El sistema bancario mundial es una red de delincuencia

por Nick Beams
24 septiembre 2020

El gran escritor francés del siglo XIX, Honoré de Balzac, señaló una vez que detrás de cada gran fortuna hay un crimen. En el siglo XXI, habría que decir que detrás de las grandes fortunas de los grandes bancos del mundo hay una red de criminalidad. Esta realidad está documentada en las revelaciones publicadas el fin de semana sobre una pequeña parte de las operaciones internacionales de los principales bancos del mundo.

Documentos de la Red de Ejecución de Crímenes Financieros del Tesoro de los Estados Unidos, conocida como FinCEN, obtenidos por BuzzFeed News e investigados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, mostraron que entre 1999 y 2017 más de $2 billones en transacciones fueron señaladas como relacionadas con posible lavado de dinero u otras actividades criminales.

Pero, como reveló la investigación, los $2 billones de transacciones sospechosas eran "sólo una gota en un diluvio mucho mayor de dinero sucio que brotaba de los bancos de todo el mundo". Los archivos examinados en la investigación "representan menos del 0,02 por ciento de los más de 12 millones de informes de actividades sospechosas que las instituciones financieras presentaron a la FinCEN entre 2011 y 2017".

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito estima que $2,4 billones de dinero ilícito se blanquean a través del sistema bancario mundial cada año, lo que equivale al 2,7 por ciento de la producción mundial, pero sólo el 1 por ciento del tráfico ilegal es detectado por las autoridades.

Los bancos involucrados son algunos de los más grandes nombres del mundo, incluyendo JPMorgan, HSBC, Standard Charter Bank y Bank of New York Mellon. En algunos casos, siguieron sacando provecho del flujo de dinero sucio incluso después de haber sido multados anteriormente.

En virtud de las leyes vigentes, los bancos están obligados a presentar informes sobre actividades sospechosas (SARs) que apuntan a posibles actividades delictivas. Pero cualquier concepción de que este es un método de prevención del crimen sería completamente errónea. De hecho, es un medio de facilitación del delito.

Como señaló BuzzFeed News: "Las leyes que estaban destinadas a detener los delitos financieros han permitido que florezcan. Mientras un banco presente un aviso de que puede estar facilitando la actividad criminal, se inmuniza a sí mismo y a sus ejecutivos de la persecución penal. La alerta de actividad sospechosa les da efectivamente un pase libre para seguir moviendo el dinero y cobrando los honorarios".

En los raros casos en que las autoridades deciden tomar medidas, se trata de hacer un trato en el que el banco acepta pagar una multa. Pero la multa no se impone a los ejecutivos involucrados. Es pagada por el banco y tratada como un costo operativo menor, mientras el banco continúa obteniendo honorarios y ganancias de las transacciones de dinero sucio.

Sería igualmente un grave error concluir que las operaciones de dinero criminal están de alguna manera separadas de las actividades regulares del sistema financiero y bancario mundial. De hecho, son un componente integral de ellas. No hay una muralla china que separe las llamadas actividades legítimas de las ilegítimas.

En 2011, el informe del Senado de los Estados Unidos sobre la crisis financiera de 2008 reveló que grandes bancos como Goldman Sachs y Deutsche Bank estaban involucrados en lo que equivalía a una actividad claramente delictiva en el período previo a la crisis. Esto incluía la venta de productos financieros que sabían que iban a fallar, y luego hacer tratos para beneficiarse de la quiebra de los mismos productos financieros.

Nadie fue siquiera procesado, y mucho menos encarcelado, y en una admisión extraordinaria en el Comité Judicial del Senado en marzo de 2013, el fiscal general del presidente Obama, Eric Holder, reveló por qué, reconociendo esencialmente que la criminalidad no era una actividad extraña, sino que estaba profundamente arraigada en los fundamentos mismos del sistema financiero estadounidense y mundial.

