de personas desplazadas fueron Iraq y Siria, cuyas poblaciones han sufrido durante decenios a causa de las operaciones destinadas a cambiar de régimen dirigidas por los Estados Unidos y las ocupaciones militares iniciadas por las administraciones tanto republicana como demócrata. Los autores estiman que 9,2 millones de personas en Iraq y 7,1 millones en Siria han sido desplazadas respectivamente, en ambos casos aproximadamente el 37 por ciento de la población de antes de la guerra.

Los autores tuvieron cuidado de señalar que sólo contaron los refugiados y desplazados sirios después de 2014, a pesar de que los grupos terroristas financiados y abastecidos por los Estados Unidos, como el Frente Al Nusra, afiliado a Al Qaeda, el Estado Islámico y otras agrupaciones islamistas, empezaron a operar contra el gobierno sirio ya en 2011. Si se incluyen las cifras de los tres años anteriores, las estimaciones superan los 11 millones.

Somalia, donde las fuerzas estadounidenses han estado operando desde 2002, tiene el mayor porcentaje de personas desplazadas con el 46 por ciento del país o casi 4,2 millones de personas desplazadas.

A lo largo de la "guerra contra el terrorismo", los autores estiman que entre 770.000 y 801.000 civiles y combatientes de todos los bandos han muerto en Afganistán, Iraq, Siria, Pakistán y Yemen desde que las fuerzas estadounidenses comenzaron sus operaciones militares en esos países. El número de "muertes indirectas", es decir, aquellos que no se confirmó que murieron por el armamento militar, pero que murieron debido a la falta de atención médica, infraestructura o alimentos como resultado de las operaciones militares de EE.UU., los embargos y bloqueos pueden superar los 3,1 millones, aunque los autores señalaron que las estimaciones creíbles superan los 12 millones.

Si bien el número es menor, se estima que también han muerto 6.100 militares y contratistas estadounidenses desde la invasión del Afganistán en 2001. Si se incluyen las muertes de los Estados Unidos en el Iraq, Siria, el Pakistán, el Yemen y las docenas de países africanos en los que el ejército de los Estados Unidos ha estado librando guerras secretas y encubiertas durante años, el número de muertos aumenta a aproximadamente 15.000.

Destrozados mental y físicamente por el trauma de la guerra, cientos de miles de veteranos estadounidenses han regresado con horribles heridas físicas y mentales, desde amputaciones y quemaduras hasta trastornos de estrés postraumático y lesiones cerebrales traumáticas. En 2018, 1,7 millones de veteranos han informado de una discapacidad relacionada con su despliegue.

Las horribles cifras son una acusación condenatoria del sistema capitalista, la fuente de la guerra y el conflicto imperialista. Desde la caída de la URSS en 1990-1991, la clase dominante estadounidense se ha embarcado en un esfuerzo interminable por revertir por medios militares la prolongada erosión de su posición económica mundial dominante y evitar cualquier desafío a la hegemonía estadounidense en Eurasia, África y el Pacífico.

A pesar de las recientes declaraciones del presidente Donald Trump, en las que intentó hacerse pasar por opositor de los "altos mandos del Pentágono" que simplemente "luchan en las guerras para que todas esas maravillosas empresas que fabrican las bombas... se mantengan felices", el informe ilustra que, lejos de poner fin a las guerras ilegales de los Estados Unidos o de recortar los gastos militares, la administración de Trump ha continuado las agresivas operaciones de cambio de régimen, iniciadas bajo la administración de Obama-Biden, en Libia y Siria, y ha acelerado las campañas de bombardeo en Afganistán y Somalia.

Además de las interminables guerras en Asia central, Trump ha ampliado el alcance de la "guerra contra el terrorismo" para incluir grandes franjas de África con más de 6.000 soldados repartidos en 22 países. En total, unos 80 países están ahora ocupados por más de 800 bases, aeródromos, sitios negros y puestos de vigilancia militar privados de los Estados Unidos, cuyo mantenimiento cuesta más de $50 mil millones al año.

Trump también ha continuado la ocupación militar estadounidense de Filipinas, concretamente de las islas meridionales de Mindanao, donde hasta 6.000 fuerzas especiales y "asesores militares" de los Estados Unidos han participado en una campaña de cuatro décadas de duración para erradicar a los "terroristas" y los "contrainsurgentes". En 2017, las fuerzas estadounidenses lucharon junto con el ejército filipino, proporcionando armas, entrenamiento y reconocimiento aéreo, lo que condujo a la destrucción de la ciudad histórica de Marawi, desplazando a casi 200.000 personas.

Desde que asumió la presidencia, Trump se ha jactado en repetidas ocasiones de haber "repuesto" el ejército "agotado" de los Estados Unidos bajo su vigilancia. Con la ayuda de los demócratas en el Congreso, Trump ha aumentado el presupuesto militar de EE.UU. cada año en el cargo, incluyendo la firma de un monstruoso presupuesto de $738 mil millones para el año fiscal 2020, un aumento del 5,3 por ciento con respecto al año anterior. El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo estima que los ingresos por ventas de armas de los cinco principales especuladores bélicos de EE.UU., Lockheed Martin, Boeing, Raytheon, Northrop Grumman y General Dynamics, aumentaron en un 30 por ciento entre 2015 y 2019.

Mientras que la administración de Trump se ha negado a publicar un resumen mensual del poderío aéreo desde febrero de 2020, el Comando Central de los Estados Unidos declaró a principios de este año que los aviones de guerra estadounidenses lanzaron 7.423 bombas sobre Afganistán en 2019, más que ningún otro año desde 2006. Desde que Trump asumió el cargo, Afganistán, con unos 5,3 millones de desplazados desde 2001, ha sido testigo del lanzamiento de más de 20.000 bombas estadounidenses sobre el país, incluido el despliegue criminal de la Explosión Aérea de Artillería Masiva ( vídeo ), la bomba más destructiva utilizada en combate desde los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

Parafraseando a León Trotsky, el capitalismo ha convertido regiones enteras del mundo en una asquerosa prisión, con millones de refugiados obligados a vivir en escuálidos campos de refugiados, plagados de enfermedades y explotación. La gran mayoría de los que huyen de los desalojos, las amenazas de muerte y la limpieza étnica, perpetuados por la violencia sectaria impulsada por los Estados Unidos en países como el Iraq, Siria y Somalia, no son soldados ni "terroristas radicales", sino jóvenes desempleados, madres solteras y niños no acompañados.

Las restricciones mundiales a los viajes debido a la pandemia de COVID-19 han obligado a quienes huyen del conflicto instigado por los Estados Unidos a buscar refugio en su propio país, lo que ha dado lugar a millones de desplazados internos. Basándose en su estimación conservadora de los 37 millones de desplazados totales, los autores estiman que ocho millones de personas se han visto obligadas a huir a través de las fronteras internacionales como refugiados y solicitantes de asilo, lo que equivale a toda la población de Virginia, mientras que 29 millones, más que todo el estado de Texas, han sido desplazados internamente.

Miles de personas han muerto intentando huir de las zonas de guerra mientras las potencias imperialistas de Europa y América libran guerras por poder en toda África y Asia con el fin de asegurarse mercados y recursos para su explotación. La Unión Europea ha adoptado una política de asesinatos en masa, negándose a aceptar a los refugiados que huyen de Libia y Siria a través del Mar Mediterráneo, lo que ha provocado más de 20.000 muertes por ahogamiento entre 2014 y 2020, según statista.com.

Una administración demócrata liderada por el ex vicepresidente Joe Biden no podría revertir estas horribles tendencias. Como repitieron los ex funcionarios de la administración Obama durante la convención demócrata del mes pasado—que contó con un grupo de criminales de guerra neoconservadores responsables de la destrucción de Iraq y de la ocupación de Afganistán durante casi dos décadas—una administración de Biden, nada menos que Trump, aumentaría la agresión militar de los Estados Unidos, lo que provocaría millones de muertos y desplazados más.

Mientras que el costo humano de la llamada "guerra contra el terrorismo" es incalculable, el costo material para la población de los EE.UU. es astronómico, con la Universidad Brown estimando el costo de las guerras que exceden los 6,4 billones de dólares a partir de noviembre de 2019. Para poner esto en perspectiva, el gobierno de los EE.UU. gastó aproximadamente 260.000 millones de dólares para proporcionar 13 semanas de beneficios de desempleo mejorados a unos 30 millones de personas, permitiendo a millones de personas alimentar y vestir a sus familias, mientras se quedaban en casa para evitar la propagación de COVID-19. 6,4 billones de dólares equivaldrían a unas 320 semanas de 600 pagos semanales, o más de 6 años.

El cambio del gobierno de los Estados Unidos en 2018 de "guerra contra el terrorismo" a "conflicto de grandes potencias" augura una conflagración aún más masiva y mortal que provocará el desplazamiento y la muerte de cientos de millones de personas. La crisis cada vez más profunda del capitalismo y del orden mundial, exacerbada por la pandemia del coronavirus, un acontecimiento desencadenante de la historia del mundo, plantea de manera cruda y urgente la cuestión de la construcción de una dirección masiva antibélica, anticapitalista y socialista en la clase obrera, capaz de dirigir un movimiento internacional para poner fin a la guerra imperialista.

El autor también recomienda:

La campaña de Biden y el intento de “rescatar” la hegemonía estadounidense
[24 agosto 2020]

Who are the Republican spymasters and war criminals who have endorsed Biden?
[26 agosto 2020]

EE. UU. organiza un refuerzo militar para hacer cumplir acuerdo para robar el petróleo de Siria
[28 agosto 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de septiembre de 2020)