"Me preocupa", dijo, "que el tamaño de algunas de estas instituciones llegue a ser tan grande que nos resulte difícil enjuiciarlas, cuando nos llegan indicios de que si las enjuiciamos —si presentamos una acusación penal— tendrá un impacto negativo en la economía nacional, tal vez incluso en la economía mundial. …”

Una situación similar surgió en 2012. El entonces canciller del Tesoro del Reino Unido George Osborne escribió al presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke y al secretario del Tesoro de los EE.UU. Timothy Geithner sobre los procedimientos penales contra Standard Charter y HSBC. Expresó su "preocupación" de que un enfoque severo podría tener "consecuencias no deseadas" y advirtió del "contagio".

La investigación de los archivos de la FinCEN detalla innumerables casos en los que las autoridades no sólo hicieron la vista gorda a las operaciones de blanqueo de dinero, sino que las facilitaron. Uno de los ejemplos más atroces se refiere a HSBC, con sede en el Reino Unido, el mayor banco de Europa. En 2012, admitió haber blanqueado unos $881 millones para los cárteles de la droga de América Latina. El gobierno de EE.UU. aplazó los cargos criminales por cinco años a cambio del pago de una multa de $1.9 mil millones y la promesa del banco de que detendría tales actividades.

Durante el período de prueba de cinco años, HSBC siguió transfiriendo dinero de fuentes delictivas, incluidos los blanqueadores de dinero rusos, pero en diciembre de 2017 el gobierno permitió que el banco declarara que había "cumplido todos sus compromisos" y se desestimaron los cargos penales.

Lo que la investigación de los archivos de la FinCEN ha revelado es que las actividades delictivas de los principales bancos no tienen lugar desafiando a las autoridades gubernamentales, sino con su cooperación activa porque son tan integrales para todo el sistema financiero.

En consecuencia, la fuerza del Estado no se ejerce contra los criminales en la cima del sistema bancario, sino que se utiliza contra aquellos que los exponen. Hay un paralelo directo aquí con el caso del periodista Julian Assange, que ahora se enfrenta a la extradición a los EE.UU. y 175 años de cárcel por exponer los crímenes de guerra del imperialismo estadounidense.

Después de que el Departamento del Tesoro de EE.UU. recibió una serie de preguntas sobre los archivos de la FinCEN, emitió una declaración de que era consciente de que varios medios de comunicación tenían la intención de publicar una serie de artículos basados en SARs "ilegalmente revelados". Declaró que "la divulgación no autorizada de los RAS es un delito que puede afectar a la seguridad nacional de los Estados Unidos, comprometer las investigaciones de los organismos de represión y amenazar la seguridad de las instituciones y las personas que presentan esos informes". Decía que el Departamento del Tesoro estaba remitiendo el asunto al Departamento de Justicia.

A principios de la década de 1970, el Primer Ministro del Reino Unido, Edward Heath, al enfrentarse a la exposición de la corrupción de la empresa británica Lonhro en África, se refirió a la "cara inaceptable del capitalismo". Pero el hecho de hacer pasar sus actividades como un "exceso" —para encubrir la colaboración del gobierno británico con Lonhro— no puede repetirse hoy en día. La cara "inaceptable" o "fea" del capitalismo se ha convertido en la norma.

Esta transformación tiene sus raíces en los vastos cambios de la economía capitalista en los últimos 50 años, sobre todo, el auge de la financierización. La acumulación de beneficios a través de la especulación, la creación de derivados arcanos, la recompra de acciones y otras formas de "ingeniería financiera" significa que ahora hay una transición sin problemas de una actividad supuestamente legítima a una actividad abiertamente delictiva. Son prácticamente indistinguibles.

La exposición de los archivos de la FinCEN es otra refutación devastadora de todos aquellos que sostienen que hay algún tipo de solución reformista a la mano. Lo que se ha revelado es que todos los brazos del estado -los reguladores financieros, el Tesoro y la Reserva Federal- son facilitadores de la decadencia y la podredumbre que se encuentra en el corazón del sistema financiero mundial.

Los bancos ocupan una posición central en las alturas de la economía capitalista. Sus actividades determinan el destino de miles de millones de personas en todo el mundo, causando estragos en la búsqueda de beneficios. El argumento a favor de su expropiación, llevándolos a la propiedad pública bajo control democrático, como primer paso para sentar las bases de una economía planificada basada en las necesidades humanas, es abrumador.

Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de septiembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

El informe documenta la criminalidad y la corrupción en el corazón del sistema bancario mundial
[24 septiembre 2020]